Paradiseislandfamily's Weblog

Just another WordPress.com weblog

Archive for September 2008

Sistema de una isla paradisiaca/ traducciones espanolas/ Nutricion y vida/ tomo 2 capitulo 1

leave a comment »

Reinhold Schweikert

Nutrición y vida


El sistema Isla Paraíso

Nutrición y vida

Tomo 2

Capítulo 1

Plantas para la vida en el Jardín Paraíso

Autor:

Reinhold Schweikert  email: paradiesinselfamilie@gmail.com

Bibliografía suplementaria presentada por el autor:

“Natural Farming“ in Portugal, “P.I. System/Kleinschriften Bd. 4/Ökopraxis,

Nahrung & Leben, Teil1“

Otros: A. Wiechula in K.Hirsch “Naturbauten aus lebenden Gehölzen“


Índice<!–[if supportFields]> TOC \o "1-3" \h \z <![endif]–>

Índice. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642270 \h <![endif]–>3<!–[if supportFields]><![endif]–>

Plantas para la vida en el Jardín Paraíso. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642271 \h <![endif]–>5<!–[if supportFields]><![endif]–>

Al principio. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642272 \h <![endif]–>5<!–[if supportFields]><![endif]–>

¡No destruya ningún tipo de planta! <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642273 \h <![endif]–>5<!–[if supportFields]><![endif]–>

Utilidades del estramonio. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642274 \h <![endif]–>5<!–[if supportFields]><![endif]–>

La toxicidad de plantas similares es variable. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642275 \h <![endif]–>5<!–[if supportFields]><![endif]–>

A menudo las plantas tóxicas sirven para la alimentación de los animales <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642276 \h <![endif]–>6<!–[if supportFields]><![endif]–>

Otras plantas pioneras de las regiones áridas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642277 \h <![endif]–>6<!–[if supportFields]><![endif]–>

Los árboles frutales en zonas cálidas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642278 \h <![endif]–>7<!–[if supportFields]><![endif]–>

La técnica del emparrado a través de otras plantas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642279 \h <![endif]–>7<!–[if supportFields]><![endif]–>

Setos de manzanas y membrillos para el emparrado. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642280 \h <![endif]–>8<!–[if supportFields]><![endif]–>

Mejorar o transformar un terreno para árboles en un bosque frutal <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642281 \h <![endif]–>9<!–[if supportFields]><![endif]–>

Plan de alimentación para nuestras cabras para el final del verano: <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642282 \h <![endif]–>10<!–[if supportFields]><![endif]–>

Utilización de troncos viejos para las estructuras trepadoras, protección contra las heladas y el cultivo con estacas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642283 \h <![endif]–>10<!–[if supportFields]><![endif]–>

Propagación a través de plantones en forma de T. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642284 \h <![endif]–>11<!–[if supportFields]><![endif]–>

Tipos de protección. La arrogancia de las autoridades pertenecientes a consorcios <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642285 \h <![endif]–>11<!–[if supportFields]><![endif]–>

Otros árboles para la sujeción. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642286 \h <![endif]–>12<!–[if supportFields]><![endif]–>

Regla: no combatimos ni parásitos ni mohos <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642287 \h <![endif]–>12<!–[if supportFields]><![endif]–>

Casi todos los árboles y setos son aptos para el emparrado. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642288 \h <![endif]–>13<!–[if supportFields]><![endif]–>

Las arcadas como estructura para plantas trepadoras. Las casas vivientes <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642289 \h <![endif]–>13<!–[if supportFields]><![endif]–>

Acerca de la Isla Paraíso. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642290 \h <![endif]–>15<!–[if supportFields]><![endif]–>

Ni la agricultura perezosa de Fukuoka ni el permacultivo de Mollison son modelos apropiados <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642291 \h <![endif]–>15<!–[if supportFields]><![endif]–>

Nos medimos en relación con el beneficio de la agricultura convencional mecanizada. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642292 \h <![endif]–>16<!–[if supportFields]><![endif]–>

Los diferentes grados y formas de la integración. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642293 \h <![endif]–>16<!–[if supportFields]><![endif]–>

Obstáculo: la civilización extrema. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642294 \h <![endif]–>16<!–[if supportFields]><![endif]–>

El sistema Isla Paraíso es trasferible a todas las regiones <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642295 \h <![endif]–>17<!–[if supportFields]><![endif]–>

Diferencias entre países fríos y países cálidos <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642296 \h <![endif]–>17<!–[if supportFields]><![endif]–>

Por qué (actualmente) no queremos asentarnos en Alemania. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642297 \h <![endif]–>18<!–[if supportFields]><![endif]–>

La apostasía de Dios nuestro Señor avanza en la anarquía, el caos y contra natura. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642298 \h <![endif]–>18<!–[if supportFields]><![endif]–>

¿Cómo llamar a un sistema social y a una constelación de poder y de gobierno. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642299 \h <![endif]–>19<!–[if supportFields]><![endif]–>

Posibilidades del sistema Isla Paraíso. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642300 \h <![endif]–>20<!–[if supportFields]><![endif]–>

Lea con reserva libros sobre jardinería y horticultura. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642301 \h <![endif]–>20<!–[if supportFields]><![endif]–>

Elija con tiento los tipos de animales útiles <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642302 \h <![endif]–>21<!–[if supportFields]><![endif]–>

¡Prohibidos los animales carnívoros en la isla! <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642303 \h <![endif]–>22<!–[if supportFields]><![endif]–>

La elección de las variedades <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642304 \h <![endif]–>22<!–[if supportFields]><![endif]–>

También los arbolillos que nacen por azar dan a menudo buenas variedades de fruta. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642305 \h <![endif]–>23<!–[if supportFields]><![endif]–>

Cuidado con las semillas de las hortalizas importadas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642306 \h <![endif]–>23<!–[if supportFields]><![endif]–>

Manzanas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642307 \h <![endif]–>23<!–[if supportFields]><![endif]–>

Las variedades de procedencia alemana probadas con éxito en Portugal <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642308 \h <![endif]–>24<!–[if supportFields]><![endif]–>

Tenemos que considerar nuestra parcela como una obra de arte viviente. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642309 \h <![endif]–>25<!–[if supportFields]><![endif]–>

Preguntas que hay que hacer al árbol <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642310 \h <![endif]–>25<!–[if supportFields]><![endif]–>

Arbustos o ramas altas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642311 \h <![endif]–>26<!–[if supportFields]><![endif]–>

¿Qué hacer en presencia de ratones? <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642312 \h <![endif]–>27<!–[if supportFields]><![endif]–>

El albaricoque. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642313 \h <![endif]–>28<!–[if supportFields]><![endif]–>

La pera. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642314 \h <![endif]–>28<!–[if supportFields]><![endif]–>

El roble. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642315 \h <![endif]–>29<!–[if supportFields]><![endif]–>

Ilustración / Texto. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642316 \h <![endif]–>33<!–[if supportFields]><![endif]–>

Fresas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642317 \h <![endif]–>34<!–[if supportFields]><![endif]–>

Higos <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642318 \h <![endif]–>34<!–[if supportFields]><![endif]–>

Cereales (del pan) <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642319 \h <![endif]–>34<!–[if supportFields]><![endif]–>

Atención, los setos y las arcadas pueden crecer fácilmente. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642320 \h <![endif]–>36<!–[if supportFields]><![endif]–>

Las retamas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642321 \h <![endif]–>38<!–[if supportFields]><![endif]–>

El avellano. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642322 \h <![endif]–>38<!–[if supportFields]><![endif]–>

La frambuesa. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642323 \h <![endif]–>39<!–[if supportFields]><![endif]–>

Grosellas, Jostabeeren y grosellas espinosas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642324 \h <![endif]–>39<!–[if supportFields]><![endif]–>

El caqui <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642325 \h <![endif]–>40<!–[if supportFields]><![endif]–>

Los cactus <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642326 \h <![endif]–>40<!–[if supportFields]><![endif]–>

El cerezo. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642327 \h <![endif]–>41<!–[if supportFields]><![endif]–>

El maíz <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642328 \h <![endif]–>42<!–[if supportFields]><![endif]–>

Las almendras <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642329 \h <![endif]–>42<!–[if supportFields]><![endif]–>

Las moras <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642330 \h <![endif]–>42<!–[if supportFields]><![endif]–>

Melones y calabazas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642331 \h <![endif]–>43<!–[if supportFields]><![endif]–>

Las aceitunas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642332 \h <![endif]–>43<!–[if supportFields]><![endif]–>

El melocotón. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642333 \h <![endif]–>46<!–[if supportFields]><![endif]–>

El ciruelo. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642334 \h <![endif]–>47<!–[if supportFields]><![endif]–>

Las setas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642335 \h <![endif]–>47<!–[if supportFields]><![endif]–>

Consideremos la toxicidad con mayor exactitud. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642336 \h <![endif]–>49<!–[if supportFields]><![endif]–>

El membrillo. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642337 \h <![endif]–>50<!–[if supportFields]><![endif]–>

Las rosas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642338 \h <![endif]–>51<!–[if supportFields]><![endif]–>

Algunas dificultades a la hora de crear casas de madera. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642339 \h <![endif]–>53<!–[if supportFields]><![endif]–>

Otra vez las rosas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642340 \h <![endif]–>53<!–[if supportFields]><![endif]–>

Los tomates <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642341 \h <![endif]–>54<!–[if supportFields]><![endif]–>

El topinambur <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642342 \h <![endif]–>55<!–[if supportFields]><![endif]–>

El nogal <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642343 \h <![endif]–>56<!–[if supportFields]><![endif]–>

La vid. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642344 \h <![endif]–>57<!–[if supportFields]><![endif]–>

Los cítricos <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642345 \h <![endif]–>59<!–[if supportFields]><![endif]–>

Cita de R. Steiner, 1916. Discurso nº 167. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642346 \h <![endif]–>61<!–[if supportFields]><![endif]–>

<!–[if supportFields]><![endif]–>
Plantas para la vida en el Jardín Paraíso

Al principio

fue la palabra, la idea, la intención.

La estructuración de su terreno se convertirá también para usted en un acto creativo, en una obra artística en la que podrá trabajar toda una vida. Dentro de los límites que ofrece un libro sólo podré transmitirle algunas pocas de las incontables posibilidades que existen, ayudarle en su iniciación, incluso evitarle quizá algunos errores que de otro modo cometería. Por lo demás, su jardín, sus animales y sus plantas serán los medios de los que usted irá a vivir. Cada año aprenderá a conocerlos y a estimarlos mejor. Algunos de los que pensaba que eran innecesarios le serán de repente provechosos. Por eso la primera regla básica es:

¡No destruya ningún tipo de planta!

Cuando hoy contemplo nuestra finca debo afirmar que al principio no quise renunciar a ningún tipo de planta de las que allí se encontraban. Alguna vez todas ellas serían de utilidad. Nuestras instalaciones se convertirán en ecosistemas fundamentales para el hombre y los animales cuando concentremos allí todos los tipos de plantas necesarias y las ordenemos con sentido práctico.

Antes era normal preguntar: “¿qué haces con el estramonio?, es venenoso”. Pero nosotros no lo necesitamos para lo que suele conocerse. Sus alcaloides no nos interesan. Tampoco fumamos su hierba para combatir el asma o elaboramos “pócimas mágicas” como las brujas de la Edad Media.

Cuando es evidente que una planta se siente bien en un terreno en particular habría que dedicarse a ella y tratar de encontrar sus utilidades.

Utilidades del estramonio

Al principio observamos un tipo de abeja negra de tamaño fuera de lo normal que casi únicamente solía saborear las flores del estramonio. También encontramos mariposas Luego empezaron por cogerle gusto a sus flores también los niños, pues contienen mucho néctar. Se puede beber de ellas como hacemos con las ortigas muertas. Entonces averiguamos que las hojas frescas y algo apretujadas del estramonio con las que se envuelven las heridas cortan eficazmente las hemorragias. Recolectamos interesadamente de las cápsulas un kilo de semillas y lo secamos. Las semillas dan gran cantidad de aceite que, tras separar el material viscoso del veneno, apenas es ya nocivo y se puede emplear como producto medicinal. El aceite tiene propiedades hemostáticas. En ocasiones el uso de una planta puede tener un carácter banal. Por ejemplo, utilizamos a menudo hojas de plantas como papel higiénico. ¿No es de apreciar que las propiedades de las hojas de estramonio sirvan también para esa aplicación?

La toxicidad de plantas similares es variable

Cuando más tarde leí en los libros acerca de estas plantas me asusté. Sólo aparecían advertencias sobre su toxicidad. En uno de estos libros se afirmaba por lo menos que su veneno podía variar dependiendo del lugar. Con relación a esto he podido observar que los lugares venenosos favorecen la proliferación de plantas tóxicas. Si acaparamos heno de una zona contaminada y lo dejamos descomponerse se desarrollan en primer lugar hongos tóxicos y no aquellos que sirven para el alimento de los animales. Si recolectamos estramonio de un escombrero no tendremos que extrañarnos si éste es en extremo venenoso. El estramonio posee los niveles de toxicidad más altos allí donde se abona con “excrementos humanos”, en lugares poblados por gurmets de tóxicos y sibaritas de la carne. En lo que a nosotros respecta esta planta no es muy venenosa, pues un cuarto del forraje para las cabras está compuesto de ella. El hecho es que allá donde crece el estramonio se puede cosechar en grandes cantidades. Se deben cortar ramos cuyas cápsulas ya estén maduras y batirlas en una cuba. Es una planta que nunca estorba en una huerta, apenas ocupa espacio y proyecta una sombra de 1 metro de alto a las plantas más sensibles al calor. Y en cuanto ya no sea de utilidad se la puede retirar fácilmente sin que vuelva a reproducirse otra vez.

Creo que con relación a la venenosidad de ciertas plantas existe mucha ignorancia. Al fin y al cabo, la hoja de los tomates, patatas e incluso de los pepinos es venenosa, y para muchas frutas hay que esperar hasta su completa maduración para que sean comestibles. Algunas semillas necesitan de las heladas o de largos periodos de tiempo para liberarse del contenido tóxico o para que puedan ser bien digeridas. ¿Puede ser que aún desconozcamos las “instrucciones de uso” de cada una de las plantas? Hay plantas “domesticadas”y plantas silvestres, pero todas pueden ser de utilidad si se sabe para qué. He notado cada vez más en los últimos años que un sistema hortícola es un organismo de gran inteligencia con los más delicados sentimientos que es capaz de adaptarse a las necesidades de los hombres que viven de la naturaleza. Valga el hecho, por ejemplo, de que los tiempos de maduración de los distintos tipos de frutas se regulan uno después del otro de tal forma que no se da lugar a momentos de vacío.

A menudo las plantas tóxicas sirven para la alimentación de los animales

Un punto importante a la hora de considerar la utilidad de las plantas es la pregunta: ¿qué animales pueden servirse de estas plantas o pueden servirse ante todo de ellas? Hablando del estramonio hemos nombrado solamente a las cabras como principales consumidores. A éstas les gusta alimentarse de vez en cuando y en algunos lugares en los que no es tan tóxico de sus pericarpios aún verdes. Tenemos suficientes motivos para conservar como planta vivaz. Lo que puede hacer del estramonio como planta pionera más valiosa es su resistencia a la sequía y al calor. En los meses calurosos dependemos considerablemente de éstas pocas plantas resistentes al calor. Presumo que el estramonio pierde su toxicidad en estos periodos cálidos. Por otro lado, hay una diferencia enorme entre lo que los animales y los hombres consumen durante los periodos de escasez y lo que se consume en los de abundancia. En caso de emergencia se puede consumir todo tipo de planta siempre y cuando sea en cantidades fiables.

Otras plantas pioneras de las regiones áridas

Por suerte en los tiempos de aridez existen otras plantas a parte del estramonio. Las plantas pioneras más resistentes en nuestra zona son diversos tipos de retamas, nopales (cactos), alcornoques y encinas, así como algunas especias, a saber, lavanda, romero, orégano, menta pequeña y algunas yerbas. De esta sociedad de plantas pioneras pueden sobrevivir al fin y al cabo las cabras, las ovejas y los asnos.

No menos constantes son, sin embargo, algunas de nuestras más queridas frutas y verduras con la aplicación de abonos idóneos y la mejora de los suelos en combinación con los métodos que en el transcurso de este libro iré nombrando. Éstas dependen de nuestra pericia hortícola y nos acompañan, con esmerarnos un poco, como amigos hasta en las zonas más extremas.

Es asombroso cómo muchos tipos de hortalizas y de frutas producen cosecha sin ser regados hasta en los momentos más áridos del verano, siempre que se tengan las clases adecuadas para ello. Es incluso posible que todas las yerbas silvestres y plantas vivaces a excepción de las resistentes como la pata de ganso, cola de zorra y la zamárraga se resequen, pero las sandías, los tomates de invierno, las judías blancas y rojas, el maíz, la aguaturma, las patatas e incluso ciertas calabazas puedan crecer y dar frutos. En algunos casos (¡no siempre!) la combinación de ciertas plantas pueden elevar el nivel de resistencia. De ese modo, ciertas judías descubren la tierra donde crece el maíz. O las calabazas trepadoras sobreviven bajo su sombra.

Los árboles frutales en zonas cálidas

Entre la vegetación frutal poseen propiedades pioneras y resistencia a la sequedad sobre todo la zarzamora y la vid, allá donde pueda arraigar con profundidad. También los manzanos se cuentan entre los favoritos en cuanto a la resistencia en algunos suelos, aunque al principio tienen dificultades para conservar sus frutos durante el verano. En ocasiones las manzanas echan manchas a causa de la intensidad del sol. Supongo que en Portugal las variedades de piel clara se privilegian de una mejor compatibilidad con los rayos solares. Sin embargo, también tenemos una variedad de piel roja que se mantiene por sí misma y que aunque no esté tupidamente cubierta de hojas posee gran resistencia solar. La causa de dicha resistencia al calor la supongo en su gran contenido en azúcar durante una maduración prematura en verano. En cualquier caso, lo que en condiciones de calor perjudica a las manzanas no es tanto la sequedad como la exposición excesiva a los rayos solares. Para obtener un remedio y poder cultivar este valioso fruto en cualquier tipo de zona cálida hemos desarrollado un método, junto al sombreado clásico artificial que nombraré en breve y que merece ser considerado con otros tipos de frutas en cualquier tipo de zona cálida.

La técnica del emparrado a través de otras plantas

Es muy importante tratar cada árbol comprensivamente y de forma personalizada. Hay árboles, sobre todo los árboles jóvenes, con ramaje abierto y poca firmeza que apenas pueden resistir una el peso de las plantas enredaderas y otros que, en particular durante el proceso de maduración de sus frutos necesitan incluso una sujeción. Es posible conseguir mayor estabilidad durante años incluso si les podamos con regularidad. En algún momento dado su tronco será lo suficientemente fuerte. También se pueden sostener pequeños árboles expuestos al viento con espalderas y pérgolas. Construir estructuras trepadoras supone, sobre todo en grandes terrenos, una cantidad de trabajo y, en algunos casos, de dinero considerables. No en cualquier sitio se puede encontrar madera gratuitamente. Y quien no quiera que sus estructuras se vengan abajo por las tormentas o por el peso de la fruta en pocos años tendrá que emplear al construir las pérgolas y el resto de los armazones, postes de cemento, alambres galvanizados, palos impermeabilizados, etc., es decir, objetos caros y antinaturales procedentes del mercado.

Por supuesto que cada uno puede, si quiere, enriquecer al mercado de la construcción y construir sus “perfectas” pérgolas con cemento. Pero me gustaría exponer aquí otras alternativas más naturales. Por eso doy tanta atención a la técnica de emparrado de plantas y a la construcción de parcelas para arbustos y plantas frutales. Esto último no es más que una estructura de plantas trepadoras para diversos tipos de plantas y exigencias. En los arbustos frutales las matas son más estables y están más protegidas. Así que podríamos plantar o sembrar nuestros tallos de manzano de tal forma que estén expuestos al viento el uno al lado del otro en una hilera y destinar el arbusto resultante para que trepen por él las plantas enredaderas. Estas parcelas de manzanos plantados muy cerca el uno del otro, de tronco corto, se inventaron hace algunos decenios y sustituyeron muchas de las parcelas de tronco alto. En aquella época, a la nueva generación del spray no se les ocurrió la idea de emplear árboles frutales para otras plantas enredaderas, sembrar entre medias hortalizas y disponer libre y permanente el terreno para aves de corral y de los ungulados idóneos.

En aquel entonces sólo se dedicaban al beneficio de un solo cultivo y se aprovechaban de él de forma exclusiva. Lo cual es a su vez innatural. Nosotros queremos crear ecosistemas completos para el hombre, los animales y las plantas. El “mercado” y sus “leyes” no nos interesan. Queremos vivir directamente de nuestro huerto y en nuestro huerto, sin dañarlo y sin convertirlo en objeto de explotación a prostituir. Sólo después de esta reorientación y de una adaptación interna podremos empezar una horticultura paradisíaca más exigente y se podrá explotar el acceso al arte hortícola de mayor rango que pretendo promover con esta obra.

Foto: Fáciles estructuras a partir de palos pueden servir para el emparrado o por el contrario cubiertos hacia un lado con hierba o retamas entrelazadas. Las estructuras con forma de caballete no se caen de la misma forma que se caen los postes clavados en la tierra. En primer plano “Schnulli”, mi compañera, (Ulrike Maria Jäger) con “Buzzele”.

Setos de manzanas y membrillos para el emparrado

Vayamos ahora a nuestros manzanos. Éstos son los más idóneos para el sombreado y para el emparrado del vino: la hilera de manzanos, la cual esencialmente no necesita sobrepasar los dos metros de altura, es totalmente capaz de dar vino a partir del tercer año. Por eso no se deberían de echar abajo las parras fuertes en los lugares soleados a la hora de plantarlos puesto que éstas no llegan a crecer demasiado. Los troncos de los manzanos soportan un emparrado a través de las hortalizas de cosecha anual como los fríjoles, pepinos, calabazas, tomates o guisantes trepadores. Hay que pensar en el mismo lugar qué emparrado necesita la manzana cuando el sol es muy intenso o cuánto aguanta, por el contrario, cuando hay escasez de éste para poder cultivar frutos maduros y dulces.

Para parcelas de hortalizas trepadoras de hasta 1,8 metros dedicadas a guisantes, pepinos y tomates recomiendo el membrillo como apoyo para el emparrado. Éste puede cortarse bajo. Crece muy fácilmente por medio de estacas como si se tratara de un arbusto y soporta a esa altura, mejor que la manzana, la saña de los animales de pasto a los que permitiremos la entrada a la parcela de vez en cuando y por turnos.

Con este vivo arbusto trepador de membrillos a una distancia de 50 centímetros se suprime el trabajo continuo de clavar con estacas los guisantes y los tomates para el sostenimiento y su retiro posterior. El arbusto trepador del membrillo ofrece protección continua suficiente en terrenos densos, de modo que podremos permitir el paso de las gallinas incluso durante el periodo de cosecha.

En el seto de membrillo pueden cohabitar sus parientes como la pera y el níspero que incluso se pueden unir al membrillo o injertar en él.

Propuesta: cree un huerto para gallinas a partir de árboles frutales de tamaño medio y dispuestos en hilera. Rellene dichas hileras en un terreno bajo con arbustos de bayas (grosella o uva espina). Entre las hileras de los árboles grandes rellene con bajos arbustos de hortalizas trepadoras a partir de setos membrilleros como se describe o bien con bayas para que los escapes queden libres por cualquier lado. Se pueden plantar setos membrilleros con una distancia de unos 2 metros y el espacio intermedio con frambuesas. En el caso de que aún quede espacio libre plante aguaturma, maíz y patatas entre las hileras o en ellas mismas. A las gallinas les gustan mucho las huertas frutales, pues es allí donde encuentran una gran parte de su alimento. Sólo picotean el alimento que se encuentra amontonado. El maíz lo comen sólo al principio y luego lo picotean. Hay incluso algunos tipos de lechuga que a las gallinas no les gusta y que pueden crecer con una capa no muy denso. En cuanto a la remolacha forrajera, la col, la zanahoria o la cebolla en etapa temprana, sin embargo, no hay nada que hacer para impedir que las gallinas las devoren.

La mejor forma de abonar estas selvas frutales con presencia de gallinas, también para alimentación de éstas, es creando un manto con los restos de cada una de las plantas disponibles. De esta misma forma se pueden utilizar todos los desperdicios de cocina así como los excrementos humanos y de animales. Se pueden emplear también en pequeñas zanjas como abono para una posterior germinación.

Mejorar o transformar un terreno para árboles en un bosque frutal

Dejemos nuestros arbustos frutales a un lado y vayamos al huerto frutal normal con árboles. A la hora de ocuparnos de una parcela arbolada hay que pensar principalmente si se puede mejorar un bosque frutal o bien si al menos de vez en cuando puede ser apto para el pastoreo. Al principio la parte de bosque frutal de nuestra parcela será por lo común escasa y mucho mayor la de pastos. Con los años la parte de pastos se irá reduciendo, mientras que por el contrario, la acumulación de follaje apto para la alimentación de los animales producido por el creciente bosque frutal será cada vez más considerable. De tal modo que cada año más animales lecheros, sobre todo las cabras, se podrán alimentar de éste. Las cabras no necesitan ni requieren un corral grande para un mejor forraje. Prefieren ser acomodadas a resguardo de la lluvia y del viento lo más cerca posible del ser humano y que éste las sustente cómodamente. No es fácil proteger los árboles de los toscos animales.

Regla: cuando las cabras se escapan no significa que sean maliciosas, sino que se debe a una carencia de forraje. Los animales saciados y alimentados de la gran variedad de nuestra parcela no suelen desear escaparse y tampoco es necesario cepillarlos. (Cepillar: método de domesticación para evitar el encarnizamiento, es decir, que echen abajo arbustos y plantas, y que se encaramen a mesas y similares o se salten vallados uniendo las dos patas a través de una cuerda de unos 20 a 40 centímetros atada por encima de la articulación de la pezuña. Para que la cuerda no produzca rozaduras hay que colocar anillas anchas alrededor de la articulación).

Plan de alimentación para nuestras cabras para el final del verano:

Por la mañana temprano en el establo: mezcla de avena, cebada y maíz.

Durante el día en el corral: forraje a partir de hojas de melocotón, manzana, roble, olivas, vid, rosas y zarzamora, etc., hojas de col, maleza recién cortada, planta vivaz, tallos de maíz, manzanas y peras desechadas y cáscaras de melón.

Por la tarde noche en el establo: hojas de cactus cortadas (también patatas, nabos y aguaturma), de nuevo avena, cebada y maíz.

En el caso de que no haya demasiados árboles deberíamos construir cercas y mecanismos de protección para la época del pastoreo y las provisiones. Al fin y al cabo los animales nos aligeran de la tarea de abonar, la de recortar las ramas más bajas, segar el prado y no sólo eso, sino que además nos dan su leche. Los rebaños de ungulados ahuyentan a los campañolos. Por eso, cuando construya una nueva parcela debería pensar en los animales de pasto, pues debería permitirles la entrada de forma periódica en tantas como sea posible.

Utilización de troncos viejos para las estructuras trepadoras, protección contra las heladas y el cultivo con estacas

En el tradicional huerto frutal con árboles siempre encontramos, para volver al tema principal, algunos troncos estables de manzanos cuyas capacidades para sostener se pueden aprovechar como nunca en otoño a través sus frutos, o algunos troncos envejecidos pero resistentes y ya resecos que no den frutos valiosos. A éstos les podemos poner fuertes plantas trepadoras adicionales, a ser posible hoja de parra, la cual cuando más tarde se haya hecho lo suficientemente fuerte y estable puede quedar a resguardo de los animales de pasto. Con vistas a un pastoreo posterior es ventajoso la plantación o fijación directa en el mismo tronco. A la hora de disponer un árbol para las plantas trepadoras hay que tener cuidado con no destruir demasiadas raíces. Esto lo podrá evitar esparciendo sencillamente plantones en un único agujero de pocos centímetros de ancho que perforará con una vara larga de hierro o un palo. No tiene por qué plantar la parra directamente en el tronco. Puede hacerlo un poco más separado, entre 1 y 2 m de distancia, pero sin salirse de la envergadura que conforman las ramas del árbol que es donde la parra encuentra su punto de ascensión. Posteriormente cave un agujero ancho de al menos 50 cm de profundidad y meta en él a ser posible un palo. Coloque alrededor del palo el plantón de parra que haya elegido para su reproducción (puede ser hasta de 1 m de largo). Debería quedar visible un trozo de robusta madera vieja. Todos los plantones suelen enraizar tanto en posición inclinada como nivelada. Si atamos suavemente los plantones alrededor del palo éstos proporcionarán al rodrigón no sólo una ventajosa posición inclinada, sino además la de una larga vara enterrada en nutritiva tierra abonada y con el extremo del brote sobresaliendo brevemente del suelo. Sólo deberán aparecer dos brotes. En el caso de que la parte superior del brote se congele al echar las hojas habrá que procurar que la parte inferior esté cubierta densamente a la altura de la superficie terrestre, luego, en primavera, podrá cubrirla fácilmente con paja. Precisamente la ventaja de nuestra técnica de emparrado es que la parra y otras plantas trepadoras se protegen de las plantas protectoras y además penden considerablemente de una altura mayor, con lo que no les afectan las heladas del suelo. De no haber sido por esta técnica de protección nunca habría sido posible criar en nuestra quinta de Portugal (en el pasado con un alto riesgo de heladas) ni siquiera higueras. Los brotes jóvenes de las ramas enterradas de las higueras se helarían inmediatamente de no ser por las plantas protectoras. Quien quiera multiplicar el número de higueras a partir de plantones debe tomar el trozo de una rama de higuera, a ser posible que esté sano, que tenga un buen grosor y haya sido cortado recientemente, y del que a su vez crezca de forma prominente un pequeño brote lateral de medio metro más o menos (de modo que obtenemos una pieza similar a una T). Entierre la gruesa rama en el agujero en que se quiera plantar el seto de tal forma que sólo se deje ver del suelo el pequeño brote.

Propagación a través de plantones en forma de T

Esta técnica de plantones en forma de T (con las gruesas brevas enterradas y el fino brote lateral emergente) es prometedora en los tipos de árboles que apenas se pueden multiplicar a través de los plantones. Como ocurre con los olivos y las moras. La zona en la que nos encontramos en Portugal tenemos que regar los plantones de forma permanente, es decir, cada tres días más o menos. En Alemania la cosa es más sencilla. Todas las primaveras, antes de la época del brote, suelen echar raíces los renuevos de la grosella, el membrillo y las rosas.

Plantón en forma de T para la reproducción de árboles viejos con problemas para arraigar como las higueras, los olivos o las moras. Plante un trozo de rama grueso recién serrado con un brote lateral como si fuera un árbol y riéguelo continuamente durante el primer verano. No corte la punta del brote.

Tipos de protección. La arrogancia de las autoridades pertenecientes a consorcios

Vayamos de nuevo a las parras. Hay varias diferencias entre todas ellas. No todas las cepas mejoradas y compradas se pueden reproducir con éxito fácilmente mediante la técnica del plantón porque la calidad superior es a menudo demasiado débil para el crecimiento o ni siquiera arraiga, como pasa con las manzanas. Además, hasta el día de hoy las autoridades han tenido la desfachatez de prohibir a los horticultores la propagación de sus bosques frutales. Una insolencia que deberíamos de desacostumbrar al aparato de administración dirigido por funcionarios parásitos y unidos a consorcios que desde hace tiempo cometen un crimen detrás de otro (no sólo ecológicos) y arruinan nuestro planeta. Nadie tiene derecho a considerar las plantas y los animales como su propiedad. Son como el mismo hombre de Dios y crecen por sí solos gracias a su aura espiritual. El respeto hacia nuestros semejantes nos debería prohibir, en mi opinión, incluso “vender” animales y plantas. Sea como sea, con las uvas americanas podemos cubrir de zarcillos con un solo ejemplar toda una casa entera. Este tipo de uva crece bien en zonas frías, pero produce vino apenas apto para el consumo y necesita de sol en grandes cantidades e intensidad.

Otros árboles para la sujeción

Las parras se pueden subir a otros árboles sustentantes. Pero hay que tener en cuenta que habrá que cortar y arreglar las cepas de forma continua. Los árboles altos implican ascensiones con regularidad. Si colocamos parras en un alcornoque tendremos que descolgarlas y colocarlas de nuevo en otro punto porque a estos árboles se les suele cortar la hoja y descortezar. Por lo menos los robles son estables a la hora de escalarlos, mientras que para el sauce hay que estar siempre alerta de que no se venga abajo. Estables son también los cerezos,

cuya defoliación quizá ya ha tenido lugar para la maduración de la uva, que podrá madurar con los últimos días soleados del año. Colocar parras en cerezos altos hará necesario la escalada con regularidad y el uso de escaleras largas.

Estos árboles no son ideales para el emparrado. Al trepar a ellos en otoño y en invierno con la escalera cabe la posibilidad de romper los brotes. Por ejemplo, los almendros y los ciruelos, por los que uno se debe mover con mucho cuidado cuando pode las ramas secas o finas y los vástagos. A pesar de todo, este año dejé trepar judías pintas a un ciruelo azul de amplio crecimiento que maduró en otoño. El árbol no resultó finalmente muy productivo pero mejoró durante el verano. De alguna forma les gustaron los brotes trepadores del ciruelo a las hormigas y a los insectos que vivían allí desde años anteriores. Estos brotes atrajeron a los insectos voladores con el color rojo e sus pétalos. Pero esto no nos causó problemas en absoluto. Al fin y al cabo, los insectos constituyeron alimento para las abejas y finalmente con ello contribuyeron en la producción de miel, obteniendo nosotros de una forma o de otra siempre algo bueno sobre la mesa.

Regla: no combatimos ni parásitos ni mohos

En el mejor de los casos está permitido proteger árboles cuando les amenaza una plaga. Por eso se le puede aplicar un poco de lodo, abono de vaca o cualquier tipo de estiércol cuando se encuentren parásitos de la corteza. Y habrá que cazar los campañolos con trampas. Cuando exista una amenaza de plaga habrá que hacerse las siguientes preguntas:

¿Necesito este árbol en este lugar?

¿Qué le puede faltar en el lugar donde se encuentra?

¿Está poco alimentado? ¿Le he abonado demasiado poco?

¿Está compacta su tierra?

¿Está expuesto al impacto de ondas microondas?

Sin embargo, ahora me aguarda el delicado trabajo de retirar de las ramas todos los pliegues de los brotes de este ciruelo, para lo cual deberé elegir un día con tranquilidad y paciencia con el fin de no romper demasiados capullos de flor o serrar las ramas intactas. Una parra y, por tanto un emparrado de duración en un ciruelo no parece ser una buena idea porque la hoja de parra no está del todo desarrollada para cuando maduren las ciruelas. Aunque siempre podemos intentar que la parra se agarre a las ramas más bajas. Sin embargo, habrá que bajar otra vez los fuertes brotes nuevos que crecen cada año en otoño destruyendo posiblemente los renuevos. En algunos emparrados puede ocurrir que dos árboles necesitados de mucha luz solar compitan por ella. Habrá que decidirse entonces por una cosecha de ciruelas o bien por una de uvas maduras. Las ciruelas no tienen nada que hacer por ejemplo contra las uvas americanas si se les permite trepar a estas últimas a voluntad. Además, los ciruelos no son siempre estables para soportar ramas de parra, sino que son más adecuados para las judías, las granadillas y en todo caso los kiwis, a los que les encanta la sombra. Para estas alternativas se recomienda dejar que las plantas trepen desde las partes más bajas del ciruelo.

Aunque no siempre, los árboles idóneos como estructura estable para las plantas trepadoras y el emparrado con parra son los que deben cortarse de forma continua o modificarse radicalmente porque muestran signos de acaparamiento en su crecimiento (a menudo sólo en parte) o se mueren por completo. Así le ocurre al melocotón. Al igual que con la vid, con el melocotón debemos intentar criar cada año nuevos vástagos que formen capullos de tres brotes, que sean de calidad y de los que crezcan grandes melocotones al año siguiente. Los melocotoneros son árboles de sujeción sencillos y de baja calidad.

La desventaja de estas largas ramillas de brotes de los melocotoneros es que éstas se doblan considerablemente bajo el peso de los melocotones. Hay que cambiar las parras de sitio a más tardar después de los dos años de colocarlas y repetir la operación una y otra vez. Considero lo más apropiado emparrar los melocotoneros con fríjoles o habas de España.

Los vulgares melocotones y ciruelos silvestres y sobre todo aquellos que no se han cortado los puede utilizar para sujetar las parras, pero sometiendo en gran parte las necesidades de las plantas trepadoras al árbol sustentante, el cual por un lado no debería cortar, sino más bien deshojar, o bien cortar los melocotones sin miramientos para ganar más hojas. Esto puede ser útil y efectivo si emplea frecuentemente las hojas de estos árboles sustentantes para alimentar a las cabras. Los melocotoneros silvestres soportan un follaje a menudo considerable.

Casi todos los árboles y setos son aptos para el emparrado

Muchas o casi todas las combinaciones son posibles. Si así le gusta podría recoger sus uvas de un seto de zarzamoras, membrillos y rosas (deje libres a las abejas y a las avispas). Sin embargo, en este capítulo me gustaría que comprendiera nuestra forma de pensar y de reflexionar, y nuestro tipo de relación con este tema. Tales consideraciones y planificaciones previas tienen su importancia cuando se construyen y se regentan terrenos grandes en los que se pueden incorporar sin problemas los animales útiles y que estos puedan cohabitar sin una gran cantidad de trabajo o incluso sin la presencia de máquinas. A través de planificaciones viables se puede rendir considerablemente y decidir de forma precisa qué tareas y cuántas de ellas son indispensables, algo que tendrá que decidir durante los muchos años venideros.

Violar la naturaleza con los grandes avances técnicos, abonar artificialmente y rociar los errores propios con productos tóxicos no es ni lícito ni un arte. No así plantar terrenos naturales de forma lógica libre de máquinas y productos químicos. Cada una de las plantas tendrá que ser plantada en el lugar correcto. No deben de quedar huecos ni carencias, pues de otra forma las cabras, las gallinas, el viento, el agua, la sequedad, el calor, el fuego, etc., vienen y destruyen la obra de arte que es la naturaleza.

En el próximo capítulo nos ocuparemos más precisamente de las necesidades vitales de cada tipo de animales y plantas con las que queremos construir nuestro jardín para la vida.

Las arcadas como estructura para plantas trepadoras. Las casas vivientes

Si planta o siembra sin cortarlos dos hileras paralelas de árboles frutales de la misma especie, por ejemplo manzanas, peras, membrillos, nísperos o toda la gama posible de fruta con hueso de tal modo que todos los arbolillos puedan desarrollar sus ramas largas y flexibles se las podrá curvar fácilmente. Doble de nuevo otra rama larga hacia la otra hilera para que ambas se crucen entre las dos a una altura aproximada de 2m y a continuación ligue la una a la otra creando un bonito arco. Es recomendable llevar a cabo la ligazón a comienzos del verano, durante el cual los nuevos brotes aún son elásticos y fácil de arquear.

Obtendremos una arcada en el caso de que ambas hileras de árboles estén entrelazadas. Al final del año, los pequeños y fuertes troncos enlazados el uno con el otro pueden terminar por cerrarse en uno o incluso más puntos y crear un arco estable que podrá asegurarse a modo de enrejado.

Esta construcción natural es muy estable y se la puede emparrar. Además, se da un intercambio de sabia a través de la cicatrización entre muchas ramillas y se puede hacer llegar más savia allá donde se quieran tener los frutos.

Si pensamos un poco más en la forma y en el crecimiento enorme de este terreno nos parecerá buena idea hacer tan frondosa esta construcción estable y creciente de modo que la lluvia no pueda pasar por entre las ramas arqueadas. Para esto hay diversas posibilidades:

O esperamos a que los gruesos troncos y el enramado crezcan hasta convertirse en una especie de túnel frondoso.

O bien cubrimos la bóveda con una capa de manto y más tarde con una fina de suelo para que las ramas vayan echando raíces poco a poco y los verdaderos frutos sigan creciendo hacia arriba.

Antigua presentación de la naturaleza (por K. Kirsch, “Naturbauten aus lebendigen Gehölzen”.

¿Prefiere una “cueva” o mejor un “edificio de viviendas”? Si le apremia más la edificación natural a base de foresta viva olvídese de los árboles frutales y concentre su atención en los grandes árboles. Si no quiere esperar demasiado a la hora de instalarse es recomendable plantar árboles que crezcan rápidamente. Le recomiendo los chopos o los álamos sobre todo porque se pueden plantar o sembrar sus largas raíces en tupidas hileras paralelas que pueden conformar muros vivos para una posible casa. Si se cortan todas las ramas laterales éstos árboles echan ramas en un periodo muy corto de tiempo y se curvan y entrelazan de nuevo a una altura de unos 4 m.

Los conocimientos acerca de las posibilidades técnicas de utilización de arbolado son, como todo saber natural, muy limitados. Podemos dar por sentado que el uso de arbolado vivo desarrollará posibilidades que hoy día no podemos ni siquiera vislumbrar.

Acerca de la Isla Paraíso

Imagínese que vive en un bosque natural que únicamente se compone de plantas útiles de la mayor calidad, en las que las abejas zumban, las gallinas picotean el suelo y las cabras dan la mejor leche para sus hijos; en un bosque frutal cálido que protege del viento y de la lluvia por medio de refugios abiertos, cuevas o incluso en las así llamadas “casas vivientes” construidas sólo con árboles. Allí vive usted tranquilamente con su familia y los animales y ve crecer a sus hijos sana y sin preocupaciones, sin necesitar a nadie ni nada más. Si puede imaginarse un mundo así, un ecosistema de hombres, animales y plantas, se dará cuenta de lo que el sistema Isla Paraíso se propone para usted y para el mundo. ¿Ilusión? ¿Utopía? Eso son sólo las ideas irreales que algunos entusiastas se crean acerca de una granja natural. Lo que los ecologistas y permacultores de hoy construyen, a falta de demostraciones reales de los sistemas inefectivos y ficticios pseudo naturales no es otra cosa que lo que presentamos aquí como el sistema Isla Paraíso, pero con la diferencia de que no sería capaz de abastecer ni a los animales ni a nosotros mismos. Ni siquiera yo estoy seguro de que ciertas concepciones acerca de la agricultura natural no sean otra cosa que lo que hoy llamamos selva o lugares salvajes, y resulten beneficiosas en oposición a la agricultura actual, que produce alimentos de pobre calidad aunque sean al fin y al cabo en cantidades suficientes.

Ni la agricultura perezosa de Fukuoka ni el permacultivo de Mollison son modelos apropiados

Partiendo del hecho de que no vivimos ni en Australia ni en Japón, lo que se sugiere en la literatura de moda para nuestros fines de vida autárquica sobre la base de una alimentación natural es insuficiente y a la larga no resulta digno de esfuerzo. Para una vida sana y ventajosa según nuestras ideas necesitamos las estructuras de un bosque fértil. Por el contrario, el truco de Fukuoka sobre el cultivo sin arado no nos enseña ninguna novedad esencial, puesto que se basa sencillamente en las prácticas de cría de peces en viveros de principios del siglo XX. Se construían estanques planos y se los sembraba, después de depurarlos bien, en el fértil fango abonado por microorganismos muertos. Algo maravilloso, claro, pero precisamente eso no es la cumbre del saber agrícola.

Y según la forma de vivir de Mollison nosotros no queremos ni podemos alimentarnos ni construir. ¿Disfrutar con la carne y los alimentos cocinados? ¡No, gracias! Mientras los hombres estén destinados al consumo de cadáveres alimenticios se reproducirán una y otra vez ciertos problemas ya conocidos, o mejor dicho, todas las tragedias y toda la miseria de este mundo. Por eso necesitamos parcelas ricas en árboles frutales y nogales en al menos dos tercios de la superficie y en medio cereales y hortalizas combinadas racionalmente con animales útiles que aporten su leche, queso, huevos y miel.

Después de decenios de prácticas naturales hemos conseguido terminar felizmente otros muchos de estos modernos y semimaduros huertos naturales imaginarios. Por eso no creemos que haya que preguntar a los árboles si podemos alimentarnos de ellos.

Observación: casi todos los naturistas suelen preguntar al árbol, pero a menudo no al propietario de éste.

También tenemos la desfachatez de cortar nuestros árboles para que den rendimiento. Albergo la sospecha de que ciertos dogmas psicopolíticos de los 70 siguen surtiendo efecto (educación antiautoritaria, laissez faire) o sencillamente es que existe ignorancia e incapacidad entre los horticultores y horticultoras.

Tan pronto como uno lleve a la realidad tales ideales paradisíacos querrá ordenar y organizar en breve su bosque de plantas útiles. Todo depende de ordenar dentro de lo posible y de forma clara todas las plantas según sus exigencias, utilizar del mejor modo su cosecha y además integrar a todos los animales útiles para que no las dañen, sino que las sirvan y nos reduzcan el trabajo. Para expresarlo según el arte musical: tenemos que recurrir al “arte de la fuga”.

Nos medimos en relación con el beneficio de la agricultura convencional mecanizada

Aunque hay algunos mercados de consumo especializados en mercancías biológicas tenemos que medir nuestro beneficio con aquel de la agricultura mecanizada. No queremos ofrecer verdura a precio de oro, sino poder continuar, en definitiva, sin la utilización de maquinaria en nuestro sistema. Trabajamos con una efectiva estructura sistemática todas las parcelas y funciones, y sobre todo con los rebaños de animales. Lo nuestro es más eficiente porque no vendemos tanto mercancía individual, cuanto que ofrecemos en todo el marco vital. La vida y el aprendizaje en nuestras granjas no significa trabajo remunerado, sino que se convierte en la meta ansiada que deseamos de los venideros aprendices de la vida, los cuales donan a la escuela su patrimonio en lugar de ansiar dinero. Incluso dentro de una casa de huéspedes o en la llamada Besenwirtschaft[1] una reforma sencilla de la gastronomía rural basada en productos de elaboración propia supone una comercialización más exitosa. En el caso de que dé buen resultado, el establecimiento de un lugar de reposo para personas de la tercera edad o incluso un sanatorio en el que puedan curar mejor con nuestros alimentos no habrá que preocuparse por la parte económica del proyecto.

Los diferentes grados y formas de la integración

Aquí podemos elegir entre diversas formas. Sin embargo, entre otras, están especialmente indicados los pueblos de las zonas más frías, de un cierto grado de civilización y construcciones seguras, que hacen uso de animales, del fuego y están dispuestas para acopio de provisiones y el almacenamiento de éstas. En estos lugares, durante el invierno el sueño de las playas con palmeras no sirve de mucho. Por tanto me construyo las estructuras básicas necesarias a partir de esfuerzo propio. No se trata de un lugar salvaje o de ocio, sino de un trabajo de construcción que lleva decenas de años y que después del cual reconoceremos que el viejo sistema, la civilización, nos ha llevado a un callejón sin salida y a un dilema. Si queremos recuperar la situación cultural del siglo XVIII tenemos que superar violentos procesos de aprendizaje. De otro modo, la civilización caerá probablemente en la pura miseria y en la destrucción total seguramente por medio de una bomba atómica.

Obstáculo: la civilización extrema

Todavía pueden existir otros muchos motivos que impidan la difusión de la Granja Paraíso por mí experimentada con éxito. Pero si lo consideramos, dichos obstáculos provienen de la ignorancia y el miedo de una humanidad arraigada a viejas creencias y a una legislación innatural, complicada y absolutamente falsa, así como de la envidia, la codicia, las limitaciones, la terquedad, el consentimiento y sobre todo la adicción a la que someten al ciudadano civilizado, cuyo limitado mundo quiere recetar a la fuerza, como cualquier otro adicto, a cuantos más mejor para que nadie rompa este ciclo adictivo y pueda escaparse de esta cómoda y trivial enfermedad que es la civilización del consumo. En ese caos en que el egoísta mundo moderno se desgrana en destruidas relaciones y compromisos universales, muy pocos habitantes del sistema Isla Paraíso pueden desarrollarse incluso cuando estuvieran libres de toda coacción civil y la vigilancia creciente del Estado social. E incluso cuando se pudiera ser libre se le agarraría de inmediato y se le civilizaría a la fuerza en cuanto se acercase a la civilización, en cuanto se identificara como persona libre que vive en la naturaleza.

Sin embargo, pienso que deberíamos y tendríamos que extraer de la civilización esta vía, al menos para todos los que quieran recorrerla, y la dejen a su vez libre incluso cuando pueda costar nuestra propia vida (natural). Por eso les voy a mostrar en este libro de forma detallada como crear y mantener una granja para la vida y una granja paraíso, sin tener en cuenta si todas las bases del conocimiento cuadran con los planes de los globalizadores y los señores de los consorcios.

El sistema Isla Paraíso es trasferible a todas las regiones

No todas nuestras “islas” son realizables del mismo modo en cualquier sitio, esto está claro. Pero si intentamos dejar atrás las limitaciones propias y todos los impedimentos autoimpuestos y nos hacemos más abiertos al nuevo mundo que vamos a descubrir, mi sistema posibilita caminos transitables para cada lugar. No depende seguramente de la tierra. La hay a montones. Intentaré demostrar que con el sistema Isla Paraíso podremos asentarnos de forma bien aislada. Es seguro que lo tendremos más fácil cuando estemos preparados para trasladarnos a un país cálido en el que hoy, en la era de los “internazis” y sin coacción socializadora, podamos interactuar y trabajar en unidades familiares cerradas como a nosotros nos gusta. de este modo comenzará de forma inmediata o en los próximos años aquello de lo que hablo en este libro. Aunque quién sabe lo que será de mañana y cuánto tiempo acogerán algunos países a los pobladores extranjeros. Considero posible que pronto se reconocerá el absurdo de la mezcla de razas y pueblos como ta y que al final todos y cada uno regresarán al pueblo del que provienen.

Diferencias entre países fríos y países cálidos

Hay que cambiar en muchas cosas la forma de pensar de los países fríos. Países en los que, dicho sinceramente, no querría volver a vivir aunque yo venga de uno de ellos. La posibilidad de plantar densamente se reduce debido a la carencia de sol. Mientras que en el sur debemos protegernos a menudo de él e incluso algunos frutos tiene que esconderse en setos tupidos para que no se estropeen, en los países nórdicos no se recolecta buena fruta de sus lugares por su carencia. Allí debería de establecerse una distancia suficiente entre las hileras de arbustos y deberían plantarse setos frutales orientados de norte a sur para que puedan recibir una mejor distribución de las horas solares. En las zonas frías hay muchos problemas durante la temporada de invierno y por eso hay que ocuparse mucho más del almacenamiento y el acopio, así como del procesamiento de la alimentación. Por eso las zonas frías poseen un clima ideal en verano para las hortalizas, la hierba, así como para la industria lechera, y por norma general gozan de un sustrato fértil. Todos los árboles de cultivo más importantes crecen sin excepción en Alemania. Además, algunos pronósticos para el futuro parten de la base de que algún día se volverán perceptiblemente más cálidos.

De forma análoga al problema con el invierno en el norte, en los países cálidos el verano es terriblemente caluroso y seco. Por fortuna, los efectos del verano se pueden subsanar con nuestro sistema hortícola. Tan pronto como nuestros bosques frutales hayan crecido frondosamente el clima cambia de forma considerable. La tierra se mantiene más sombría y fresca y no pierde tan rápidamente su humedad. En terrenos más extensos la lluvia aparece más a menudo. No obstante, no se dan inundaciones, así como grandes heladas ni tormentas (a no ser que los emisores de ondas de los móviles o incluso las armas de rayos como los sistemas haarp en Alaska que causan temporales artificiales).

Un día claro y despejado de nubes nos llovió en nuestra finca. Fue una lluvia a baja altura que se creó por encima de nuestra propiedad. Por primera vez en aquel verano los termómetros subieron a más de los 35º a la sombra.

Aunque se puedan adoptar la mayoría de los tipos de plantas y animales a las condiciones que se dan en Alemania me gustaría advertir de nuevo que los sistemas de fincas (todavía) no están preparados para las condiciones que allí se dan, más bien están concebidos para un grado de latitud de entre 20 y 40 en la constelación floral que describimos aquí.

Por qué (actualmente) no queremos asentarnos en Alemania

El sistema Isla Paraíso, nuestra escuela para la vida, prevé una agrupación de propietarios que tengan una forma similar de pensar, cuyos terrenos se extiendan por todo el mundo y se conviertan poco a poco en reductos y escuelas para la vida. Sólo después de que en Alemania se supere la situación actual podremos trabajar allí directamente. Ahora veo pocas posibilidades para poder llevar a cabo nuestras ideas y nuestra forma natural de vivir en Alemania debido a la represión que sufre nuestro pueblo según el plan de gestión gubernamental de Orwell. En mi sistema Isla Paraíso no he escrito otra cosa que la Verdad y lo que he encontrado y experimentado a través la naturaleza. Mientras seamos perseguidos por pensar de esta manera, corramos peligro por ello y seamos víctimas de las autoridades del terror y sus instituciones de coacción (puestos de trabajo antinaturales, ciudades prisión, trato médico y psiquiátrico obligatorio, escuelas…), evitaremos Alemania. Asimismo, en el centro de las llamadas comunidades con valor ideólogos de izquierda internacionalsocialistas (“internazis”) se han hecho con un nuevo tipo de dogmatismo infalible y se han autoproclamado norma de todo valor. Con su pseudo ética, su “nuevo” viejo modo de burguesía de izquierdas sobre la base de una arrogancia moderna que cree gobernar el mundo entero con sentido común e ideas propias han creado la ideología actual más peligrosa por antonomasia. Esta arrogancia del mundo occidental es más o menos inversamente proporcional a su saber y a sus capacidades. ¿Qué es lo que creen saber esas piltrafas corruptas y esos desviados mentales? ¿De dónde viene el saber? Si dijera que éste viene de la relación verdadera entre el hombre que vive de forma natural y el único Dios y creador, Señor Jesucristo, lo único que obtengo de un mundo diabólico como el actual es a lo sumo una sonrisa de compasión.

La apostasía de Dios nuestro Señor avanza en la anarquía, el caos y contra natura

Esta humanidad manejada por demonios está más unida que nunca para aislar y perseguir paulatinamente al cristianismo, si es que se le puede seguir llamando así. Desde hace mucho Alemania está siendo “budaizada”, se cree en la reencarnación, se realizan todo tipo de cultos mágicos de oriente (yoga, reiki, tantra, meditación trascendental…). La apostasía comenzó en 1965 durante el Concilio vaticano, en el que los “internazis” tomaron el poder de forma solapada. De ahí que la Sancta Ecclesia quisiera estar a la última moda y cambiar por completo su liturgia, ecumenizarse y liberarse de las antiguas Orden y Verdad. Ya no podrán volver los viejos ni buenos tiempos que se tendrían con la obediencia hacia la naturaleza y el orden divino bajo la influencia de los líderes “internazis” y los demonios del Este. Con todo y esto habrá que contentarse mientras Alemania no caiga en manos de malas ideologías. El Islam, los cientólogos y otros muchos querrán conquistar esta chatarra de civilización.

Observación: quien no conozca mis obras y el contexto de lo que trato se podrá molestar fácilmente de estas duras palabras y las podrá considerar exageradas y falsas. Por eso me gustaría realizar algunas preguntas a tales desinformados:

¿Cómo llamar a un sistema social y a una constelación de poder y de gobierno

Que obliga a pensar de la misma manera a los medios de comunicación y que excluye opiniones discrepantes?

Cuyas escuelas no transmiten los valores del pueblo, sino que abusa con fines propagandísticos de infiltración y reeducación?

Que despersonalizan a quienes tienen opiniones discrepantes psiquiatrizándolos a la fuerza a través de drogas químicas, operaciones de cerebro y otras técnicas de lavado de cerebro, privando en definitiva su personalidad, su esencia y conocimientos (asesinato de la personalidad)? (Yo mismo he llegado a saber cómo a través de las microondas uno puede ser psiquiatrizado a la fuerza. La propagación de los daños a través de la telefonía móvil molesta de forma patente los negocios de los consorcios, así como los medios de los poderosos para un lavado de cerebro general y la manipulación).

Que pone en ridículo, difama y persigue la destrucción de los valores tradicionales, las costumbres de su pueblo y su religión con todos los medios imaginables y a través de extraños, sus costumbres y su religión?

Que prohíbe las opiniones desfavorables así como las Verdades o las declara opiniones delictivas y las persigue criminalmente, suprimiendo incluso ciertas palabras o términos de la lengua?

Que mantiene en todas las áreas un aparato administrativo y de funcionariado a modo parasitario y de tela de araña para llegar al control, al espionaje, al uso de la fuerza y la opresión perfectas sobre sus desprotegidos ciudadanos?

Que allí donde no se puede dirigir al pueblo a través de la manipulación lo gobierna simple y abiertamente en contra de su voluntad e incluso de la Constitución, la cual administra a la fuerza?

¿Cómo llamar pues a un sistema así? ¿Democracia? ¡Ni por asomo! Se trata de una pobre y solapada dictadura tiránica del consumo y de la técnica moderna en apariencia y de fuerte influencia izquierdo fascistoide, se trata del “4º Reich”, de los “internazis”. Soy consciente de que en la civilización ni mis palabras se oyen ni se surcan mis caminos, y que incluso además se me intenta anular queriendo resolver de este modo el problema, pues lo que digo y me propongo hacer lo oyen forzosamente algunos, y sólo porque la Verdad urge e incluso a veces obliga al cumplimiento. Mi propuesta puede provocar cambios considerables, pero nadie me podrá reprochar que en mi “nueva visión del mundo” se vaya a destruir el planeta, los hombres enfermen o sean infelices y que domine la opresión, la explotación, el terror y la guerra, todo lo que sin duda está ocurriendo en el mundo actualmente.

Mi propuesta: tan sólo en esta parte de mi obra se encuentran más verdades desagradables, más conocimientos prohibidos que en toda la “libre” literatura disponible junta. No quisiera, sin embargo, que tuviera dificultades con algunos pasajes de este libro, con los pensamientos y la influencia de los medios de comunicación. Por eso le recomiendo que tape los pasajes mal vistos de tal modo que luego pueda retirar la cubierta cuando sea necesario. Algunos editores y difusores deberán extraer los pasajes que les parezcan importantes y suprimir aquellos que crean inoportunos. Algunos editores ordenan la obra completa en doce tomos y elaboran de ahí según los lectores extractos adecuados. Que sea como tenga que ser.

Aunque los motivos principales contra la realización del sistema Isla Paraíso se nos oculten a nosotros, los pobladores de la naturaleza, por parte del viejo mundo detrás directas e indirectas influencias no queremos dedicarle a ese desagradable tema demasiado tiempo, sino mirar hacia delante, hacia el sol y hacia el futuro.

Posibilidades del sistema Isla Paraíso

En I.P., System/Ökopraxis proyecté una isla para la vida en forma de terreno rectangular de dos hectáreas, con dos hileras de arbustos frutales alineados de norte a sur que se extienden por el centro a ambos lados del edificio agrícola y los establos dispuestos en forma de herradura y que están rodeados por un anillo destinado para el pasto. Esta disposición del terreno es la más adecuada para las pequeñas e íntimas condiciones de una familia alemana. En esta obra encontrará, sin embargo, planos para la construcción de sistemas autárquicos más grandes, concéntricos y de posible ampliación futura para familias numerosas o colonizadores. Por eso se describirán otros tipos de estructuras e información concerniente a la construcción de un gran asentamiento y, en caso necesario, de todo un imperio. De la misma forma se presentarán la estructura social, de familia numerosa y de sociedad tribal como condición previa para la realización del sistema Isla Paraíso y sus normas correspondientes.

En “La plantación de árboles” y “Agricultura natural” encontrarán indicaciones adicionales acerca de las técnicas de plantación de arbustos frutales, así como de la elección de plantas y animales que deberán de ser precisados y completados aquí. Acerca de las clases y tipos importantes de plantas con las que construiremos nuestra granja para la vida tendrá ocasión de saber a continuación.

Lea con reserva libros sobre jardinería y horticultura

Aunque hay con toda seguridad muchas otras buenas combinaciones de animales y plantas yo les describiré únicamente aquellas que conozco de primera mano. La bibliografía sobre jardinería y horticultura actual está mezclada de equivocaciones, medias verdades y falsas recomendaciones, de modo que en absoluto voy a aceptar ya ninguna teoría exterior sin revisarla personalmente. Hace poco caí, espero que por última vez, en la trampa de una de éstas. Había leído en algún sitio que las gallinas enanas de patas emplumadas no picotean. Así pues, decidí tener algunas de ellas. Cuál es mi sorpresa cuando descubro que se mueven por las matas arrasando como una lima. ¿Cómo se puede cometer tal error? Los pollos picotean y escarban allí donde hay comida. ¿Es que el autor de este rumor tenía un jardín estéril? Nuestras gallinas enanas tienen sus particularidades y sus ventajas, pero estas son de otro tipo. Son más mansos y fieles que las gallinas normales y lo que les caracteriza a todos es que ninguna vuela, por lo que se les puede mantener fácilmente tras una cerca y también tenerlas en el huerto o en la casa en plena libertad. No volarán sobre ninguna mesa, ni siquiera sobre lugares bajos destinados para dormir y, en el caso de que decidan aliviarse, sus excrementos son relativamente secos y fáciles de retirar.

Claro está que estos pollos no tienen la misma fuerza que la raza mayor a la hora de picotear y escarbar, y esto significa para muchas plantas de la huerta la supervivencia. Por ejemplo para los judiones y los gruesos tallos de los puerros, los cuales podremos cortar hasta dejarlos a 10 cm, consumirlos y transplantarlos con el fin de obtener nuevos brotes. Los bancales cerrados de cebollas a partir de plantas robustas o vegetales para ensalada como la endibia, el pan de azúcar, las hojas de roble o las lechugas de cuantiosas hojas pueden, con un poco de suerte, desarrollarse sin que sean destruidas o devoradas con la presencia de gallinas incluso cuando el suelo carezca de yerbas. Una gallina de una raza mayor que picotee puede tumbar eventualmente maíz de tamaño medio-grande. Si las comparamos con estas las gallinas enanas son bastante sociables con la huerta. Pero lo que no se puede decir es que no picotean o escarban. Hay que diferenciar las diversas condiciones del suelo. Los suelos delicados son más sensibles al picoteo.

En “Nutrición y vida, Tomo 1” para simplificar y para asegurarnos una recolección de huevos buenos recomendé al aspirante que criara al principio únicamente una raza normal de gallinas. Pero para una parcela dedicada a una familia numerosa, reestructurada en forma de cruz y con una superficie de hasta 100 hectáreas cuyo objetivo sea convertirse algún día en una tribu podremos precisar aún más:

Considere a las gallinas enanas como se hace con los perros y los gatos en el “viejo”mundo y permítalas entrar en la parte habitable de la granja y en la zona interior del anillo. La necesidad de protección de las gallinas enanas en oposición a la de los animales carnívoros es mucho mayor que la de las razas mayores de gallinas. Procure mantenerlas alejadas de las zonas de animales carnívoros mayores que la comadreja. Los gatos las pueden matar y en el caso de que caigan en zanjas o agujeros y no puedan salir de ellos morirán igualmente.

A las gallinas normales las puede permitir campar por todo tipo de caminos y arcadas, y alimentarlas con desperdicios aún aprovechables. Pueden convivir con las cabras, los caballos y las vacas en los mismos establos o en establos separados.

Las gallinas de Guinea podrán estar en las avenidas con forma de estrella y en todas las partes de la granja a resguardo de los animales carnívoros, desde la mangosta hasta la marta. Las gallinas de Guinea se alimentan principalmente de semilla de hierba y de insectos. Son excelentes guardianes y alarman enseguida cuando se aproximan intrusos. A diferencia de otras gallinas las gallinas de Guinea conforman parejas, de modo que no hay por qué deshacerse de los gallos sobrantes. No deben aproximarse a las colmenas.

Los patos deberán estar en lugares donde haya suficiente agua disponible. Eventualmente también en canales de irrigación pues así podrán fertilizarle su agua para riego. Por otro lado, hay ciertas razas de patos que se caracterizan por tener un alto rendimiento en la puesta de huevos. Pero éstos no son tan apreciados como los de las gallinas. Nosotros solemos hacer con frecuencia mayonesa con ellos.

Elija con tiento los tipos de animales útiles

Por regla general nuestros terrenos están concebidos para la interacción de animales útiles, de modo que sin ellos, al menos en la teoría, su funcionalidad se vería prácticamente anulada. Observo con preocupación las crecientes tendencias en la república Federal de Alemania que infravaloran y se deshacen de los animales útiles. Precisamente por parte de los protectores de animales y los veganos se practica toda una verdadera propaganda de exterminación de estos animales útiles. Sin embargo, es un gran error creer que podríamos salir adelante sin los animales o vivir mejor. Por eso espero hacer despertar su interés sobre el complejo significado de los animales útiles con este libro.

En el caso de que haya algún poblador que crea que puede renunciar al ganado lechero y al lanar, lo cual me parece una crueldad si pensamos en los niños, tomará seguramente en cuenta aves de corral que se alimentan de hierva como el pavo y el ganso. Nosotros evitamos a estas grandes aves de corral porque en el fondo son malvados y suelen morder fácilmente, asustan a los niños y pueden resultar seriamente peligrosos. Nuestras islas para la vida están destinadas principalmente a los niños, como lugar ideal para su desarrollo y también para las madres. A nadie le debería caber en la cabeza poner ni uno solo de estos animales.

¡Prohibidos los animales carnívoros en la isla!

Como ya he mencionado antes, me parece escandaloso que se posean animales carnívoros como perros dentro de la parcela que no sólo asustan enormemente a los niños, sino que los pueden herir e incluso matar. Aunque hay hoy día muchas personas que encuentran simpáticos a estas bestias, yo personalmente nunca los permitiré el paso en mi Isla Paraíso. Como ejemplo valga el llamado dingo australiano, el cual fue introducido por pobladores como si fuera un perro y se volvió salvaje.

A la izquierda polluelos de gallina enana. A la derecha gallos crecidos de las gallinas enanas y que hacen las veces de despertador.

Entretanto, el dingo se ha convertido en Australia en el “asesino” número uno. Los dingos se han vuelto además unos declarados gourmets. Sólo devoran el hígado de sus víctimas, por lo que pueden matar una docena o más de ovejas cada vez que desean satisfacer su apetito.

La elección de las variedades

Debería dar prioridad incondicional a todas las variedades, tanto de hortalizas como de frutos. Compruebe escrupulosamente sobre todo la calidad de la fruta. No todas las manzanas de vieja procedencia y de vaga definición son variedades valiosas. Por otro lado, a veces sólo es posible reconocer la calidad de una manzana campestre tras meses de almacenaje profesional. Ciertas variedades que directamente recolectadas del árbol eran incomibles y sin valor se vuelen exquisitas.

En muchas regiones se alimenta a los cerdos sólo de manzanas. Nosotros, sin embargo, como no queremos vivir de cerdos nos decantamos por el sabor y la digestibilidad de todas las frutas y verduras. Deberemos procurar que nuestro bosque frutal dé el mayor número de cosecha en el menor espacio disponible y que posea la mejor calidad posible tanto en especies como en variedades. Es por eso que querrá sustituir o injertar algunos de sus árboles frutales, a pesar de abonarles y de podarles convenientemente, con árboles jóvenes adquiridos en el mercado o a través de injertos traídos de la tierra natal. Sólo antes de comprar variedades de categoría para nuestra isla, que seguramente después de regarlas con tóxicos darán sus frutos, no tendremos tanto miedo. La mala calidad de estos árboles “artificiales” tiene su explicación normalmente en errores a la hora de cultivarlos, en un abonado escaso y en parásitos benignos en las plantaciones de los profesionales del monocultivo. La mercancía artificial y antinatural de las cadenas de comercio que disfrutan de ayudas económicas puede regenerarse y sanar después de cierto tiempo de enfermedad inicial, al igual que les ocurre a los hombres y a los animales de la civilización cuando viven durante un tiempo en una zona natural, si el horticultor se abstiene de medicarlos y los sustenta y abona en condiciones.

También los arbolillos que nacen por azar dan a menudo buenas variedades de fruta

Por supuesto que usted mismo puede plantar arbolillos y formar de ellos árboles mayores. Podemos dejarles crecer en nuestros arbustos frutales hasta que alcancen la maduración de sus frutos. Muchos de ellos no desarrollan hasta una edad avanzada con un buen cuidado y abono frutos de calidad óptima. Los arbustos con plantas y ramillas secas aptos para rellenar y formar dobles hileras de arbustos, que llamaré aquí “setos de relleno”,

Observación: apoye en las tapias para la huerta de 1 m de ancho ramas secas (que bautizaré con el nombre de “muros de relleno”) y cree con postes laterales no muy clavados en la tierra y con otros transversales una estructura en forma de H. Los muros de relleno se unirán con cordeles o hilos metálicos, aunque es mejor hacerlo con varillas de mimbre. En los setos de relleno, sin embargo, emplee ramas vivas para que se entrelacen por sí solas.

convienen porque echan raíces por todo el tronco y porque así las ramas se recargan por todas partes. En caso necesario puede crecer una rama de madera noble, con lo que la base pierde su función. Además, para árboles injertados no es lo más deseado puesto que pueden perder sus características específicas.

Por supuesto que se puede injertar en cualquier lugar de cualquier tipo de árbol frutal, tanto en la parte superior o sólo en las ramas. Los arbolillos son beneficiosos en particular en lugares donde la madera del árbol se ensambla o conecta, como por ejemplo para las casas vivientes.

Cuidado con las semillas de las hortalizas importadas

Más que con las variedades hay que ser cuidadoso con la importación de las clases de hortalizas puesto que las variedades autóctonas y de buena calidad, criadas y adaptadas al terreno se pueden mezclar y por tanto echarse a perder. Por eso es mejor proveerse de simientes de los vecinos e importar preferentemente variedades de hortalizas que no sean autóctonas.

Asimismo merece la pena observar a menudo los métodos de nuestros vecinos más expertos acerca de los periodos de plantación y de la siembra.

Vamos ahora a tratar detalladamente para nuestros pobladores de la Isla Paraíso cómo crear cultivos de frutas y de hortalizas.

Manzanas

Es conveniente plantarlas por separado en arbustos de hortaliza para su encaramamiento en el corral de las gallinas, en una cerca o en un arbusto de protección si la zona se utiliza como pastizal para el ganado (como la combinación que ofrecen el membrillo y el rosal. En caso de encarnizamiento plantar zarzamoras hasta una altura de 180 cm de altura y dentro de lo posible vid hasta la copa del manzano). Luego dejar crecer ramas sustentantes a partir de esos 180 cm o más de altura (hasta las ramas más altas). Sobre todo los manzanos jóvenes no son resistentes al encarnizamiento. El sombreado y el encaramamiento es necesario dependiendo de la variedad en los países cálidos. A pesar de su fragilidad a veces resultan bastante resistentes durante las sequías si se les prepara como árboles pioneros sobre una tierra adecuada o asilvestrados, idóneos sobre todo para terrenos no dedicados a pastos. El manzano soporta tanto una fuerte retención de agua como las heladas matutinas y vespertinas. Para una buena fertilización es recomendable plantar otros manzanos al lado de los que ya tenemos. Al menos dos deberían ir floreciendo al mismo tiempo.

Las variedades de procedencia alemana probadas con éxito en Portugal

Golden , grannie smith, goldparmäne, Gewürzluike[2], gravensteiner, boskop. Con toda probabilidad la mayoría de las variedades de proveniencia alemana se pueden cultivar con éxito en climas sureños si la tierra es adecuada a sus características. Próximamente me gustaría importar a nuestra isla las viejas variedades de Suabia que mi abuelo tenía en su huerta junto con la cultura correspondiente del mosto en ánforas de barro y en barriles.

La poda del manzano: sólo para las manzanas podrán encontrar en la literatura especializada al menos cinco formas distintas de manzanos, los cuales se cortan y se crían también diversamente. Asimismo, existen otros tantos tipos de poda que se ejecutan en distintos momentos del año y dependiendo de la edad del árbol. Le recomiendo que entre en contacto con dicha literatura, aunque por experiencia propia le puedo asegurar que después de su lectura es fácil caer en la obstinación y olvidar las condiciones reales en las que viven nuestras plantas. La poda de árboles por sí sola es un tema inabarcable del que se podría escribir un libro entero. Sin embargo, para los principiantes del sistema Isla Paraíso necesitamos una introducción fácil y apropiada, es decir, menos detalles esquemáticos y técnicos, y más principios y reglas explicativas.

De todas maneras, nosotros podamos de modo distinto a cómo lo prescriben los expertos. No se trata solamente de hacer acopio siempre de la mayor cosecha de frutos posible comenzando tempranamente con ella y aplazándola lo más posible. Nuestros sistemas necesitan al árbol como miembro activo de una cadena alimentaria para todos. Necesitamos el follaje de los árboles durante todo el año para las cabras, las ramas para construir los muros de relleno, ramillas como herramienta para entrelazar, para obtener sombra o luz, como estructura para las plantas trepadoras como ciertos vegetales y la vid, etc.

Bien para aquel que consiga podar siempre cada árbol y cada arbusto de su parcela en el momento idóneo o, todavía mejor, que consiga idear un plan para que la poda la lleven a cabo los mismos animales que se alimentan de pasto y que a su vez éstos se puedan alimentar lo suficiente como si fuera la ración de alimento que les corresponde.

Planear nuestro terreno autárquico de tal forma que cabras, ovejas, gallinas y caballos vayan entrando por turnos en las diversas parcelas de la granja y que puedan encontrar el alimento que necesitan realizando al mismo tiempo la poda que la vegetación precisa es todo un arte que actualmente nadie domina en este planeta. Del mismo modo resulta desconocido el acabado de casas a partir de árboles vivos. En mi opinión, existe una gran ignorancia y falta de ideas en el campo natural a pesar de vivir en la era de la técnica y de la utilización de las máquinas. En el momento en que dejo de imaginarme mi podadera y mi sierra se convierte en una obligación la construcción con materiales vivos. Por eso no puedo permitirme romper las ramas sobrantes, sino que debo enlazarlas, entretejerlas, cubrirlas, y así se empieza a dar forma y a crear nuestra obra.

Tenemos que considerar nuestra parcela como una obra de arte viviente

Un funcionamiento con éxito requiere alta calificación, es significado y portador de vida. Pero no vamos suponer que todos los que deseen practicar el sistema Isla Paraíso se conviertan en breve en perfectos artistas del cultivo natural y puedan unir y entretejer todo lo que crece. Armemos a todos con podadoras y sierras, así como de algunos fundamentos para que puedan obtener alimento para sus animales y a la vez aprenda a cuidar y cortar sus árboles.

Para empezar, hablemos del manzano. Lo cortaremos para la obtención de alimento a ser posible durante la época del brote, es decir, no sólo en invierno. Nos abstendremos de cortar las ramas gruesas sobre todo cuando haga mucho calor y el sol sea muy intenso. Lo mejor es hacerlo por la mañana temprano o por la tarde y las ramas grandes por regla general nunca en verano. Particularmente en otoño tras los días de calor podremos recolectar las hojas y así reconocer los primeros capullos de flor del año próximo. Deberá aprender a diferenciar estos capullos de los brotes de las hojas, pues podría cortar la cosecha del próximo año sin querer. Si observamos con cuidado nuestro manzano en otoño encontraremos esos capullos en los extremos de las ramas más horizontales destacando en ángulo recto a los laterales de las ramas sustentantes. En las ramillas verticales, por el contrario, apenas encontramos capullos, sino brotes de hojas adyacentes más pequeños. A esos nuevos brotes se les llama retoños de agua cuando nacen al pie del tronco. Si dejamos crecer estos brotes obtendremos frutos a más tardar al año próximo. Si doblamos hacia abajo los brotes en el momento adecuado (es decir, hasta junio) producirá más brotes antes de que llegue el otoño. Cuanto más temprano lo haga más fácil será doblarlos. A menudo se les puede unir a otras ramas y colgarlos o sujetarlos a ellas. Los brotes verticales hacen uso de mucha de la energía y sabia del árbol que les falta a los brotes horizontales, por eso se suelen cortar los primeros brotes que están por nacer. Los manzanos pueden crecer y moldearse de forma distinta dependiendo del tipo que sean. Hay clases de manzanos que a pesar de tener sus ramas colocadas verticalmente (sobre todo cuando todas sus ramas miran hacia arriba) producen frutos. Pero debido al peso de las manzanas sus ramas se curvan según transcurre el año y evolucionan hasta formar las típicas ramas sustentantes.

Preguntas que hay que hacer al árbol

Si dudamos a la hora de cortar un brote nuevo o dejarlo para que se convierta en una rama que dé frutos hagámonos las siguientes preguntas:

¿Cómo de fuerte crece el árbol? ¿Cómo de grande se va a desarrollar? (Si queremos que un árbol robusto se desarrolle poco deberemos dejar que eche vástagos pero que éstos no den frutos).

¿Cómo es de espesa la fronda del árbol? ¿Crecen los brotes nuevos en una posición en la que tiene espacio para desarrollarse? ¿Se hará más denso?

¿Qué edad tiene y cómo es de sano el resto del ramaje del árbol? ¿Hay que rejuvenecerlo? ¿Tengo que cortar por tanto una vieja rama sustentante en beneficio de una nueva o acortarla y rejuvenecerla hasta dejarla como un brote nuevo? (Muchos de los brotes nuevos en posición vertical hacen envejecer a las viejas ramillas sustentantes).

¿Cómo es la relación entre el tronco y la copa del árbol? ¿Cuánto más puede soportar el tronco?

¿En qué posición se encuentra el árbol? ¿Se encuentra amenazado por el viento? En ese caso no deberíamos dejarlo crecer demasiado alto, procurar que el tronco sea bajo y que su fronda no sea abundante.

¿Se encuentra amenazado por una gran exposición solar? En ese caso sí que deberíamos procurar que su fronda sea abundante. ¿Puedo espesar la copa con nuevos brotes? ¿O es mejor disponer al árbol a disposición de las plantas trepadoras?

¿Dónde hay huecos? ¿Qué puedo hacer a través del acodo y la recogida de las ramas para remediarlo? (A menudo se puede colocar un viejo brote horizontal que crezca débilmente recogiendo las ramas en ángulo inclinado y ayudarlo así para que crezca con mayor vitalidad y pueda cubrir dichos huecos).

Arbustos o ramas altas

Muchas consideraciones a tomar, ¿no es cierto? Piense también que la mayoría de las veces el árbol mismo sabe cómo tiene que crecer. Sin embargo, debería criar cada uno de sus árboles de tal forma que satisfaga sus necesidades. Tendrá que “gobernar” y destinar a cada árbol su lugar. De otro modo se creará una competición entre las plantas en la que perderán las más útiles. Si necesita o desea un arbusto bajo y rígido deje crecer las ramas más bajas desde el principio. Si necesita más tarde un ramaje alto corte el tronco desarrollado durante muchos años reduciendo todas ramas laterales hasta obtener la altura deseada. Quien quiera crear de un árbol joven aislado del resto un árbol de ramaje alto deberá ocuparse durante años del largo, fino y delicado tronquito que deberá atar a una sujeción hasta que pueda apoyarse por sí solo. En zonas cálidas los troncos finos y delgados están amenazados doblemente.

Receta básica para proteger el tronco contra los rayos solares, los parásitos y las mordidas de los animales: barro, suero de leche y boñigas frescas de vaca revueltas a modo de papilla y untar en los días sin lluvia.

En caso necesario se necesitaría algún material de protección para el tronco. (Deje crecer los troncos sólo cuando la fronda del árbol los proteja del sol).

Dar forma al ramaje del árbol: allí donde termina el tronco del manzano deben surgir tres ramas principales equilibradas y bien orientadas (en los perales son cuatro y el los árboles que dan fruta con hueso son cinco). En realidad pueden ser un número mayor o menor, no tenemos por qué criar los árboles de la misma forma. La práctica nos enseñará que no cada árbol se deja amoldar como en las fotografías de los libros. Las diferencias entre el crecimiento y el aspecto son considerables particularmente en los manzanos. En las espalderas y en los arbustos se obtienen, por el contrario, formas totalmente distintas, como la forma de espina de pescado en la que las ramas laterales se retuercen unas veces hacia la izquierda y otras hacia la derecha. En nuestros arbustos frutales también podemos bifurcar grandes ramas laterales que estén desarrolladas en posición horizontal o ligeramente inclinadas. Quien desee impedir que los arbustos crezcan hacia arriba tendrá que retirar todo lo que crezca en esa dirección o bien doblarlo hacia abajo.

Observación: en nuestras hileras de arbustos frutales también podemos doblar los brotes largos en sentido transversal y conectarlos con los de los arbustos vecinos. Según el tipo y el parentesco de los árboles las conexiones que intentemos podrán dar buenos resultados o no, dando lugar a eventuales recorridos para las hojas o incluso arcadas (ver el capítulo sobre las casas vivientes).

Para la poda que vayamos a realizar es preciso ser prevenido y pensar de antemano en la forma que queremos crear. Necesitamos experiencia y conocimientos en todos los tipos de exigencias y peculiaridades de nuestras plantas. Esto lo conseguimos a través de una vida continua e ininterrumpida en contacto con ellas, desarrollando poco a poco una apreciación más viva y una buena capacidad para recibir sensaciones de todos los seres vivos y plantas presentes.

Del mismo modo que aprende a tocar un instrumento de música aprenderá a conocer poco a poco al árbol tanto en su conjunto como en los detalles, se podrá imaginar en qué estado aparecerá al año siguiente, saber lo que espera de él y actuar en consecuencia. Considere la longitud de las ramas sustentantes y piense cuánto quiere que éstas pendan o en caso de desearlo así cuánto quiere podarlas cuando al año siguiente esté cargado de fruta. Corte pues las ramas sustentantes más finas y que sobresalgan más o pruebe si se pueden realizar uniones con el árbol más cercano con las que obtener bonitas arcadas o arbustos. Una con superposiciones o directamente por medio de cortes de unión, así como injertos y enlaces intentando conectar los sistemas por donde circula la sabia de las dos plantas. (s. P.I. System/Baumpflanzung).

Acerca de la ubicación: considere dónde debe estar su cultivo. Si éste se encuentra en un suelo árido o donde se riega y abona escasamente el árbol no podrá abastecer de sabia a muchas ramas. Acorte entonces no sólo los retoños y los brotes y retire la madera vieja y pelada, sino que corte además las ramas sustentantes que hayan crecido en demasía durante el año. Si no lo hiciera así las manzanas se quedarán en un tamaño bastante reducido o se pondrán arrugadas incluso colgando del árbol. Durante periodos de aridez el árbol corre el riesgo de secarse.

Si el árbol es abonado y regado en abundancia obtendrá un crecimiento como el que se señala más arriba.

Deberá preocuparse de todas sus plantas y prever, durante los periodos de sequía o en caso de suelos áridos, una zona en la que se utilicen buenos materiales de abono, que esté bien regada y que la tierra goce de un buen manto.

¿Qué hacer en presencia de ratones?

Un manto permanente y árboles frutales puede traer sobre todo en primavera otro tipo de problemas en forma de campañoles. Pise la tierra más cercana al tronco de los árboles jóvenes y coloque trampas en caso de que advierta huellas o agujeros de roedores. Si las raíces de un árbol joven aparecen roídas hasta el punto de que se tambalea y amenaza con caerse coloque una vara para sujetar el tronco después de podarlo para que pueda crecer horizontalmente. Si no conseguimos vencer a los roedores sólo nos queda repodarlo, extraerlo de donde está y tenerlo en una cuba durante un año para que vuelva a echar buenas raíces.

El uso de las manzanas: con queso (blando), en muesli, rallado en la leche, en compota, como zumo o leche de manzana, mosto y vinagre de manzana.

También como champán de manzana. Para ello necesitará las famosas botellas y las manzanas más dulces (las golden) de las que habrá que hacer primero mosto y fermentar hasta la mitad de su contenido de azúcar. Luego retire el fermento en las botellas, tápelo perfectamente y consérvelo hasta su depuración.

A la hora de abrirlo tenga un vaso preparado para atrapar las primeras gotas del champán. Producir champán es útil porque la presión interrumpe el proceso de fermentación obteniendo así más dulzor y menos alcohol.

El albaricoque

El albaricoque es sensible a los parásitos de la corteza. En las zonas húmedas y de retención de humedad injértelo en ciruelos. Elija éstos o las endrinas si desea árboles pequeños (o en macetas). En las zonas secas utilice melocotoneros o lo que sea más apropiado para la región donde se encuentre. Podremos combatir a los parásitos del tronco y de la corteza injertando los albaricoques en lo alto del injerto. El albaricoquero no desarrolla tantas finas y pequeñas ramas laterales como el melocotonero, sino casi exclusivamente brotes fuertes. Por eso no deberíamos cortarlo muy a menudo. Hagámoslo cuando observemos que su capacidad de crecimiento se ha debilitado, se prevé un rejuvenecimiento y cuando las ramas se puedan mover al viento sin rozar a las vecinas.

De todas las frutas con hueso el albaricoque no es apta según mi opinión para manipularlo artificialmente. Mientras que las variedades de ciruelo sólo se unen en caso necesario (entrelazado, injerto) el albaricoque enferma fácil y muy rápidamente de parásitos de la corteza si lo unimos y lo convertimos en espaldera para otras plantas. Protegerlo con rosales puede resultar una buena idea. De otro modo deje al albaricoquero libre y en una zona bien soleada para que pueda percatarse fácilmente si le atacan los parásitos de la corteza.

El valor del albaricoque: los albaricoques se encuentran entre las frutas con uno de los sabores más exquisitos de la primavera por eso la mayoría de las veces desaparecen “discretamente” del árbol sin encontrar ya más el camino a la cocina donde los podríamos preparar como sorbete con requesón o simplemente secarlos.

La pera

Es un buen árbol pionero. Es resistente a la aridez y a la humedad. Los grandes y viejos perales resisten al ensañamiento de los animales y pueden sobrevivir por sí solos a los periodos de apacentamiento de los animales. Los pequeños tallos de las peras de mesa se pueden utilizar como paja para la zona dedicada a los pastos. Se les puede asegurar en arbustos de protección como el membrillo puesto que en caso de que sea necesario se podrán afirmar sus troncos, unirlos o injertarlos directamente. De esta forma se podría formar la base del arbusto con membrillos, los cuales a partir de los 1,80 metros se convierten en peras. Las peras son lo suficientemente fuertes como para entremezclarse entre plantas espinosas como la zarza, ciruelos silvestres, endrinas, rosas, etc., y pueden sobrevivir en todos los arbustos de demarcación de pastos y en presencia de los animales que se alimentan de estos. A menudo crecen pequeños perales silvestres (también ciruelos) debajo de árboles viejos donde los podremos recoger y volver a plantar en el lugar que deseemos.

Las formas silvestres del peral de tronco grande y las viejas variedades son considerablemente más resistentes que el resto, pero no tan sabrosas como las pequeñas que encontramos en el mercado y cuyo tronco pueden asustar incluso al campañol.

Algunos perales los deberemos cortar poco. Retire sobre todo todas las ramas enfermas y resecas. Sea riguroso con los brotes que se desarrollen fuerte y rápidamente y corte a menudo los que crezcan hacia arriba. Algunas clases de peras pequeñas maduran antes que las manzanas. Muchas de las peras grandes y dulces maduran a mediados del verano. Otras clases, muchas veces también las peras silvestres, se pueden recolectar antes de tiempo y dejar madurar en la despensa para que cuando llegue el invierno estén en un buen estado. Los perales soportan el calor del verano mejor que los manzanos y no tienen porqué sombrearse, lo que por otro lado significa que en las zonas frías no alcanzan la cantidad de calor ni de luz que necesitan.

El uso de la pera: muchas clases son muy nutritivas y otras contienen mucho azúcar.

Tómelas con requesón o queso, preferiblemente con roquefort, con puré, mosto y vinagre o secas.

El roble

En el sur se encuentran encinas, alcornoques y también robles rojos alemanes. Son muy resistentes a la aridez y viven muchos años. Pueden crecer incluso en suelos áridos y las zonas pedregosas y rocosas son sus preferidas. El roble vive a gusto con cactus, pues gracias a ellos se protegen de las heladas.

Los robles tienen la madera más dura y firme de todos los tipos de árboles que conozco. Sus bellotas no suelen ser amargas en buenas zonas y en las buenas cosechas, y pueden ser consumidas por el ser humano. Podrá extraer a lo largo del verano del extremo de la bellota un líquido del que se alimentan normalmente las abejas y las hormigas. Entre otras cosas necesitamos tales árboles para crear nuestras casas vivientes; su dura madera nos servirá como piezas para muchos tipos de construcciones. Es más resistente al ensañamiento de los animales que otros tipos de roble. Sus bellotas no son del todo apetitosas para los roedores.

Los alcornoques son de una madera mucho menos dura y ésta se pudre con rapidez. Sin embargo, la corteza dura mucho más que el resto del tronco, el cual suele ahuecarse con el tiempo. De esa forma, en las zonas de alcornoques se construyen continuamente viviendas con protección contra todo tipo de insectos, abejas, lechuzas y murciélagos.

Ilustración: la corteza del alcornoque se puede emplear para construir recipientes para beber, para cestas, palanganas, etc., incluso como panel para las abejas. Coloque algunas cortezas de alcornoque de tal forma que queden estables y puedan servir como protección contra el sol, la lluvia y el viento. Ponga algunas varillas en sentido transversal, en dirección sureste en forma de puntos cruzados geomagnéticos. Espere a que el enjambre se instale. No perturbe la vida de las abejas, deje que se aclimaten por sí solas. Cuando esto ocurra recoja inmediatamente el utensilio, consuma la miel y el polen y en primavera coloque de nuevo el panal en su sitio.

Sus bellotas, dependiendo del lugar, de la variedad y del año, no suelen ser amargas y pueden consumirse por el hombre. Supongo que esto se debe sobre todo cuando el verano es largo y soleado y el fruto alcanza una plena maduración.

Los alcornoques están protegidos en Portugal por las autoridades oficiales para que nadie que los tenga en propiedad pueda talarlos o dañarlos. Cada nueve años expertos en la materia los descortezan. Dos años antes y después de esta operación el árbol no debe ser podado. En los siguientes años, sin embargo, habrá que cortarlo y limpiarlo. Este proceso que se lleva a cabo en los alcornoques de crecimiento tan dinámico tienen como meta elevar a mayor altura las ramas largas y poco bifurcadas. Para obtener unos buenos resultados se suelen cortar casi únicamente las ramas laterales y después del descortezamiento de nuevo los nuevos brotes que crezcan hacia arriba para que los extremos de las ramas sustentantes que a menudo crecen en horizontal crezcan hacia fuera. Es impresionante ver cómo algunos alcornoques y encinas viejas pueden sustentar ramas horizontales de diez metros de largo sin que éstas se curven lo más mínimo. Esta característica predestina a las encinas y alcornoques para la construcción de cabañas de madera. Deberíamos intentar que los árboles jóvenes bifurquen sus copas hasta una altura de 2 m lo más extendidamente posible.

Las encinas son polifacéticas. Las encinas reúnen las cualidades necesarias para crear setos, cercas construidas por setos, setos formados por plantas trepadoras, casas vivientes o incluso fuertes establos y refugios. Imagínese hileras en forma de muro a partir de las ramas flexibles, cómodas y protectoras de una encina. Siembre una encina donde quiera colocar un poste para su cerca. Los ”postes” de corteza blanda del alcornoque son muy cómodos de atar a todo tipo de cercas, así como a plantas pues no producen rozaduras.

Para que las semillas no sean devoradas por los roedores úntelas con cualquier tipo de excrementos líquidos imaginables o espárzalas dentro de botellas de plástico cortadas y cubiertas de buen abono en el lugar que tenga pensado para ello.

Si dejamos que las encinas crezcan mucho las podremos colocar en la huerta de tal modo que cuando sus copas ya estén crecidas y altas protejan como si de paraguas se tratase el resto de los árboles frutales y atenúen las heladas nocturnas. No se preocupe por el viento, las encinas son bastante resistentes a las tormentas.

Observación: a tal fin hemos conseguido también criar mimosas. Éstas mostraron un intenso crecimiento en la huerta y aunque las tuvimos que podar siempre resultaron flexibles, seguras y cómodas para las plantas trepadoras. Las mimosas dan enseguida, sobre todo en los países con poca luz solar, mucha sombra y humedad a la huerta y echan rápidamente nuevos brotes de raíces.

Como los alcornoques son relativamente resistentes contra los incendios y cuando son adultos son completamente inmunes a la sequía, al calor y al ensañamiento de los animales deberíamos planificar un cinturón de seguridad empleando dichos árboles para que nos suministre setas en grandes cantidades durante las estaciones húmedas del año. No sólo deberíamos apreciar a la encina por sus sabrosas bellotas de las que se alimentan animales y hombres y por su madera, sino por los apreciados simbiontes. A continuación nombraré algunos de estos simbiontes.

Trufas de Bohemia: para conservas basadas en leche cuajada y ensaladas de cebolla, para platos hechos con mortero, volován, etc.

Boleto (boletus edulis) en ensaladas, seco, idóneo como guarnición en muchos platos, también en embutido vegetariano, conservas, sopas, etc.

Parasol seco: empanado con trigo molido, huevo, sal y condimentos.

La carborera: para todo menos para lo que se describe en el caso anterior. Esta especie de seta junto con sus muchos subgéneros se reconoce fácilmente porque las venenosas o aquellas que no son comestibles tienen un sabor picante o amargo.

Mis hijas son unas entusiasmadas buscadoras de setas. A la izquierda Julia con un grande parasol. A la derecha Joana acaba de encontrar un joven boleto bajo una encina.

Un boleto

Arriba y abajo: varios bejines.

La micología es un tema importante de nuestra escuela, la vida, pues de este campo se puede obtener una alimentación saludable y rica. Siempre podrá adquirir libros especializados y visitar cursillos, pero se trata de una materia que desde el punto de vista tradicional se puede abarcar difícilmente. Por lo demás, en la mayoría de los libros especializados se trata sólo de definiciones. El valor de las distintas variedades se desconoce. Estoy seguro de que nosotros tenemos mucho que aprender y experimentar en este campo, puesto que sólo a través de los que nos nutrimos de la naturaleza se pueden averiguar las características y los efectos de dichos alimentos.

(Para más información leer el capítulo sobre “Setas”).

No sólo las antes mencionadas, sino también otras variedades de setas se pueden cosechar en el huerto con el simple hecho de tener un roble en las cercanías y si renuncia a trabajar la tierra, si trae a menudo abono para realizar un mantillo. La abundancia en setas aportará ventajas a nuestra huerta y ayudará en la integración de árboles frutales en cualquier zona. Por supuesto que no tienen porqué ser siempre robles. Muchas setas se desarrollan bien con otros árboles o incluso sin la necesidad de una simbiosis. No tendrá que sembrarlas, sino procurar obtener el suelo fértil que cada especie necesita (un manto plano y bien descompuesto, follaje, estiércol, proximidad a otros árboles, temperatura moderada, humedad permanente y protección solar entre otros). Las esporas de las setas se esparcen con el viento por todos los lugares donde pueden brotar.

Los robles alemanes los podemos plantar o sembrar en las zonas boscosas o como setos en forma de cerca. Aunque los animales de pasto se alimentan con gusto de ellos soportan el ensañamiento sin perecer. (Los animales no van a la corteza). En algún momento dado los robles consiguen superar estos ataques y continúan su crecimiento normalmente. Después de unos trescientos años nada los podrá atemorizar, a no ser que les caiga un rayo encima, los tale el hombre por su apreciada madera y leña para fuego o necesite sus materiales de su corteza para el curtido.

Su madera se utiliza para


Ilustración / Texto

Siempre que sea posible nosotros evitamos hacer fuego. No nos gusta el olor de una hoguera, aunque hay grandes diferencias entre el olor y la toxicidad, así como en la calidad de la leña. Los robles y los olivos dan la mejor leña para hacer fuego en las viejas casas portuguesas. Los leños de roble secos y del grosor de un brazo los colocan en forma de estrella para el encender el fuego inicial y se añaden según vaya siendo necesario. De esta manera se produce mucho menos humo, es más fácil controlar el fuego y éste se extingue por sí sólo en cuanto se deja de añadir más leña. No debería permitirse quemar otra cosa que no sea leña. Tampoco toleramos el papel como medio para realizar el encendido de la hoguera. El fuego en hornos con evacuación de humos a través de conductos o chimeneas dispersan por norma general humos menos naturales y ricos en óxido nítrico. Los materiales que se utilizan para la combustión en las viviendas independientes producen todo tipo de grases malolientes que son los causantes, normalmente en regiones del norte, de muchas enfermedades durante el periodo invernal. Nosotros nos abstenemos de calentar habitaciones de forma individual y lo hacemos de forma general, pues solemos vivir por el día fuera de la casa y regresar a ella sólo para dormir. No hay que olvidar que en los tiempos pasados, incluso en las regiones más al norte, no había ventanas en los viejos castillos y palacios, y, sin embargo, nadie se moría de frío porque todos hacían su vida cotidiana fuera y estaban acostumbrados a esto, yendo a calentarse en caso de necesidad a lugares con braseros o a los establos.

la construcción de embarcaciones o de casas (muy duradero). Incluso los postes hechos con madera de roble se sostienen muchos años.

Las bellotas de estos robles contienen más ácido tánico y no son tan ideales para el consumo humano, pero los animales se alimentan de ellos. Las hojas de encina típicas son una parte importante de la alimentación de los animales. Sobre todo las vacas y las cabras las necesitan para combatir las molestias durante la digestión o para la diarrea.

Utilización: las bellotas frescas caen del árbol diariamente durante meses y se conservan mucho tiempo a la intemperie. Las que no son amargas las destinamos al consumo humano y las que lo sean para los animales. Se pueden emplear para hacer embutido y pasteles veganos. Secas y molidas, mezcladas con cereales o nueces. La corteza tiene propiedades médicas contra molestias en el proceso digestivo. Se pueden utilizar para el cultivo de cuero y la fabricación de colores.

Fresas

También aquí hemos intentado importar las variedades buenas de Alemania, pero comprobamos que no soportaron del todo la fuerte intensidad del sol. Tuvimos éxito cuando las plantamos en lugares húmedos o bien protegidos bajo árboles. Sin embargo, la variedad autóctona produjo con mucho una mejor cosecha tanto en verano como en otoño. Debemos plantar las fresas en montoncitos de hileras y cubrir los agujeros que hemos escarbado con paja. En caso de ser necesario habrá que desherbarlas y tenerlas en la parte más delicada de nuestro huerto donde tendremos nuestras semillas y donde no deberán entrar las gallinas.

Higos

Se pueden reproducir en ramajes trepadores por muros o tapias siempre protegidos del viento y de las heladas. También en las cuestas y pendientes, por encima de fuentes o posibles capas acuíferas subterráneas. A la higuera le gusta el calor y necesita un clima seco, pues con la lluvia sus frutos se pudren fácilmente. En los días de mucho calor y sequedad no consigue, sin embargo, dar muchos frutos. Si gozan de agua y calor en abundancia y están bien protegidas y abonadas (con excrementos humanos incluso) las higueras pueden dar higos deliciosos hasta tres veces más por año que maduran sucesivamente, por lo que los podremos consumir casi diariamente. Por eso, la higuera es el árbol por antonomasia que deberemos colocar en el mejor lugar de nuestra huerta (bien protegidas sus raíces cuando sea aún joven) y a salvo de los animales.

Los campesinos del lugar dicen que las cabras pueden morir al alimentarse de las higueras. Algo así sólo pasa cuando las cabras huyen de pastos desnutridos y pobres y se acercan a las higueras en las que encuentran higos frescos y medio secos comiéndoselos todos. De la misma forma se pueden morir si entran en un huerto de coles o en un campo de cereales con trigo aún no del todo maduro. Los higos saben tan bien y son tan ricos que para no ponernos malos hay que tener tomar verdura fresca y leche en abundancia. Si no, sentiremos dolores en los huesos, las articulaciones y en los dientes. No hay porqué comer inmediatamente los higos, pues se pueden dejar secar y utilizarlos como fuente de glucosa durante todo el año. Los higos secos remojados en leche son un plato habitual en los periodos de poca cosecha. Preste atención a los animales golosos que suelen tener preferencia por los higos medio secos aunque haya otros muchos frutos dulces a disposición, pues la necesidad de azúcar no sólo se puede cubrir con la miel de los panales.

Poda, particularidades: las higueras no se suelen podar durante el año. En caso de que crezcan mucho y de que su abono sea escaso es posible que se deshojen las ramas más grandes hasta que se seque el árbol entero. Los nativos someten a las higueras a una poda radical para que vuelvan a crecer vigorosamente y a dar muchos frutos nuevos. También he experimentado que es posible pelar la corteza de algunas higueras para elaborar tejidos. De hecho, las cabras descortezan las higueras y a pesar de todo no perecen porque su savia circula en el interior de los conductos del sistema vascular. Pero el único motivo por el que las descortezaría sería para obtener material con el que tejer prendas de vestir. No corte los brotes de los árboles. Si tiene que serrar las ramas, no lo haga en invierno.

Cereales (del pan)

Se dice que la cultura comenzó con la elaboración de los cereales. Pero hay que preguntarse qué cultura fue y si lo que se desarrolló de ella fue bueno. No querría asignar al trigo duro, al kamut, a la escanda, a la avena, la cual representa un alimento muy importante, y al centeno de cualquier tipo de clima la culpa de dicha “cultura”, sino disponer estos cereales clásicos en un campo determinado que combinaríamos alternadamente con ganado para pastos. Cultivar sin la ayuda de maquinaria es un trabajo demasiado costoso, eso es seguro. A menudo emplearemos el grano sólo para el ganado y por eso lo podremos dejar en el campo sin recogerlo para que se puedan alimentar los animales por sí solos. Con ello nos ahorramos un trabajo considerable. De todos modos tendremos un caballo o un mulo para arar y rastrillar, segaremos algunos haces para el consumo propio que trillaremos inmediatamente o dejaremos almacenados para el consumo posterior, abriremos el campo primero a las gallinas, luego a las ovejas y por último a los caballos y a las vacas.

El heno y la paja: para la cosecha habitual de los cereales y el heno para el ganado mayor necesitamos graneros y almacenes secos y amplios para el aprovisionamiento. Sobre todo las vacas necesitan grandes cantidades de alimento y hay que pensar seriamente si no es más conveniente limitarse a tener ovejas y cabras lecheras y reducir el esfuerzo, puesto que con un clima adecuado casi todo el alimento se puede realizar por medio del apacentamiento.

En mi plan de construcción (en el siguiente capítulo) hablo de los diversos tipos de almacenes, en las cavidades y bóvedas, así como en las construcciones simples con techo para el heno y la paja a lo largo de los vallados (por la parte de atrás de la avenida en forma de estrella) de todas las parcelas y superficies techadas con bóvedas cruzadas al lado de los muros del anillo, en el caso de que las primeras no bastasen.

Incluso cuando no se pueda permitir muros o bóvedas de piedra, sino sólo muros de relleno con ramas secas, lonas, heno y chapa ondulada, etc., almacene siempre que le sea posible el heno y la paja cerca del campo, para suprimir cualquier tipo de camino y

Observación: debería sembrar o plantar tempranamente las casas vivientes con espesas hileras dobles, caminos hondos, arcadas y avenidas, y crear así techumbres naturales que más tarde hacen innecesarias las construcciones artificiales.

transporte innecesario, y sobre todo para devolver inmediatamente al campo, en forma mejorada con lo que se extrae de lo estómagos de los animales, lo que le habíamos quitado. Lo más idóneo son los refugios techados y medio abiertos a lo largo de los muros que rellenaremos para que los animales, que nos ayudan en la tarea del abonado, puedan volver a alimentarse en las zonas en que se ha llevado a cabo la cosecha por completo. Para ello debería bastar con desplazar una reja o abrir un agujero en el recinto para que los animales puedan llegar a los montones de heno. A ser posible que sean comederos que puedan rellenarse desde la parte exterior del recinto. Tales pasillos abiertos en los muros tienen la ventaja de que se puede almacenar fácilmente el heno a lo largo de los extremos de las parcelas sin que entre nada de polvo. Quien haya trabajado antes en un almiar grande sabe de lo que estoy hablando. Si de antemano no conseguimos bien dominar el polvo para que no se mezcle con el heno ni la paja no deberíamos comenzar con la cría de ganado mayor. Aquí más que en ningún otro sitio la previsión lo es determinante para su salud y su vida.

Los planificadores deberían pensar bien de antemano cómo de extensa puede realizar su red de caminos y sendas. Si colocamos todas las parcelas hacia los extremos con dobles setos en forma de camino o paseo a partir de árboles útiles que más tarde espesaran de tal forma que podremos crear edificaciones debería combinar este tipo de construcciones para el aprovechamiento de los animales. Las arcadas en forma de casetas pequeñas y estrechas para las gallinas, algo más grandes para las cabras y las ovejas y grandes y espaciosas para los caballos y las vacas. Con la extensión que conforman los árboles y la altura que pueden alcanzar por medio del entrelazamiento de las ramas el tamaño de los pasillos se puede ajustar con precisión para cada tipo de animal. Lo ideal sería también que cada animal encontrara enseguida el alimento en cada parcela correspondiente.

Ejemplo: las gallinas viven y se alimentan mejor cerca de las personas. Encuentran alimento incluso en la basura, en el estiércol (animal y humano) en el manto del suelo, bajo los setos de las fresas, los árboles frutales, devoran los higos chumbos, las olivas, los insectos, los granos caídos en el campo de cereales, pero también yerbas y lechuga (sobre todo la col). Por tanto se las puede permitir el acceso a casi todos los lugares de la granja, no sólo a los reservados para las personas y sus delicadas hortalizas.

El vallado de los campos de cereales que hay que levantar en las parcelas exteriores que se usan por turnos para pastos lo realizaría yo con los robles y sus variedades más resistentes al ensañamiento de los animales. Por ejemplo la encina, que incluso cuando es joven resiste las mordidas de las cabras bastante bien. Eventualmente se pueden colocar plantas espinosas. De los robles secos se puede elaborar harina al igual que de los cereales, por lo tanto, después de la cosecha en el campo podríamos obtener una segunda recompensa natural. De una parcela con estas características se podría pues obtener harina y utilizar los cereales, el maíz y los robles como mezcla de forraje.

Atención, los setos y las arcadas pueden crecer fácilmente

Hay que tener cierta experiencia en este tema y saber tratar a las cabras y a las ovejas, animales estos que se caracterizan por alimentarse ávidamente de hojas y de hierba, pues de otro modo no podremos dominar el crecimiento de los muchos arbustos frutales, árboles y los campos cada vez más poblados por malas hierbas y ni mucho menos formarlos y cultivarlos. Si tuviera que imaginarme tener que cuidar algún día estas avenidas y sendas con los artilugios que se utilizan habitualmente hoy, mejor me olvido de mis ideas y mis proyectos de un mundo mejor. Mientras que los hombres crean que su empleo remunerado es más importante que el trabajo que hay que realizar en nuestra Isla Paraíso, mientras pensemos que nuestra prioridad es que “hay que” ganar dinero, no se podrá lograr ese mundo mejor.

Desde hace tiempo el hombre intenta una y otra vez encontrar el camino de vuelta al Paraíso. Los científicos han buscado hasta en el fin del mundo y no han encontrado ningún pueblo que entienda qué es vivir de forma natural. Todos juntos son miserables y decadentes, comen carne y utilizan el fuego. Pero aquí logrará conocer por primera vez de un sistema práctico que por fin hace posible una vida autárquica natural.

Sin embargo, hay que calcular con antelación cómo y con qué dominar, mejor dicho dar forma, al enorme crecimiento que produce un sistema y una instalación de tales características. A partir de una altura determinada de las arcadas y las casas hechas con árboles el trabajo puede convertirse en una actividad acrobática. Es importante construir previamente estructuras fáciles de mover o encontrar otros dispositivos que prevengan su seguridad (montones de heno, sistemas de seguridad bajo las ramas, equipos de escalada, etc).

De vuelta a los cereales decir que hay otras técnicas de almacenamiento al aire libre con las que los haces de los cereales sin trillar no se mojan demasiado, pero esto es algo inseguro. Ratones y ratas, pájaros, etc., a estos no los queremos alimentar desinteresadamente. Y cuando haga mucha humedad y se críe moho todo el esfuerzo no habrá servido para nada.

El moho se puede formar en las zonas y durante los años húmedos. Lo reconocemos sobre todo en las vainas del grano, las cuales se vuelven de color negro: el denominado tizón. Tendremos que contar con él mientras tengamos detrás las máquinas agrícolas con sus rápidos y seguros métodos para cosechar, secar, clasificar y almacenar. La intoxicación a través de lo tizones (alcaloides más LSD) han hecho creer en la Edad Media que aldeas enteras estaban pobladas por gente enloquecida a la que terminaban matando. No sólo directa, sino también indirectamente, pues se buscaba con ímpetu a los causantes y no tardaban mucho en encontrarlos. Las alucinaciones provocadas por los tizones hacían creer en la verdadera existencia de las brujas. El llamado arte de la hechicería de los antiguos consumidores de plantas tóxicas no consistía en absoluto en tomar casual e impremeditadamente LSD a partir del tizón, sino que ya entonces se producía con intención de crear ungüentos con una dosis calculada de veneno para que quien lo consumiera pudiera abandonar su cuerpo fácilmente y sin peligro, abandonarse a lo loco en el mundo del más allá e hicieran lo que en realidad sólo hacían en el mayor de los secretos incluso cuando estuviera prohibido. Se podría considerar esa escena como precursora de las de hoy día. Actualmente se encierran en instituciones a personas que por motivos desconocidos alcanzan un estado similar, el llamado plano PSI, y las martirizan con venenos químicos, electroshocks, atados durante semanas (una técnica llamada “fijación”), operaciones de cerebro, etc., hasta su muerte. La Edad Media, por lo que se ve, no ha desaparecido del todo. Todas las posesiones de almas son siempre las mismas y tienen un efecto mayor en todas las partes implicadas. Pero hoy e día mucho mejor camufladas y a menudo visten bata blanca.

Nos podemos indignar con razón cuando en el pasado se asesinaban o eran recogidos de sus sepulturas niños para preparar esos ungüentos o para sazonarlos con grasa, pero esta aberración sigue ocurriendo todavía hoy.

La utilización en los productos cosméticos de los fetos provenientes de los abortos se convirtió en una actividad habitual. Con tales macabros ingredientes se pretendía llegar a los infiernos o a las orgías ansiadas por medio de un viaje espiritual y en ocasiones tratar con el Demonio en persona[3]. La bruja de hoy consigue resultados parecidos con drogas y potingues sin ningún tipo de remordimientos y con toda seguridad sin ser del todo consciente de lo que hace. Las personas poseídas, así como sociedades modernas enteras no son conscientes de sus errores, sino que además defienden, justifican, protegen, ocultan, desmienten, etc., este punto débil suyo. A menudo tan tercamente que morirían antes de reconocer que están equivocados.

Sigamos con los cereales. Cómo se ha mencionado en la digresión anterior, los cereales pueden provocar ciertos efectos sociales. Desde siempre la alimentación ha sido decisiva para el estado de salud, para los tipos de enfermedad, incluso para los rasgos psíquicos del hombre. Pero el tipo de alimentación no le conforma, su esencia no se desarrolla por influencia de la química de nuestro cuerpo, sino que es exactamente lo contrario. Dependiendo de su estado y su esencia se alimenta de una u otra forma, de tal modo que la química de su cuerpo y sus células armonizan con el estado de su espíritu. Es por eso que mucha gente no se alimenta ni vive en absoluto de forma natural, sino en una dependencia mental y física (adicción, tendencia al envenenamiento) que lleva a la obsesión.

No siempre pudo el hombre elegir ni cultivar libremente sus alimentos, de modo que sin quererlo se ha vuelto víctima del envenenamiento, de la demonización, hoy más que nunca. En los tiempos de la caza de brujas, cuando venían los periodos de carencia y se vivía de cereales en malas condiciones (entonces no había patatas ni topinambures) y se recocían o cocinaban malamente nadie podía librarse de la locura general y de las enfermedades que provocaban alucinaciones. Una incompleta alimentación a partir de malos cereales provocaba por ejemplo lepra, peste o el envenenamiento por tizón o centeno con deterioro de las extremidades corporales. Hoy, gracias a que se almacena y se pela de forma impecable (por ejemplo la harina blanca) existen otro tipo de cuadros clínicos en los que aparecen, sin embargo, síntomas físicos y psíquicos similares. Por ejemplo cuando la sangre no riega bien las extremidades y el cuerpo comienza a supurar y a pudrirse o cuando uno se vuelve melancólico, vive en un estado letárgico y apático y se dan muchas vueltas a los problemas que nos surgen.

Quien se nutre de alimentos crudos se dará cuenta de la pesada dificultad que causan muchos cereales, se da cuenta de inmediato de sus efectos psíquicos y que en ocasiones no son fáciles de digerir. Podrá distinguir sobre todo las diferencias de sabor del trigo, el cual clasificaríamos hoy día en un 90% de las veces como de baja calidad e incomible. El pastelito que obtenemos con él no se da cuenta de lo que las panaderías les ponen dentro (aromas y productos artificiales) y de que está expuesto a todas las enfermedades que conlleva el proceso de sedimentación de dichos ingredientes. De este modo pierde todo su potencial y su exquisitez puesto que el empleo de sustancias químicas artificiales les espesa el interior y lo vuelve pesado y negro.

Por eso deberíamos rechazar el consumo de cereales, al menos de los de baja calidad. Combinados con otros componentes como la verdura fresca, el aceite, la sal, la cebolla, el ajo, la yema de los huevos, las patatas, los topinambures, verduras en conserva, etc., es decir, en platos exquisitos donde no sólo son comestibles, sino que además son muy valiosos.

Busquemos pues la mejor clase de trigo con el sabor más sabroso y cultivémoslo. Dediqué además a cultivar avena, cebada y preferiblemente todos los tipos de maíz, es decir, el maíz común en todas su variantes, desde el de grano pequeño hasta el de grano grande, todos los tipos de mijo, etc., también los garbanzos, las lentejas y cacahuetes; deje secar rodajas de topinambur y tritúrelas hasta hacer harina, recolecte bellotas y castañas, obtenga semillas de las chumberas, etc. y verá cómo no será ya más dependiente de los cereales artificiales. Podremos disfrutar del maíz sólo y cuando lo tomemos conscientemente y no suponga una costumbre o una alternativa a otros alimentos.

De todos los tipos de cereales cultivaremos los más que podamos y alimentaremos de él a las gallinas cuando el invierno haya pasado y nosotros no necesitemos más.

Las retamas

En Alemania es típico usar retamas para construir escobas. En Portugal se extienden por las zonas desérticas. Los nativos las temen por el riesgo de propagación de incendios. Y de hecho, las retamas arden en llamas y por eso son ideales para encender fuegos sin tener porqué usar otros materiales combustibles. Los arbustos secos de retamas suministran combustible gratis durante el invierno que se seca rápidamente si se moja por las lluvias y por eso no tiene porqué almacenarse.

Como ya se ha señalado antes, esta alternativa no es muy importante para nosotros. Apreciamos las retamas porque se desarrollan sin tener que regarlas, porque dan alimento a los animales (las cabras se alimentan de sus semillas) y porque con sus haces atados en fardos se pueden construir techumbres como si de caña se tratase, sólo que estas se inclinan más en los extremos. También podemos usar las retamas para hacer cestas.

El avellano

Muy resistente a las heladas. Pierde sus hojas en los periodos de sequedad, aunque sea también resistente. Las podemos plantar en los países cálidos orientados hacia la cara norte, en terrenos helados, en valles húmedos y también a la orilla de arroyos. Lo mejor es plantarlos en hileras o bloque de varias clases para que puedan ayudarse mutuamente a fertilizarse por mediación del viento. La dirección principal hacia donde sopla el viento es donde se van a fertilizar las plantas. Los arbustos típicos de avellanas crían muchas ramas y brotes pero no muchos frutos como los que crecen en forma de árbol y tienen troncos bajos. Los arbustos o arcadas de avellanas ofrecen protección para los nidos y las guaridas de pájaros y gallinas. Plantaremos los avellanos como árbol-arbusto cerca de donde se encuentren las gallinas y a lo largo de muros y tapias donde haya sombra (en las partes soleadas plantaremos chumberas). Como arbusto, el avellano es capaz de distribuir parcelas y permite el paso a las gallinas y a las cabras después.

La frambuesa

De resistencia moderada a la sequedad. Con humedad y un mantillo de abono suficientes se multiplican sobremanera las matas. Una capa gruesa de abono las protege de la desecación. Quien consigue cosechar bayas cómodamente podrá criar frambuesas al menos al primer año (al segundo florecerán) si están bien unidas en una hilera de espalderas metálicas. Después de cosechar por completo habrá que cortar los brotes que hayan florecido (o bien dejar que formen parte del pasto) y dar de comer con ellos a los animales. Los nuevos vástagos de raíces crecerán en gran número. Estos vástagos crecen de forma progresiva se pueden transplantar en otros lugares cada primavera o dejarlos en el mismo sitio donde empezarán proliferar. Entre dos hileras paralelas de setos de higueras con un corredor de un metro de ancho para las frambuesas los numerosos brotes se mantienen erguidos y quedan bien en el corral de las gallinas.

El arbusto de frambuesas es un arbusto ligero y no resistente al ensañamiento que sin embargo es idóneo en la huerta de hortalizas y ayuda en el crecimiento de los árboles, pues los sensibles plantones y arbolillos sirven de protección contra las heladas y empleadas como pasto se pueden eliminar.

Grosellas, Jostabeeren[4] y grosellas espinosas

Las grosellas rojas son más comunes en el sur. Pueden formarse en la parte más baja de los arbustos frutales de todas las hileras de árboles del interior de la huerta. Estos arbustos dan protección a todos los animales pequeños y permiten su cobijo. Son también agradables para el horticultor al igual que los arbustos de las grosellas espinosas (rosales, frambuesas, zarzamoras, etc.). Toda la mala hierba que escardemos la podemos meter bajo estos setos y recubrirlos así de mantillo. Las grosellas son resistentes contra el viento y el frío, y se pueden reproducir fácilmente por medio de plantones.

Las grosellas rojas deberían estar en la parte de la huerta orgánica intensiva, así como en las parcelas más allegadas a éste, en medio de las hileras de árboles, mientras que la variedad negra son idóneas para cultivarlas durante el otoño y el invierno en las parcelas exteriores que dediquemos para pasto. En cualquier lugar donde sea demasiado frío y húmedo para la viticultura. Las ovejas en particular se encargan de podar las grosellas negras en verdad de manera extraordinaria.

Las grosellas rojas, sin embargo, tienen que ser rejuvenecidas y recortadas de otra forma, y esto no lo pueden hacer las ovejas porque devoran sencillamente todos los brotes nuevos de un tamaño determinado.

El cultivo de grandes grosellas, grosellas espinosas y Jostabeeren en superficies grandes no es problema a través de plantones. Es más costoso su recolección y su tratamiento. Esto suele representar un problema sobre todo para la gente que viene de la civilización porque no tienen tiempo suficiente para dedicarlo a su huerta. Las bayas son todo sabor y energía. Quien cultive grandes superficies de bayas no sólo puede alimentar cabras, ovejas y gallinas, sino que combinándolo con la apicultura y la elaboración de miel podrá producir licor de bayas de la mejor calidad.

Los arbustos de grosella espinosa son algo más pequeños que los de las grosellas y pueden abrir y avanzar por subsuelos duros.

Jostabeeren, por el contrario, son de un tamaño mayor. Un seto puede alcanzar sin problemas los dos metros de altura y de diámetro.

En las regiones secas del sur todos esos tipos de bayas pierden su importancia a favor de las parras, aunque se puedan rellenar con las pequeñas bayas los posibles huecos en el abastecimiento de frutos durante la primavera (en las zonas cálidas también en invierno).

Con plantones silvestres (o nobles) podremos plantar grandes y verdes campos para el alimento de los animales en verano, incluso en los periodos de mucho calor. Las ovejas y las gallinas cuidan muy bien de tales cultivos porque la hoja no es tan ácida, pero en su defecto devoran la vegetación más a ras del suelo. Las gallinas limpian la vid muy bien de esta vegetación (aunque también suelen devorar las uvas más cercanas al suelo) y así obtienen mucho más sol y calor.

El caqui

Similar a la ciruela. Aunque lo deberíamos de tratar con más cuidado y no podarlo cuando sea joven. Si se quiere estar cerca de aguas subterráneas lo mejor son los arroyos o sus lugares colindantes. No deberíamos dejar que el ébano crezca demasiado alto a pesar de su vigorosidad cuando esté repleto de sus frutos pesados y jugosos. Los caquis son los últimos frutos del año en madurar junto con las higueras. Mucho antes que los cítricos y los olivos. Se les puede recolectar antes de las grandes heladas duros y verdes, y depositarlos en capas planas dentro de cestas para su almacenamiento. Suelen madurar una vez entrado febrero. Los frutos blandos adoptan una forma mórbida gelatinosa. Mientras que no hayan madurado del todo, apenas se pueden consumir y pueden causar malestar y vómitos.

Los cactus

De este grupo de plantas resistentes a la sequedad en las zonas cálidas nosotros nos quedamos con la chumbera de frutos azules y amarillos. Los podemos plantar en lugares de gran intensidad solar colocándolas en la tierra y fijadas en él con una piedra o enterradas el intervalo que va de un tercio hasta la mitad de la planta. Esto lo hacemos para que el sol del mediodía no llegue a la parte más ancha de las hojas.

Observación: la reproducción con semillas también es posible, aunque más complicada. Las pequeñas plantitas deberían crecer de forma densa y picadas cuando la cáscara de las vainas comiencen a empujarse las unas contra las otras.

Incluso cuando estos cactos soportan algo el calor sus hojas no están del todo a salvo de las quemaduras solares si se encuentran mal colocadas. A la hora de plantar elegiremos las hojas más viejas o las partes que hayan desarrollado más hebras. Criaremos chumberas de un solo tronco y podaremos continuamente las hojas para dárselas al ganado al igual que hacemos con los árboles. Las hojas jóvenes las podremos utilizar en nuestra alimentación. Las plantas producen frutos en todas las hojas nuevas y completamente desarrolladas durante el año anterior. Sin embargo, también podremos retirar con regularidad partes de las nuevas hojas. Al fin y al cabo siempre sobran frutos. Éstos suelen venirse abajo con el peso.

Las chumberas de frutos azulados soportan por poco tiempo las heladas nocturnas de hasta –10º C cuando por el día se produce el deshielo. Las chumberas de frutos amarillos son aún menos resistentes.

Ubicación: coloque los cactos en las cara sur de muros y tapias y en zonas pedregosas o rocosas, bajo árboles claros (como por ejemplo los robles). Es ventajoso colocarlos al otro lado de las tapias de los establos o pastos, así como en las zonas donde picotean las gallinas y cerca de los retretes. Procure mantener en estos lugares una capa gruesa de manto y plante con hojas el “bosque” de cactos a una distancia de dos metros en hileras con una longitud de dos metros y medio. O si decide plantar los cactos de frutos azulados mantenga una distancia de 3m. Los amarillos se pueden plantar en superficies de dos por dos metros, pero más tarde se formará probablemente un espeso bosque cuyas hojas serán difíciles de transportas para darlas de alimento a los animales. De una plantación de cactos se pueden cortar decenas de hojas cada día.

Empleo: útil tanto para el hombre como para los animales, muy polifacético. No sólo las hojas y los frutos poseen un sabor agradable, sino que se pueden utilizar muchas semillas al igual que los cereales para las gallinas y para el hombre. Ninguna planta de las que conozco encierra tanta fuerza y tanta versatilidad, pero sobre todo cosecha. Además, las hojas se encuentran disponibles durante todo el año, sin que haya que almacenarlas o se necesite un granero alguno. Algunos frutos los podremos dejar cierto tiempo en las ramas de la planta. Las chumberas pueden crecer en muchos lugares en los que no pensábamos plantar nada. Su gel tiene propiedades médicas. Corte las hojas y aplíquelas directamente. Todas las palmas del cacto contienen mucho gel y por ello se pueden utilizar como sustituto del aceite. Por eso en las ensaladas que se hagan con las palmas de los cactos no añada aceite, aliñe solamente vinagre, sal, nueces o cacahuetes molidos. El jugo que se obtiene al exprimirlo es dulce y se puede beber o fermentar hasta tener mosto. Una gruesa capa de espuma sobre el jugo que obtenemos al exprimir las palmas sabe como un pudin de frutas. De los higos chumbos de baja calidad que recojamos podremos hacer vinagre en vez de jugo.

Aquí nos podemos dar cuenta que el objetivo de nuestra Isla para la vida no es otro que el de aprovechar al máximo cada una de las plantas que tengamos. En cuanto seamos capaces por ejemplo de encontrar un proceso de división y de secado para los huesos de los desechos de las frutas cosecharemos más fácilmente y con mayor seguridad el cereal extraído de los cactos que al menos nos hará independiente de los otros cereales.

Otras clases: tenemos el cacto-candelabro de espinas largas que nosotros llamamos “palillo de dientes” porque con sus púas podemos hacer los mejores palillos para los dientes. Este cacto proporciona de agujas de todo tipo, incluso para coser son ideales. Las puntas pequeñas y verdes les gustan mucho a los niños. Pero cuidado, de que no se caigan en las espinas. Hay que desterrar por tanto estas plantas al lugar donde sean necesarias para dar forma a una cerca impenetrable.

Un muro de un metro de ancho hecho con estos cactos con forma de candelabro impiden el paso a hombre y animales.

El cerezo

No soportan las acumulaciones de aguas, por eso las recomiendo plantar en pendientes. Los cerezos adquiridos en el mercado soportan la humedad después de algunos años. Nos interesan por el sabor de sus frutos y porque dan una cosecha segura (habrá que adelantarse a lo pájaros). Plante cerezas negras y rojas en la parte del huerto. También pueden estar en la zona dedicada a los pastos, pero sólo son resistentes al ensañamiento de los animales cuando sus troncos se hayan hecho grandes. Merece la pena colocar a menudo una protección en el tronco para que estén libres de los parásitos de la corteza. Casi todos los troncos de la mayoría de las plantas frutales leñosas necesitan este tipo de protección pues son propensas a dañarse con el roce.

Críe cerezos en la parte exterior de la granja, aproximadamente en la zona dedicada a los pastos e injerte los arbolillos silvestres en la parte alta de los arbustos cuando éstos sobresalgan de la zona de ensañamiento. Los arbolillos de cerezo se injertan y reproducen con facilidad.

Los arbolillos de cerezos silvestres y agrios son desde pequeños muy resistentes a la sequedad y mucho menos exigentes. No pueden faltar en zonas donde se siembran bosquecillos, debajo la vegetación pionera (al lado de robles, pinos y castaños).

Empleo: lo mejor es consumirlo directamente después de cosecharlos del árbol. Debido a la rápida maduración las cerezas son una de las frutas más importantes.

El maíz

(Ver también “Los cereales”). Siembre semillas de maíz durante los periodos de calor. Las clases de semillas pequeñas (para las gallinas) que crezcan poco pueden ser muy resistentes a la sequedad. En campos de cultivos mixtos sin regar (melones, calabazas, girasoles, mijo, etc.). También podemos dejar que los animales se alimenten de él directamente del campo.

Nosotros raspamos el maíz blando y el que no está del todo duro hasta convertirlo en delicado puré y lo comemos aderezado con aceite, sal o en las sopas.

Las almendras

Soporta tanto las sequedad como el calor. Puede sobrevivir junto con los cactos pero lógicamente no darán muchos frutos. Criemos los árboles de tal forma que obtengamos troncos altos para poder cosechar y podar bien. Coloque el almendro en la zona para pastos. A los animales sólo les gustan las hojas jóvenes. Si no cortamos o limpiamos las hojas del almendro tendremos que contar con cambios y mermas en la cosecha (alternancias). Críe coronas de cinco o seis ramas principales. Corte toda la madera vieja en otoño que de pocos o ningún fruto. Doble los brotes muy altos hacia abajo y no los corte, pues en el próximo año podrán dar frutos. En principio deberemos dejar todos los frutos que de almendro. Su tallo los hará productivos en la mayoría de los casos. Aquí no ocurre como con el melocotón, en el cual sólo madura una selección de los mejores frutos para no sobrecargar su capacidad de producción.

Empleo: los frutos son exquisitos, de un sabor muy agradable y valiosos para cualquier necesidad. Su dura cáscara protege al fruto muchas veces incluso de los roedores y se puede partir con una piedra.

Las moras

Se reproducen y crecen como las higueras. Hay muchas clases que dan abundante cosecha y que deberíamos plantar todas juntas.

Pueden estar en cualquier parte, incluso funcionar como árboles. Las hojas de las moras las podemos utilizar para criar gusanos de seda. Para ello deberíamos plantarlas en grupos. Al igual que las higueras las moras de cierta clase se les pueden aprovechar su corteza.

El fruto de ciertas clases madura antes que ninguno durante el año. Otras maduran durante el verano. Suelen gustar frescas a personas y animales, sobre todo a los pájaros, y además se pueden secar o utilizar para hacer vino.

Melones y calabazas

Como lo que quiero aquí es poner lo que en otras obras no se dice y no hacer un diccionario de horticultura describiré sólo brevemente algunas de las plantas con las que conviviremos. Plante sandías y calabazas en las zonas más soleadas, sobre un suelo desnudo y cálido como el de los desiertos. La humedad se presentará por la noche o con el rocío, por lo que los fosos de agua se suministrarán de sustancias nutritivas. De este modo las sandías pueden crecer incluso sin tener que regarlas. Lo mejor es el riego de fosos donde estén plantados los melones, los cuales tendrán que estar puestos de tal forma en terraplenes que puedan aprovechar el agua de las lluvias. A través de la fluidez del agua, que provoca erosiones, es más fácil que las sustancias nutritivas lleguen a las plantas.

Nosotros empleamos casi la misma técnica de abonado con las calabazas. Las variedades más exquisitas autóctonas de pulpa anaranjada soportan y necesitan a su vez una gran cantidad de sol para que puedan madurar en condiciones. Las que ya han madurado se pueden conservar hasta entrada la primavera. De otro modo, las calabazas que hayan madurado a medias se pueden utilizar en otoño en conservas con leche cuajada o simplemente sin aderezos.

Hay que tener en cuenta que el cultivo de melones y calabazas necesitan grandes extensiones de terreno. Compruebe también si se pueden plantar como cultivo complementario y cosecha tardía. Aquí recomendaría plantar patata o maíz porque ambos pueden madurar cuando la calabaza comience a avanzar por del extremo del bancal. En los maizales de tierra no muy árida y sin regar, con restos de humedad una vez entrado el verano se pueden plantar variedades de calabazas o sandías que resistan la sequedad. Se obtendrá una cosecha de frutas pequeñas o muy pequeñas, pero que maduran bien y saben verdaderamente sabrosas.

Tenga por favor cuidado al plantar variedades distintas, pues suele mezclarse con facilidad incluso cuando existan grandes distancias que divida cada clase. Las flores llamativas del calabacín y de la calabaza llaman la atención de abejas y abejorros, sobre todo durante los veranos de poca floración a pesar de las distancias y de los obstáculos.

Empleo: las variedades valiosas de calabazas dan a todo tipo de aderezos, ralladas con forma de largas espigas, una forma similar a la del famoso espagueti, con la diferencia de que esta crudo y natural. Hay clases cuyo sabor es desagradable, incluso a veces puede provocar vómitos. Estos tipos deberíamos de mantenerlos lejos de nuestra huerta, a no ser que se quiera alimentar a los cerdos con ellos.

Observe que las pepitas de todas la variedades de calabazas, incluido el melón pueden funcionar como fuente potencial de sustancias oleaginosas para el hombre. El melón puede emplearse como alimento adicional para las gallinas durante el otoño y el invierno.

Las aceitunas

Este árbol de frutos oleaginosos tiene muchas formas de empleo. Es imprescindible sobre todo durante el invierno en las zonas sureñas. El valor enorme que tiene los olivos está infravalorado actualmente porque su aprovechamiento se limita casi únicamente a la obtención de aceite. En “P.I. System/N&L, parte 1” o “Natural Farming“ se presentan ulteriores posibilidades de empleo.

Las aceitunas se pueden injertar por medio de plantones en forma de T o semillas.

Los brotes silvestres imperfectos se podrán injertar igualmente. Aunque el olivo es un arbusto se cría como si fuera un árbol para que pueda soportar los periodos de apacentamiento. Normalmente sólo en los terrenos para pastos suele haber sitio para los olivos, donde la sequedad y las heladas no lo puedan dañar fácilmente. Al contrario de lo que suele pensarse la producción de aceite se eleva de forma considerable después de las primeras heladas obteniéndose una ganancia de más del 10%.

Plantaciones de olivos como biotopos para los animales útiles y otros animales. Los pastizales y abonos por parte de los animales son importantes para las plantaciones de olivos. Algo ideal para el abonado de estos árboles es colocar un vallado en el que podamos acorralar a las ovejas una y otra vez a árboles distintos durante el apacentamiento nocturno. Tengo la impresión de que los olivares se deterioran y a menudo mueren sin el apacentamiento de los animales en dichos terrenos. El olivo corresponde bien al abono que ponen los animales y a la liberación de vegetación salvaje. Ofrece tanto en periodos de sequedad como en el invierno con una buena reserva de alimento en forma de hojas sobre todo para las cabras. Las aceitunas caídas alimentan a las gallinas y limpian de mala hierba los pies del árbol. Las aceitunas que quedan en las ramas alimentan a muchos pájaros durante el invierno. Sin embargo, aquí en Portugal muchos de los pájaros que se nutren de los olivos son víctima de los cazadores de fin de semana.

El cuidado de los olivos. Los olivos se cuidan como los arbustos de bayas, es decir, que se cortan los brotes viejos para rejuvenecerlo. Los olivos autóctonos hay que podarlos casi por completo cada cuatro meses, sólo dejando unas cuantas ramas exteriores. Luego lo dejaremos crecer y dar frutos durante tres años. De esta manera se obtienen tres cosechas y sólo un año (el de la poda) sin ganancia. A nosotros nunca nos ha gustado este tipo de poda radical. Es muy normal que muchos árboles débiles se conviertan en víctimas de los errores que cometen los principiantes.

Nosotros prestamos atención para que estos árboles no alcancen su pleno desarrollo y disminuya la fuerza de su crecimiento. En los lugares donde los olivos pueden abonarse bien, es decir, cerca de la huerta, en las zonas donde picotean las gallinas, etc., solemos dejar crecer grandes olivos que puedan dar sombra, pues producen una cosecha continua que constituye la totalidad de las pequeñas plantaciones. Entendemos muy bien las prácticas de los propietarios de plantaciones que prefieren árboles pequeños porque son más fáciles para recolectar (los profesionales recolectan con grandes redes, y desde hace poco con máquinas golpeadoras o agitadoras). Con ello cortan los brotes que crecen hacia arriba y guían a lo ancho la copa para que se extienda hacia fuera. Las ramas principales más viejas no se tocan nunca y se limpian de retoños y de los brotes laterales secos y viejos para que queden los más jóvenes y en los extremos de los brotes hojas sanas y nuevas. Estas hojas no hay que cortarlas, porque de otro modo la totalidad de las ramas ya no recibiría savia y moriría.

Uno de los problemas que encontramos al emplear la poda de terrenos enteros es que se pierden todas las hojas y por tanto el mejor alimento que tienen las cabras durante el invierno. Y esto deberíamos procurar evitarlo. Con una buena organización en nuestros terrenos podríamos podar completamente tantos árboles como los animales de pasto puedan devorar. Si se cortan todos los olivos de una parcela y se consumen todas sus hojas llevémonos lejos a las cabras y a las ovejas y dejemos entrar a los caballos y asnos. Los asnos devoran con facilidad ramas del grosor de un dedo, el resto lo pisotean. Son como los cortapajas de nuestro sistema hortícola-animal.

Por tanto: quien tenga el tiempo necesario para el cuidado cortará los brotes preferiblemente durante todas las estaciones frías para que el olivo, dependiendo de sus capacidades de reproducción y de sus necesidades, se rejuvenezca continuamente y pueda vivir debajo de árboles hermosos y grandes.

Los olivos más grandes y frondosos les sirve también a las gallinas como lugar para dormir. No me dejo de sorprender cómo cada vez que hay tormenta o fuertes lluvias las gallinas bajan de estos árboles completamente secas.

Los bosquecillos de olivos se talan desgraciadamente hoy día en todas partes mientras que protegerlos como ninguna otra plantación, pues suele pasar mucho tiempo hasta que los árboles jóvenes se hacen lo suficientemente fuertes como para aguantar el ensañamiento en las zonas dedicadas a los animales de pasto.

Para el uso y el tratamiento ver “Nutrición y vida, parte I”, así como el apéndice sobre la alimentación. Las aceitunas se pueden poner a macerar, secarlas, hacer de ellas cacao, aceite, productos cosméticos, etc., y el aceite viejo emplearlo para las lámparas de aceite.

¡Prohibido vivir! Como consecuencia de la presión que ejercen los consorcios internacionales cada vez más comunes (gracias también a la Comunidad Europea), incluso en Portugal se han tenido que renovar a la fuerza o cerrar las almazaras naturales y útiles cuando éstos no se cumplían con la normativa establecida. Lo que se produce de forma industrial va unido inmediatamente a los innumerables productos insalubres de los supermercados. Me gustaría condenar duramente esto en la larga lista de delitos contra el pueblo que cometen los internazis. No sólo nos vemos sometidos a la prohibición de productos como la leche natural y otros lácteos, sino que se ordena la muerte y la esterilización de nuestra alimentación y desde hace poco se nos quita incluso el buen aceite. Deducimos pues cómo una vez más el poder del dinero, esclavizador y destructor de pueblos, junto con los neuróticos de la higiene y las bacterias llevan una auténtica lucha contra la salud y la vida de las poblaciones. Cuán grandes son estos delitos y que desastres causan es algo que no lo puede calcular actualmente nadie porque todos están bajo los efectos anestésicos y destructores del dominio internazi (cuyo producto no es otro que el mundo del consumo forzoso y antinatural) y porque las mismas leyes injustas son apoyadas, seguidas y ejecutadas. Es por ello que estos criminales se pueden permitir cometer los peores delitos contra la salud de la humanidad y permanecer impunes. Algunos de estas leyes injustas nos llevan a recordar:

Prohibido cualquier tipo de producción de aceite de la manera tradicional o privada.

Medio prohibición de plantaciones al aire libre de viñedos y producción natural de vino.

Prohibición o medio prohibición de la fabricación de productos lácteos naturales.

Vacunación obligatoria (o lo que es lo mismo, envenenamiento, con el fin de idiotizar al hombre y a los animales).

Supervisión médica, así como manipulación forzosa de todos los animales útiles incluso abejas y seres humanos.

Por tanto: se nos quiere prohibir la vida. ¿Vida natural? ¿Libre economía de mercado? ¿Libertad y derechos fundamentales del hombre? ¿Dónde? Otras prohibiciones como estirilización de las madres o la ocupación de los bosques y zonas naturales están en fase de preparación.

Pregunta: dejemos que los internazis nos entierren sin más ni más, nos conviertan en esclavos e idiotas para toda la vida y nos maltraten despacio y sin fin hasta la muerte? Los “higiénicos” junto con las técnicas de las microondas nos condenan a la enfermedad, matan a nuestros hijos, asesinan sus almas en un entorno inhumano y hostil.

Yo no les puedo decir aquí lo que tienen que hacer para terminar con estos crímenes. Pero quizá si pueda conseguir con mis libros una mayor concienciación respecto a este tipo de terrorismo mundial a través de la manipulación de los alimentos.

Se podría eliminar a los defensores de todos estos productos y métodos nocivos haciendo que ellos se deleiten con sus mismos productos. Tómese leche esterilizada y sólo alimentos esterilizados, ondas de telefonía móvil, vacunas continuas, operaciones y medicamentos. Retíreles todo tipo de responsabilidades y cargos e interne los casos más duros y más peligrosos donde se curan y se amoldan a la fuerza a las personas, es decir, en las instituciones psiquiátricas.

El melocotón

El melocotonero es sensible a las acumulaciones de humedad, al frío durante la primavera y al viento. En lugares desfavorables se les puede injertar en mejores bases y mejorarlos. Observe simplemente cuál de la fruta con hueso crece mejor en la zona y empléela como base para los melocotones y los albaricoques.

También podemos plantar o sembrar los melocotoneros en hileras frondosas para después realizar la cosecha de sus frutos y así no tener que preocuparnos más de los frutos y cortar sencillamente los que necesitemos.

Muchos de los melocotoneros sembrados dan buenos árboles frutales. Muchos de los pequeños melocotones silvestres, mezclados con otra fruta con hueso (por ejemplo las almendras) que obtengamos se pueden utilizar igualmente porque primero maduran a menudo durante el caluroso verano mientras que otros melocotoneros ni siquiera dan frutos y segundo porque son buenos para secarlos.

Los tipos típicos de melocotones nobles reúnen a menudo las cualidades para consumirlos frescos o para hacer un mus de frutas. Nos suele gustar tomarlo en mus o en sorbete con requesón. Una variedad del sabroso melocotón noble es la nectarina.

Si queremos entrenar al melocotonero noble para que dé frutos tenemos que retirar la mayor parte de las ramillas más finas y sobre todo dejar los brotes nuevos más fuertes para que al año siguiente puedan madurar los nuevos frutos. En otoño podrá apreciar los triples capullos del fruto sobre esas ramillas más fuertes. En cuanto un árbol se haya desarrollado por completo, al principio del verano, podremos cortar estas ramillas con los frutos hasta dos hojas por encima del último melocotón.

Si no cortamos y abonamos los melocotoneros empezarán a perder sus hojas poco a poco de dentro hacia fuera. Veremos pues únicamente árboles frondosos con muchas ramas finas muertas y brotes nuevos débiles en las ramas peladas. Los capullos triples de calidad son más bien raros.

Con el melocotonero depende también cuántos brotes dejemos sin cortar, siempre y cuando el árbol pueda proporcionar savia suficiente para la maduración de sus frutos.

Otra posibilidad la ofrecen los arbolillos de melocotoneros como árbol trepador en viñedos, muy beneficiosos para la uva blanca. Su rápido crecimiento hasta la altura media de un árbol frutal y su progresivo deshoje de sus claras copas sin cortar permiten que la vid reciba el sol que necesita para su plena maduración. Dependiendo del tipo de uva y del peso de las ramillas trepadoras normalmente el otoño suelen hundirse las ramas hacia abajo, llegándose a romper muchas de ellas. De esta manera se puede recolectar su fruta mucho mejor. Después de cosechar podemos podarlo o dejar que las cabras y ovejas “arrasen”, con lo que ellos mismos dejarán brotes y melocotones bien podados.

En los mejores lugares para la vid, es decir, aquellos secos y calurosos no tenemos demasiadas posibilidades de elegir entre árboles para colocar plantas trepadoras. Junto con el roble, el melocotonero silvestre es uno de los pocos que pueden sobrevivir allí.

Recomiendo plantar melocotoneros cerca de la huerta para colocar hortalizas trepadoras, sobre todo las judías. El melocotonero es puede podar exhaustivamente por eso no importa si cortamos también las alubias o judías pintas trepadoras. Es también igualmente práctico colocar los melocotoneros lo más denso posible en filas, pero no lo recomiendo si se quieren construir arcadas o casas vivientes porque su madera envejece y muere rápidamente, porque hay que rejuvenecerlo continuamente por lo que deja de crecer. Podrá plantar el melocotonero en hileras para crear casas vivientes como precultivo. El melocotonero es rápidos y avisa cuando otros árboles (como las higueras, los olivos, los robles, etc.) dejan atrás su estadio de infancia creciendo por encima de los arbustos frutales.

El ciruelo

Los hay de muchos tipos. Los árboles sobreviven a los periodos e acumulación de humedad y a las heladas matutinas mejor que el melocotón y el albaricoque, pero dan muy pocos frutos.

A la hora de plantarlos tenga en cuenta que muchos de los ciruelos llegan a tener un tamaño muy grande. Lo mejor es el cultivo de árboles de forma individual. En la zona para pastos se pueden plantar arbustos para que los protejan del ensañamiento de los animales. Los melocotoneros grandes de sobresalientes arbustos son más difíciles de recolectar, aunque de este modo se libran de las plagas de parásitos en el tronco. En zonas donde haya frecuentes tormentas procure que los árboles no crezcan mucho a lo alto, sino más bien a lo ancho. Críe ciruelos como techumbres para dar sombra. Corte únicamente las ramas que crezcan hacia arriba. Deje crecer árboles jóvenes de cinco hasta seis ramas principales. Si el viento se convierte en un riesgo procure criar troncos bajos. Esté atento de que no se seque el interior del árbol y libérelo de las ramas ya resecas. Deje intactos algunos años las ramas que puedan dar frutos. Se necesitan varios años hasta que muera por sí sólo. Pode las ramas con brotes más bajas o déjelas como pasto para los animales, pues con el peso se irán venciendo hacia abajo. Rejuvenezca el árbol sin prisa pero continuamente.

Los ciruelos se reproducen a menudo a partir de raíces y semillas, se pueden plantar e injertar fácilmente. Crecen bien, reúnen más cualidades como arbusto que como arcada. Los ciruelos silvestres, a los que pertenece la endrina, producen muchas espinas y pueden formar arbustos frondosos y estables en el sector exterior, que puede utilizarse para el acorralamiento del ganado, si los entrelazamos y ocultamos a diestro y siniestro cuando aún están en la fase de juventud. Podemos ocultar los brotes jóvenes curvándolos hacia arriba y luego doblarlos hacia el suelo y clavándolos en él. De este modo obtendremos también un nuevo brote.

Tipos y empleo. Azules, amarillos, verdes, rojos, pequeños y grandes, tempraneros y tardíos, etc., a veces muy dulces. Las variedades más pequeñas y bajas son las llamadas ciruelas, de las que asimismo hay en exquisitas variedades. Una de éstas, la Wengenhei[5]mer, me recuerda al mango por su sabor. Nosotros solemos llamar a las ciruelas “minimangos”. Pueden sustituir completamente a los frutos tropicales. Algunas las podemos dejar secar, otras dan excelente mus de ciruela al cual damos preferencia especial como dulce sustituto durante las comidas de los demás mus de frutas frescas.

Las setas

(Ver el apartado “El roble”). Una parte considerable y sabroso de nuestro surtido natural alimenticio puede ser cubierto con las setas. Si mantenemos intacto el suelo alrededor de los árboles y aplicamos a menudo un mantillo crecerán pronto una gran variedad de setas. Podemos conseguir lo mismo en todos los pastos para ungulados, pues los animales grandes no se alimentan de ellas, sino en todo caso las cabras y las ovejas.

La mayoría de las setas se pueden consumir crudas en ensaladas, secas, etc., gracias a sus especiales propiedades médicas y culinarias. Se desconocen sus propiedades en combinación con los fermentos lácticos (hay tanto que descubrir en este siglo XXI. Quien sólo coma setas hervidas o fritas nunca conseguirá apreciar o explotar su carácter específico y sus propiedades y tendrá que tratar esta materia con cuidado, pues al consumirlas así desconoce su sabor original. Muchas setas son “extremistas”, esto es, poseen ciertas substancias extrañas que hacen que desarrollen sabores de lo más particulares. Dependiendo de cómo cuide a su organismo podrá resultar que un día desee comer tres ejemplares de una seta y al día siguiente sienta ganas de vomitar al probar sólo la mitad de una de ellas. Como al cocinar las setas se suele ignorar este instinto de bloqueo y se consumen casi siempre grandes cantidades muchas de las setas se consideran venenosas, aunque en realidad son perfectamente consumibles en su justa proporción. Hay muy pocas setas venenosas de las que ni siquiera se debería probar un pequeño trozo. Incluso éstas, como por ejemplo la amanita, se utilizan en la lucha contra las enfermedades (por ejemplo contra el cáncer).

Por eso espero animarle a probar aquellas setas comestibles de fácil determinación sin que correr el riesgo de hacerme responsable de posibles intoxicaciones que, según mi opinión, no siempre se producen debido a equivocaciones, sino a cómo pueden llevarse a cabo según explicaremos a continuación. Los llamados expertos no están unidos hoy día acerca de la toxicidad de las setas porque muchas de ellas se mezclan y no son para nada constantes en los diversos tipos de suelos ni en el tipo de sustancias que poseen. Muchas setas están consideradas en la literatura especializada como sospechosas de ser tóxicas con el lema: “información imprecisa es no saber nada”. Existe una gran falta de información sobre las propiedades de la mayoría de las especies. La investigación se ha concentrado sobre todo en diferenciar y denominar las innumerables especies. Pero esto no siempre ayuda, puesto que según mis conocimientos la mayoría de las subespecies se terminan pareciendo a las especies más directas a través de cruces. Incluso las especies menos parecidas entre sí se pueden mezclar, según mi opinión, bajo las mismas condiciones de ubicación y clima (temperatura del suelo y humedad). Así por ejemplo el apagador se puede mezclar con las variedades de champiñón. De dicho cruce se obtienen pequeños parasoles como la macrolepiota excoriata. Si éstos se mezclan a su vez con otras variedades más pequeñas y tomamos los psilocibios se obtienen de vez en cuando parasoles aún más pequeños, cuyas sustancias ya no son tan inocuas; todo depende de cuál de las sustancias de los “progenitores” es la que prevalece. La diferencia

Observación: tengo que señalar que mi teoría es desconocida y que por eso me encuentro solo a la hora de apoyarla. No sé hasta qué punto sería conveniente arriesgarme a que los especialistas metan baza en el asunto. Las observaciones aquí descritas se han ido manifestando con los años cada vez más claramente. Siempre he tenido ocasión de relacionar las setas de un mismo lugar en lo que se refiere al aspecto como a su sabor.

sucesiva de las rúsulas en el mismo lugar se puede explicar fácilmente a través de esta idea: en un mismo lugar pueden crecer sólo setas comestibles. Algunas semanas más tarde su sabor se hace picante o sufren alguna variación en el color del sombrerete. Si observamos con atención podremos descubrir al responsable de estos cambios en el tipo de entorno en el que se encuentran. Posiblemente es que ha crecido una o varias amanitas que adoptado el mismo color del sombrerete de las rúsulas y les ha crecido un anillo en el tallos. O les han aparecido pintas blancas o restos de una fina funda. Estas mezclas, que quizá sólo se aparentan a la amanita pantherina o la amanita muscaria, no deberemos llamarlas ya “rúsulas”, sino que tendremos que buscar en los grandes tomos otras de las incontables setas que, aunque no siempre sea totalmente fieles al ejemplar en cuestión, cuyo valor y contenido nos es totalmente desconocidos. No tienen porqué ser conocidos o registrados oficialmente puesto que nunca se podrá averiguar con precisión cuál fue el fecundador y qué grado de pureza y de aproximación a una de las especies de setas estándar existió.

En esa interminable variedad de especies y subespecies creo tener una prueba para mi tesis acerca del cruce de setas.

Quien considere esta sencilla hipótesis mía entenderá por qué el contenido, las propiedades y la toxicidad de las setas resulta tan diverso y cuestionable. Continuamente se desarrollan nuevas especies y subespecies de setas que se adaptan al lugar correspondiente y que se pueden diferenciar además por las sustancias, así como la pureza del suelo. No tenemos ninguna garantía de que ciertas especies sean siempre comestibles o digeribles. Otras, sin embargo, son siempre mortales.

Consideremos la toxicidad con mayor exactitud

La venenosidad de muchas setas está relacionada únicamente con problemas de digestión

que su consumo puede causar. A veces se pueden tolerar, pero a veces no. ¿Por qué? Por supuesto, no todos tenemos la misma capacidad de digerir los alimentos. Incluso la misma persona puede padecer diversas fases digestivas, unas buenas, otras malas. Aquel cuyo cuerpo tenga necesidad de las sustancias que contienen las setas podrá digerirlas, apreciar su olor y consumirlas mejor.

Pero también es determinante cómo combinemos y preparemos con otras verduras las comidas con setas. Si se emplean alimentos que ayuden en la digestión como el jugo de limón, el vinagre, la cebolla, la sal, etc., o el rebozado con yema de huevo cruda, sal, harina y especias se podrán digerir todas las setas, también aquellas comestibles, mucho mejor y eso significa poder comer más cantidad de ellas. En cada comida se tolera una cierta cantidad de setas. Incluso cuando entre ellas hubiera setas con sustancias tóxicas no muy potentes su poca cantidad y su combinación con otros alimentos crudos ricos en vitaminas neutralizan a menudo los efectos tóxicos. Asimismo, es de gran ayuda acompañar el menú de setas con un buen vino tinto en grandes cantidades.

Usted pensará que el consumo de setas es un asunto inseguro que mejor deberíamos dejar de lado. No pretendo crear una reacción así con mis explicaciones. Nosotros no queremos ni podemos renunciar a las setas. Si consideramos objetivamente la situación mundial llegamos a la conclusión de que nos quedan por pasar los peores momentos de necesidad mientras que no podemos excluir de éstos a las fuentes naturales de alimento del país.

Hay especies de setas con marcas específicas a través de las que se puede determinar en cada lugar si son tóxicas con absoluta seguridad. Pero tenga siempre en cuenta que no hay especies puras, sino que aparecen en innumerables variaciones y subespecies.

Por dar un ejemplo: consideremos al boleto, el cual los expertos han descuartizado en diversas subespecies y colocado dentro de la especie principal de los boletos. ¿No hubiera sido más fácil considerar esas variaciones de boletos como resultados de un cruce de otras especies de boleto? Lo que se observa principalmente en los boletos son aquellos ejemplares grandes de color marrón claro a marrón oscuro con pié verdoso y amarillo y un tallo grueso que, aunque no siempre tiene las mismas proporciones siempre sabe bien. Si queremos descartar las especies de partes rojizas a modo de red en el tallo porque las consideramos “pies rojos” sería más conveniente que nuestro paladar decidiera.

Sin embargo, no quiero hacer la competencia a los entendidos en setas que antes que otra cosa preferirían poner nombre a las mil especies (en realidad hay muchas más) que existen. Pero podemos hacer el asunto todavía más complicado para hacerlas inaccesibles a los ignorantes (el juego preferido por investigadores y científicos). Con mi método de aprendizaje y reconocimiento a través de un consumo prudente de boletos no tendrá ningún tipo de problemas. No hay entre ellos ninguno que sea mortalmente venenoso. Evite los boletos de sombrerete blanco caña roja (boletus satanas), así como las similares a los boletos que he mencionado antes (boleto amargo), cuya caña es más bien de color rosa blanquecino que azul intenso o verde, como los boletos. En caso de duda reconocerá al boleto amargo por su sabor.

Reconocer las setas pertenecientes a la gran especie de los boletos es para el principiante la tarea más segura y más fácil, pero pronto debería de estar en condiciones de reconocer con seguridad los géneros de las “rúsulas”, “bejines”, “parasoles”, así como las que crecen en los troncos de los árboles, los llamados setas ostión. Las especies de cantarela comestibles las distinguirá de las falsas cantarelas, de las infundibuliformes del olivo y de otras infundibuliformes de color marrón por un sabor parecido al huevo sazonado con pimienta, es decir, irremediablemente después de haberlas probado. Al igual que los “falos”, los cuales no son fácil de olvidar una vez que los hemos visto y probado.

Evite al principio el contacto con las variedades de champiñón y en general todas las setas con sombrerete blanco. Muchas de las setas venenosas y de las llamadas no comestibles huelen y saben de forma desagradable. Pero al parecer no es así con todas (nunca he estado muy ansioso por probar las setas venenosas conocidas, por lo que en este punto no puedo aportar experiencias personales).

Una forma para reducir la mala digestibilidad, la toxicidad de las setas, así como limitar y suavizar el riesgo de envenenamiento y el sabor fuerte de algunas especies es fermentarlas en conservas de verduras. De este modo, fermentando en tarros de cristal, surtirán efecto las particularidades de su sabor y las propiedades positivas de algunas especies.

Me gustaría resaltar que la fermentación es la mejor y más importante forma de preparar las setas para elevar su nivel de digestibilidad, así como macerarlas en conservas de verduras (por ejemplo con cebolla, cereales, topinambur, romero, laurel, col, etc., y un poco de sal, colocado todo esto en recipientes herméticos.

El membrillo

El membrillo es un árbol o arbusto que puede adoptar una gran diversidad de formas, es de una gran utilidad y puede tenerse en todos los lugares. La única limitación es que no soporta los suelos muy calizos. A través de una reproducción con plantones muy ligeros se pueden obtener rápidamente del mismo membrillo o en combinación con otras plantas arbustivas largos setos, cuya estabilidad les predestina como pasillos de árboles frutales. Asimismo los arbustos no muy altos se pueden utilizar en la huerta de hortalizas para que interactúen con las plantas trepadoras. El membrillo crea la estructura para dichas plantas hasta una altura de dos metros. Los membrillos más altos pueden dar también uvas o morangueiros (sobre todo en la zona dedicada a pastos), pero suelen partirse bajo el peso de las plantas trepadoras. En el jardín plantaremos guisantes, pepinos, tomates en bajos arbustos de membrillos. En ese lugar, bajo los setos de los membrillos, donde no vamos a poner plantas trepadoras espinosas, las viñas reciben protección contra las heladas y el ensañamiento y ayudan a su vez al membrillo para que se entrelace y se haga más frondoso. El seto de membrillo soporta casi siempre las nevadas y el ensañamiento de los animales.

Si deseamos colocar membrillos a modo de vallado (también para cercar a los animales) emplee plantas espinosas (rosas, bayas) para hacerlos impenetrables. Emplee también árboles (ciruelos silvestres o perales) para lograr mayor estabilidad.

Los arbustos o los árboles de membrillo producen sus valiosos frutos hasta entrado el invierno. Quien busque frutas grandes y en abundancia podrá plantar árboles nobles, así como injertar membrillos, perales o nísperos en ellos o perales.

Empleo: los membrillos son los últimos en dar frutos durante el año. Nosotros los rallamos en todos los mousses o los mezclamos con requesón, cuajada o yogur. El jugo del membrillo tiene buenas propiedades y sabe bien. Asimismo lo podemos preparar para hacer mosto y vinagre. El mosto lo hemos utilizado como elemento básico para hacer aguamiel.

Las rosas

Aunque los arbustos de rosas dan como mucho algunos escaramujos son muy importantes en todo el ecosistema. Se darán cuenta de este modo y con lo que mencionaré a continuación en mis descripciones que construir nuestro sistema Isla Paraíso se basa principalmente en la plantación de los más diversos tipos de arbustos. Quien instale mi sistema u otro similar tendrá que ocuparse del cultivo de arbustos frutales durante años e idear todo tipo de combinaciones de plantaSupongo que en realidad existe parentesco entre muchas de las setas consideradas de distinta clase, que las innumerables clases intermedias se suceden sencillamente por medio de cruces.

Las fotos 1 y 2 muestran una posible cadena de parentesco entre la amanita rojiza y las rúsulas. Las relaciones de parentesco no se pueden apreciar fácilmente en las fotografías como se aprecia en el verdadero lugar en que se encuentran. Dependiendo de su ubicación se hacen más evidentes las matizaciones y los grados que las diferencian. Sin embargo, tenga en cuenta los escasos restos de pintas en el sombrerete de la segunda seta, pues representan un signo de herencia de la primera amanita, a la izquierda del todo. La tercera pariente la han clasificado los expertos como una rúsula, aunque la última seta posee una típica tendencia de rúsula. Para saber si una rúsula roja, azul, verde o amarilla es comestible deberá comprobarlo usted mismo preferiblemente en el lugar en que las vea probando un poco de ella.

La foto 3 muestra diversos tipos de boletos, los cuales se diferencian considerablemente en la coloración y forma del sombrerete, así como en las laminillas y en el estilo, por eso es posible suponer que otros tipos de boletos distintos han sido sus progenitores o sus fecundadores.

En la foto 4 se muestra un grande parasol en la cerca de la huerta de uno de mis hijos. Dejó de trabajar el suelo de este arbusto membrillero y lo abonó con regularidad. Este grande parasol se convirtió en uno de las setas más productivas de nuestra huerta (en la que no muy lejos tenemos robles, a unos 25 m.). Observe el débil y patente escamado en el parasol. Es posible que algunas setas (como el agaricus xanthodermus) les hayan infiltrado sus genes.

La “investigación de los arbustos” no se ha terminado tampoco entre nosotros. Aunque conocemos la mayoría de las funciones y posibilidades de cada uno de los arbustos y de muchas mezclas no hemos podido probar ni estudiar todas las variedades. En cualquier caso, en este tema el rosal es siempre de gran ayuda. Los arbustos que deban ser impenetrables se pueden obtener injertando plantones de rosas. Los largos zarcillos se pueden retirar a ambos lados en lugares altos como si fueran alambre de espino. Y es tan resistente a la sequía como la zarzamora. Incluso en su resistencia al ensañamiento e impenetrabilidad contra los animales útiles se asemeja a la zarzamora. Las grandes espinas de un rosal podado mantienen lejos incluso al ganado vacuno. Por otro lado, las cabras las devoran de forma obediente. Los tallos que están en el interior permanecen intactos. A las cabras les gustan más las hojas del rosal que ninguna otra hoja.

Un rosal puro puede tener problemas de estabilidad, por eso podemos usar el membrillo como estructura de apoyo. Luego podemos plantar a la distancia conveniente árboles frutales estables como ciruelos, perales, cerezos, albaricoques, etc., que más tarde crecerán por encima del arbusto y cuyos tallos estarán protegidos por éste.

Algunas dificultades a la hora de crear casas de madera

Podremos plantar nuestros plantones de rosas a modo de simiente rápida para crear nuestras casas de madera (la frambuesa también es ideal para esto).

Las construcciones de casas a partir de árboles no son otra cosa que arbustos densos, en la mayoría de los casos de un solo tipo y con buenas capacidades de crecimiento, cuyo crecimiento y forma se regula no tanto a través de la poda, sino más bien a través del entrelazamiento y el cruce de sus brotes.

Se debería opinar de forma superficial que la siembra o la plantación de frondosas hileras de árboles (de 10 a 50 cm o a más distancia, dependiendo del tipo de árbol y de la flexibilidad proyectada), como los robles, mimosas, avellanos o los chopos no deberían representar ninguna dificultad para la construcción de viviendas. Y todos los que oyen acerca de esta posibilidad se asombran de que no exista actualmente ninguna casa viviente. Quien quiera planear y llevar a cabo este tipo de construcción pronto se dejará de sorprender. Para empezar, a la hora de sembrar los árboles se pueden cometer muchos errores; luego están los roedores, las gallinas, de vez en cuando las cabras, las ovejas, los caballos y los bueyes. La siembra, la plantación, la fijación, el abonado, y las tareas de asegurar y cuidar más tarde las hileras de los árboles sólo se puede llevar a cabo junto con todos los animales y seres vivos de la parcela. ¡Intente reunir a un grupo de gente para un objetivo similar! Los “adultos” no quieren saber de este asunto para nada, pues tienen cosas “más importantes” que hacer o ya no tienen fuerza para cooperar, no quieren vivir de forma natural, prefieren viajar o “tienen que ganar dinero”. Los equipos que se formen para tales fines se desharán rápidamente. Según mi opinión, los equipos basados en familias son los más idóneos para levantar este proyecto y cuidar de él. Pero hoy día se desmoronan o al menos se les molesta privados de una vida y una conducta natural. Responsable de esto son por ejemplo las escuelas, las ciudades, los ordenadores, la televisión y los miembros familiares absorbidos por el mundo del consumo, abuelos, padres, tíos, tías, novios, novias, etc. La fuerza necesaria para levantar nuestro proyecto y la autoridad del hombre se priva a través de los gobernantes, gobernantas feministas y anticristianos del mundo entero, a través de sus leyes injustas y su maquinaria propagandística de los medios de comunicación. ¿A quién le sorprende que después de dos benditas y sangrientas guerras mundiales, en las que sólo venció la injusticia, y en la tercera que está a punto de empezar ya no queden en pié casas a partir de robles milenarios?

Otra vez las rosas

Su olor es maravilloso, su aspecto fascinante, y se puede vivir de ellas si dormimos en un jardín de rosales (dicho un poco exageradamente). En un tiempo en el que estamos rodeados de fealdades y de hedor se puede llegar a apreciar bien los rosales. Los capullos de rosa en ensalada o recién secados en té con agua fría producen un poco de ambiente de rosas. Los rosales producen una buena cantidad de rocío y humedad, y son muy estimadas por las cabras y las ovejas, las cuales pueden encargarse de podarlas.

Quien sea capaz de prever para qué pueden servir estos arbustos y cercas naturales estimará al rosal igual que a la zarzamora y al alquejenje como el material natural más valioso con el que construir vallados sin tener que utilizar el feo alambre de espino u otros tipos de cercas. Con la división artística en parcelas nuestra parcela podrá funcionar sin problemas. Los arbustos artificiales representan feos obstáculos artificiales porque al contrario que los arbustos no poseen ningún valor ecológico, sino que son elementos de construcción muertos y peligrosos que causan daños a los hombres y a los animales y que pueden incluso costarles la vida.

Los tomates

Aquí hay que tener un cuidado especial a la hora de elegir la variedad. El mercado se ve inundado por innumerables clases. Hemos probado tantas clases de mala calidad, incluso de vendedores de productos biológicos, que ya no queremos seguir experimentando más.

Nosotros criamos principalmente las siguientes clases:

Tomate de ensalada para sopas y consumo natural.

Tomate de botella que dejamos secar.

Y una clase de tomates de invierno que se conservan hasta febrero con un olor muy intenso para comidas pasadas por mortero (mus de nueces, volován), conservas a base de leche cuajada, pizza cruda, etc.

Solemos dejar crecer las clases silvestres y comestibles de color amarillo y rojo. Asimismo otros tipos de hierba moras, como el physalis, también llamado membrillo. Pero hay que tener cuidado de no mezclar nuestra simiente. Conserve sus propias semillas, pues éstas se amoldarán al lugar y se desarrollarán mejor cada año.

Los tomates saben mejor cuando tienen espacio y reciben mucho sol. Por eso es importante colocarlos a los pies de los árboles jóvenes o plantar en el suelo plantones frescos de arbustos. En cuanto se sostengan, sobre los arbustos de membrillos por ejemplo, son más fáciles de recolectar y no se pudren tan rápidamente. Sin embargo, es conveniente emplear el tomate de botella si se trata de una cosecha en masa. El suelo mullido y profundo será enriquecido con mucho abono al igual que se hace para las patatas. Los excrementos de las gallinas, cabras u ovejas son muy apropiados. Plante los tomates que haya seleccionado en hileras dobles (con una distancia entre hileras y plantas de 50 cm) en los surcos hechos con la azada. Estos serán más tarde aporcados de tal forma que justo después de las hileras haya un surco de irrigación. Si regamos entre cada hilera el riesgo de que las sustancias nutritivas se escapen es muy alta, pues todos los canales de riego se llenan completamente y la tierra se empapa de tal forma que durante un tiempo considerable no hará falta regar más. Los canales de riego son lo mejor para las plantas que arraigan profundamente, sobre todo para los tomates y las patatas (así como para los árboles jóvenes) en oposición al riego con manguera, a través del cual la humedad se evapora rápidamente existiendo el riesgo de erosión y moho (pues hay que regar diariamente). El moho aparecerá inmediatamente en los pepinos y calabazas si el agua con la que regamos está sucia o lo están las hojas de las plantas.

Entiendo que a los jardineros les parezca más práctico regar con la manguera de agua a presión, pero con este sistema se puede hacer mucho daño a las plantas y al suelo, y aunque se trate de buena agua nunca será posible obtenerla de forma óptima. La calidad del agua se deteriora al pasar por conducciones artificiales, aunque sólo sea por poco tiempo. Hay plantas que prefieren ser “llovidas” a ser regadas; y en ningún caso con fuertes chorros de agua. Entre ellas están todas las verduras.

Sobre los tomates: cuando nuestros tomates de botella empiecen a madurar colóquelos cuidadosamente en la misma dirección para que se cree en los canales de riego un camino para la siembra. Estos campos de tomates se podan, sino que crecen en las zonas cálidas como los arbustos. En Portugal no es normal atar el ramaje y podar los tomates y sin embargo es necesario en los países con poca luz solar porque de lo contrario los tomates desarrollan más la hoja, echan moho y con lluvia frecuente se pudren.

El empleo que podemos darle al tomate es muy amplio. Por ejemplo, con aceite, sal, y yema de huevo; con queso; en sopas, en conservas de verduras. (Ver el capítulo sobre alimentación).

El topinambur

No nos podemos imaginar un invierno sin la ración diaria de topinambur para el hombre y para los animales. Solemos plantar un “bosquecillo” de topinambures al menos cada año lo más lejos posible del lugar anterior (para que los roedores no se alimenten abusivamente). Deje una distancia de 1m en todas las direcciones. El rendimiento incluso de las superficies pequeñas es considerable pudiendo sustentarse de él personas y animales. Lo que solemos hacer es dejar los topinambures en la tierra y cosechar de ellos con regularidad tanto cuanto necesitamos. Los topinambures completan o sustituyen de octubre a marzo a las patatas. Durante el resto de las estaciones del año los consumimos en rodajas secas como patatas fritas o molidas.

En tiempos actuales y futuros de escasez de buenos alimentos el topinambur posee un puesto extraordinario. No sé si usted desconoce lo limitado e insuficiente que es el abastecimiento de alimentos en casos de necesidad en la República Federal Alemana. Por motivos de rentabilidad el mercado renuncia completamente al almacenamiento y sólo pocos hogares privados conservan o confitan. El autoabastecimiento y la pequeña agricultura están prácticamente extinguidos.

De todas formas, una sola planta de topinambur da, cultivada correctamente y sin la presencia de roedores, un cubo entero de frutos que superan en contenido y en poder nutritivo a las patatas. Por eso hay que considerar si en los momentos de crisis no es mejor cultivar los topinambures en vez de las patatas. El topinambur se digiere mejor, madura de octubre a mayo en cantidades casi ilimitadas, no necesita ser almacenado en la casa y por eso no se puede robar fácilmente. Quien quiera sustraerlo tendrá que conocer primero el lugar en el que la planta se desarrolla hasta el otoño y separar los tallos después de secarlos. Incluso si se conoce su ubicación el ladrón deberá cavar laboriosamente y apenas sabrá emplearlo.

Los topinambures se pueden rayar en finas espigas y aderezar en ensalada o utilizarlos con el rayador como se hace con los tubérculos. Incluso con aceite, sal, hierbas silvestres, un poco de verduras en conserva, incluso con un poco de yema de huevo se pueden crear platos exquisitos y sustanciosos.

El topinambur tiene una gran importancia por su utilización en las conservas en las que son la base. Nosotros las completamos con guisantes, lentejas, maíz fresco (o cereales), setas, cebolla, romero y sal marina.

Mi consejo: aunque no tenga tierra de su propiedad plante topinambures enterrando los tubérculos en todos aquellos lugares en los que nadie pueda sospechar nada y que estén libres de los animales salvajes y de pastos. Venda los topinambures como planta ornamental (si es posible con otro nombre, por ejemplo: “flor de gitano”) a las típicas mujeres de la civilización, enemigas de todo huerto útil y maniáticas de dichas plantas.

El nogal

El nogal posee un puesto destacado sobre todo en las grandes parcelas. Debido a que sus hojas apenas son comestibles están a salvo del ensañamiento mucho mejor, aunque las cabras se permiten de vez en cuando alguna hoja, quizás para experimentar una vez más que este árbol no es comestible. Nuestras plantaciones de nogales las deberemos proteger hasta que adquieran una edad adulta o mantenerlas simplemente fuera del alcance de los animales. Grandes cantidades de abono sólido y líquido no perjudican, sino que ahuyentan incluso a las moscas.

Nosotros solemos plantar los nogales de tal forma que de los caminos y las calles surjan avenidas y paseos. Para nosotros y para los animales estas avenidas son (con robles y castaños) los proveedores de alimentos más preciados y no son eliminados como suele hacerse en la civilización por petición de los conductores de vehículos, ya que se pueden asustar de las nueces que caen al suelo. Para empezar, en nuestros caminos nadie tendrá la necesidad de conducir largas distancias y rápidamente como para que la fruta que cae de los árboles pueda estorbarle. Si tuviera que planear la construcción natural de una instalación mayor, de toda una comarca o incluso de todo un país plantaría a lo largo de todas las calles árboles que conformen avenidas. Aquí en Portugal sería como sigue:

Con castaños toda la cara norte y las zonas frutales, profundas y con sombra.

Con robles todas las zonas soleadas y secas.

Con nogales las zonas no muy frías, las aldeas y las zonas habitadas.

Con avellanos o arbustos de avellano a lo largo de todos los caminos pequeños o medianos y estrechos.

Las avenidas más anchas (las calles principales) se deberían desarrollar de tal modo que a ambos lados de los árboles quede aún espacio para el tránsito de peatones, jinetes, carruajes, carretillas y como mucho bicicletas, es decir, para todos los vehículos no motorizados. Deberá quedar una pista en el medio, fuera del espacio donde puede caer la fruta de los árboles, para los automóviles y otros tipos de vehículos rápidos autorizados.

Un proyecto como este resulta apenas realizable debido a la situación actual y al enorme volumen del tráfico. Sobre este punto se debería reflexionar por qué conduce como loca por ahí toda la gente y luego se dan cuenta de que precisamente esa necesidad hacia el automóvil no procede con el sistema Isla Paraíso, es decir, con el abastecimiento autárquico. Sin la utilización de una plantación tan razonable como esta como esa con árboles vivos no existe la más mínima probabilidad de que el volumen del tráfico padezca una merma en un futuro próximo en la circulación por tierra, agua y aire.

Empleo: es el tipo de nuez más importante que hay, fácil de partir, el mejor productor de aceite en invierno por su gran contenido en grasa, fácil de prensar y con muy buen sabor. Con las nueces podemos mejorar y complementar casi todas las verduras. Son ideales para los platos de mortero y para hacer muesli, volovanes y embutido vegano. Durante el invierno incluso para las gallinas son importantes las nueces, junto a las pipas de girasol.

Con las nueces podemos disminuir nuestra necesidad por los cereales de forma drástica. Pero hay que tener cuidado sobre todo a la hora de secarlas. Si dejamos secar las nueces al sol, o si reposan en un país cálido aunque sólo sea por poco tiempo sobre un suelo caliente con el sol dándolas directamente se tostarán dentro de la cáscara o su temperatura vital sobrepasará la admisible. Nosotros llamamos a estas nueces tostadas “nuez del miedo”, “nuez de la disputa”, “nuez de la contrariedad”, “nuez de la preocupación” o “nuez de la pesadilla” con lo que se describen y se advierte de sus efectos.

Observación: otros tipos de frutos similares a la nuez bajo las mismas condiciones tienen efectos tipo “blues”, como las castañas y las bellotas.

La vid

A lo que ya he dicho acerca de la vid no hay mucho más que añadir. Por supuesto que no vamos a plantar un solo tipo de uva en los terrenos de nuestra Isla, sino que plantaremos vid según sus características y según nuestras necesidades para largos periodos de cosecha. Nosotros poseemos las variedades blancas, negras o rosadas, uvas tempraneras y tardías, uvas de mesa y para vino, duraderas y delicadas, etc., en definitiva, para cualquier propósito y habitante, incluso para las abejas, avispas, avispones y pájaros. En nuestra Granja Paraíso no hay razón por la que privar a los pájaros y a los insectos de su parte de cosecha. Instalar espantapájaros, puestos de tiro o redes es algo, al menos mientras no haya periodos de necesidad, mezquino y de miras estrechas. En nuestro terreno tenemos uvas en todos los sitios posibles y frutas a montones para todos.

No todas las clases son preferidas por los pájaros o los insectos. Por norma general, una plaga significa que se ha llegado a la maduración y a un alto contenido en azúcar y que es hora de cosechar. Las uvas de piel fina suelen ser devoradas antes que las uvas negras de piel más gruesa, pues no les resulta fácil a los pájaros picotearlas.

Los morangueiros (también llamadas uvas americanas) dan buena cosecha si los dejamos sin cortar durante algunos años siempre que no les amenacen periodos largos de lluvias y la humedad. Otros tipos de clases con calidad necesitan ser podadas y a menudo revientan y echan moho si el tiempo es desfavorable; asimismo se descomponen gracias a las moscas del vinagre.

Si queremos emplear la clase más adecuada nos deberíamos de abastecer de las propias del lugar. De lo contrario tendremos que probar el cultivo de la vid en los lugares secos y cálidos. Debido a que la vid puede arraigar profundamente suele cultivarse en superficies lejanas y no frecuentadas, tanto es así que incluso se las podría cultivar en zonas desérticas. En cuanto la vid goza de aguas subterráneas crece incluso en los lugares donde casi ninguna planta prospera.

Un vino auténtico, natural y sin aditivos artificiales o prensado sin calentamiento y cultivado sin ningún tipo de tratamiento es, sobre todo a partir de las uvas rosadas, un refresco comparable a un regalo de Dios que no tiene que ver ni en lo más mínimo con un estupefaciente.

Observación: nosotros diferenciamos las bebidas fermentadas sanas y naturales como el vino y el mosto sin ningún tipo de aditivo artificial de aquellas bebidas alcohólicas desnaturalizadas que hacen adicto al consumidor como los destilados, todo tipo de cervezas, así como todos los vinos, mostos y vinagres tratados con calor, pasteurizados antes o después de su fermentación. En el mercado de bebidas de Alemania sólo se pueden adquirir estos últimos.

Reproducción: a través de plantones con forma de T o injertadas en la base de las cepas vírgenes o de las uvas americanas. Los plantones de cepas vírgenes echan raíces fácilmente al primer año. En invierno habrá que transplantarlas al lugar correspondiente y dejar que se robustezcan durante el segundo año. A principios del invierno o de la primavera siguiente los injertos se habrán consolidado por completo.

Si queremos colocar uvas americanas u otra clase en las zonas dedicadas a pastos o bosques tome tres o cuatro plantones de membrillo y coloque el plantón de vid en el medio de estos. En el centro de un seto de membrillo, en el que podrá poner también zarzamoras y ciruelas silvestres, la vid tiene posibilidades de crecer aunque sea una zona dedicada al pasto del ganado.

Colocar plantones de vid no daña en absoluto ningún tipo de arbusto que usted quiera plantar. Puede durar algunos años hasta que pueda verlos en la superficie. En un momento dado aparece la vid, de modo que el arbusto pasa a funcionar simplemente como estructura trepadora para la vid.

La poda de la vid. Generalmente se poda en enero. Cortamos la hoja de la vid a menudo durante la cosecha. Como en nuestros terrenos tenemos vid creciendo por todos lados tenemos que liberar de ella a los árboles continuamente. La hoja de la vid la recolectamos como alimento para las cabras y las vacas. En el caso de podar mucho demasiado pronto existe el riesgo de que los brotes nazcan en otoño, mientras deberían hacerlo en primavera. La última poda, en enero o febrero, así como después de las primeras heladas y periodos fríos, debería servir como “corrección final”. Piense que de cada pequeño capullo que permanece quieto, crecerá al año siguiente uno trepador más grande. Calcule y limite el crecimiento de la vid mediante el número total de los capullos que queden. Los capullos de las ramillas más finas apenas dan uvas y se deben cortar. Lo mismo con los capullos que crezcan mucho en las partes de sombra, así como las ramas viejas y secas. Así quedarán en cada una de las ramas principales los brotes más resistentes que estén orientados hacia el sol. Sería también recomendable podarlos hasta dejarlos con los capullos, puesto que de otra forma la fuerza del brote se desgastaría en exceso. Para mayor seguridad cuente antes de la poda el número total de ramas trepadoras y deje un número aproximado de capullos.

Si deseamos prolongar toda una cepa en un árbol, en espalderas o en pérgolas deberemos dejar que una o dos ramas enredaderas, sin importarnos en número de capullos que contenga, alcancen la distancia o altura deseada.

También podemos trabajar con los animales en viñedos bajos después de la cosecha. Las ovejas y las cabras, al igual que para la poda de las bayas, son ideales para esto. Antes de la cosecha, así como durante el periodo de crecimiento, podemos alimentar a las gallinas de la hierba que haya crecido entretanto.

Empleo: se pueden consumir solas, secas (sobre todo las que no tienen pipos como las sultanas), como zumo, vino, champán y vinagre.

Para la elaboración de vino separe las uvas a mano. Rechace las que estén demasiado verdes, las aún no maduras o las podridas y de comer a los animales. Después prense las uvas y vierta el contenido en un cubo donde casi de inmediato comenzará la fermentación. Remueva y machaque el contenido diariamente para que las uvas que se hayan quedado en la superficie se vayan hacia abajo y se mezclen en la fermentación. Cubra el recipiente para que no entren las moscas del vinagre. Después de una semana o más el jugo se ha disuelto en su mayor parte de la pulpa. La piel de la uva se separa cada vez más del zumo, el cual se deberá recoger y cerrar en un recipiente de piedra, cristal o madera de donde apenas pueda salir o entrar aire. Prensaremos también el resto del mosto. Los restos contienen una gran cantidad de pepitas que podremos prensar a su vez para la obtención de aceite. Los portugueses hacen orujo de los restos del mosto (también llamado purrela).

Después de unos dos meses (antes de Navidad) podremos embotellar y encorchar el vino fermentado y almacenarlo.

Los cítricos

Son la fruta más importante del invierno. Maduran de diciembre a abril aproximadamente. Quien los coma con la piel se llenará rápidamente (naranjas, mandarinas marroquíes, mandarinas, etc.).

El jugo del limón sirve, al igual que el vinagre, para neutralizar la grasa de las comidas y los aliños con aceite en las verduras. La piel de los limones es muy importante y muy sabrosa en mueslis y ensaladas.

De las naranjas dulces se puede obtener vino de naranja (nosotros lo llamamos cerveza de naranja porque da espuma). Pero aquí hay que señalar que no son recomendables todos los usos que le dan a los cítricos, incluso el de la piel, con el que las cadenas de comercio los suplantan y los venden en los supermercados. Comparado con lo que el horticultor de la Isla Paraíso recolecta del árbol la mercancía artificial que encontramos en el mercado es una pura “enfermedad” empaquetada. Esto es algo de lo que el consumidor debería defenderse, al igual que de toda manipulación, intoxicación y devaluación de los productos alimenticios. La mejor forma de defenderse es creando un sistema Isla Paraíso.

Al jugo exprimido de las naranjas le añadimos la mitad de leche fresca o cuajada. De este modo se neutralizan los ácidos sobrantes y los efectos del enfriamiento. Como en invierno solemos preferir comidas ricas en grasas los cítricos, ricos en ácidos y agua son de gran importancia.

Los árboles de cítricos no son muy difíciles de cultivar en las zonas cálidas con buen abastecimiento de agua y en las que las noches no sea muy frías, así como en lugares protegidos del viento. En las zonas con un clima extremo (fríos inviernos y cálidos veranos) habrá que elegir con cuidado el lugar donde vamos a plantar. Plantaciones de naranjos se cultivan bien en las pendientes con diversos niveles o en valles protegidos. En el sur, en cada casa pequeña o tapia de jardín podemos encontrar árboles de cítricos. En las zonas más nórdicas sólo existe el cultivo en macetas o en invernaderos.

En el sistema Isla Paraíso a menudo hay que esperar hasta que las tapias de los jardines y de las casas estén construidas. En el mejor de los casos podrá intentar plantar previamente los cítricos en los grandes árboles como los alcornoques o las mimosas. No necesitarán muchos árboles de cítricos. Media docena de árboles desarrollados podrá cubrir las necesidades de una finca durante todo el invierno (si quiere hacer jugo con ellos entonces necesitará un número mayor). Los que plante deberán estar bien erguidos y regados habitualmente.

Después de tratar las plantas más importantes que necesitamos para sobrevivir libres y dignamente, sin tener que esclavizar, robar y secuestrar, es decir, sin cazas ni matanzas, sin explotación en el más amplio sentido de la palabra, me gustaría señalar brevemente aquellas que, sin designar por su nombre, considero su cultivo y utilización demasiado conocidas:

Todas las hierbas, especias y hojas para nosotros y nuestros animales.

Todos los tipos de verduras que no se han citado hasta ahora, sobre todo las patatas, la lombarda, la col de Milán, la coliflor, el nabo, el colinabo, el hinojo, el apio, la zanahoria, el nabo para cocinar y todos los tipos de lechugas.

Todos los tipos de verduras afrutadas como el pimiento, el pimiento picante, la berenjena, el pepino.

Todos los tipos de judías, guisantes, lentejas, garbanzos y cacahuetes.

Todos los tipos de puerros, y sobre todo las cebollas.

Todas las lechugas y verduras silvestres de la región como el sombrerillo europeo, los berros de arroyo, líquenes, los álsines, las ortigas, etc.

Otros muchos tipos de árbol como los tilos, los chopos, los eucaliptos, las mimosas, los pinos, etc.

Todas las bayas no mencionadas antes y los arbustos silvestres, así como el resto de los árboles frutales.

Tengamos en cuenta que nosotros y nuestros animales nos desarrollamos junto con estas plantas o variedades similares en total harmonía y salud y nos mantenemos vivos durante mucho tiempo. Lo que ocurre cuando alguien decide poblar una Isla sin los animales y las plantas que se mencionan en “Nutrición y vida” o no dispone de ellos es de sobra conocido. No se es consciente de que devorar carne, rebajarse a semejante barbarie, incluso al canibalismo no es otra cosa que las consecuencias inevitables del progreso hacia la negación de la simbiosis psicológico alimentaria, verdadera y firme entre plantas, animales y personas.

Si queremos poblar nuevamente la tierra o tenemos que desarrollar algún día nuestra tierra empobrecida y depauperada por medio de los viejos sistemas deberíamos utilizar toda la información aquí nombrada para nuestra Isla Paraíso personal.

Quien impida a los pobladores recolectar y multiplicar sus plantas y animales útiles está impidiendo la creación de verdaderas civilizaciones. Igualmente reprochable es distraer y desviar de cualquier forma a los pobladores y a sus hijos de su tierra y sus obligaciones. Ya sea por fuerza directa, como suelen hacer las autoridades, o bien de forma indirecta a través del sistema financiero, escuelas, medios de comunicación, la industria alimentaria, etc. Me refiero aquí a todo el arsenal de decretos de la típica sociedad maniática que cree poder aumentar cada vez más sus presunciones y sus equivocaciones.

Visto de una manera objetiva y real no hay ningún otro cometido más importante ni más instructivo para el hombre que el de construir y mantener sus tierras productivas. Y quien se dé cuenta de esto estará de acuerdo conmigo tanto en mi forma de consideración como en mi exigencia de que todos los impedimentos actuales para los potenciales pobladores y personas autosuficientes deberán de ser puestos fuera del ya de por sí duro camino.

Un impedimento es, bien mirado, todo lo que obliga a cualquier miembro de una familia a abandonar su Isla Paraíso aunque sólo sea por una hora.

No puede ser que por ejemplo, los pobladores alemanes de las Azores tenga que viajar a Lisboa para ir a la Embajada Alemana cada vez que se les requiera por motivos burocráticos (pasaporte, etc.). De esta forma uno no se siente en absoluto libre en un mundo en el que todos tenemos que poseer un carné de identidad o una cuenta bancaria a los que cualquier tipo de autoridad tiene acceso constante. Esto es una prueba más de que los hombres de hoy en día no son más que un número con el que controlan, explotan y llaman al orden el cada vez más creciente poder de las autoridades.

Pero no son sólo las autoridades las que limitan nuestra vida en libertad. A menudo son también vecinos burgueses que denuncian a los pobladores porque por ejemplo caminan descalzos, su ropa no es blanquísima ni huele a venenos tóxicos, porque duerme al aire libre, posee animales, desconoce lo que son las baldosas, los coches nuevos, la ropa a la moda, el cortacésped, etc., y se mantienen lejos de todos los celosos, avaros, egoístas, ostentosos del dinero, de todos los remilgos y tonterías falsas y absurdas de la modernidad. O también porque no quiere que sus hijos se infecten teniendo la casa libre de televisiones, aparatos de video, ordenadores, teléfonos móviles, etc.

El poder del sistema de consumo creció y crece hasta el infinito precisamente a través de estos burgueses incluso en nuestras Islas Paraíso y amenaza brutal y mortalmente con sus normas destructoras basándose en la presión neurótica. En este sentido querría aludir brevemente a los neuróticos de las bacterias y de la higiene. Como todos los poseedores de altos cargos no sólo toleran la difusión de chismorreos, de la limpieza y la higiene, sino que apoyan con empeño y forman parte del imperio del consumo mundial, nuestra situación en muchos lugares es realmente como en el Tercer Reich.

Nunca se sabe cuando aparecerá la “Gestapo” delante de nuestra casa. Se nos da tratamiento médico obligado a nosotros y a nuestros hijos, alimentación, escolarización forzosa, etc. Se nos adapta a la fuerza a través de las llamadas instituciones sociales y sus empleados, o a través de los médicos, psiquiatras y hospitales que viven de las manías higiénicas, de todas las normas burguesas y por supuesto de las ideas absolutamente falsas acerca de las causas de distintas enfermedades y de sus terapias.

Muchos de los usos forzosos del sistema consumista no siempre significan una muerte psíquica inmediata, pero en nuestro caso sí la extinción de un ecosistema desarrollado durante años, cuyo valor y esencia no es valorado y comprendido por los desalmados pobladores de la civilización, un ecosistema que aquellos a los que hayan lavado el cerebro e integrado en el sistema de opresión, los psiquiatrizados, no podrán volver a levantar jamás.

Hoy, al igual que en el pasado, ocurren detenciones, encarcelamientos, trabajos forzosos en campos de concentración, pero sobre todo procesos de despersonalización, o mejor dicho, asesinato de la personalidad con medios y métodos refinados y sutiles que harán que consideremos países enteros y muy pronto a todo el planeta como una prisión.

Cita de R. Steiner, 1916. Discurso nº 167

“No faltará mucho para que el año 2000 sea escrito. No un pensamiento directo, sino una forma de prohibición a todo pensamiento vendrá de América; una ley que tendrá como objetivo reprimir todo raciocinio”.

A este punto se podría añadir que efectivamente hoy día no sólo el razonamiento natural, sino también el de los actos están siendo reprimidos con eficacia. Igualmente hay que preguntarse cómo es posible que Steiner conociera entonces de forma tan clara el plan de los internazis. Según mi opinión esto no es una profecía, sino más bien una muestra de que Steiner fue miembro inaugural de la llamada Logia Negra”.

¿Quién sospecha hoy día de los efectos fatales que pueden causar la exposición a las microondas, las vacunas, los empastes, la contaminación radioactiva del planeta, la desastrosa calidad y devaluación de los alimentos, el enclaustramiento en edificios (en particular en colegios, oficinas, fábricas, talleres, automóviles, etc.) y otros muchos más factores de la contaminación general del planeta en la psique y en la personalidad, en el desarrollo y fuerza vital espiritual de las personas?

Quien pudiera huir aunque sólo fuera un poco de este gran manicomio vería inmediatamente que los efectos de los factores antes mencionados son, considerados de forma espiritual, desastrosamente mortales.

En todo caso, nos ha llegado en momento a todos y cada uno de nosotros para cambiar el curso de las cosas y navegar rumbo a la Isla Paraíso y a al autoabastecimiento. A lo mejor, con mis escritos podremos detectar y desenmascarar los efectos ocultos y secretos de los impedimentos antes mencionados y hacerlos así más inofensivos.

Objetivo: tenemos que conseguir vivir durante muchos años y decenios en nuestra tierra imperturbados y sin tener que habernos separado de ella ni siquiera una vez.


[1] Taberna donde se toma el vino nuevo de la casa (N. del T.).

[2] Clase de manzana típica de Suabia en Alemania, (N. del T.).

[3] La grasa de cerdo también sirve para tales fines.

[4] La Jostabeere es una mezcla de grosella y casis (N. del T.).

[5] Una variedad de ciruela propia del norte de Suabia con sabor parecido al mango (N. del T.).

Reinhold Schweikert

Nutrición y vida


El sistema Isla Paraíso

Nutrición y vida

Tomo 2

Capítulo 1

Plantas para la vida en el Jardín Paraíso

Autor:

Reinhold Schweikert

Bibliografía suplementaria presentada por el autor:

“Natural Farming“ in Portugal, “P.I. System/Kleinschriften Bd. 4/Ökopraxis,

Nahrung & Leben, Teil1“

Otros: A. Wiechula in K.Hirsch “Naturbauten aus lebenden Gehölzen“


Índice<!–[if supportFields]> TOC \o "1-3" \h \z <![endif]–>

Índice. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642270 \h <![endif]–>3<!–[if supportFields]><![endif]–>

Plantas para la vida en el Jardín Paraíso. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642271 \h <![endif]–>5<!–[if supportFields]><![endif]–>

Al principio. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642272 \h <![endif]–>5<!–[if supportFields]><![endif]–>

¡No destruya ningún tipo de planta! <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642273 \h <![endif]–>5<!–[if supportFields]><![endif]–>

Utilidades del estramonio. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642274 \h <![endif]–>5<!–[if supportFields]><![endif]–>

La toxicidad de plantas similares es variable. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642275 \h <![endif]–>5<!–[if supportFields]><![endif]–>

A menudo las plantas tóxicas sirven para la alimentación de los animales <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642276 \h <![endif]–>6<!–[if supportFields]><![endif]–>

Otras plantas pioneras de las regiones áridas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642277 \h <![endif]–>6<!–[if supportFields]><![endif]–>

Los árboles frutales en zonas cálidas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642278 \h <![endif]–>7<!–[if supportFields]><![endif]–>

La técnica del emparrado a través de otras plantas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642279 \h <![endif]–>7<!–[if supportFields]><![endif]–>

Setos de manzanas y membrillos para el emparrado. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642280 \h <![endif]–>8<!–[if supportFields]><![endif]–>

Mejorar o transformar un terreno para árboles en un bosque frutal <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642281 \h <![endif]–>9<!–[if supportFields]><![endif]–>

Plan de alimentación para nuestras cabras para el final del verano: <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642282 \h <![endif]–>10<!–[if supportFields]><![endif]–>

Utilización de troncos viejos para las estructuras trepadoras, protección contra las heladas y el cultivo con estacas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642283 \h <![endif]–>10<!–[if supportFields]><![endif]–>

Propagación a través de plantones en forma de T. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642284 \h <![endif]–>11<!–[if supportFields]><![endif]–>

Tipos de protección. La arrogancia de las autoridades pertenecientes a consorcios <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642285 \h <![endif]–>11<!–[if supportFields]><![endif]–>

Otros árboles para la sujeción. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642286 \h <![endif]–>12<!–[if supportFields]><![endif]–>

Regla: no combatimos ni parásitos ni mohos <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642287 \h <![endif]–>12<!–[if supportFields]><![endif]–>

Casi todos los árboles y setos son aptos para el emparrado. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642288 \h <![endif]–>13<!–[if supportFields]><![endif]–>

Las arcadas como estructura para plantas trepadoras. Las casas vivientes <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642289 \h <![endif]–>13<!–[if supportFields]><![endif]–>

Acerca de la Isla Paraíso. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642290 \h <![endif]–>15<!–[if supportFields]><![endif]–>

Ni la agricultura perezosa de Fukuoka ni el permacultivo de Mollison son modelos apropiados <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642291 \h <![endif]–>15<!–[if supportFields]><![endif]–>

Nos medimos en relación con el beneficio de la agricultura convencional mecanizada. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642292 \h <![endif]–>16<!–[if supportFields]><![endif]–>

Los diferentes grados y formas de la integración. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642293 \h <![endif]–>16<!–[if supportFields]><![endif]–>

Obstáculo: la civilización extrema. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642294 \h <![endif]–>16<!–[if supportFields]><![endif]–>

El sistema Isla Paraíso es trasferible a todas las regiones <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642295 \h <![endif]–>17<!–[if supportFields]><![endif]–>

Diferencias entre países fríos y países cálidos <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642296 \h <![endif]–>17<!–[if supportFields]><![endif]–>

Por qué (actualmente) no queremos asentarnos en Alemania. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642297 \h <![endif]–>18<!–[if supportFields]><![endif]–>

La apostasía de Dios nuestro Señor avanza en la anarquía, el caos y contra natura. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642298 \h <![endif]–>18<!–[if supportFields]><![endif]–>

¿Cómo llamar a un sistema social y a una constelación de poder y de gobierno. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642299 \h <![endif]–>19<!–[if supportFields]><![endif]–>

Posibilidades del sistema Isla Paraíso. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642300 \h <![endif]–>20<!–[if supportFields]><![endif]–>

Lea con reserva libros sobre jardinería y horticultura. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642301 \h <![endif]–>20<!–[if supportFields]><![endif]–>

Elija con tiento los tipos de animales útiles <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642302 \h <![endif]–>21<!–[if supportFields]><![endif]–>

¡Prohibidos los animales carnívoros en la isla! <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642303 \h <![endif]–>22<!–[if supportFields]><![endif]–>

La elección de las variedades <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642304 \h <![endif]–>22<!–[if supportFields]><![endif]–>

También los arbolillos que nacen por azar dan a menudo buenas variedades de fruta. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642305 \h <![endif]–>23<!–[if supportFields]><![endif]–>

Cuidado con las semillas de las hortalizas importadas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642306 \h <![endif]–>23<!–[if supportFields]><![endif]–>

Manzanas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642307 \h <![endif]–>23<!–[if supportFields]><![endif]–>

Las variedades de procedencia alemana probadas con éxito en Portugal <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642308 \h <![endif]–>24<!–[if supportFields]><![endif]–>

Tenemos que considerar nuestra parcela como una obra de arte viviente. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642309 \h <![endif]–>25<!–[if supportFields]><![endif]–>

Preguntas que hay que hacer al árbol <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642310 \h <![endif]–>25<!–[if supportFields]><![endif]–>

Arbustos o ramas altas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642311 \h <![endif]–>26<!–[if supportFields]><![endif]–>

¿Qué hacer en presencia de ratones? <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642312 \h <![endif]–>27<!–[if supportFields]><![endif]–>

El albaricoque. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642313 \h <![endif]–>28<!–[if supportFields]><![endif]–>

La pera. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642314 \h <![endif]–>28<!–[if supportFields]><![endif]–>

El roble. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642315 \h <![endif]–>29<!–[if supportFields]><![endif]–>

Ilustración / Texto. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642316 \h <![endif]–>33<!–[if supportFields]><![endif]–>

Fresas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642317 \h <![endif]–>34<!–[if supportFields]><![endif]–>

Higos <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642318 \h <![endif]–>34<!–[if supportFields]><![endif]–>

Cereales (del pan) <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642319 \h <![endif]–>34<!–[if supportFields]><![endif]–>

Atención, los setos y las arcadas pueden crecer fácilmente. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642320 \h <![endif]–>36<!–[if supportFields]><![endif]–>

Las retamas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642321 \h <![endif]–>38<!–[if supportFields]><![endif]–>

El avellano. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642322 \h <![endif]–>38<!–[if supportFields]><![endif]–>

La frambuesa. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642323 \h <![endif]–>39<!–[if supportFields]><![endif]–>

Grosellas, Jostabeeren y grosellas espinosas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642324 \h <![endif]–>39<!–[if supportFields]><![endif]–>

El caqui <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642325 \h <![endif]–>40<!–[if supportFields]><![endif]–>

Los cactus <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642326 \h <![endif]–>40<!–[if supportFields]><![endif]–>

El cerezo. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642327 \h <![endif]–>41<!–[if supportFields]><![endif]–>

El maíz <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642328 \h <![endif]–>42<!–[if supportFields]><![endif]–>

Las almendras <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642329 \h <![endif]–>42<!–[if supportFields]><![endif]–>

Las moras <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642330 \h <![endif]–>42<!–[if supportFields]><![endif]–>

Melones y calabazas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642331 \h <![endif]–>43<!–[if supportFields]><![endif]–>

Las aceitunas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642332 \h <![endif]–>43<!–[if supportFields]><![endif]–>

El melocotón. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642333 \h <![endif]–>46<!–[if supportFields]><![endif]–>

El ciruelo. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642334 \h <![endif]–>47<!–[if supportFields]><![endif]–>

Las setas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642335 \h <![endif]–>47<!–[if supportFields]><![endif]–>

Consideremos la toxicidad con mayor exactitud. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642336 \h <![endif]–>49<!–[if supportFields]><![endif]–>

El membrillo. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642337 \h <![endif]–>50<!–[if supportFields]><![endif]–>

Las rosas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642338 \h <![endif]–>51<!–[if supportFields]><![endif]–>

Algunas dificultades a la hora de crear casas de madera. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642339 \h <![endif]–>53<!–[if supportFields]><![endif]–>

Otra vez las rosas <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642340 \h <![endif]–>53<!–[if supportFields]><![endif]–>

Los tomates <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642341 \h <![endif]–>54<!–[if supportFields]><![endif]–>

El topinambur <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642342 \h <![endif]–>55<!–[if supportFields]><![endif]–>

El nogal <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642343 \h <![endif]–>56<!–[if supportFields]><![endif]–>

La vid. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642344 \h <![endif]–>57<!–[if supportFields]><![endif]–>

Los cítricos <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642345 \h <![endif]–>59<!–[if supportFields]><![endif]–>

Cita de R. Steiner, 1916. Discurso nº 167. <!–[if supportFields]> PAGEREF _Toc55642346 \h <![endif]–>61<!–[if supportFields]><![endif]–>

<!–[if supportFields]><![endif]–>
Plantas para la vida en el Jardín Paraíso

Al principio

fue la palabra, la idea, la intención.

La estructuración de su terreno se convertirá también para usted en un acto creativo, en una obra artística en la que podrá trabajar toda una vida. Dentro de los límites que ofrece un libro sólo podré transmitirle algunas pocas de las incontables posibilidades que existen, ayudarle en su iniciación, incluso evitarle quizá algunos errores que de otro modo cometería. Por lo demás, su jardín, sus animales y sus plantas serán los medios de los que usted irá a vivir. Cada año aprenderá a conocerlos y a estimarlos mejor. Algunos de los que pensaba que eran innecesarios le serán de repente provechosos. Por eso la primera regla básica es:

¡No destruya ningún tipo de planta!

Cuando hoy contemplo nuestra finca debo afirmar que al principio no quise renunciar a ningún tipo de planta de las que allí se encontraban. Alguna vez todas ellas serían de utilidad. Nuestras instalaciones se convertirán en ecosistemas fundamentales para el hombre y los animales cuando concentremos allí todos los tipos de plantas necesarias y las ordenemos con sentido práctico.

Antes era normal preguntar: “¿qué haces con el estramonio?, es venenoso”. Pero nosotros no lo necesitamos para lo que suele conocerse. Sus alcaloides no nos interesan. Tampoco fumamos su hierba para combatir el asma o elaboramos “pócimas mágicas” como las brujas de la Edad Media.

Cuando es evidente que una planta se siente bien en un terreno en particular habría que dedicarse a ella y tratar de encontrar sus utilidades.

Utilidades del estramonio

Al principio observamos un tipo de abeja negra de tamaño fuera de lo normal que casi únicamente solía saborear las flores del estramonio. También encontramos mariposas Luego empezaron por cogerle gusto a sus flores también los niños, pues contienen mucho néctar. Se puede beber de ellas como hacemos con las ortigas muertas. Entonces averiguamos que las hojas frescas y algo apretujadas del estramonio con las que se envuelven las heridas cortan eficazmente las hemorragias. Recolectamos interesadamente de las cápsulas un kilo de semillas y lo secamos. Las semillas dan gran cantidad de aceite que, tras separar el material viscoso del veneno, apenas es ya nocivo y se puede emplear como producto medicinal. El aceite tiene propiedades hemostáticas. En ocasiones el uso de una planta puede tener un carácter banal. Por ejemplo, utilizamos a menudo hojas de plantas como papel higiénico. ¿No es de apreciar que las propiedades de las hojas de estramonio sirvan también para esa aplicación?

La toxicidad de plantas similares es variable

Cuando más tarde leí en los libros acerca de estas plantas me asusté. Sólo aparecían advertencias sobre su toxicidad. En uno de estos libros se afirmaba por lo menos que su veneno podía variar dependiendo del lugar. Con relación a esto he podido observar que los lugares venenosos favorecen la proliferación de plantas tóxicas. Si acaparamos heno de una zona contaminada y lo dejamos descomponerse se desarrollan en primer lugar hongos tóxicos y no aquellos que sirven para el alimento de los animales. Si recolectamos estramonio de un escombrero no tendremos que extrañarnos si éste es en extremo venenoso. El estramonio posee los niveles de toxicidad más altos allí donde se abona con “excrementos humanos”, en lugares poblados por gurmets de tóxicos y sibaritas de la carne. En lo que a nosotros respecta esta planta no es muy venenosa, pues un cuarto del forraje para las cabras está compuesto de ella. El hecho es que allá donde crece el estramonio se puede cosechar en grandes cantidades. Se deben cortar ramos cuyas cápsulas ya estén maduras y batirlas en una cuba. Es una planta que nunca estorba en una huerta, apenas ocupa espacio y proyecta una sombra de 1 metro de alto a las plantas más sensibles al calor. Y en cuanto ya no sea de utilidad se la puede retirar fácilmente sin que vuelva a reproducirse otra vez.

Creo que con relación a la venenosidad de ciertas plantas existe mucha ignorancia. Al fin y al cabo, la hoja de los tomates, patatas e incluso de los pepinos es venenosa, y para muchas frutas hay que esperar hasta su completa maduración para que sean comestibles. Algunas semillas necesitan de las heladas o de largos periodos de tiempo para liberarse del contenido tóxico o para que puedan ser bien digeridas. ¿Puede ser que aún desconozcamos las “instrucciones de uso” de cada una de las plantas? Hay plantas “domesticadas”y plantas silvestres, pero todas pueden ser de utilidad si se sabe para qué. He notado cada vez más en los últimos años que un sistema hortícola es un organismo de gran inteligencia con los más delicados sentimientos que es capaz de adaptarse a las necesidades de los hombres que viven de la naturaleza. Valga el hecho, por ejemplo, de que los tiempos de maduración de los distintos tipos de frutas se regulan uno después del otro de tal forma que no se da lugar a momentos de vacío.

A menudo las plantas tóxicas sirven para la alimentación de los animales

Un punto importante a la hora de considerar la utilidad de las plantas es la pregunta: ¿qué animales pueden servirse de estas plantas o pueden servirse ante todo de ellas? Hablando del estramonio hemos nombrado solamente a las cabras como principales consumidores. A éstas les gusta alimentarse de vez en cuando y en algunos lugares en los que no es tan tóxico de sus pericarpios aún verdes. Tenemos suficientes motivos para conservar como planta vivaz. Lo que puede hacer del estramonio como planta pionera más valiosa es su resistencia a la sequía y al calor. En los meses calurosos dependemos considerablemente de éstas pocas plantas resistentes al calor. Presumo que el estramonio pierde su toxicidad en estos periodos cálidos. Por otro lado, hay una diferencia enorme entre lo que los animales y los hombres consumen durante los periodos de escasez y lo que se consume en los de abundancia. En caso de emergencia se puede consumir todo tipo de planta siempre y cuando sea en cantidades fiables.

Otras plantas pioneras de las regiones áridas

Por suerte en los tiempos de aridez existen otras plantas a parte del estramonio. Las plantas pioneras más resistentes en nuestra zona son diversos tipos de retamas, nopales (cactos), alcornoques y encinas, así como algunas especias, a saber, lavanda, romero, orégano, menta pequeña y algunas yerbas. De esta sociedad de plantas pioneras pueden sobrevivir al fin y al cabo las cabras, las ovejas y los asnos.

No menos constantes son, sin embargo, algunas de nuestras más queridas frutas y verduras con la aplicación de abonos idóneos y la mejora de los suelos en combinación con los métodos que en el transcurso de este libro iré nombrando. Éstas dependen de nuestra pericia hortícola y nos acompañan, con esmerarnos un poco, como amigos hasta en las zonas más extremas.

Es asombroso cómo muchos tipos de hortalizas y de frutas producen cosecha sin ser regados hasta en los momentos más áridos del verano, siempre que se tengan las clases adecuadas para ello. Es incluso posible que todas las yerbas silvestres y plantas vivaces a excepción de las resistentes como la pata de ganso, cola de zorra y la zamárraga se resequen, pero las sandías, los tomates de invierno, las judías blancas y rojas, el maíz, la aguaturma, las patatas e incluso ciertas calabazas puedan crecer y dar frutos. En algunos casos (¡no siempre!) la combinación de ciertas plantas pueden elevar el nivel de resistencia. De ese modo, ciertas judías descubren la tierra donde crece el maíz. O las calabazas trepadoras sobreviven bajo su sombra.

Los árboles frutales en zonas cálidas

Entre la vegetación frutal poseen propiedades pioneras y resistencia a la sequedad sobre todo la zarzamora y la vid, allá donde pueda arraigar con profundidad. También los manzanos se cuentan entre los favoritos en cuanto a la resistencia en algunos suelos, aunque al principio tienen dificultades para conservar sus frutos durante el verano. En ocasiones las manzanas echan manchas a causa de la intensidad del sol. Supongo que en Portugal las variedades de piel clara se privilegian de una mejor compatibilidad con los rayos solares. Sin embargo, también tenemos una variedad de piel roja que se mantiene por sí misma y que aunque no esté tupidamente cubierta de hojas posee gran resistencia solar. La causa de dicha resistencia al calor la supongo en su gran contenido en azúcar durante una maduración prematura en verano. En cualquier caso, lo que en condiciones de calor perjudica a las manzanas no es tanto la sequedad como la exposición excesiva a los rayos solares. Para obtener un remedio y poder cultivar este valioso fruto en cualquier tipo de zona cálida hemos desarrollado un método, junto al sombreado clásico artificial que nombraré en breve y que merece ser considerado con otros tipos de frutas en cualquier tipo de zona cálida.

La técnica del emparrado a través de otras plantas

Es muy importante tratar cada árbol comprensivamente y de forma personalizada. Hay árboles, sobre todo los árboles jóvenes, con ramaje abierto y poca firmeza que apenas pueden resistir una el peso de las plantas enredaderas y otros que, en particular durante el proceso de maduración de sus frutos necesitan incluso una sujeción. Es posible conseguir mayor estabilidad durante años incluso si les podamos con regularidad. En algún momento dado su tronco será lo suficientemente fuerte. También se pueden sostener pequeños árboles expuestos al viento con espalderas y pérgolas. Construir estructuras trepadoras supone, sobre todo en grandes terrenos, una cantidad de trabajo y, en algunos casos, de dinero considerables. No en cualquier sitio se puede encontrar madera gratuitamente. Y quien no quiera que sus estructuras se vengan abajo por las tormentas o por el peso de la fruta en pocos años tendrá que emplear al construir las pérgolas y el resto de los armazones, postes de cemento, alambres galvanizados, palos impermeabilizados, etc., es decir, objetos caros y antinaturales procedentes del mercado.

Por supuesto que cada uno puede, si quiere, enriquecer al mercado de la construcción y construir sus “perfectas” pérgolas con cemento. Pero me gustaría exponer aquí otras alternativas más naturales. Por eso doy tanta atención a la técnica de emparrado de plantas y a la construcción de parcelas para arbustos y plantas frutales. Esto último no es más que una estructura de plantas trepadoras para diversos tipos de plantas y exigencias. En los arbustos frutales las matas son más estables y están más protegidas. Así que podríamos plantar o sembrar nuestros tallos de manzano de tal forma que estén expuestos al viento el uno al lado del otro en una hilera y destinar el arbusto resultante para que trepen por él las plantas enredaderas. Estas parcelas de manzanos plantados muy cerca el uno del otro, de tronco corto, se inventaron hace algunos decenios y sustituyeron muchas de las parcelas de tronco alto. En aquella época, a la nueva generación del spray no se les ocurrió la idea de emplear árboles frutales para otras plantas enredaderas, sembrar entre medias hortalizas y disponer libre y permanente el terreno para aves de corral y de los ungulados idóneos.

En aquel entonces sólo se dedicaban al beneficio de un solo cultivo y se aprovechaban de él de forma exclusiva. Lo cual es a su vez innatural. Nosotros queremos crear ecosistemas completos para el hombre, los animales y las plantas. El “mercado” y sus “leyes” no nos interesan. Queremos vivir directamente de nuestro huerto y en nuestro huerto, sin dañarlo y sin convertirlo en objeto de explotación a prostituir. Sólo después de esta reorientación y de una adaptación interna podremos empezar una horticultura paradisíaca más exigente y se podrá explotar el acceso al arte hortícola de mayor rango que pretendo promover con esta obra.

Foto: Fáciles estructuras a partir de palos pueden servir para el emparrado o por el contrario cubiertos hacia un lado con hierba o retamas entrelazadas. Las estructuras con forma de caballete no se caen de la misma forma que se caen los postes clavados en la tierra. En primer plano “Schnulli”, mi compañera, (Ulrike Maria Jäger) con “Buzzele”.

Setos de manzanas y membrillos para el emparrado

Vayamos ahora a nuestros manzanos. Éstos son los más idóneos para el sombreado y para el emparrado del vino: la hilera de manzanos, la cual esencialmente no necesita sobrepasar los dos metros de altura, es totalmente capaz de dar vino a partir del tercer año. Por eso no se deberían de echar abajo las parras fuertes en los lugares soleados a la hora de plantarlos puesto que éstas no llegan a crecer demasiado. Los troncos de los manzanos soportan un emparrado a través de las hortalizas de cosecha anual como los fríjoles, pepinos, calabazas, tomates o guisantes trepadores. Hay que pensar en el mismo lugar qué emparrado necesita la manzana cuando el sol es muy intenso o cuánto aguanta, por el contrario, cuando hay escasez de éste para poder cultivar frutos maduros y dulces.

Para parcelas de hortalizas trepadoras de hasta 1,8 metros dedicadas a guisantes, pepinos y tomates recomiendo el membrillo como apoyo para el emparrado. Éste puede cortarse bajo. Crece muy fácilmente por medio de estacas como si se tratara de un arbusto y soporta a esa altura, mejor que la manzana, la saña de los animales de pasto a los que permitiremos la entrada a la parcela de vez en cuando y por turnos.

Con este vivo arbusto trepador de membrillos a una distancia de 50 centímetros se suprime el trabajo continuo de clavar con estacas los guisantes y los tomates para el sostenimiento y su retiro posterior. El arbusto trepador del membrillo ofrece protección continua suficiente en terrenos densos, de modo que podremos permitir el paso de las gallinas incluso durante el periodo de cosecha.

En el seto de membrillo pueden cohabitar sus parientes como la pera y el níspero que incluso se pueden unir al membrillo o injertar en él.

Propuesta: cree un huerto para gallinas a partir de árboles frutales de tamaño medio y dispuestos en hilera. Rellene dichas hileras en un terreno bajo con arbustos de bayas (grosella o uva espina). Entre las hileras de los árboles grandes rellene con bajos arbustos de hortalizas trepadoras a partir de setos membrilleros como se describe o bien con bayas para que los escapes queden libres por cualquier lado. Se pueden plantar setos membrilleros con una distancia de unos 2 metros y el espacio intermedio con frambuesas. En el caso de que aún quede espacio libre plante aguaturma, maíz y patatas entre las hileras o en ellas mismas. A las gallinas les gustan mucho las huertas frutales, pues es allí donde encuentran una gran parte de su alimento. Sólo picotean el alimento que se encuentra amontonado. El maíz lo comen sólo al principio y luego lo picotean. Hay incluso algunos tipos de lechuga que a las gallinas no les gusta y que pueden crecer con una capa no muy denso. En cuanto a la remolacha forrajera, la col, la zanahoria o la cebolla en etapa temprana, sin embargo, no hay nada que hacer para impedir que las gallinas las devoren.

La mejor forma de abonar estas selvas frutales con presencia de gallinas, también para alimentación de éstas, es creando un manto con los restos de cada una de las plantas disponibles. De esta misma forma se pueden utilizar todos los desperdicios de cocina así como los excrementos humanos y de animales. Se pueden emplear también en pequeñas zanjas como abono para una posterior germinación.

Mejorar o transformar un terreno para árboles en un bosque frutal

Dejemos nuestros arbustos frutales a un lado y vayamos al huerto frutal normal con árboles. A la hora de ocuparnos de una parcela arbolada hay que pensar principalmente si se puede mejorar un bosque frutal o bien si al menos de vez en cuando puede ser apto para el pastoreo. Al principio la parte de bosque frutal de nuestra parcela será por lo común escasa y mucho mayor la de pastos. Con los años la parte de pastos se irá reduciendo, mientras que por el contrario, la acumulación de follaje apto para la alimentación de los animales producido por el creciente bosque frutal será cada vez más considerable. De tal modo que cada año más animales lecheros, sobre todo las cabras, se podrán alimentar de éste. Las cabras no necesitan ni requieren un corral grande para un mejor forraje. Prefieren ser acomodadas a resguardo de la lluvia y del viento lo más cerca posible del ser humano y que éste las sustente cómodamente. No es fácil proteger los árboles de los toscos animales.

Regla: cuando las cabras se escapan no significa que sean maliciosas, sino que se debe a una carencia de forraje. Los animales saciados y alimentados de la gran variedad de nuestra parcela no suelen desear escaparse y tampoco es necesario cepillarlos. (Cepillar: método de domesticación para evitar el encarnizamiento, es decir, que echen abajo arbustos y plantas, y que se encaramen a mesas y similares o se salten vallados uniendo las dos patas a través de una cuerda de unos 20 a 40 centímetros atada por encima de la articulación de la pezuña. Para que la cuerda no produzca rozaduras hay que colocar anillas anchas alrededor de la articulación).

Plan de alimentación para nuestras cabras para el final del verano:

Por la mañana temprano en el establo: mezcla de avena, cebada y maíz.

Durante el día en el corral: forraje a partir de hojas de melocotón, manzana, roble, olivas, vid, rosas y zarzamora, etc., hojas de col, maleza recién cortada, planta vivaz, tallos de maíz, manzanas y peras desechadas y cáscaras de melón.

Por la tarde noche en el establo: hojas de cactus cortadas (también patatas, nabos y aguaturma), de nuevo avena, cebada y maíz.

En el caso de que no haya demasiados árboles deberíamos construir cercas y mecanismos de protección para la época del pastoreo y las provisiones. Al fin y al cabo los animales nos aligeran de la tarea de abonar, la de recortar las ramas más bajas, segar el prado y no sólo eso, sino que además nos dan su leche. Los rebaños de ungulados ahuyentan a los campañolos. Por eso, cuando construya una nueva parcela debería pensar en los animales de pasto, pues debería permitirles la entrada de forma periódica en tantas como sea posible.

Utilización de troncos viejos para las estructuras trepadoras, protección contra las heladas y el cultivo con estacas

En el tradicional huerto frutal con árboles siempre encontramos, para volver al tema principal, algunos troncos estables de manzanos cuyas capacidades para sostener se pueden aprovechar como nunca en otoño a través sus frutos, o algunos troncos envejecidos pero resistentes y ya resecos que no den frutos valiosos. A éstos les podemos poner fuertes plantas trepadoras adicionales, a ser posible hoja de parra, la cual cuando más tarde se haya hecho lo suficientemente fuerte y estable puede quedar a resguardo de los animales de pasto. Con vistas a un pastoreo posterior es ventajoso la plantación o fijación directa en el mismo tronco. A la hora de disponer un árbol para las plantas trepadoras hay que tener cuidado con no destruir demasiadas raíces. Esto lo podrá evitar esparciendo sencillamente plantones en un único agujero de pocos centímetros de ancho que perforará con una vara larga de hierro o un palo. No tiene por qué plantar la parra directamente en el tronco. Puede hacerlo un poco más separado, entre 1 y 2 m de distancia, pero sin salirse de la envergadura que conforman las ramas del árbol que es donde la parra encuentra su punto de ascensión. Posteriormente cave un agujero ancho de al menos 50 cm de profundidad y meta en él a ser posible un palo. Coloque alrededor del palo el plantón de parra que haya elegido para su reproducción (puede ser hasta de 1 m de largo). Debería quedar visible un trozo de robusta madera vieja. Todos los plantones suelen enraizar tanto en posición inclinada como nivelada. Si atamos suavemente los plantones alrededor del palo éstos proporcionarán al rodrigón no sólo una ventajosa posición inclinada, sino además la de una larga vara enterrada en nutritiva tierra abonada y con el extremo del brote sobresaliendo brevemente del suelo. Sólo deberán aparecer dos brotes. En el caso de que la parte superior del brote se congele al echar las hojas habrá que procurar que la parte inferior esté cubierta densamente a la altura de la superficie terrestre, luego, en primavera, podrá cubrirla fácilmente con paja. Precisamente la ventaja de nuestra técnica de emparrado es que la parra y otras plantas trepadoras se protegen de las plantas protectoras y además penden considerablemente de una altura mayor, con lo que no les afectan las heladas del suelo. De no haber sido por esta técnica de protección nunca habría sido posible criar en nuestra quinta de Portugal (en el pasado con un alto riesgo de heladas) ni siquiera higueras. Los brotes jóvenes de las ramas enterradas de las higueras se helarían inmediatamente de no ser por las plantas protectoras. Quien quiera multiplicar el número de higueras a partir de plantones debe tomar el trozo de una rama de higuera, a ser posible que esté sano, que tenga un buen grosor y haya sido cortado recientemente, y del que a su vez crezca de forma prominente un pequeño brote lateral de medio metro más o menos (de modo que obtenemos una pieza similar a una T). Entierre la gruesa rama en el agujero en que se quiera plantar el seto de tal forma que sólo se deje ver del suelo el pequeño brote.

Propagación a través de plantones en forma de T

Esta técnica de plantones en forma de T (con las gruesas brevas enterradas y el fino brote lateral emergente) es prometedora en los tipos de árboles que apenas se pueden multiplicar a través de los plantones. Como ocurre con los olivos y las moras. La zona en la que nos encontramos en Portugal tenemos que regar los plantones de forma permanente, es decir, cada tres días más o menos. En Alemania la cosa es más sencilla. Todas las primaveras, antes de la época del brote, suelen echar raíces los renuevos de la grosella, el membrillo y las rosas.

Plantón en forma de T para la reproducción de árboles viejos con problemas para arraigar como las higueras, los olivos o las moras. Plante un trozo de rama grueso recién serrado con un brote lateral como si fuera un árbol y riéguelo continuamente durante el primer verano. No corte la punta del brote.

Tipos de protección. La arrogancia de las autoridades pertenecientes a consorcios

Vayamos de nuevo a las parras. Hay varias diferencias entre todas ellas. No todas las cepas mejoradas y compradas se pueden reproducir con éxito fácilmente mediante la técnica del plantón porque la calidad superior es a menudo demasiado débil para el crecimiento o ni siquiera arraiga, como pasa con las manzanas. Además, hasta el día de hoy las autoridades han tenido la desfachatez de prohibir a los horticultores la propagación de sus bosques frutales. Una insolencia que deberíamos de desacostumbrar al aparato de administración dirigido por funcionarios parásitos y unidos a consorcios que desde hace tiempo cometen un crimen detrás de otro (no sólo ecológicos) y arruinan nuestro planeta. Nadie tiene derecho a considerar las plantas y los animales como su propiedad. Son como el mismo hombre de Dios y crecen por sí solos gracias a su aura espiritual. El respeto hacia nuestros semejantes nos debería prohibir, en mi opinión, incluso “vender” animales y plantas. Sea como sea, con las uvas americanas podemos cubrir de zarcillos con un solo ejemplar toda una casa entera. Este tipo de uva crece bien en zonas frías, pero produce vino apenas apto para el consumo y necesita de sol en grandes cantidades e intensidad.

Otros árboles para la sujeción

Las parras se pueden subir a otros árboles sustentantes. Pero hay que tener en cuenta que habrá que cortar y arreglar las cepas de forma continua. Los árboles altos implican ascensiones con regularidad. Si colocamos parras en un alcornoque tendremos que descolgarlas y colocarlas de nuevo en otro punto porque a estos árboles se les suele cortar la hoja y descortezar. Por lo menos los robles son estables a la hora de escalarlos, mientras que para el sauce hay que estar siempre alerta de que no se venga abajo. Estables son también los cerezos,

cuya defoliación quizá ya ha tenido lugar para la maduración de la uva, que podrá madurar con los últimos días soleados del año. Colocar parras en cerezos altos hará necesario la escalada con regularidad y el uso de escaleras largas.

Estos árboles no son ideales para el emparrado. Al trepar a ellos en otoño y en invierno con la escalera cabe la posibilidad de romper los brotes. Por ejemplo, los almendros y los ciruelos, por los que uno se debe mover con mucho cuidado cuando pode las ramas secas o finas y los vástagos. A pesar de todo, este año dejé trepar judías pintas a un ciruelo azul de amplio crecimiento que maduró en otoño. El árbol no resultó finalmente muy productivo pero mejoró durante el verano. De alguna forma les gustaron los brotes trepadores del ciruelo a las hormigas y a los insectos que vivían allí desde años anteriores. Estos brotes atrajeron a los insectos voladores con el color rojo e sus pétalos. Pero esto no nos causó problemas en absoluto. Al fin y al cabo, los insectos constituyeron alimento para las abejas y finalmente con ello contribuyeron en la producción de miel, obteniendo nosotros de una forma o de otra siempre algo bueno sobre la mesa.

Regla: no combatimos ni parásitos ni mohos

En el mejor de los casos está permitido proteger árboles cuando les amenaza una plaga. Por eso se le puede aplicar un poco de lodo, abono de vaca o cualquier tipo de estiércol cuando se encuentren parásitos de la corteza. Y habrá que cazar los campañolos con trampas. Cuando exista una amenaza de plaga habrá que hacerse las siguientes preguntas:

¿Necesito este árbol en este lugar?

¿Qué le puede faltar en el lugar donde se encuentra?

¿Está poco alimentado? ¿Le he abonado demasiado poco?

¿Está compacta su tierra?

¿Está expuesto al impacto de ondas microondas?

Sin embargo, ahora me aguarda el delicado trabajo de retirar de las ramas todos los pliegues de los brotes de este ciruelo, para lo cual deberé elegir un día con tranquilidad y paciencia con el fin de no romper demasiados capullos de flor o serrar las ramas intactas. Una parra y, por tanto un emparrado de duración en un ciruelo no parece ser una buena idea porque la hoja de parra no está del todo desarrollada para cuando maduren las ciruelas. Aunque siempre podemos intentar que la parra se agarre a las ramas más bajas. Sin embargo, habrá que bajar otra vez los fuertes brotes nuevos que crecen cada año en otoño destruyendo posiblemente los renuevos. En algunos emparrados puede ocurrir que dos árboles necesitados de mucha luz solar compitan por ella. Habrá que decidirse entonces por una cosecha de ciruelas o bien por una de uvas maduras. Las ciruelas no tienen nada que hacer por ejemplo contra las uvas americanas si se les permite trepar a estas últimas a voluntad. Además, los ciruelos no son siempre estables para soportar ramas de parra, sino que son más adecuados para las judías, las granadillas y en todo caso los kiwis, a los que les encanta la sombra. Para estas alternativas se recomienda dejar que las plantas trepen desde las partes más bajas del ciruelo.

Aunque no siempre, los árboles idóneos como estructura estable para las plantas trepadoras y el emparrado con parra son los que deben cortarse de forma continua o modificarse radicalmente porque muestran signos de acaparamiento en su crecimiento (a menudo sólo en parte) o se mueren por completo. Así le ocurre al melocotón. Al igual que con la vid, con el melocotón debemos intentar criar cada año nuevos vástagos que formen capullos de tres brotes, que sean de calidad y de los que crezcan grandes melocotones al año siguiente. Los melocotoneros son árboles de sujeción sencillos y de baja calidad.

La desventaja de estas largas ramillas de brotes de los melocotoneros es que éstas se doblan considerablemente bajo el peso de los melocotones. Hay que cambiar las parras de sitio a más tardar después de los dos años de colocarlas y repetir la operación una y otra vez. Considero lo más apropiado emparrar los melocotoneros con fríjoles o habas de España.

Los vulgares melocotones y ciruelos silvestres y sobre todo aquellos que no se han cortado los puede utilizar para sujetar las parras, pero sometiendo en gran parte las necesidades de las plantas trepadoras al árbol sustentante, el cual por un lado no debería cortar, sino más bien deshojar, o bien cortar los melocotones sin miramientos para ganar más hojas. Esto puede ser útil y efectivo si emplea frecuentemente las hojas de estos árboles sustentantes para alimentar a las cabras. Los melocotoneros silvestres soportan un follaje a menudo considerable.

Casi todos los árboles y setos son aptos para el emparrado

Muchas o casi todas las combinaciones son posibles. Si así le gusta podría recoger sus uvas de un seto de zarzamoras, membrillos y rosas (deje libres a las abejas y a las avispas). Sin embargo, en este capítulo me gustaría que comprendiera nuestra forma de pensar y de reflexionar, y nuestro tipo de relación con este tema. Tales consideraciones y planificaciones previas tienen su importancia cuando se construyen y se regentan terrenos grandes en los que se pueden incorporar sin problemas los animales útiles y que estos puedan cohabitar sin una gran cantidad de trabajo o incluso sin la presencia de máquinas. A través de planificaciones viables se puede rendir considerablemente y decidir de forma precisa qué tareas y cuántas de ellas son indispensables, algo que tendrá que decidir durante los muchos años venideros.

Violar la naturaleza con los grandes avances técnicos, abonar artificialmente y rociar los errores propios con productos tóxicos no es ni lícito ni un arte. No así plantar terrenos naturales de forma lógica libre de máquinas y productos químicos. Cada una de las plantas tendrá que ser plantada en el lugar correcto. No deben de quedar huecos ni carencias, pues de otra forma las cabras, las gallinas, el viento, el agua, la sequedad, el calor, el fuego, etc., vienen y destruyen la obra de arte que es la naturaleza.

En el próximo capítulo nos ocuparemos más precisamente de las necesidades vitales de cada tipo de animales y plantas con las que queremos construir nuestro jardín para la vida.

Las arcadas como estructura para plantas trepadoras. Las casas vivientes

Si planta o siembra sin cortarlos dos hileras paralelas de árboles frutales de la misma especie, por ejemplo manzanas, peras, membrillos, nísperos o toda la gama posible de fruta con hueso de tal modo que todos los arbolillos puedan desarrollar sus ramas largas y flexibles se las podrá curvar fácilmente. Doble de nuevo otra rama larga hacia la otra hilera para que ambas se crucen entre las dos a una altura aproximada de 2m y a continuación ligue la una a la otra creando un bonito arco. Es recomendable llevar a cabo la ligazón a comienzos del verano, durante el cual los nuevos brotes aún son elásticos y fácil de arquear.

Obtendremos una arcada en el caso de que ambas hileras de árboles estén entrelazadas. Al final del año, los pequeños y fuertes troncos enlazados el uno con el otro pueden terminar por cerrarse en uno o incluso más puntos y crear un arco estable que podrá asegurarse a modo de enrejado.

Esta construcción natural es muy estable y se la puede emparrar. Además, se da un intercambio de sabia a través de la cicatrización entre muchas ramillas y se puede hacer llegar más savia allá donde se quieran tener los frutos.

Si pensamos un poco más en la forma y en el crecimiento enorme de este terreno nos parecerá buena idea hacer tan frondosa esta construcción estable y creciente de modo que la lluvia no pueda pasar por entre las ramas arqueadas. Para esto hay diversas posibilidades:

O esperamos a que los gruesos troncos y el enramado crezcan hasta convertirse en una especie de túnel frondoso.

O bien cubrimos la bóveda con una capa de manto y más tarde con una fina de suelo para que las ramas vayan echando raíces poco a poco y los verdaderos frutos sigan creciendo hacia arriba.

Antigua presentación de la naturaleza (por K. Kirsch, “Naturbauten aus lebendigen Gehölzen”.

¿Prefiere una “cueva” o mejor un “edificio de viviendas”? Si le apremia más la edificación natural a base de foresta viva olvídese de los árboles frutales y concentre su atención en los grandes árboles. Si no quiere esperar demasiado a la hora de instalarse es recomendable plantar árboles que crezcan rápidamente. Le recomiendo los chopos o los álamos sobre todo porque se pueden plantar o sembrar sus largas raíces en tupidas hileras paralelas que pueden conformar muros vivos para una posible casa. Si se cortan todas las ramas laterales éstos árboles echan ramas en un periodo muy corto de tiempo y se curvan y entrelazan de nuevo a una altura de unos 4 m.

Los conocimientos acerca de las posibilidades técnicas de utilización de arbolado son, como todo saber natural, muy limitados. Podemos dar por sentado que el uso de arbolado vivo desarrollará posibilidades que hoy día no podemos ni siquiera vislumbrar.

Acerca de la Isla Paraíso

Imagínese que vive en un bosque natural que únicamente se compone de plantas útiles de la mayor calidad, en las que las abejas zumban, las gallinas picotean el suelo y las cabras dan la mejor leche para sus hijos; en un bosque frutal cálido que protege del viento y de la lluvia por medio de refugios abiertos, cuevas o incluso en las así llamadas “casas vivientes” construidas sólo con árboles. Allí vive usted tranquilamente con su familia y los animales y ve crecer a sus hijos sana y sin preocupaciones, sin necesitar a nadie ni nada más. Si puede imaginarse un mundo así, un ecosistema de hombres, animales y plantas, se dará cuenta de lo que el sistema Isla Paraíso se propone para usted y para el mundo. ¿Ilusión? ¿Utopía? Eso son sólo las ideas irreales que algunos entusiastas se crean acerca de una granja natural. Lo que los ecologistas y permacultores de hoy construyen, a falta de demostraciones reales de los sistemas inefectivos y ficticios pseudo naturales no es otra cosa que lo que presentamos aquí como el sistema Isla Paraíso, pero con la diferencia de que no sería capaz de abastecer ni a los animales ni a nosotros mismos. Ni siquiera yo estoy seguro de que ciertas concepciones acerca de la agricultura natural no sean otra cosa que lo que hoy llamamos selva o lugares salvajes, y resulten beneficiosas en oposición a la agricultura actual, que produce alimentos de pobre calidad aunque sean al fin y al cabo en cantidades suficientes.

Ni la agricultura perezosa de Fukuoka ni el permacultivo de Mollison son modelos apropiados

Partiendo del hecho de que no vivimos ni en Australia ni en Japón, lo que se sugiere en la literatura de moda para nuestros fines de vida autárquica sobre la base de una alimentación natural es insuficiente y a la larga no resulta digno de esfuerzo. Para una vida sana y ventajosa según nuestras ideas necesitamos las estructuras de un bosque fértil. Por el contrario, el truco de Fukuoka sobre el cultivo sin arado no nos enseña ninguna novedad esencial, puesto que se basa sencillamente en las prácticas de cría de peces en viveros de principios del siglo XX. Se construían estanques planos y se los sembraba, después de depurarlos bien, en el fértil fango abonado por microorganismos muertos. Algo maravilloso, claro, pero precisamente eso no es la cumbre del saber agrícola.

Y según la forma de vivir de Mollison nosotros no queremos ni podemos alimentarnos ni construir. ¿Disfrutar con la carne y los alimentos cocinados? ¡No, gracias! Mientras los hombres estén destinados al consumo de cadáveres alimenticios se reproducirán una y otra vez ciertos problemas ya conocidos, o mejor dicho, todas las tragedias y toda la miseria de este mundo. Por eso necesitamos parcelas ricas en árboles frutales y nogales en al menos dos tercios de la superficie y en medio cereales y hortalizas combinadas racionalmente con animales útiles que aporten su leche, queso, huevos y miel.

Después de decenios de prácticas naturales hemos conseguido terminar felizmente otros muchos de estos modernos y semimaduros huertos naturales imaginarios. Por eso no creemos que haya que preguntar a los árboles si podemos alimentarnos de ellos.

Observación: casi todos los naturistas suelen preguntar al árbol, pero a menudo no al propietario de éste.

También tenemos la desfachatez de cortar nuestros árboles para que den rendimiento. Albergo la sospecha de que ciertos dogmas psicopolíticos de los 70 siguen surtiendo efecto (educación antiautoritaria, laissez faire) o sencillamente es que existe ignorancia e incapacidad entre los horticultores y horticultoras.

Tan pronto como uno lleve a la realidad tales ideales paradisíacos querrá ordenar y organizar en breve su bosque de plantas útiles. Todo depende de ordenar dentro de lo posible y de forma clara todas las plantas según sus exigencias, utilizar del mejor modo su cosecha y además integrar a todos los animales útiles para que no las dañen, sino que las sirvan y nos reduzcan el trabajo. Para expresarlo según el arte musical: tenemos que recurrir al “arte de la fuga”.

Nos medimos en relación con el beneficio de la agricultura convencional mecanizada

Aunque hay algunos mercados de consumo especializados en mercancías biológicas tenemos que medir nuestro beneficio con aquel de la agricultura mecanizada. No queremos ofrecer verdura a precio de oro, sino poder continuar, en definitiva, sin la utilización de maquinaria en nuestro sistema. Trabajamos con una efectiva estructura sistemática todas las parcelas y funciones, y sobre todo con los rebaños de animales. Lo nuestro es más eficiente porque no vendemos tanto mercancía individual, cuanto que ofrecemos en todo el marco vital. La vida y el aprendizaje en nuestras granjas no significa trabajo remunerado, sino que se convierte en la meta ansiada que deseamos de los venideros aprendices de la vida, los cuales donan a la escuela su patrimonio en lugar de ansiar dinero. Incluso dentro de una casa de huéspedes o en la llamada Besenwirtschaft[1] una reforma sencilla de la gastronomía rural basada en productos de elaboración propia supone una comercialización más exitosa. En el caso de que dé buen resultado, el establecimiento de un lugar de reposo para personas de la tercera edad o incluso un sanatorio en el que puedan curar mejor con nuestros alimentos no habrá que preocuparse por la parte económica del proyecto.

Los diferentes grados y formas de la integración

Aquí podemos elegir entre diversas formas. Sin embargo, entre otras, están especialmente indicados los pueblos de las zonas más frías, de un cierto grado de civilización y construcciones seguras, que hacen uso de animales, del fuego y están dispuestas para acopio de provisiones y el almacenamiento de éstas. En estos lugares, durante el invierno el sueño de las playas con palmeras no sirve de mucho. Por tanto me construyo las estructuras básicas necesarias a partir de esfuerzo propio. No se trata de un lugar salvaje o de ocio, sino de un trabajo de construcción que lleva decenas de años y que después del cual reconoceremos que el viejo sistema, la civilización, nos ha llevado a un callejón sin salida y a un dilema. Si queremos recuperar la situación cultural del siglo XVIII tenemos que superar violentos procesos de aprendizaje. De otro modo, la civilización caerá probablemente en la pura miseria y en la destrucción total seguramente por medio de una bomba atómica.

Obstáculo: la civilización extrema

Todavía pueden existir otros muchos motivos que impidan la difusión de la Granja Paraíso por mí experimentada con éxito. Pero si lo consideramos, dichos obstáculos provienen de la ignorancia y el miedo de una humanidad arraigada a viejas creencias y a una legislación innatural, complicada y absolutamente falsa, así como de la envidia, la codicia, las limitaciones, la terquedad, el consentimiento y sobre todo la adicción a la que someten al ciudadano civilizado, cuyo limitado mundo quiere recetar a la fuerza, como cualquier otro adicto, a cuantos más mejor para que nadie rompa este ciclo adictivo y pueda escaparse de esta cómoda y trivial enfermedad que es la civilización del consumo. En ese caos en que el egoísta mundo moderno se desgrana en destruidas relaciones y compromisos universales, muy pocos habitantes del sistema Isla Paraíso pueden desarrollarse incluso cuando estuvieran libres de toda coacción civil y la vigilancia creciente del Estado social. E incluso cuando se pudiera ser libre se le agarraría de inmediato y se le civilizaría a la fuerza en cuanto se acercase a la civilización, en cuanto se identificara como persona libre que vive en la naturaleza.

Sin embargo, pienso que deberíamos y tendríamos que extraer de la civilización esta vía, al menos para todos los que quieran recorrerla, y la dejen a su vez libre incluso cuando pueda costar nuestra propia vida (natural). Por eso les voy a mostrar en este libro de forma detallada como crear y mantener una granja para la vida y una granja paraíso, sin tener en cuenta si todas las bases del conocimiento cuadran con los planes de los globalizadores y los señores de los consorcios.

El sistema Isla Paraíso es trasferible a todas las regiones

No todas nuestras “islas” son realizables del mismo modo en cualquier sitio, esto está claro. Pero si intentamos dejar atrás las limitaciones propias y todos los impedimentos autoimpuestos y nos hacemos más abiertos al nuevo mundo que vamos a descubrir, mi sistema posibilita caminos transitables para cada lugar. No depende seguramente de la tierra. La hay a montones. Intentaré demostrar que con el sistema Isla Paraíso podremos asentarnos de forma bien aislada. Es seguro que lo tendremos más fácil cuando estemos preparados para trasladarnos a un país cálido en el que hoy, en la era de los “internazis” y sin coacción socializadora, podamos interactuar y trabajar en unidades familiares cerradas como a nosotros nos gusta. de este modo comenzará de forma inmediata o en los próximos años aquello de lo que hablo en este libro. Aunque quién sabe lo que será de mañana y cuánto tiempo acogerán algunos países a los pobladores extranjeros. Considero posible que pronto se reconocerá el absurdo de la mezcla de razas y pueblos como ta y que al final todos y cada uno regresarán al pueblo del que provienen.

Diferencias entre países fríos y países cálidos

Hay que cambiar en muchas cosas la forma de pensar de los países fríos. Países en los que, dicho sinceramente, no querría volver a vivir aunque yo venga de uno de ellos. La posibilidad de plantar densamente se reduce debido a la carencia de sol. Mientras que en el sur debemos protegernos a menudo de él e incluso algunos frutos tiene que esconderse en setos tupidos para que no se estropeen, en los países nórdicos no se recolecta buena fruta de sus lugares por su carencia. Allí debería de establecerse una distancia suficiente entre las hileras de arbustos y deberían plantarse setos frutales orientados de norte a sur para que puedan recibir una mejor distribución de las horas solares. En las zonas frías hay muchos problemas durante la temporada de invierno y por eso hay que ocuparse mucho más del almacenamiento y el acopio, así como del procesamiento de la alimentación. Por eso las zonas frías poseen un clima ideal en verano para las hortalizas, la hierba, así como para la industria lechera, y por norma general gozan de un sustrato fértil. Todos los árboles de cultivo más importantes crecen sin excepción en Alemania. Además, algunos pronósticos para el futuro parten de la base de que algún día se volverán perceptiblemente más cálidos.

De forma análoga al problema con el invierno en el norte, en los países cálidos el verano es terriblemente caluroso y seco. Por fortuna, los efectos del verano se pueden subsanar con nuestro sistema hortícola. Tan pronto como nuestros bosques frutales hayan crecido frondosamente el clima cambia de forma considerable. La tierra se mantiene más sombría y fresca y no pierde tan rápidamente su humedad. En terrenos más extensos la lluvia aparece más a menudo. No obstante, no se dan inundaciones, así como grandes heladas ni tormentas (a no ser que los emisores de ondas de los móviles o incluso las armas de rayos como los sistemas haarp en Alaska que causan temporales artificiales).

Un día claro y despejado de nubes nos llovió en nuestra finca. Fue una lluvia a baja altura que se creó por encima de nuestra propiedad. Por primera vez en aquel verano los termómetros subieron a más de los 35º a la sombra.

Aunque se puedan adoptar la mayoría de los tipos de plantas y animales a las condiciones que se dan en Alemania me gustaría advertir de nuevo que los sistemas de fincas (todavía) no están preparados para las condiciones que allí se dan, más bien están concebidos para un grado de latitud de entre 20 y 40 en la constelación floral que describimos aquí.

Por qué (actualmente) no queremos asentarnos en Alemania

El sistema Isla Paraíso, nuestra escuela para la vida, prevé una agrupación de propietarios que tengan una forma similar de pensar, cuyos terrenos se extiendan por todo el mundo y se conviertan poco a poco en reductos y escuelas para la vida. Sólo después de que en Alemania se supere la situación actual podremos trabajar allí directamente. Ahora veo pocas posibilidades para poder llevar a cabo nuestras ideas y nuestra forma natural de vivir en Alemania debido a la represión que sufre nuestro pueblo según el plan de gestión gubernamental de Orwell. En mi sistema Isla Paraíso no he escrito otra cosa que la Verdad y lo que he encontrado y experimentado a través la naturaleza. Mientras seamos perseguidos por pensar de esta manera, corramos peligro por ello y seamos víctimas de las autoridades del terror y sus instituciones de coacción (puestos de trabajo antinaturales, ciudades prisión, trato médico y psiquiátrico obligatorio, escuelas…), evitaremos Alemania. Asimismo, en el centro de las llamadas comunidades con valor ideólogos de izquierda internacionalsocialistas (“internazis”) se han hecho con un nuevo tipo de dogmatismo infalible y se han autoproclamado norma de todo valor. Con su pseudo ética, su “nuevo” viejo modo de burguesía de izquierdas sobre la base de una arrogancia moderna que cree gobernar el mundo entero con sentido común e ideas propias han creado la ideología actual más peligrosa por antonomasia. Esta arrogancia del mundo occidental es más o menos inversamente proporcional a su saber y a sus capacidades. ¿Qué es lo que creen saber esas piltrafas corruptas y esos desviados mentales? ¿De dónde viene el saber? Si dijera que éste viene de la relación verdadera entre el hombre que vive de forma natural y el único Dios y creador, Señor Jesucristo, lo único que obtengo de un mundo diabólico como el actual es a lo sumo una sonrisa de compasión.

La apostasía de Dios nuestro Señor avanza en la anarquía, el caos y contra natura

Esta humanidad manejada por demonios está más unida que nunca para aislar y perseguir paulatinamente al cristianismo, si es que se le puede seguir llamando así. Desde hace mucho Alemania está siendo “budaizada”, se cree en la reencarnación, se realizan todo tipo de cultos mágicos de oriente (yoga, reiki, tantra, meditación trascendental…). La apostasía comenzó en 1965 durante el Concilio vaticano, en el que los “internazis” tomaron el poder de forma solapada. De ahí que la Sancta Ecclesia quisiera estar a la última moda y cambiar por completo su liturgia, ecumenizarse y liberarse de las antiguas Orden y Verdad. Ya no podrán volver los viejos ni buenos tiempos que se tendrían con la obediencia hacia la naturaleza y el orden divino bajo la influencia de los líderes “internazis” y los demonios del Este. Con todo y esto habrá que contentarse mientras Alemania no caiga en manos de malas ideologías. El Islam, los cientólogos y otros muchos querrán conquistar esta chatarra de civilización.

Observación: quien no conozca mis obras y el contexto de lo que trato se podrá molestar fácilmente de estas duras palabras y las podrá considerar exageradas y falsas. Por eso me gustaría realizar algunas preguntas a tales desinformados:

¿Cómo llamar a un sistema social y a una constelación de poder y de gobierno

Que obliga a pensar de la misma manera a los medios de comunicación y que excluye opiniones discrepantes?

Cuyas escuelas no transmiten los valores del pueblo, sino que abusa con fines propagandísticos de infiltración y reeducación?

Que despersonalizan a quienes tienen opiniones discrepantes psiquiatrizándolos a la fuerza a través de drogas químicas, operaciones de cerebro y otras técnicas de lavado de cerebro, privando en definitiva su personalidad, su esencia y conocimientos (asesinato de la personalidad)? (Yo mismo he llegado a saber cómo a través de las microondas uno puede ser psiquiatrizado a la fuerza. La propagación de los daños a través de la telefonía móvil molesta de forma patente los negocios de los consorcios, así como los medios de los poderosos para un lavado de cerebro general y la manipulación).

Que pone en ridículo, difama y persigue la destrucción de los valores tradicionales, las costumbres de su pueblo y su religión con todos los medios imaginables y a través de extraños, sus costumbres y su religión?

Que prohíbe las opiniones desfavorables así como las Verdades o las declara opiniones delictivas y las persigue criminalmente, suprimiendo incluso ciertas palabras o términos de la lengua?

Que mantiene en todas las áreas un aparato administrativo y de funcionariado a modo parasitario y de tela de araña para llegar al control, al espionaje, al uso de la fuerza y la opresión perfectas sobre sus desprotegidos ciudadanos?

Que allí donde no se puede dirigir al pueblo a través de la manipulación lo gobierna simple y abiertamente en contra de su voluntad e incluso de la Constitución, la cual administra a la fuerza?

¿Cómo llamar pues a un sistema así? ¿Democracia? ¡Ni por asomo! Se trata de una pobre y solapada dictadura tiránica del consumo y de la técnica moderna en apariencia y de fuerte influencia izquierdo fascistoide, se trata del “4º Reich”, de los “internazis”. Soy consciente de que en la civilización ni mis palabras se oyen ni se surcan mis caminos, y que incluso además se me intenta anular queriendo resolver de este modo el problema, pues lo que digo y me propongo hacer lo oyen forzosamente algunos, y sólo porque la Verdad urge e incluso a veces obliga al cumplimiento. Mi propuesta puede provocar cambios considerables, pero nadie me podrá reprochar que en mi “nueva visión del mundo” se vaya a destruir el planeta, los hombres enfermen o sean infelices y que domine la opresión, la explotación, el terror y la guerra, todo lo que sin duda está ocurriendo en el mundo actualmente.

Mi propuesta: tan sólo en esta parte de mi obra se encuentran más verdades desagradables, más conocimientos prohibidos que en toda la “libre” literatura disponible junta. No quisiera, sin embargo, que tuviera dificultades con algunos pasajes de este libro, con los pensamientos y la influencia de los medios de comunicación. Por eso le recomiendo que tape los pasajes mal vistos de tal modo que luego pueda retirar la cubierta cuando sea necesario. Algunos editores y difusores deberán extraer los pasajes que les parezcan importantes y suprimir aquellos que crean inoportunos. Algunos editores ordenan la obra completa en doce tomos y elaboran de ahí según los lectores extractos adecuados. Que sea como tenga que ser.

Aunque los motivos principales contra la realización del sistema Isla Paraíso se nos oculten a nosotros, los pobladores de la naturaleza, por parte del viejo mundo detrás directas e indirectas influencias no queremos dedicarle a ese desagradable tema demasiado tiempo, sino mirar hacia delante, hacia el sol y hacia el futuro.

Posibilidades del sistema Isla Paraíso

En I.P., System/Ökopraxis proyecté una isla para la vida en forma de terreno rectangular de dos hectáreas, con dos hileras de arbustos frutales alineados de norte a sur que se extienden por el centro a ambos lados del edificio agrícola y los establos dispuestos en forma de herradura y que están rodeados por un anillo destinado para el pasto. Esta disposición del terreno es la más adecuada para las pequeñas e íntimas condiciones de una familia alemana. En esta obra encontrará, sin embargo, planos para la construcción de sistemas autárquicos más grandes, concéntricos y de posible ampliación futura para familias numerosas o colonizadores. Por eso se describirán otros tipos de estructuras e información concerniente a la construcción de un gran asentamiento y, en caso necesario, de todo un imperio. De la misma forma se presentarán la estructura social, de familia numerosa y de sociedad tribal como condición previa para la realización del sistema Isla Paraíso y sus normas correspondientes.

En “La plantación de árboles” y “Agricultura natural” encontrarán indicaciones adicionales acerca de las técnicas de plantación de arbustos frutales, así como de la elección de plantas y animales que deberán de ser precisados y completados aquí. Acerca de las clases y tipos importantes de plantas con las que construiremos nuestra granja para la vida tendrá ocasión de saber a continuación.

Lea con reserva libros sobre jardinería y horticultura

Aunque hay con toda seguridad muchas otras buenas combinaciones de animales y plantas yo les describiré únicamente aquellas que conozco de primera mano. La bibliografía sobre jardinería y horticultura actual está mezclada de equivocaciones, medias verdades y falsas recomendaciones, de modo que en absoluto voy a aceptar ya ninguna teoría exterior sin revisarla personalmente. Hace poco caí, espero que por última vez, en la trampa de una de éstas. Había leído en algún sitio que las gallinas enanas de patas emplumadas no picotean. Así pues, decidí tener algunas de ellas. Cuál es mi sorpresa cuando descubro que se mueven por las matas arrasando como una lima. ¿Cómo se puede cometer tal error? Los pollos picotean y escarban allí donde hay comida. ¿Es que el autor de este rumor tenía un jardín estéril? Nuestras gallinas enanas tienen sus particularidades y sus ventajas, pero estas son de otro tipo. Son más mansos y fieles que las gallinas normales y lo que les caracteriza a todos es que ninguna vuela, por lo que se les puede mantener fácilmente tras una cerca y también tenerlas en el huerto o en la casa en plena libertad. No volarán sobre ninguna mesa, ni siquiera sobre lugares bajos destinados para dormir y, en el caso de que decidan aliviarse, sus excrementos son relativamente secos y fáciles de retirar.

Claro está que estos pollos no tienen la misma fuerza que la raza mayor a la hora de picotear y escarbar, y esto significa para muchas plantas de la huerta la supervivencia. Por ejemplo para los judiones y los gruesos tallos de los puerros, los cuales podremos cortar hasta dejarlos a 10 cm, consumirlos y transplantarlos con el fin de obtener nuevos brotes. Los bancales cerrados de cebollas a partir de plantas robustas o vegetales para ensalada como la endibia, el pan de azúcar, las hojas de roble o las lechugas de cuantiosas hojas pueden, con un poco de suerte, desarrollarse sin que sean destruidas o devoradas con la presencia de gallinas incluso cuando el suelo carezca de yerbas. Una gallina de una raza mayor que picotee puede tumbar eventualmente maíz de tamaño medio-grande. Si las comparamos con estas las gallinas enanas son bastante sociables con la huerta. Pero lo que no se puede decir es que no picotean o escarban. Hay que diferenciar las diversas condiciones del suelo. Los suelos delicados son más sensibles al picoteo.

En “Nutrición y vida, Tomo 1” para simplificar y para asegurarnos una recolección de huevos buenos recomendé al aspirante que criara al principio únicamente una raza normal de gallinas. Pero para una parcela dedicada a una familia numerosa, reestructurada en forma de cruz y con una superficie de hasta 100 hectáreas cuyo objetivo sea convertirse algún día en una tribu podremos precisar aún más:

Considere a las gallinas enanas como se hace con los perros y los gatos en el “viejo”mundo y permítalas entrar en la parte habitable de la granja y en la zona interior del anillo. La necesidad de protección de las gallinas enanas en oposición a la de los animales carnívoros es mucho mayor que la de las razas mayores de gallinas. Procure mantenerlas alejadas de las zonas de animales carnívoros mayores que la comadreja. Los gatos las pueden matar y en el caso de que caigan en zanjas o agujeros y no puedan salir de ellos morirán igualmente.

A las gallinas normales las puede permitir campar por todo tipo de caminos y arcadas, y alimentarlas con desperdicios aún aprovechables. Pueden convivir con las cabras, los caballos y las vacas en los mismos establos o en establos separados.

Las gallinas de Guinea podrán estar en las avenidas con forma de estrella y en todas las partes de la granja a resguardo de los animales carnívoros, desde la mangosta hasta la marta. Las gallinas de Guinea se alimentan principalmente de semilla de hierba y de insectos. Son excelentes guardianes y alarman enseguida cuando se aproximan intrusos. A diferencia de otras gallinas las gallinas de Guinea conforman parejas, de modo que no hay por qué deshacerse de los gallos sobrantes. No deben aproximarse a las colmenas.

Los patos deberán estar en lugares donde haya suficiente agua disponible. Eventualmente también en canales de irrigación pues así podrán fertilizarle su agua para riego. Por otro lado, hay ciertas razas de patos que se caracterizan por tener un alto rendimiento en la puesta de huevos. Pero éstos no son tan apreciados como los de las gallinas. Nosotros solemos hacer con frecuencia mayonesa con ellos.

Elija con tiento los tipos de animales útiles

Por regla general nuestros terrenos están concebidos para la interacción de animales útiles, de modo que sin ellos, al menos en la teoría, su funcionalidad se vería prácticamente anulada. Observo con preocupación las crecientes tendencias en la república Federal de Alemania que infravaloran y se deshacen de los animales útiles. Precisamente por parte de los protectores de animales y los veganos se practica toda una verdadera propaganda de exterminación de estos animales útiles. Sin embargo, es un gran error creer que podríamos salir adelante sin los animales o vivir mejor. Por eso espero hacer despertar su interés sobre el complejo significado de los animales útiles con este libro.

En el caso de que haya algún poblador que crea que puede renunciar al ganado lechero y al lanar, lo cual me parece una crueldad si pensamos en los niños, tomará seguramente en cuenta aves de corral que se alimentan de hierva como el pavo y el ganso. Nosotros evitamos a estas grandes aves de corral porque en el fondo son malvados y suelen morder fácilmente, asustan a los niños y pueden resultar seriamente peligrosos. Nuestras islas para la vida están destinadas principalmente a los niños, como lugar ideal para su desarrollo y también para las madres. A nadie le debería caber en la cabeza poner ni uno solo de estos animales.

¡Prohibidos los animales carnívoros en la isla!

Como ya he mencionado antes, me parece escandaloso que se posean animales carnívoros como perros dentro de la parcela que no sólo asustan enormemente a los niños, sino que los pueden herir e incluso matar. Aunque hay hoy día muchas personas que encuentran simpáticos a estas bestias, yo personalmente nunca los permitiré el paso en mi Isla Paraíso. Como ejemplo valga el llamado dingo australiano, el cual fue introducido por pobladores como si fuera un perro y se volvió salvaje.

A la izquierda polluelos de gallina enana. A la derecha gallos crecidos de las gallinas enanas y que hacen las veces de despertador.

Entretanto, el dingo se ha convertido en Australia en el “asesino” número uno. Los dingos se han vuelto además unos declarados gourmets. Sólo devoran el hígado de sus víctimas, por lo que pueden matar una docena o más de ovejas cada vez que desean satisfacer su apetito.

La elección de las variedades

Debería dar prioridad incondicional a todas las variedades, tanto de hortalizas como de frutos. Compruebe escrupulosamente sobre todo la calidad de la fruta. No todas las manzanas de vieja procedencia y de vaga definición son variedades valiosas. Por otro lado, a veces sólo es posible reconocer la calidad de una manzana campestre tras meses de almacenaje profesional. Ciertas variedades que directamente recolectadas del árbol eran incomibles y sin valor se vuelen exquisitas.

En muchas regiones se alimenta a los cerdos sólo de manzanas. Nosotros, sin embargo, como no queremos vivir de cerdos nos decantamos por el sabor y la digestibilidad de todas las frutas y verduras. Deberemos procurar que nuestro bosque frutal dé el mayor número de cosecha en el menor espacio disponible y que posea la mejor calidad posible tanto en especies como en variedades. Es por eso que querrá sustituir o injertar algunos de sus árboles frutales, a pesar de abonarles y de podarles convenientemente, con árboles jóvenes adquiridos en el mercado o a través de injertos traídos de la tierra natal. Sólo antes de comprar variedades de categoría para nuestra isla, que seguramente después de regarlas con tóxicos darán sus frutos, no tendremos tanto miedo. La mala calidad de estos árboles “artificiales” tiene su explicación normalmente en errores a la hora de cultivarlos, en un abonado escaso y en parásitos benignos en las plantaciones de los profesionales del monocultivo. La mercancía artificial y antinatural de las cadenas de comercio que disfrutan de ayudas económicas puede regenerarse y sanar después de cierto tiempo de enfermedad inicial, al igual que les ocurre a los hombres y a los animales de la civilización cuando viven durante un tiempo en una zona natural, si el horticultor se abstiene de medicarlos y los sustenta y abona en condiciones.

También los arbolillos que nacen por azar dan a menudo buenas variedades de fruta

Por supuesto que usted mismo puede plantar arbolillos y formar de ellos árboles mayores. Podemos dejarles crecer en nuestros arbustos frutales hasta que alcancen la maduración de sus frutos. Muchos de ellos no desarrollan hasta una edad avanzada con un buen cuidado y abono frutos de calidad óptima. Los arbustos con plantas y ramillas secas aptos para rellenar y formar dobles hileras de arbustos, que llamaré aquí “setos de relleno”,

Observación: apoye en las tapias para la huerta de 1 m de ancho ramas secas (que bautizaré con el nombre de “muros de relleno”) y cree con postes laterales no muy clavados en la tierra y con otros transversales una estructura en forma de H. Los muros de relleno se unirán con cordeles o hilos metálicos, aunque es mejor hacerlo con varillas de mimbre. En los setos de relleno, sin embargo, emplee ramas vivas para que se entrelacen por sí solas.

convienen porque echan raíces por todo el tronco y porque así las ramas se recargan por todas partes. En caso necesario puede crecer una rama de madera noble, con lo que la base pierde su función. Además, para árboles injertados no es lo más deseado puesto que pueden perder sus características específicas.

Por supuesto que se puede injertar en cualquier lugar de cualquier tipo de árbol frutal, tanto en la parte superior o sólo en las ramas. Los arbolillos son beneficiosos en particular en lugares donde la madera del árbol se ensambla o conecta, como por ejemplo para las casas vivientes.

Cuidado con las semillas de las hortalizas importadas

Más que con las variedades hay que ser cuidadoso con la importación de las clases de hortalizas puesto que las variedades autóctonas y de buena calidad, criadas y adaptadas al terreno se pueden mezclar y por tanto echarse a perder. Por eso es mejor proveerse de simientes de los vecinos e importar preferentemente variedades de hortalizas que no sean autóctonas.

Asimismo merece la pena observar a menudo los métodos de nuestros vecinos más expertos acerca de los periodos de plantación y de la siembra.

Vamos ahora a tratar detalladamente para nuestros pobladores de la Isla Paraíso cómo crear cultivos de frutas y de hortalizas.

Manzanas

Es conveniente plantarlas por separado en arbustos de hortaliza para su encaramamiento en el corral de las gallinas, en una cerca o en un arbusto de protección si la zona se utiliza como pastizal para el ganado (como la combinación que ofrecen el membrillo y el rosal. En caso de encarnizamiento plantar zarzamoras hasta una altura de 180 cm de altura y dentro de lo posible vid hasta la copa del manzano). Luego dejar crecer ramas sustentantes a partir de esos 180 cm o más de altura (hasta las ramas más altas). Sobre todo los manzanos jóvenes no son resistentes al encarnizamiento. El sombreado y el encaramamiento es necesario dependiendo de la variedad en los países cálidos. A pesar de su fragilidad a veces resultan bastante resistentes durante las sequías si se les prepara como árboles pioneros sobre una tierra adecuada o asilvestrados, idóneos sobre todo para terrenos no dedicados a pastos. El manzano soporta tanto una fuerte retención de agua como las heladas matutinas y vespertinas. Para una buena fertilización es recomendable plantar otros manzanos al lado de los que ya tenemos. Al menos dos deberían ir floreciendo al mismo tiempo.

Las variedades de procedencia alemana probadas con éxito en Portugal

Golden , grannie smith, goldparmäne, Gewürzluike[2], gravensteiner, boskop. Con toda probabilidad la mayoría de las variedades de proveniencia alemana se pueden cultivar con éxito en climas sureños si la tierra es adecuada a sus características. Próximamente me gustaría importar a nuestra isla las viejas variedades de Suabia que mi abuelo tenía en su huerta junto con la cultura correspondiente del mosto en ánforas de barro y en barriles.

La poda del manzano: sólo para las manzanas podrán encontrar en la literatura especializada al menos cinco formas distintas de manzanos, los cuales se cortan y se crían también diversamente. Asimismo, existen otros tantos tipos de poda que se ejecutan en distintos momentos del año y dependiendo de la edad del árbol. Le recomiendo que entre en contacto con dicha literatura, aunque por experiencia propia le puedo asegurar que después de su lectura es fácil caer en la obstinación y olvidar las condiciones reales en las que viven nuestras plantas. La poda de árboles por sí sola es un tema inabarcable del que se podría escribir un libro entero. Sin embargo, para los principiantes del sistema Isla Paraíso necesitamos una introducción fácil y apropiada, es decir, menos detalles esquemáticos y técnicos, y más principios y reglas explicativas.

De todas maneras, nosotros podamos de modo distinto a cómo lo prescriben los expertos. No se trata solamente de hacer acopio siempre de la mayor cosecha de frutos posible comenzando tempranamente con ella y aplazándola lo más posible. Nuestros sistemas necesitan al árbol como miembro activo de una cadena alimentaria para todos. Necesitamos el follaje de los árboles durante todo el año para las cabras, las ramas para construir los muros de relleno, ramillas como herramienta para entrelazar, para obtener sombra o luz, como estructura para las plantas trepadoras como ciertos vegetales y la vid, etc.

Bien para aquel que consiga podar siempre cada árbol y cada arbusto de su parcela en el momento idóneo o, todavía mejor, que consiga idear un plan para que la poda la lleven a cabo los mismos animales que se alimentan de pasto y que a su vez éstos se puedan alimentar lo suficiente como si fuera la ración de alimento que les corresponde.

Planear nuestro terreno autárquico de tal forma que cabras, ovejas, gallinas y caballos vayan entrando por turnos en las diversas parcelas de la granja y que puedan encontrar el alimento que necesitan realizando al mismo tiempo la poda que la vegetación precisa es todo un arte que actualmente nadie domina en este planeta. Del mismo modo resulta desconocido el acabado de casas a partir de árboles vivos. En mi opinión, existe una gran ignorancia y falta de ideas en el campo natural a pesar de vivir en la era de la técnica y de la utilización de las máquinas. En el momento en que dejo de imaginarme mi podadera y mi sierra se convierte en una obligación la construcción con materiales vivos. Por eso no puedo permitirme romper las ramas sobrantes, sino que debo enlazarlas, entretejerlas, cubrirlas, y así se empieza a dar forma y a crear nuestra obra.

Tenemos que considerar nuestra parcela como una obra de arte viviente

Un funcionamiento con éxito requiere alta calificación, es significado y portador de vida. Pero no vamos suponer que todos los que deseen practicar el sistema Isla Paraíso se conviertan en breve en perfectos artistas del cultivo natural y puedan unir y entretejer todo lo que crece. Armemos a todos con podadoras y sierras, así como de algunos fundamentos para que puedan obtener alimento para sus animales y a la vez aprenda a cuidar y cortar sus árboles.

Para empezar, hablemos del manzano. Lo cortaremos para la obtención de alimento a ser posible durante la época del brote, es decir, no sólo en invierno. Nos abstendremos de cortar las ramas gruesas sobre todo cuando haga mucho calor y el sol sea muy intenso. Lo mejor es hacerlo por la mañana temprano o por la tarde y las ramas grandes por regla general nunca en verano. Particularmente en otoño tras los días de calor podremos recolectar las hojas y así reconocer los primeros capullos de flor del año próximo. Deberá aprender a diferenciar estos capullos de los brotes de las hojas, pues podría cortar la cosecha del próximo año sin querer. Si observamos con cuidado nuestro manzano en otoño encontraremos esos capullos en los extremos de las ramas más horizontales destacando en ángulo recto a los laterales de las ramas sustentantes. En las ramillas verticales, por el contrario, apenas encontramos capullos, sino brotes de hojas adyacentes más pequeños. A esos nuevos brotes se les llama retoños de agua cuando nacen al pie del tronco. Si dejamos crecer estos brotes obtendremos frutos a más tardar al año próximo. Si doblamos hacia abajo los brotes en el momento adecuado (es decir, hasta junio) producirá más brotes antes de que llegue el otoño. Cuanto más temprano lo haga más fácil será doblarlos. A menudo se les puede unir a otras ramas y colgarlos o sujetarlos a ellas. Los brotes verticales hacen uso de mucha de la energía y sabia del árbol que les falta a los brotes horizontales, por eso se suelen cortar los primeros brotes que están por nacer. Los manzanos pueden crecer y moldearse de forma distinta dependiendo del tipo que sean. Hay clases de manzanos que a pesar de tener sus ramas colocadas verticalmente (sobre todo cuando todas sus ramas miran hacia arriba) producen frutos. Pero debido al peso de las manzanas sus ramas se curvan según transcurre el año y evolucionan hasta formar las típicas ramas sustentantes.

Preguntas que hay que hacer al árbol

Si dudamos a la hora de cortar un brote nuevo o dejarlo para que se convierta en una rama que dé frutos hagámonos las siguientes preguntas:

¿Cómo de fuerte crece el árbol? ¿Cómo de grande se va a desarrollar? (Si queremos que un árbol robusto se desarrolle poco deberemos dejar que eche vástagos pero que éstos no den frutos).

¿Cómo es de espesa la fronda del árbol? ¿Crecen los brotes nuevos en una posición en la que tiene espacio para desarrollarse? ¿Se hará más denso?

¿Qué edad tiene y cómo es de sano el resto del ramaje del árbol? ¿Hay que rejuvenecerlo? ¿Tengo que cortar por tanto una vieja rama sustentante en beneficio de una nueva o acortarla y rejuvenecerla hasta dejarla como un brote nuevo? (Muchos de los brotes nuevos en posición vertical hacen envejecer a las viejas ramillas sustentantes).

¿Cómo es la relación entre el tronco y la copa del árbol? ¿Cuánto más puede soportar el tronco?

¿En qué posición se encuentra el árbol? ¿Se encuentra amenazado por el viento? En ese caso no deberíamos dejarlo crecer demasiado alto, procurar que el tronco sea bajo y que su fronda no sea abundante.

¿Se encuentra amenazado por una gran exposición solar? En ese caso sí que deberíamos procurar que su fronda sea abundante. ¿Puedo espesar la copa con nuevos brotes? ¿O es mejor disponer al árbol a disposición de las plantas trepadoras?

¿Dónde hay huecos? ¿Qué puedo hacer a través del acodo y la recogida de las ramas para remediarlo? (A menudo se puede colocar un viejo brote horizontal que crezca débilmente recogiendo las ramas en ángulo inclinado y ayudarlo así para que crezca con mayor vitalidad y pueda cubrir dichos huecos).

Arbustos o ramas altas

Muchas consideraciones a tomar, ¿no es cierto? Piense también que la mayoría de las veces el árbol mismo sabe cómo tiene que crecer. Sin embargo, debería criar cada uno de sus árboles de tal forma que satisfaga sus necesidades. Tendrá que “gobernar” y destinar a cada árbol su lugar. De otro modo se creará una competición entre las plantas en la que perderán las más útiles. Si necesita o desea un arbusto bajo y rígido deje crecer las ramas más bajas desde el principio. Si necesita más tarde un ramaje alto corte el tronco desarrollado durante muchos años reduciendo todas ramas laterales hasta obtener la altura deseada. Quien quiera crear de un árbol joven aislado del resto un árbol de ramaje alto deberá ocuparse durante años del largo, fino y delicado tronquito que deberá atar a una sujeción hasta que pueda apoyarse por sí solo. En zonas cálidas los troncos finos y delgados están amenazados doblemente.

Receta básica para proteger el tronco contra los rayos solares, los parásitos y las mordidas de los animales: barro, suero de leche y boñigas frescas de vaca revueltas a modo de papilla y untar en los días sin lluvia.

En caso necesario se necesitaría algún material de protección para el tronco. (Deje crecer los troncos sólo cuando la fronda del árbol los proteja del sol).

Dar forma al ramaje del árbol: allí donde termina el tronco del manzano deben surgir tres ramas principales equilibradas y bien orientadas (en los perales son cuatro y el los árboles que dan fruta con hueso son cinco). En realidad pueden ser un número mayor o menor, no tenemos por qué criar los árboles de la misma forma. La práctica nos enseñará que no cada árbol se deja amoldar como en las fotografías de los libros. Las diferencias entre el crecimiento y el aspecto son considerables particularmente en los manzanos. En las espalderas y en los arbustos se obtienen, por el contrario, formas totalmente distintas, como la forma de espina de pescado en la que las ramas laterales se retuercen unas veces hacia la izquierda y otras hacia la derecha. En nuestros arbustos frutales también podemos bifurcar grandes ramas laterales que estén desarrolladas en posición horizontal o ligeramente inclinadas. Quien desee impedir que los arbustos crezcan hacia arriba tendrá que retirar todo lo que crezca en esa dirección o bien doblarlo hacia abajo.

Observación: en nuestras hileras de arbustos frutales también podemos doblar los brotes largos en sentido transversal y conectarlos con los de los arbustos vecinos. Según el tipo y el parentesco de los árboles las conexiones que intentemos podrán dar buenos resultados o no, dando lugar a eventuales recorridos para las hojas o incluso arcadas (ver el capítulo sobre las casas vivientes).

Para la poda que vayamos a realizar es preciso ser prevenido y pensar de antemano en la forma que queremos crear. Necesitamos experiencia y conocimientos en todos los tipos de exigencias y peculiaridades de nuestras plantas. Esto lo conseguimos a través de una vida continua e ininterrumpida en contacto con ellas, desarrollando poco a poco una apreciación más viva y una buena capacidad para recibir sensaciones de todos los seres vivos y plantas presentes.

Del mismo modo que aprende a tocar un instrumento de música aprenderá a conocer poco a poco al árbol tanto en su conjunto como en los detalles, se podrá imaginar en qué estado aparecerá al año siguiente, saber lo que espera de él y actuar en consecuencia. Considere la longitud de las ramas sustentantes y piense cuánto quiere que éstas pendan o en caso de desearlo así cuánto quiere podarlas cuando al año siguiente esté cargado de fruta. Corte pues las ramas sustentantes más finas y que sobresalgan más o pruebe si se pueden realizar uniones con el árbol más cercano con las que obtener bonitas arcadas o arbustos. Una con superposiciones o directamente por medio de cortes de unión, así como injertos y enlaces intentando conectar los sistemas por donde circula la sabia de las dos plantas. (s. P.I. System/Baumpflanzung).

Acerca de la ubicación: considere dónde debe estar su cultivo. Si éste se encuentra en un suelo árido o donde se riega y abona escasamente el árbol no podrá abastecer de sabia a muchas ramas. Acorte entonces no sólo los retoños y los brotes y retire la madera vieja y pelada, sino que corte además las ramas sustentantes que hayan crecido en demasía durante el año. Si no lo hiciera así las manzanas se quedarán en un tamaño bastante reducido o se pondrán arrugadas incluso colgando del árbol. Durante periodos de aridez el árbol corre el riesgo de secarse.

Si el árbol es abonado y regado en abundancia obtendrá un crecimiento como el que se señala más arriba.

Deberá preocuparse de todas sus plantas y prever, durante los periodos de sequía o en caso de suelos áridos, una zona en la que se utilicen buenos materiales de abono, que esté bien regada y que la tierra goce de un buen manto.

¿Qué hacer en presencia de ratones?

Un manto permanente y árboles frutales puede traer sobre todo en primavera otro tipo de problemas en forma de campañoles. Pise la tierra más cercana al tronco de los árboles jóvenes y coloque trampas en caso de que advierta huellas o agujeros de roedores. Si las raíces de un árbol joven aparecen roídas hasta el punto de que se tambalea y amenaza con caerse coloque una vara para sujetar el tronco después de podarlo para que pueda crecer horizontalmente. Si no conseguimos vencer a los roedores sólo nos queda repodarlo, extraerlo de donde está y tenerlo en una cuba durante un año para que vuelva a echar buenas raíces.

El uso de las manzanas: con queso (blando), en muesli, rallado en la leche, en compota, como zumo o leche de manzana, mosto y vinagre de manzana.

También como champán de manzana. Para ello necesitará las famosas botellas y las manzanas más dulces (las golden) de las que habrá que hacer primero mosto y fermentar hasta la mitad de su contenido de azúcar. Luego retire el fermento en las botellas, tápelo perfectamente y consérvelo hasta su depuración.

A la hora de abrirlo tenga un vaso preparado para atrapar las primeras gotas del champán. Producir champán es útil porque la presión interrumpe el proceso de fermentación obteniendo así más dulzor y menos alcohol.

El albaricoque

El albaricoque es sensible a los parásitos de la corteza. En las zonas húmedas y de retención de humedad injértelo en ciruelos. Elija éstos o las endrinas si desea árboles pequeños (o en macetas). En las zonas secas utilice melocotoneros o lo que sea más apropiado para la región donde se encuentre. Podremos combatir a los parásitos del tronco y de la corteza injertando los albaricoques en lo alto del injerto. El albaricoquero no desarrolla tantas finas y pequeñas ramas laterales como el melocotonero, sino casi exclusivamente brotes fuertes. Por eso no deberíamos cortarlo muy a menudo. Hagámoslo cuando observemos que su capacidad de crecimiento se ha debilitado, se prevé un rejuvenecimiento y cuando las ramas se puedan mover al viento sin rozar a las vecinas.

De todas las frutas con hueso el albaricoque no es apta según mi opinión para manipularlo artificialmente. Mientras que las variedades de ciruelo sólo se unen en caso necesario (entrelazado, injerto) el albaricoque enferma fácil y muy rápidamente de parásitos de la corteza si lo unimos y lo convertimos en espaldera para otras plantas. Protegerlo con rosales puede resultar una buena idea. De otro modo deje al albaricoquero libre y en una zona bien soleada para que pueda percatarse fácilmente si le atacan los parásitos de la corteza.

El valor del albaricoque: los albaricoques se encuentran entre las frutas con uno de los sabores más exquisitos de la primavera por eso la mayoría de las veces desaparecen “discretamente” del árbol sin encontrar ya más el camino a la cocina donde los podríamos preparar como sorbete con requesón o simplemente secarlos.

La pera

Es un buen árbol pionero. Es resistente a la aridez y a la humedad. Los grandes y viejos perales resisten al ensañamiento de los animales y pueden sobrevivir por sí solos a los periodos de apacentamiento de los animales. Los pequeños tallos de las peras de mesa se pueden utilizar como paja para la zona dedicada a los pastos. Se les puede asegurar en arbustos de protección como el membrillo puesto que en caso de que sea necesario se podrán afirmar sus troncos, unirlos o injertarlos directamente. De esta forma se podría formar la base del arbusto con membrillos, los cuales a partir de los 1,80 metros se convierten en peras. Las peras son lo suficientemente fuertes como para entremezclarse entre plantas espinosas como la zarza, ciruelos silvestres, endrinas, rosas, etc., y pueden sobrevivir en todos los arbustos de demarcación de pastos y en presencia de los animales que se alimentan de estos. A menudo crecen pequeños perales silvestres (también ciruelos) debajo de árboles viejos donde los podremos recoger y volver a plantar en el lugar que deseemos.

Las formas silvestres del peral de tronco grande y las viejas variedades son considerablemente más resistentes que el resto, pero no tan sabrosas como las pequeñas que encontramos en el mercado y cuyo tronco pueden asustar incluso al campañol.

Algunos perales los deberemos cortar poco. Retire sobre todo todas las ramas enfermas y resecas. Sea riguroso con los brotes que se desarrollen fuerte y rápidamente y corte a menudo los que crezcan hacia arriba. Algunas clases de peras pequeñas maduran antes que las manzanas. Muchas de las peras grandes y dulces maduran a mediados del verano. Otras clases, muchas veces también las peras silvestres, se pueden recolectar antes de tiempo y dejar madurar en la despensa para que cuando llegue el invierno estén en un buen estado. Los perales soportan el calor del verano mejor que los manzanos y no tienen porqué sombrearse, lo que por otro lado significa que en las zonas frías no alcanzan la cantidad de calor ni de luz que necesitan.

El uso de la pera: muchas clases son muy nutritivas y otras contienen mucho azúcar.

Tómelas con requesón o queso, preferiblemente con roquefort, con puré, mosto y vinagre o secas.

El roble

En el sur se encuentran encinas, alcornoques y también robles rojos alemanes. Son muy resistentes a la aridez y viven muchos años. Pueden crecer incluso en suelos áridos y las zonas pedregosas y rocosas son sus preferidas. El roble vive a gusto con cactus, pues gracias a ellos se protegen de las heladas.

Los robles tienen la madera más dura y firme de todos los tipos de árboles que conozco. Sus bellotas no suelen ser amargas en buenas zonas y en las buenas cosechas, y pueden ser consumidas por el ser humano. Podrá extraer a lo largo del verano del extremo de la bellota un líquido del que se alimentan normalmente las abejas y las hormigas. Entre otras cosas necesitamos tales árboles para crear nuestras casas vivientes; su dura madera nos servirá como piezas para muchos tipos de construcciones. Es más resistente al ensañamiento de los animales que otros tipos de roble. Sus bellotas no son del todo apetitosas para los roedores.

Los alcornoques son de una madera mucho menos dura y ésta se pudre con rapidez. Sin embargo, la corteza dura mucho más que el resto del tronco, el cual suele ahuecarse con el tiempo. De esa forma, en las zonas de alcornoques se construyen continuamente viviendas con protección contra todo tipo de insectos, abejas, lechuzas y murciélagos.

Ilustración: la corteza del alcornoque se puede emplear para construir recipientes para beber, para cestas, palanganas, etc., incluso como panel para las abejas. Coloque algunas cortezas de alcornoque de tal forma que queden estables y puedan servir como protección contra el sol, la lluvia y el viento. Ponga algunas varillas en sentido transversal, en dirección sureste en forma de puntos cruzados geomagnéticos. Espere a que el enjambre se instale. No perturbe la vida de las abejas, deje que se aclimaten por sí solas. Cuando esto ocurra recoja inmediatamente el utensilio, consuma la miel y el polen y en primavera coloque de nuevo el panal en su sitio.

Sus bellotas, dependiendo del lugar, de la variedad y del año, no suelen ser amargas y pueden consumirse por el hombre. Supongo que esto se debe sobre todo cuando el verano es largo y soleado y el fruto alcanza una plena maduración.

Los alcornoques están protegidos en Portugal por las autoridades oficiales para que nadie que los tenga en propiedad pueda talarlos o dañarlos. Cada nueve años expertos en la materia los descortezan. Dos años antes y después de esta operación el árbol no debe ser podado. En los siguientes años, sin embargo, habrá que cortarlo y limpiarlo. Este proceso que se lleva a cabo en los alcornoques de crecimiento tan dinámico tienen como meta elevar a mayor altura las ramas largas y poco bifurcadas. Para obtener unos buenos resultados se suelen cortar casi únicamente las ramas laterales y después del descortezamiento de nuevo los nuevos brotes que crezcan hacia arriba para que los extremos de las ramas sustentantes que a menudo crecen en horizontal crezcan hacia fuera. Es impresionante ver cómo algunos alcornoques y encinas viejas pueden sustentar ramas horizontales de diez metros de largo sin que éstas se curven lo más mínimo. Esta característica predestina a las encinas y alcornoques para la construcción de cabañas de madera. Deberíamos intentar que los árboles jóvenes bifurquen sus copas hasta una altura de 2 m lo más extendidamente posible.

Las encinas son polifacéticas. Las encinas reúnen las cualidades necesarias para crear setos, cercas construidas por setos, setos formados por plantas trepadoras, casas vivientes o incluso fuertes establos y refugios. Imagínese hileras en forma de muro a partir de las ramas flexibles, cómodas y protectoras de una encina. Siembre una encina donde quiera colocar un poste para su cerca. Los ”postes” de corteza blanda del alcornoque son muy cómodos de atar a todo tipo de cercas, así como a plantas pues no producen rozaduras.

Para que las semillas no sean devoradas por los roedores úntelas con cualquier tipo de excrementos líquidos imaginables o espárzalas dentro de botellas de plástico cortadas y cubiertas de buen abono en el lugar que tenga pensado para ello.

Si dejamos que las encinas crezcan mucho las podremos colocar en la huerta de tal modo que cuando sus copas ya estén crecidas y altas protejan como si de paraguas se tratase el resto de los árboles frutales y atenúen las heladas nocturnas. No se preocupe por el viento, las encinas son bastante resistentes a las tormentas.

Observación: a tal fin hemos conseguido también criar mimosas. Éstas mostraron un intenso crecimiento en la huerta y aunque las tuvimos que podar siempre resultaron flexibles, seguras y cómodas para las plantas trepadoras. Las mimosas dan enseguida, sobre todo en los países con poca luz solar, mucha sombra y humedad a la huerta y echan rápidamente nuevos brotes de raíces.

Como los alcornoques son relativamente resistentes contra los incendios y cuando son adultos son completamente inmunes a la sequía, al calor y al ensañamiento de los animales deberíamos planificar un cinturón de seguridad empleando dichos árboles para que nos suministre setas en grandes cantidades durante las estaciones húmedas del año. No sólo deberíamos apreciar a la encina por sus sabrosas bellotas de las que se alimentan animales y hombres y por su madera, sino por los apreciados simbiontes. A continuación nombraré algunos de estos simbiontes.

Trufas de Bohemia: para conservas basadas en leche cuajada y ensaladas de cebolla, para platos hechos con mortero, volován, etc.

Boleto (boletus edulis) en ensaladas, seco, idóneo como guarnición en muchos platos, también en embutido vegetariano, conservas, sopas, etc.

Parasol seco: empanado con trigo molido, huevo, sal y condimentos.

La carborera: para todo menos para lo que se describe en el caso anterior. Esta especie de seta junto con sus muchos subgéneros se reconoce fácilmente porque las venenosas o aquellas que no son comestibles tienen un sabor picante o amargo.

Mis hijas son unas entusiasmadas buscadoras de setas. A la izquierda Julia con un grande parasol. A la derecha Joana acaba de encontrar un joven boleto bajo una encina.

Un boleto

Arriba y abajo: varios bejines.

La micología es un tema importante de nuestra escuela, la vida, pues de este campo se puede obtener una alimentación saludable y rica. Siempre podrá adquirir libros especializados y visitar cursillos, pero se trata de una materia que desde el punto de vista tradicional se puede abarcar difícilmente. Por lo demás, en la mayoría de los libros especializados se trata sólo de definiciones. El valor de las distintas variedades se desconoce. Estoy seguro de que nosotros tenemos mucho que aprender y experimentar en este campo, puesto que sólo a través de los que nos nutrimos de la naturaleza se pueden averiguar las características y los efectos de dichos alimentos.

(Para más información leer el capítulo sobre “Setas”).

No sólo las antes mencionadas, sino también otras variedades de setas se pueden cosechar en el huerto con el simple hecho de tener un roble en las cercanías y si renuncia a trabajar la tierra, si trae a menudo abono para realizar un mantillo. La abundancia en setas aportará ventajas a nuestra huerta y ayudará en la integración de árboles frutales en cualquier zona. Por supuesto que no tienen porqué ser siempre robles. Muchas setas se desarrollan bien con otros árboles o incluso sin la necesidad de una simbiosis. No tendrá que sembrarlas, sino procurar obtener el suelo fértil que cada especie necesita (un manto plano y bien descompuesto, follaje, estiércol, proximidad a otros árboles, temperatura moderada, humedad permanente y protección solar entre otros). Las esporas de las setas se esparcen con el viento por todos los lugares donde pueden brotar.

Los robles alemanes los podemos plantar o sembrar en las zonas boscosas o como setos en forma de cerca. Aunque los animales de pasto se alimentan con gusto de ellos soportan el ensañamiento sin perecer. (Los animales no van a la corteza). En algún momento dado los robles consiguen superar estos ataques y continúan su crecimiento normalmente. Después de unos trescientos años nada los podrá atemorizar, a no ser que les caiga un rayo encima, los tale el hombre por su apreciada madera y leña para fuego o necesite sus materiales de su corteza para el curtido.

Su madera se utiliza para


Ilustración / Texto

Siempre que sea posible nosotros evitamos hacer fuego. No nos gusta el olor de una hoguera, aunque hay grandes diferencias entre el olor y la toxicidad, así como en la calidad de la leña. Los robles y los olivos dan la mejor leña para hacer fuego en las viejas casas portuguesas. Los leños de roble secos y del grosor de un brazo los colocan en forma de estrella para el encender el fuego inicial y se añaden según vaya siendo necesario. De esta manera se produce mucho menos humo, es más fácil controlar el fuego y éste se extingue por sí sólo en cuanto se deja de añadir más leña. No debería permitirse quemar otra cosa que no sea leña. Tampoco toleramos el papel como medio para realizar el encendido de la hoguera. El fuego en hornos con evacuación de humos a través de conductos o chimeneas dispersan por norma general humos menos naturales y ricos en óxido nítrico. Los materiales que se utilizan para la combustión en las viviendas independientes producen todo tipo de grases malolientes que son los causantes, normalmente en regiones del norte, de muchas enfermedades durante el periodo invernal. Nosotros nos abstenemos de calentar habitaciones de forma individual y lo hacemos de forma general, pues solemos vivir por el día fuera de la casa y regresar a ella sólo para dormir. No hay que olvidar que en los tiempos pasados, incluso en las regiones más al norte, no había ventanas en los viejos castillos y palacios, y, sin embargo, nadie se moría de frío porque todos hacían su vida cotidiana fuera y estaban acostumbrados a esto, yendo a calentarse en caso de necesidad a lugares con braseros o a los establos.

la construcción de embarcaciones o de casas (muy duradero). Incluso los postes hechos con madera de roble se sostienen muchos años.

Las bellotas de estos robles contienen más ácido tánico y no son tan ideales para el consumo humano, pero los animales se alimentan de ellos. Las hojas de encina típicas son una parte importante de la alimentación de los animales. Sobre todo las vacas y las cabras las necesitan para combatir las molestias durante la digestión o para la diarrea.

Utilización: las bellotas frescas caen del árbol diariamente durante meses y se conservan mucho tiempo a la intemperie. Las que no son amargas las destinamos al consumo humano y las que lo sean para los animales. Se pueden emplear para hacer embutido y pasteles veganos. Secas y molidas, mezcladas con cereales o nueces. La corteza tiene propiedades médicas contra molestias en el proceso digestivo. Se pueden utilizar para el cultivo de cuero y la fabricación de colores.

Fresas

También aquí hemos intentado importar las variedades buenas de Alemania, pero comprobamos que no soportaron del todo la fuerte intensidad del sol. Tuvimos éxito cuando las plantamos en lugares húmedos o bien protegidos bajo árboles. Sin embargo, la variedad autóctona produjo con mucho una mejor cosecha tanto en verano como en otoño. Debemos plantar las fresas en montoncitos de hileras y cubrir los agujeros que hemos escarbado con paja. En caso de ser necesario habrá que desherbarlas y tenerlas en la parte más delicada de nuestro huerto donde tendremos nuestras semillas y donde no deberán entrar las gallinas.

Higos

Se pueden reproducir en ramajes trepadores por muros o tapias siempre protegidos del viento y de las heladas. También en las cuestas y pendientes, por encima de fuentes o posibles capas acuíferas subterráneas. A la higuera le gusta el calor y necesita un clima seco, pues con la lluvia sus frutos se pudren fácilmente. En los días de mucho calor y sequedad no consigue, sin embargo, dar muchos frutos. Si gozan de agua y calor en abundancia y están bien protegidas y abonadas (con excrementos humanos incluso) las higueras pueden dar higos deliciosos hasta tres veces más por año que maduran sucesivamente, por lo que los podremos consumir casi diariamente. Por eso, la higuera es el árbol por antonomasia que deberemos colocar en el mejor lugar de nuestra huerta (bien protegidas sus raíces cuando sea aún joven) y a salvo de los animales.

Los campesinos del lugar dicen que las cabras pueden morir al alimentarse de las higueras. Algo así sólo pasa cuando las cabras huyen de pastos desnutridos y pobres y se acercan a las higueras en las que encuentran higos frescos y medio secos comiéndoselos todos. De la misma forma se pueden morir si entran en un huerto de coles o en un campo de cereales con trigo aún no del todo maduro. Los higos saben tan bien y son tan ricos que para no ponernos malos hay que tener tomar verdura fresca y leche en abundancia. Si no, sentiremos dolores en los huesos, las articulaciones y en los dientes. No hay porqué comer inmediatamente los higos, pues se pueden dejar secar y utilizarlos como fuente de glucosa durante todo el año. Los higos secos remojados en leche son un plato habitual en los periodos de poca cosecha. Preste atención a los animales golosos que suelen tener preferencia por los higos medio secos aunque haya otros muchos frutos dulces a disposición, pues la necesidad de azúcar no sólo se puede cubrir con la miel de los panales.

Poda, particularidades: las higueras no se suelen podar durante el año. En caso de que crezcan mucho y de que su abono sea escaso es posible que se deshojen las ramas más grandes hasta que se seque el árbol entero. Los nativos someten a las higueras a una poda radical para que vuelvan a crecer vigorosamente y a dar muchos frutos nuevos. También he experimentado que es posible pelar la corteza de algunas higueras para elaborar tejidos. De hecho, las cabras descortezan las higueras y a pesar de todo no perecen porque su savia circula en el interior de los conductos del sistema vascular. Pero el único motivo por el que las descortezaría sería para obtener material con el que tejer prendas de vestir. No corte los brotes de los árboles. Si tiene que serrar las ramas, no lo haga en invierno.

Cereales (del pan)

Se dice que la cultura comenzó con la elaboración de los cereales. Pero hay que preguntarse qué cultura fue y si lo que se desarrolló de ella fue bueno. No querría asignar al trigo duro, al kamut, a la escanda, a la avena, la cual representa un alimento muy importante, y al centeno de cualquier tipo de clima la culpa de dicha “cultura”, sino disponer estos cereales clásicos en un campo determinado que combinaríamos alternadamente con ganado para pastos. Cultivar sin la ayuda de maquinaria es un trabajo demasiado costoso, eso es seguro. A menudo emplearemos el grano sólo para el ganado y por eso lo podremos dejar en el campo sin recogerlo para que se puedan alimentar los animales por sí solos. Con ello nos ahorramos un trabajo considerable. De todos modos tendremos un caballo o un mulo para arar y rastrillar, segaremos algunos haces para el consumo propio que trillaremos inmediatamente o dejaremos almacenados para el consumo posterior, abriremos el campo primero a las gallinas, luego a las ovejas y por último a los caballos y a las vacas.

El heno y la paja: para la cosecha habitual de los cereales y el heno para el ganado mayor necesitamos graneros y almacenes secos y amplios para el aprovisionamiento. Sobre todo las vacas necesitan grandes cantidades de alimento y hay que pensar seriamente si no es más conveniente limitarse a tener ovejas y cabras lecheras y reducir el esfuerzo, puesto que con un clima adecuado casi todo el alimento se puede realizar por medio del apacentamiento.

En mi plan de construcción (en el siguiente capítulo) hablo de los diversos tipos de almacenes, en las cavidades y bóvedas, así como en las construcciones simples con techo para el heno y la paja a lo largo de los vallados (por la parte de atrás de la avenida en forma de estrella) de todas las parcelas y superficies techadas con bóvedas cruzadas al lado de los muros del anillo, en el caso de que las primeras no bastasen.

Incluso cuando no se pueda permitir muros o bóvedas de piedra, sino sólo muros de relleno con ramas secas, lonas, heno y chapa ondulada, etc., almacene siempre que le sea posible el heno y la paja cerca del campo, para suprimir cualquier tipo de camino y

Observación: debería sembrar o plantar tempranamente las casas vivientes con espesas hileras dobles, caminos hondos, arcadas y avenidas, y crear así techumbres naturales que más tarde hacen innecesarias las construcciones artificiales.

transporte innecesario, y sobre todo para devolver inmediatamente al campo, en forma mejorada con lo que se extrae de lo estómagos de los animales, lo que le habíamos quitado. Lo más idóneo son los refugios techados y medio abiertos a lo largo de los muros que rellenaremos para que los animales, que nos ayudan en la tarea del abonado, puedan volver a alimentarse en las zonas en que se ha llevado a cabo la cosecha por completo. Para ello debería bastar con desplazar una reja o abrir un agujero en el recinto para que los animales puedan llegar a los montones de heno. A ser posible que sean comederos que puedan rellenarse desde la parte exterior del recinto. Tales pasillos abiertos en los muros tienen la ventaja de que se puede almacenar fácilmente el heno a lo largo de los extremos de las parcelas sin que entre nada de polvo. Quien haya trabajado antes en un almiar grande sabe de lo que estoy hablando. Si de antemano no conseguimos bien dominar el polvo para que no se mezcle con el heno ni la paja no deberíamos comenzar con la cría de ganado mayor. Aquí más que en ningún otro sitio la previsión lo es determinante para su salud y su vida.

Los planificadores deberían pensar bien de antemano cómo de extensa puede realizar su red de caminos y sendas. Si colocamos todas las parcelas hacia los extremos con dobles setos en forma de camino o paseo a partir de árboles útiles que más tarde espesaran de tal forma que podremos crear edificaciones debería combinar este tipo de construcciones para el aprovechamiento de los animales. Las arcadas en forma de casetas pequeñas y estrechas para las gallinas, algo más grandes para las cabras y las ovejas y grandes y espaciosas para los caballos y las vacas. Con la extensión que conforman los árboles y la altura que pueden alcanzar por medio del entrelazamiento de las ramas el tamaño de los pasillos se puede ajustar con precisión para cada tipo de animal. Lo ideal sería también que cada animal encontrara enseguida el alimento en cada parcela correspondiente.

Ejemplo: las gallinas viven y se alimentan mejor cerca de las personas. Encuentran alimento incluso en la basura, en el estiércol (animal y humano) en el manto del suelo, bajo los setos de las fresas, los árboles frutales, devoran los higos chumbos, las olivas, los insectos, los granos caídos en el campo de cereales, pero también yerbas y lechuga (sobre todo la col). Por tanto se las puede permitir el acceso a casi todos los lugares de la granja, no sólo a los reservados para las personas y sus delicadas hortalizas.

El vallado de los campos de cereales que hay que levantar en las parcelas exteriores que se usan por turnos para pastos lo realizaría yo con los robles y sus variedades más resistentes al ensañamiento de los animales. Por ejemplo la encina, que incluso cuando es joven resiste las mordidas de las cabras bastante bien. Eventualmente se pueden colocar plantas espinosas. De los robles secos se puede elaborar harina al igual que de los cereales, por lo tanto, después de la cosecha en el campo podríamos obtener una segunda recompensa natural. De una parcela con estas características se podría pues obtener harina y utilizar los cereales, el maíz y los robles como mezcla de forraje.

Atención, los setos y las arcadas pueden crecer fácilmente

Hay que tener cierta experiencia en este tema y saber tratar a las cabras y a las ovejas, animales estos que se caracterizan por alimentarse ávidamente de hojas y de hierba, pues de otro modo no podremos dominar el crecimiento de los muchos arbustos frutales, árboles y los campos cada vez más poblados por malas hierbas y ni mucho menos formarlos y cultivarlos. Si tuviera que imaginarme tener que cuidar algún día estas avenidas y sendas con los artilugios que se utilizan habitualmente hoy, mejor me olvido de mis ideas y mis proyectos de un mundo mejor. Mientras que los hombres crean que su empleo remunerado es más importante que el trabajo que hay que realizar en nuestra Isla Paraíso, mientras pensemos que nuestra prioridad es que “hay que” ganar dinero, no se podrá lograr ese mundo mejor.

Desde hace tiempo el hombre intenta una y otra vez encontrar el camino de vuelta al Paraíso. Los científicos han buscado hasta en el fin del mundo y no han encontrado ningún pueblo que entienda qué es vivir de forma natural. Todos juntos son miserables y decadentes, comen carne y utilizan el fuego. Pero aquí logrará conocer por primera vez de un sistema práctico que por fin hace posible una vida autárquica natural.

Sin embargo, hay que calcular con antelación cómo y con qué dominar, mejor dicho dar forma, al enorme crecimiento que produce un sistema y una instalación de tales características. A partir de una altura determinada de las arcadas y las casas hechas con árboles el trabajo puede convertirse en una actividad acrobática. Es importante construir previamente estructuras fáciles de mover o encontrar otros dispositivos que prevengan su seguridad (montones de heno, sistemas de seguridad bajo las ramas, equipos de escalada, etc).

De vuelta a los cereales decir que hay otras técnicas de almacenamiento al aire libre con las que los haces de los cereales sin trillar no se mojan demasiado, pero esto es algo inseguro. Ratones y ratas, pájaros, etc., a estos no los queremos alimentar desinteresadamente. Y cuando haga mucha humedad y se críe moho todo el esfuerzo no habrá servido para nada.

El moho se puede formar en las zonas y durante los años húmedos. Lo reconocemos sobre todo en las vainas del grano, las cuales se vuelven de color negro: el denominado tizón. Tendremos que contar con él mientras tengamos detrás las máquinas agrícolas con sus rápidos y seguros métodos para cosechar, secar, clasificar y almacenar. La intoxicación a través de lo tizones (alcaloides más LSD) han hecho creer en la Edad Media que aldeas enteras estaban pobladas por gente enloquecida a la que terminaban matando. No sólo directa, sino también indirectamente, pues se buscaba con ímpetu a los causantes y no tardaban mucho en encontrarlos. Las alucinaciones provocadas por los tizones hacían creer en la verdadera existencia de las brujas. El llamado arte de la hechicería de los antiguos consumidores de plantas tóxicas no consistía en absoluto en tomar casual e impremeditadamente LSD a partir del tizón, sino que ya entonces se producía con intención de crear ungüentos con una dosis calculada de veneno para que quien lo consumiera pudiera abandonar su cuerpo fácilmente y sin peligro, abandonarse a lo loco en el mundo del más allá e hicieran lo que en realidad sólo hacían en el mayor de los secretos incluso cuando estuviera prohibido. Se podría considerar esa escena como precursora de las de hoy día. Actualmente se encierran en instituciones a personas que por motivos desconocidos alcanzan un estado similar, el llamado plano PSI, y las martirizan con venenos químicos, electroshocks, atados durante semanas (una técnica llamada “fijación”), operaciones de cerebro, etc., hasta su muerte. La Edad Media, por lo que se ve, no ha desaparecido del todo. Todas las posesiones de almas son siempre las mismas y tienen un efecto mayor en todas las partes implicadas. Pero hoy e día mucho mejor camufladas y a menudo visten bata blanca.

Nos podemos indignar con razón cuando en el pasado se asesinaban o eran recogidos de sus sepulturas niños para preparar esos ungüentos o para sazonarlos con grasa, pero esta aberración sigue ocurriendo todavía hoy.

La utilización en los productos cosméticos de los fetos provenientes de los abortos se convirtió en una actividad habitual. Con tales macabros ingredientes se pretendía llegar a los infiernos o a las orgías ansiadas por medio de un viaje espiritual y en ocasiones tratar con el Demonio en persona[3]. La bruja de hoy consigue resultados parecidos con drogas y potingues sin ningún tipo de remordimientos y con toda seguridad sin ser del todo consciente de lo que hace. Las personas poseídas, así como sociedades modernas enteras no son conscientes de sus errores, sino que además defienden, justifican, protegen, ocultan, desmienten, etc., este punto débil suyo. A menudo tan tercamente que morirían antes de reconocer que están equivocados.

Sigamos con los cereales. Cómo se ha mencionado en la digresión anterior, los cereales pueden provocar ciertos efectos sociales. Desde siempre la alimentación ha sido decisiva para el estado de salud, para los tipos de enfermedad, incluso para los rasgos psíquicos del hombre. Pero el tipo de alimentación no le conforma, su esencia no se desarrolla por influencia de la química de nuestro cuerpo, sino que es exactamente lo contrario. Dependiendo de su estado y su esencia se alimenta de una u otra forma, de tal modo que la química de su cuerpo y sus células armonizan con el estado de su espíritu. Es por eso que mucha gente no se alimenta ni vive en absoluto de forma natural, sino en una dependencia mental y física (adicción, tendencia al envenenamiento) que lleva a la obsesión.

No siempre pudo el hombre elegir ni cultivar libremente sus alimentos, de modo que sin quererlo se ha vuelto víctima del envenenamiento, de la demonización, hoy más que nunca. En los tiempos de la caza de brujas, cuando venían los periodos de carencia y se vivía de cereales en malas condiciones (entonces no había patatas ni topinambures) y se recocían o cocinaban malamente nadie podía librarse de la locura general y de las enfermedades que provocaban alucinaciones. Una incompleta alimentación a partir de malos cereales provocaba por ejemplo lepra, peste o el envenenamiento por tizón o centeno con deterioro de las extremidades corporales. Hoy, gracias a que se almacena y se pela de forma impecable (por ejemplo la harina blanca) existen otro tipo de cuadros clínicos en los que aparecen, sin embargo, síntomas físicos y psíquicos similares. Por ejemplo cuando la sangre no riega bien las extremidades y el cuerpo comienza a supurar y a pudrirse o cuando uno se vuelve melancólico, vive en un estado letárgico y apático y se dan muchas vueltas a los problemas que nos surgen.

Quien se nutre de alimentos crudos se dará cuenta de la pesada dificultad que causan muchos cereales, se da cuenta de inmediato de sus efectos psíquicos y que en ocasiones no son fáciles de digerir. Podrá distinguir sobre todo las diferencias de sabor del trigo, el cual clasificaríamos hoy día en un 90% de las veces como de baja calidad e incomible. El pastelito que obtenemos con él no se da cuenta de lo que las panaderías les ponen dentro (aromas y productos artificiales) y de que está expuesto a todas las enfermedades que conlleva el proceso de sedimentación de dichos ingredientes. De este modo pierde todo su potencial y su exquisitez puesto que el empleo de sustancias químicas artificiales les espesa el interior y lo vuelve pesado y negro.

Por eso deberíamos rechazar el consumo de cereales, al menos de los de baja calidad. Combinados con otros componentes como la verdura fresca, el aceite, la sal, la cebolla, el ajo, la yema de los huevos, las patatas, los topinambures, verduras en conserva, etc., es decir, en platos exquisitos donde no sólo son comestibles, sino que además son muy valiosos.

Busquemos pues la mejor clase de trigo con el sabor más sabroso y cultivémoslo. Dediqué además a cultivar avena, cebada y preferiblemente todos los tipos de maíz, es decir, el maíz común en todas su variantes, desde el de grano pequeño hasta el de grano grande, todos los tipos de mijo, etc., también los garbanzos, las lentejas y cacahuetes; deje secar rodajas de topinambur y tritúrelas hasta hacer harina, recolecte bellotas y castañas, obtenga semillas de las chumberas, etc. y verá cómo no será ya más dependiente de los cereales artificiales. Podremos disfrutar del maíz sólo y cuando lo tomemos conscientemente y no suponga una costumbre o una alternativa a otros alimentos.

De todos los tipos de cereales cultivaremos los más que podamos y alimentaremos de él a las gallinas cuando el invierno haya pasado y nosotros no necesitemos más.

Las retamas

En Alemania es típico usar retamas para construir escobas. En Portugal se extienden por las zonas desérticas. Los nativos las temen por el riesgo de propagación de incendios. Y de hecho, las retamas arden en llamas y por eso son ideales para encender fuegos sin tener porqué usar otros materiales combustibles. Los arbustos secos de retamas suministran combustible gratis durante el invierno que se seca rápidamente si se moja por las lluvias y por eso no tiene porqué almacenarse.

Como ya se ha señalado antes, esta alternativa no es muy importante para nosotros. Apreciamos las retamas porque se desarrollan sin tener que regarlas, porque dan alimento a los animales (las cabras se alimentan de sus semillas) y porque con sus haces atados en fardos se pueden construir techumbres como si de caña se tratase, sólo que estas se inclinan más en los extremos. También podemos usar las retamas para hacer cestas.

El avellano

Muy resistente a las heladas. Pierde sus hojas en los periodos de sequedad, aunque sea también resistente. Las podemos plantar en los países cálidos orientados hacia la cara norte, en terrenos helados, en valles húmedos y también a la orilla de arroyos. Lo mejor es plantarlos en hileras o bloque de varias clases para que puedan ayudarse mutuamente a fertilizarse por mediación del viento. La dirección principal hacia donde sopla el viento es donde se van a fertilizar las plantas. Los arbustos típicos de avellanas crían muchas ramas y brotes pero no muchos frutos como los que crecen en forma de árbol y tienen troncos bajos. Los arbustos o arcadas de avellanas ofrecen protección para los nidos y las guaridas de pájaros y gallinas. Plantaremos los avellanos como árbol-arbusto cerca de donde se encuentren las gallinas y a lo largo de muros y tapias donde haya sombra (en las partes soleadas plantaremos chumberas). Como arbusto, el avellano es capaz de distribuir parcelas y permite el paso a las gallinas y a las cabras después.

La frambuesa

De resistencia moderada a la sequedad. Con humedad y un mantillo de abono suficientes se multiplican sobremanera las matas. Una capa gruesa de abono las protege de la desecación. Quien consigue cosechar bayas cómodamente podrá criar frambuesas al menos al primer año (al segundo florecerán) si están bien unidas en una hilera de espalderas metálicas. Después de cosechar por completo habrá que cortar los brotes que hayan florecido (o bien dejar que formen parte del pasto) y dar de comer con ellos a los animales. Los nuevos vástagos de raíces crecerán en gran número. Estos vástagos crecen de forma progresiva se pueden transplantar en otros lugares cada primavera o dejarlos en el mismo sitio donde empezarán proliferar. Entre dos hileras paralelas de setos de higueras con un corredor de un metro de ancho para las frambuesas los numerosos brotes se mantienen erguidos y quedan bien en el corral de las gallinas.

El arbusto de frambuesas es un arbusto ligero y no resistente al ensañamiento que sin embargo es idóneo en la huerta de hortalizas y ayuda en el crecimiento de los árboles, pues los sensibles plantones y arbolillos sirven de protección contra las heladas y empleadas como pasto se pueden eliminar.

Grosellas, Jostabeeren[4] y grosellas espinosas

Las grosellas rojas son más comunes en el sur. Pueden formarse en la parte más baja de los arbustos frutales de todas las hileras de árboles del interior de la huerta. Estos arbustos dan protección a todos los animales pequeños y permiten su cobijo. Son también agradables para el horticultor al igual que los arbustos de las grosellas espinosas (rosales, frambuesas, zarzamoras, etc.). Toda la mala hierba que escardemos la podemos meter bajo estos setos y recubrirlos así de mantillo. Las grosellas son resistentes contra el viento y el frío, y se pueden reproducir fácilmente por medio de plantones.

Las grosellas rojas deberían estar en la parte de la huerta orgánica intensiva, así como en las parcelas más allegadas a éste, en medio de las hileras de árboles, mientras que la variedad negra son idóneas para cultivarlas durante el otoño y el invierno en las parcelas exteriores que dediquemos para pasto. En cualquier lugar donde sea demasiado frío y húmedo para la viticultura. Las ovejas en particular se encargan de podar las grosellas negras en verdad de manera extraordinaria.

Las grosellas rojas, sin embargo, tienen que ser rejuvenecidas y recortadas de otra forma, y esto no lo pueden hacer las ovejas porque devoran sencillamente todos los brotes nuevos de un tamaño determinado.

El cultivo de grandes grosellas, grosellas espinosas y Jostabeeren en superficies grandes no es problema a través de plantones. Es más costoso su recolección y su tratamiento. Esto suele representar un problema sobre todo para la gente que viene de la civilización porque no tienen tiempo suficiente para dedicarlo a su huerta. Las bayas son todo sabor y energía. Quien cultive grandes superficies de bayas no sólo puede alimentar cabras, ovejas y gallinas, sino que combinándolo con la apicultura y la elaboración de miel podrá producir licor de bayas de la mejor calidad.

Los arbustos de grosella espinosa son algo más pequeños que los de las grosellas y pueden abrir y avanzar por subsuelos duros.

Jostabeeren, por el contrario, son de un tamaño mayor. Un seto puede alcanzar sin problemas los dos metros de altura y de diámetro.

En las regiones secas del sur todos esos tipos de bayas pierden su importancia a favor de las parras, aunque se puedan rellenar con las pequeñas bayas los posibles huecos en el abastecimiento de frutos durante la primavera (en las zonas cálidas también en invierno).

Con plantones silvestres (o nobles) podremos plantar grandes y verdes campos para el alimento de los animales en verano, incluso en los periodos de mucho calor. Las ovejas y las gallinas cuidan muy bien de tales cultivos porque la hoja no es tan ácida, pero en su defecto devoran la vegetación más a ras del suelo. Las gallinas limpian la vid muy bien de esta vegetación (aunque también suelen devorar las uvas más cercanas al suelo) y así obtienen mucho más sol y calor.

El caqui

Similar a la ciruela. Aunque lo deberíamos de tratar con más cuidado y no podarlo cuando sea joven. Si se quiere estar cerca de aguas subterráneas lo mejor son los arroyos o sus lugares colindantes. No deberíamos dejar que el ébano crezca demasiado alto a pesar de su vigorosidad cuando esté repleto de sus frutos pesados y jugosos. Los caquis son los últimos frutos del año en madurar junto con las higueras. Mucho antes que los cítricos y los olivos. Se les puede recolectar antes de las grandes heladas duros y verdes, y depositarlos en capas planas dentro de cestas para su almacenamiento. Suelen madurar una vez entrado febrero. Los frutos blandos adoptan una forma mórbida gelatinosa. Mientras que no hayan madurado del todo, apenas se pueden consumir y pueden causar malestar y vómitos.

Los cactus

De este grupo de plantas resistentes a la sequedad en las zonas cálidas nosotros nos quedamos con la chumbera de frutos azules y amarillos. Los podemos plantar en lugares de gran intensidad solar colocándolas en la tierra y fijadas en él con una piedra o enterradas el intervalo que va de un tercio hasta la mitad de la planta. Esto lo hacemos para que el sol del mediodía no llegue a la parte más ancha de las hojas.

Observación: la reproducción con semillas también es posible, aunque más complicada. Las pequeñas plantitas deberían crecer de forma densa y picadas cuando la cáscara de las vainas comiencen a empujarse las unas contra las otras.

Incluso cuando estos cactos soportan algo el calor sus hojas no están del todo a salvo de las quemaduras solares si se encuentran mal colocadas. A la hora de plantar elegiremos las hojas más viejas o las partes que hayan desarrollado más hebras. Criaremos chumberas de un solo tronco y podaremos continuamente las hojas para dárselas al ganado al igual que hacemos con los árboles. Las hojas jóvenes las podremos utilizar en nuestra alimentación. Las plantas producen frutos en todas las hojas nuevas y completamente desarrolladas durante el año anterior. Sin embargo, también podremos retirar con regularidad partes de las nuevas hojas. Al fin y al cabo siempre sobran frutos. Éstos suelen venirse abajo con el peso.

Las chumberas de frutos azulados soportan por poco tiempo las heladas nocturnas de hasta –10º C cuando por el día se produce el deshielo. Las chumberas de frutos amarillos son aún menos resistentes.

Ubicación: coloque los cactos en las cara sur de muros y tapias y en zonas pedregosas o rocosas, bajo árboles claros (como por ejemplo los robles). Es ventajoso colocarlos al otro lado de las tapias de los establos o pastos, así como en las zonas donde picotean las gallinas y cerca de los retretes. Procure mantener en estos lugares una capa gruesa de manto y plante con hojas el “bosque” de cactos a una distancia de dos metros en hileras con una longitud de dos metros y medio. O si decide plantar los cactos de frutos azulados mantenga una distancia de 3m. Los amarillos se pueden plantar en superficies de dos por dos metros, pero más tarde se formará probablemente un espeso bosque cuyas hojas serán difíciles de transportas para darlas de alimento a los animales. De una plantación de cactos se pueden cortar decenas de hojas cada día.

Empleo: útil tanto para el hombre como para los animales, muy polifacético. No sólo las hojas y los frutos poseen un sabor agradable, sino que se pueden utilizar muchas semillas al igual que los cereales para las gallinas y para el hombre. Ninguna planta de las que conozco encierra tanta fuerza y tanta versatilidad, pero sobre todo cosecha. Además, las hojas se encuentran disponibles durante todo el año, sin que haya que almacenarlas o se necesite un granero alguno. Algunos frutos los podremos dejar cierto tiempo en las ramas de la planta. Las chumberas pueden crecer en muchos lugares en los que no pensábamos plantar nada. Su gel tiene propiedades médicas. Corte las hojas y aplíquelas directamente. Todas las palmas del cacto contienen mucho gel y por ello se pueden utilizar como sustituto del aceite. Por eso en las ensaladas que se hagan con las palmas de los cactos no añada aceite, aliñe solamente vinagre, sal, nueces o cacahuetes molidos. El jugo que se obtiene al exprimirlo es dulce y se puede beber o fermentar hasta tener mosto. Una gruesa capa de espuma sobre el jugo que obtenemos al exprimir las palmas sabe como un pudin de frutas. De los higos chumbos de baja calidad que recojamos podremos hacer vinagre en vez de jugo.

Aquí nos podemos dar cuenta que el objetivo de nuestra Isla para la vida no es otro que el de aprovechar al máximo cada una de las plantas que tengamos. En cuanto seamos capaces por ejemplo de encontrar un proceso de división y de secado para los huesos de los desechos de las frutas cosecharemos más fácilmente y con mayor seguridad el cereal extraído de los cactos que al menos nos hará independiente de los otros cereales.

Otras clases: tenemos el cacto-candelabro de espinas largas que nosotros llamamos “palillo de dientes” porque con sus púas podemos hacer los mejores palillos para los dientes. Este cacto proporciona de agujas de todo tipo, incluso para coser son ideales. Las puntas pequeñas y verdes les gustan mucho a los niños. Pero cuidado, de que no se caigan en las espinas. Hay que desterrar por tanto estas plantas al lugar donde sean necesarias para dar forma a una cerca impenetrable.

Un muro de un metro de ancho hecho con estos cactos con forma de candelabro impiden el paso a hombre y animales.

El cerezo

No soportan las acumulaciones de aguas, por eso las recomiendo plantar en pendientes. Los cerezos adquiridos en el mercado soportan la humedad después de algunos años. Nos interesan por el sabor de sus frutos y porque dan una cosecha segura (habrá que adelantarse a lo pájaros). Plante cerezas negras y rojas en la parte del huerto. También pueden estar en la zona dedicada a los pastos, pero sólo son resistentes al ensañamiento de los animales cuando sus troncos se hayan hecho grandes. Merece la pena colocar a menudo una protección en el tronco para que estén libres de los parásitos de la corteza. Casi todos los troncos de la mayoría de las plantas frutales leñosas necesitan este tipo de protección pues son propensas a dañarse con el roce.

Críe cerezos en la parte exterior de la granja, aproximadamente en la zona dedicada a los pastos e injerte los arbolillos silvestres en la parte alta de los arbustos cuando éstos sobresalgan de la zona de ensañamiento. Los arbolillos de cerezo se injertan y reproducen con facilidad.

Los arbolillos de cerezos silvestres y agrios son desde pequeños muy resistentes a la sequedad y mucho menos exigentes. No pueden faltar en zonas donde se siembran bosquecillos, debajo la vegetación pionera (al lado de robles, pinos y castaños).

Empleo: lo mejor es consumirlo directamente después de cosecharlos del árbol. Debido a la rápida maduración las cerezas son una de las frutas más importantes.

El maíz

(Ver también “Los cereales”). Siembre semillas de maíz durante los periodos de calor. Las clases de semillas pequeñas (para las gallinas) que crezcan poco pueden ser muy resistentes a la sequedad. En campos de cultivos mixtos sin regar (melones, calabazas, girasoles, mijo, etc.). También podemos dejar que los animales se alimenten de él directamente del campo.

Nosotros raspamos el maíz blando y el que no está del todo duro hasta convertirlo en delicado puré y lo comemos aderezado con aceite, sal o en las sopas.

Las almendras

Soporta tanto las sequedad como el calor. Puede sobrevivir junto con los cactos pero lógicamente no darán muchos frutos. Criemos los árboles de tal forma que obtengamos troncos altos para poder cosechar y podar bien. Coloque el almendro en la zona para pastos. A los animales sólo les gustan las hojas jóvenes. Si no cortamos o limpiamos las hojas del almendro tendremos que contar con cambios y mermas en la cosecha (alternancias). Críe coronas de cinco o seis ramas principales. Corte toda la madera vieja en otoño que de pocos o ningún fruto. Doble los brotes muy altos hacia abajo y no los corte, pues en el próximo año podrán dar frutos. En principio deberemos dejar todos los frutos que de almendro. Su tallo los hará productivos en la mayoría de los casos. Aquí no ocurre como con el melocotón, en el cual sólo madura una selección de los mejores frutos para no sobrecargar su capacidad de producción.

Empleo: los frutos son exquisitos, de un sabor muy agradable y valiosos para cualquier necesidad. Su dura cáscara protege al fruto muchas veces incluso de los roedores y se puede partir con una piedra.

Las moras

Se reproducen y crecen como las higueras. Hay muchas clases que dan abundante cosecha y que deberíamos plantar todas juntas.

Pueden estar en cualquier parte, incluso funcionar como árboles. Las hojas de las moras las podemos utilizar para criar gusanos de seda. Para ello deberíamos plantarlas en grupos. Al igual que las higueras las moras de cierta clase se les pueden aprovechar su corteza.

El fruto de ciertas clases madura antes que ninguno durante el año. Otras maduran durante el verano. Suelen gustar frescas a personas y animales, sobre todo a los pájaros, y además se pueden secar o utilizar para hacer vino.

Melones y calabazas

Como lo que quiero aquí es poner lo que en otras obras no se dice y no hacer un diccionario de horticultura describiré sólo brevemente algunas de las plantas con las que conviviremos. Plante sandías y calabazas en las zonas más soleadas, sobre un suelo desnudo y cálido como el de los desiertos. La humedad se presentará por la noche o con el rocío, por lo que los fosos de agua se suministrarán de sustancias nutritivas. De este modo las sandías pueden crecer incluso sin tener que regarlas. Lo mejor es el riego de fosos donde estén plantados los melones, los cuales tendrán que estar puestos de tal forma en terraplenes que puedan aprovechar el agua de las lluvias. A través de la fluidez del agua, que provoca erosiones, es más fácil que las sustancias nutritivas lleguen a las plantas.

Nosotros empleamos casi la misma técnica de abonado con las calabazas. Las variedades más exquisitas autóctonas de pulpa anaranjada soportan y necesitan a su vez una gran cantidad de sol para que puedan madurar en condiciones. Las que ya han madurado se pueden conservar hasta entrada la primavera. De otro modo, las calabazas que hayan madurado a medias se pueden utilizar en otoño en conservas con leche cuajada o simplemente sin aderezos.

Hay que tener en cuenta que el cultivo de melones y calabazas necesitan grandes extensiones de terreno. Compruebe también si se pueden plantar como cultivo complementario y cosecha tardía. Aquí recomendaría plantar patata o maíz porque ambos pueden madurar cuando la calabaza comience a avanzar por del extremo del bancal. En los maizales de tierra no muy árida y sin regar, con restos de humedad una vez entrado el verano se pueden plantar variedades de calabazas o sandías que resistan la sequedad. Se obtendrá una cosecha de frutas pequeñas o muy pequeñas, pero que maduran bien y saben verdaderamente sabrosas.

Tenga por favor cuidado al plantar variedades distintas, pues suele mezclarse con facilidad incluso cuando existan grandes distancias que divida cada clase. Las flores llamativas del calabacín y de la calabaza llaman la atención de abejas y abejorros, sobre todo durante los veranos de poca floración a pesar de las distancias y de los obstáculos.

Empleo: las variedades valiosas de calabazas dan a todo tipo de aderezos, ralladas con forma de largas espigas, una forma similar a la del famoso espagueti, con la diferencia de que esta crudo y natural. Hay clases cuyo sabor es desagradable, incluso a veces puede provocar vómitos. Estos tipos deberíamos de mantenerlos lejos de nuestra huerta, a no ser que se quiera alimentar a los cerdos con ellos.

Observe que las pepitas de todas la variedades de calabazas, incluido el melón pueden funcionar como fuente potencial de sustancias oleaginosas para el hombre. El melón puede emplearse como alimento adicional para las gallinas durante el otoño y el invierno.

Las aceitunas

Este árbol de frutos oleaginosos tiene muchas formas de empleo. Es imprescindible sobre todo durante el invierno en las zonas sureñas. El valor enorme que tiene los olivos está infravalorado actualmente porque su aprovechamiento se limita casi únicamente a la obtención de aceite. En “P.I. System/N&L, parte 1” o “Natural Farming“ se presentan ulteriores posibilidades de empleo.

Las aceitunas se pueden injertar por medio de plantones en forma de T o semillas.

Los brotes silvestres imperfectos se podrán injertar igualmente. Aunque el olivo es un arbusto se cría como si fuera un árbol para que pueda soportar los periodos de apacentamiento. Normalmente sólo en los terrenos para pastos suele haber sitio para los olivos, donde la sequedad y las heladas no lo puedan dañar fácilmente. Al contrario de lo que suele pensarse la producción de aceite se eleva de forma considerable después de las primeras heladas obteniéndose una ganancia de más del 10%.

Plantaciones de olivos como biotopos para los animales útiles y otros animales. Los pastizales y abonos por parte de los animales son importantes para las plantaciones de olivos. Algo ideal para el abonado de estos árboles es colocar un vallado en el que podamos acorralar a las ovejas una y otra vez a árboles distintos durante el apacentamiento nocturno. Tengo la impresión de que los olivares se deterioran y a menudo mueren sin el apacentamiento de los animales en dichos terrenos. El olivo corresponde bien al abono que ponen los animales y a la liberación de vegetación salvaje. Ofrece tanto en periodos de sequedad como en el invierno con una buena reserva de alimento en forma de hojas sobre todo para las cabras. Las aceitunas caídas alimentan a las gallinas y limpian de mala hierba los pies del árbol. Las aceitunas que quedan en las ramas alimentan a muchos pájaros durante el invierno. Sin embargo, aquí en Portugal muchos de los pájaros que se nutren de los olivos son víctima de los cazadores de fin de semana.

El cuidado de los olivos. Los olivos se cuidan como los arbustos de bayas, es decir, que se cortan los brotes viejos para rejuvenecerlo. Los olivos autóctonos hay que podarlos casi por completo cada cuatro meses, sólo dejando unas cuantas ramas exteriores. Luego lo dejaremos crecer y dar frutos durante tres años. De esta manera se obtienen tres cosechas y sólo un año (el de la poda) sin ganancia. A nosotros nunca nos ha gustado este tipo de poda radical. Es muy normal que muchos árboles débiles se conviertan en víctimas de los errores que cometen los principiantes.

Nosotros prestamos atención para que estos árboles no alcancen su pleno desarrollo y disminuya la fuerza de su crecimiento. En los lugares donde los olivos pueden abonarse bien, es decir, cerca de la huerta, en las zonas donde picotean las gallinas, etc., solemos dejar crecer grandes olivos que puedan dar sombra, pues producen una cosecha continua que constituye la totalidad de las pequeñas plantaciones. Entendemos muy bien las prácticas de los propietarios de plantaciones que prefieren árboles pequeños porque son más fáciles para recolectar (los profesionales recolectan con grandes redes, y desde hace poco con máquinas golpeadoras o agitadoras). Con ello cortan los brotes que crecen hacia arriba y guían a lo ancho la copa para que se extienda hacia fuera. Las ramas principales más viejas no se tocan nunca y se limpian de retoños y de los brotes laterales secos y viejos para que queden los más jóvenes y en los extremos de los brotes hojas sanas y nuevas. Estas hojas no hay que cortarlas, porque de otro modo la totalidad de las ramas ya no recibiría savia y moriría.

Uno de los problemas que encontramos al emplear la poda de terrenos enteros es que se pierden todas las hojas y por tanto el mejor alimento que tienen las cabras durante el invierno. Y esto deberíamos procurar evitarlo. Con una buena organización en nuestros terrenos podríamos podar completamente tantos árboles como los animales de pasto puedan devorar. Si se cortan todos los olivos de una parcela y se consumen todas sus hojas llevémonos lejos a las cabras y a las ovejas y dejemos entrar a los caballos y asnos. Los asnos devoran con facilidad ramas del grosor de un dedo, el resto lo pisotean. Son como los cortapajas de nuestro sistema hortícola-animal.

Por tanto: quien tenga el tiempo necesario para el cuidado cortará los brotes preferiblemente durante todas las estaciones frías para que el olivo, dependiendo de sus capacidades de reproducción y de sus necesidades, se rejuvenezca continuamente y pueda vivir debajo de árboles hermosos y grandes.

Los olivos más grandes y frondosos les sirve también a las gallinas como lugar para dormir. No me dejo de sorprender cómo cada vez que hay tormenta o fuertes lluvias las gallinas bajan de estos árboles completamente secas.

Los bosquecillos de olivos se talan desgraciadamente hoy día en todas partes mientras que protegerlos como ninguna otra plantación, pues suele pasar mucho tiempo hasta que los árboles jóvenes se hacen lo suficientemente fuertes como para aguantar el ensañamiento en las zonas dedicadas a los animales de pasto.

Para el uso y el tratamiento ver “Nutrición y vida, parte I”, así como el apéndice sobre la alimentación. Las aceitunas se pueden poner a macerar, secarlas, hacer de ellas cacao, aceite, productos cosméticos, etc., y el aceite viejo emplearlo para las lámparas de aceite.

¡Prohibido vivir! Como consecuencia de la presión que ejercen los consorcios internacionales cada vez más comunes (gracias también a la Comunidad Europea), incluso en Portugal se han tenido que renovar a la fuerza o cerrar las almazaras naturales y útiles cuando éstos no se cumplían con la normativa establecida. Lo que se produce de forma industrial va unido inmediatamente a los innumerables productos insalubres de los supermercados. Me gustaría condenar duramente esto en la larga lista de delitos contra el pueblo que cometen los internazis. No sólo nos vemos sometidos a la prohibición de productos como la leche natural y otros lácteos, sino que se ordena la muerte y la esterilización de nuestra alimentación y desde hace poco se nos quita incluso el buen aceite. Deducimos pues cómo una vez más el poder del dinero, esclavizador y destructor de pueblos, junto con los neuróticos de la higiene y las bacterias llevan una auténtica lucha contra la salud y la vida de las poblaciones. Cuán grandes son estos delitos y que desastres causan es algo que no lo puede calcular actualmente nadie porque todos están bajo los efectos anestésicos y destructores del dominio internazi (cuyo producto no es otro que el mundo del consumo forzoso y antinatural) y porque las mismas leyes injustas son apoyadas, seguidas y ejecutadas. Es por ello que estos criminales se pueden permitir cometer los peores delitos contra la salud de la humanidad y permanecer impunes. Algunos de estas leyes injustas nos llevan a recordar:

Prohibido cualquier tipo de producción de aceite de la manera tradicional o privada.

Medio prohibición de plantaciones al aire libre de viñedos y producción natural de vino.

Prohibición o medio prohibición de la fabricación de productos lácteos naturales.

Vacunación obligatoria (o lo que es lo mismo, envenenamiento, con el fin de idiotizar al hombre y a los animales).

Supervisión médica, así como manipulación forzosa de todos los animales útiles incluso abejas y seres humanos.

Por tanto: se nos quiere prohibir la vida. ¿Vida natural? ¿Libre economía de mercado? ¿Libertad y derechos fundamentales del hombre? ¿Dónde? Otras prohibiciones como estirilización de las madres o la ocupación de los bosques y zonas naturales están en fase de preparación.

Pregunta: dejemos que los internazis nos entierren sin más ni más, nos conviertan en esclavos e idiotas para toda la vida y nos maltraten despacio y sin fin hasta la muerte? Los “higiénicos” junto con las técnicas de las microondas nos condenan a la enfermedad, matan a nuestros hijos, asesinan sus almas en un entorno inhumano y hostil.

Yo no les puedo decir aquí lo que tienen que hacer para terminar con estos crímenes. Pero quizá si pueda conseguir con mis libros una mayor concienciación respecto a este tipo de terrorismo mundial a través de la manipulación de los alimentos.

Se podría eliminar a los defensores de todos estos productos y métodos nocivos haciendo que ellos se deleiten con sus mismos productos. Tómese leche esterilizada y sólo alimentos esterilizados, ondas de telefonía móvil, vacunas continuas, operaciones y medicamentos. Retíreles todo tipo de responsabilidades y cargos e interne los casos más duros y más peligrosos donde se curan y se amoldan a la fuerza a las personas, es decir, en las instituciones psiquiátricas.

El melocotón

El melocotonero es sensible a las acumulaciones de humedad, al frío durante la primavera y al viento. En lugares desfavorables se les puede injertar en mejores bases y mejorarlos. Observe simplemente cuál de la fruta con hueso crece mejor en la zona y empléela como base para los melocotones y los albaricoques.

También podemos plantar o sembrar los melocotoneros en hileras frondosas para después realizar la cosecha de sus frutos y así no tener que preocuparnos más de los frutos y cortar sencillamente los que necesitemos.

Muchos de los melocotoneros sembrados dan buenos árboles frutales. Muchos de los pequeños melocotones silvestres, mezclados con otra fruta con hueso (por ejemplo las almendras) que obtengamos se pueden utilizar igualmente porque primero maduran a menudo durante el caluroso verano mientras que otros melocotoneros ni siquiera dan frutos y segundo porque son buenos para secarlos.

Los tipos típicos de melocotones nobles reúnen a menudo las cualidades para consumirlos frescos o para hacer un mus de frutas. Nos suele gustar tomarlo en mus o en sorbete con requesón. Una variedad del sabroso melocotón noble es la nectarina.

Si queremos entrenar al melocotonero noble para que dé frutos tenemos que retirar la mayor parte de las ramillas más finas y sobre todo dejar los brotes nuevos más fuertes para que al año siguiente puedan madurar los nuevos frutos. En otoño podrá apreciar los triples capullos del fruto sobre esas ramillas más fuertes. En cuanto un árbol se haya desarrollado por completo, al principio del verano, podremos cortar estas ramillas con los frutos hasta dos hojas por encima del último melocotón.

Si no cortamos y abonamos los melocotoneros empezarán a perder sus hojas poco a poco de dentro hacia fuera. Veremos pues únicamente árboles frondosos con muchas ramas finas muertas y brotes nuevos débiles en las ramas peladas. Los capullos triples de calidad son más bien raros.

Con el melocotonero depende también cuántos brotes dejemos sin cortar, siempre y cuando el árbol pueda proporcionar savia suficiente para la maduración de sus frutos.

Otra posibilidad la ofrecen los arbolillos de melocotoneros como árbol trepador en viñedos, muy beneficiosos para la uva blanca. Su rápido crecimiento hasta la altura media de un árbol frutal y su progresivo deshoje de sus claras copas sin cortar permiten que la vid reciba el sol que necesita para su plena maduración. Dependiendo del tipo de uva y del peso de las ramillas trepadoras normalmente el otoño suelen hundirse las ramas hacia abajo, llegándose a romper muchas de ellas. De esta manera se puede recolectar su fruta mucho mejor. Después de cosechar podemos podarlo o dejar que las cabras y ovejas “arrasen”, con lo que ellos mismos dejarán brotes y melocotones bien podados.

En los mejores lugares para la vid, es decir, aquellos secos y calurosos no tenemos demasiadas posibilidades de elegir entre árboles para colocar plantas trepadoras. Junto con el roble, el melocotonero silvestre es uno de los pocos que pueden sobrevivir allí.

Recomiendo plantar melocotoneros cerca de la huerta para colocar hortalizas trepadoras, sobre todo las judías. El melocotonero es puede podar exhaustivamente por eso no importa si cortamos también las alubias o judías pintas trepadoras. Es también igualmente práctico colocar los melocotoneros lo más denso posible en filas, pero no lo recomiendo si se quieren construir arcadas o casas vivientes porque su madera envejece y muere rápidamente, porque hay que rejuvenecerlo continuamente por lo que deja de crecer. Podrá plantar el melocotonero en hileras para crear casas vivientes como precultivo. El melocotonero es rápidos y avisa cuando otros árboles (como las higueras, los olivos, los robles, etc.) dejan atrás su estadio de infancia creciendo por encima de los arbustos frutales.

El ciruelo

Los hay de muchos tipos. Los árboles sobreviven a los periodos e acumulación de humedad y a las heladas matutinas mejor que el melocotón y el albaricoque, pero dan muy pocos frutos.

A la hora de plantarlos tenga en cuenta que muchos de los ciruelos llegan a tener un tamaño muy grande. Lo mejor es el cultivo de árboles de forma individual. En la zona para pastos se pueden plantar arbustos para que los protejan del ensañamiento de los animales. Los melocotoneros grandes de sobresalientes arbustos son más difíciles de recolectar, aunque de este modo se libran de las plagas de parásitos en el tronco. En zonas donde haya frecuentes tormentas procure que los árboles no crezcan mucho a lo alto, sino más bien a lo ancho. Críe ciruelos como techumbres para dar sombra. Corte únicamente las ramas que crezcan hacia arriba. Deje crecer árboles jóvenes de cinco hasta seis ramas principales. Si el viento se convierte en un riesgo procure criar troncos bajos. Esté atento de que no se seque el interior del árbol y libérelo de las ramas ya resecas. Deje intactos algunos años las ramas que puedan dar frutos. Se necesitan varios años hasta que muera por sí sólo. Pode las ramas con brotes más bajas o déjelas como pasto para los animales, pues con el peso se irán venciendo hacia abajo. Rejuvenezca el árbol sin prisa pero continuamente.

Los ciruelos se reproducen a menudo a partir de raíces y semillas, se pueden plantar e injertar fácilmente. Crecen bien, reúnen más cualidades como arbusto que como arcada. Los ciruelos silvestres, a los que pertenece la endrina, producen muchas espinas y pueden formar arbustos frondosos y estables en el sector exterior, que puede utilizarse para el acorralamiento del ganado, si los entrelazamos y ocultamos a diestro y siniestro cuando aún están en la fase de juventud. Podemos ocultar los brotes jóvenes curvándolos hacia arriba y luego doblarlos hacia el suelo y clavándolos en él. De este modo obtendremos también un nuevo brote.

Tipos y empleo. Azules, amarillos, verdes, rojos, pequeños y grandes, tempraneros y tardíos, etc., a veces muy dulces. Las variedades más pequeñas y bajas son las llamadas ciruelas, de las que asimismo hay en exquisitas variedades. Una de éstas, la Wengenhei[5]mer, me recuerda al mango por su sabor. Nosotros solemos llamar a las ciruelas “minimangos”. Pueden sustituir completamente a los frutos tropicales. Algunas las podemos dejar secar, otras dan excelente mus de ciruela al cual damos preferencia especial como dulce sustituto durante las comidas de los demás mus de frutas frescas.

Las setas

(Ver el apartado “El roble”). Una parte considerable y sabroso de nuestro surtido natural alimenticio puede ser cubierto con las setas. Si mantenemos intacto el suelo alrededor de los árboles y aplicamos a menudo un mantillo crecerán pronto una gran variedad de setas. Podemos conseguir lo mismo en todos los pastos para ungulados, pues los animales grandes no se alimentan de ellas, sino en todo caso las cabras y las ovejas.

La mayoría de las setas se pueden consumir crudas en ensaladas, secas, etc., gracias a sus especiales propiedades médicas y culinarias. Se desconocen sus propiedades en combinación con los fermentos lácticos (hay tanto que descubrir en este siglo XXI. Quien sólo coma setas hervidas o fritas nunca conseguirá apreciar o explotar su carácter específico y sus propiedades y tendrá que tratar esta materia con cuidado, pues al consumirlas así desconoce su sabor original. Muchas setas son “extremistas”, esto es, poseen ciertas substancias extrañas que hacen que desarrollen sabores de lo más particulares. Dependiendo de cómo cuide a su organismo podrá resultar que un día desee comer tres ejemplares de una seta y al día siguiente sienta ganas de vomitar al probar sólo la mitad de una de ellas. Como al cocinar las setas se suele ignorar este instinto de bloqueo y se consumen casi siempre grandes cantidades muchas de las setas se consideran venenosas, aunque en realidad son perfectamente consumibles en su justa proporción. Hay muy pocas setas venenosas de las que ni siquiera se debería probar un pequeño trozo. Incluso éstas, como por ejemplo la amanita, se utilizan en la lucha contra las enfermedades (por ejemplo contra el cáncer).

Por eso espero animarle a probar aquellas setas comestibles de fácil determinación sin que correr el riesgo de hacerme responsable de posibles intoxicaciones que, según mi opinión, no siempre se producen debido a equivocaciones, sino a cómo pueden llevarse a cabo según explicaremos a continuación. Los llamados expertos no están unidos hoy día acerca de la toxicidad de las setas porque muchas de ellas se mezclan y no son para nada constantes en los diversos tipos de suelos ni en el tipo de sustancias que poseen. Muchas setas están consideradas en la literatura especializada como sospechosas de ser tóxicas con el lema: “información imprecisa es no saber nada”. Existe una gran falta de información sobre las propiedades de la mayoría de las especies. La investigación se ha concentrado sobre todo en diferenciar y denominar las innumerables especies. Pero esto no siempre ayuda, puesto que según mis conocimientos la mayoría de las subespecies se terminan pareciendo a las especies más directas a través de cruces. Incluso las especies menos parecidas entre sí se pueden mezclar, según mi opinión, bajo las mismas condiciones de ubicación y clima (temperatura del suelo y humedad). Así por ejemplo el apagador se puede mezclar con las variedades de champiñón. De dicho cruce se obtienen pequeños parasoles como la macrolepiota excoriata. Si éstos se mezclan a su vez con otras variedades más pequeñas y tomamos los psilocibios se obtienen de vez en cuando parasoles aún más pequeños, cuyas sustancias ya no son tan inocuas; todo depende de cuál de las sustancias de los “progenitores” es la que prevalece. La diferencia

Observación: tengo que señalar que mi teoría es desconocida y que por eso me encuentro solo a la hora de apoyarla. No sé hasta qué punto sería conveniente arriesgarme a que los especialistas metan baza en el asunto. Las observaciones aquí descritas se han ido manifestando con los años cada vez más claramente. Siempre he tenido ocasión de relacionar las setas de un mismo lugar en lo que se refiere al aspecto como a su sabor.

sucesiva de las rúsulas en el mismo lugar se puede explicar fácilmente a través de esta idea: en un mismo lugar pueden crecer sólo setas comestibles. Algunas semanas más tarde su sabor se hace picante o sufren alguna variación en el color del sombrerete. Si observamos con atención podremos descubrir al responsable de estos cambios en el tipo de entorno en el que se encuentran. Posiblemente es que ha crecido una o varias amanitas que adoptado el mismo color del sombrerete de las rúsulas y les ha crecido un anillo en el tallos. O les han aparecido pintas blancas o restos de una fina funda. Estas mezclas, que quizá sólo se aparentan a la amanita pantherina o la amanita muscaria, no deberemos llamarlas ya “rúsulas”, sino que tendremos que buscar en los grandes tomos otras de las incontables setas que, aunque no siempre sea totalmente fieles al ejemplar en cuestión, cuyo valor y contenido nos es totalmente desconocidos. No tienen porqué ser conocidos o registrados oficialmente puesto que nunca se podrá averiguar con precisión cuál fue el fecundador y qué grado de pureza y de aproximación a una de las especies de setas estándar existió.

En esa interminable variedad de especies y subespecies creo tener una prueba para mi tesis acerca del cruce de setas.

Quien considere esta sencilla hipótesis mía entenderá por qué el contenido, las propiedades y la toxicidad de las setas resulta tan diverso y cuestionable. Continuamente se desarrollan nuevas especies y subespecies de setas que se adaptan al lugar correspondiente y que se pueden diferenciar además por las sustancias, así como la pureza del suelo. No tenemos ninguna garantía de que ciertas especies sean siempre comestibles o digeribles. Otras, sin embargo, son siempre mortales.

Consideremos la toxicidad con mayor exactitud

La venenosidad de muchas setas está relacionada únicamente con problemas de digestión

que su consumo puede causar. A veces se pueden tolerar, pero a veces no. ¿Por qué? Por supuesto, no todos tenemos la misma capacidad de digerir los alimentos. Incluso la misma persona puede padecer diversas fases digestivas, unas buenas, otras malas. Aquel cuyo cuerpo tenga necesidad de las sustancias que contienen las setas podrá digerirlas, apreciar su olor y consumirlas mejor.

Pero también es determinante cómo combinemos y preparemos con otras verduras las comidas con setas. Si se emplean alimentos que ayuden en la digestión como el jugo de limón, el vinagre, la cebolla, la sal, etc., o el rebozado con yema de huevo cruda, sal, harina y especias se podrán digerir todas las setas, también aquellas comestibles, mucho mejor y eso significa poder comer más cantidad de ellas. En cada comida se tolera una cierta cantidad de setas. Incluso cuando entre ellas hubiera setas con sustancias tóxicas no muy potentes su poca cantidad y su combinación con otros alimentos crudos ricos en vitaminas neutralizan a menudo los efectos tóxicos. Asimismo, es de gran ayuda acompañar el menú de setas con un buen vino tinto en grandes cantidades.

Usted pensará que el consumo de setas es un asunto inseguro que mejor deberíamos dejar de lado. No pretendo crear una reacción así con mis explicaciones. Nosotros no queremos ni podemos renunciar a las setas. Si consideramos objetivamente la situación mundial llegamos a la conclusión de que nos quedan por pasar los peores momentos de necesidad mientras que no podemos excluir de éstos a las fuentes naturales de alimento del país.

Hay especies de setas con marcas específicas a través de las que se puede determinar en cada lugar si son tóxicas con absoluta seguridad. Pero tenga siempre en cuenta que no hay especies puras, sino que aparecen en innumerables variaciones y subespecies.

Por dar un ejemplo: consideremos al boleto, el cual los expertos han descuartizado en diversas subespecies y colocado dentro de la especie principal de los boletos. ¿No hubiera sido más fácil considerar esas variaciones de boletos como resultados de un cruce de otras especies de boleto? Lo que se observa principalmente en los boletos son aquellos ejemplares grandes de color marrón claro a marrón oscuro con pié verdoso y amarillo y un tallo grueso que, aunque no siempre tiene las mismas proporciones siempre sabe bien. Si queremos descartar las especies de partes rojizas a modo de red en el tallo porque las consideramos “pies rojos” sería más conveniente que nuestro paladar decidiera.

Sin embargo, no quiero hacer la competencia a los entendidos en setas que antes que otra cosa preferirían poner nombre a las mil especies (en realidad hay muchas más) que existen. Pero podemos hacer el asunto todavía más complicado para hacerlas inaccesibles a los ignorantes (el juego preferido por investigadores y científicos). Con mi método de aprendizaje y reconocimiento a través de un consumo prudente de boletos no tendrá ningún tipo de problemas. No hay entre ellos ninguno que sea mortalmente venenoso. Evite los boletos de sombrerete blanco caña roja (boletus satanas), así como las similares a los boletos que he mencionado antes (boleto amargo), cuya caña es más bien de color rosa blanquecino que azul intenso o verde, como los boletos. En caso de duda reconocerá al boleto amargo por su sabor.

Reconocer las setas pertenecientes a la gran especie de los boletos es para el principiante la tarea más segura y más fácil, pero pronto debería de estar en condiciones de reconocer con seguridad los géneros de las “rúsulas”, “bejines”, “parasoles”, así como las que crecen en los troncos de los árboles, los llamados setas ostión. Las especies de cantarela comestibles las distinguirá de las falsas cantarelas, de las infundibuliformes del olivo y de otras infundibuliformes de color marrón por un sabor parecido al huevo sazonado con pimienta, es decir, irremediablemente después de haberlas probado. Al igual que los “falos”, los cuales no son fácil de olvidar una vez que los hemos visto y probado.

Evite al principio el contacto con las variedades de champiñón y en general todas las setas con sombrerete blanco. Muchas de las setas venenosas y de las llamadas no comestibles huelen y saben de forma desagradable. Pero al parecer no es así con todas (nunca he estado muy ansioso por probar las setas venenosas conocidas, por lo que en este punto no puedo aportar experiencias personales).

Una forma para reducir la mala digestibilidad, la toxicidad de las setas, así como limitar y suavizar el riesgo de envenenamiento y el sabor fuerte de algunas especies es fermentarlas en conservas de verduras. De este modo, fermentando en tarros de cristal, surtirán efecto las particularidades de su sabor y las propiedades positivas de algunas especies.

Me gustaría resaltar que la fermentación es la mejor y más importante forma de preparar las setas para elevar su nivel de digestibilidad, así como macerarlas en conservas de verduras (por ejemplo con cebolla, cereales, topinambur, romero, laurel, col, etc., y un poco de sal, colocado todo esto en recipientes herméticos.

El membrillo

El membrillo es un árbol o arbusto que puede adoptar una gran diversidad de formas, es de una gran utilidad y puede tenerse en todos los lugares. La única limitación es que no soporta los suelos muy calizos. A través de una reproducción con plantones muy ligeros se pueden obtener rápidamente del mismo membrillo o en combinación con otras plantas arbustivas largos setos, cuya estabilidad les predestina como pasillos de árboles frutales. Asimismo los arbustos no muy altos se pueden utilizar en la huerta de hortalizas para que interactúen con las plantas trepadoras. El membrillo crea la estructura para dichas plantas hasta una altura de dos metros. Los membrillos más altos pueden dar también uvas o morangueiros (sobre todo en la zona dedicada a pastos), pero suelen partirse bajo el peso de las plantas trepadoras. En el jardín plantaremos guisantes, pepinos, tomates en bajos arbustos de membrillos. En ese lugar, bajo los setos de los membrillos, donde no vamos a poner plantas trepadoras espinosas, las viñas reciben protección contra las heladas y el ensañamiento y ayudan a su vez al membrillo para que se entrelace y se haga más frondoso. El seto de membrillo soporta casi siempre las nevadas y el ensañamiento de los animales.

Si deseamos colocar membrillos a modo de vallado (también para cercar a los animales) emplee plantas espinosas (rosas, bayas) para hacerlos impenetrables. Emplee también árboles (ciruelos silvestres o perales) para lograr mayor estabilidad.

Los arbustos o los árboles de membrillo producen sus valiosos frutos hasta entrado el invierno. Quien busque frutas grandes y en abundancia podrá plantar árboles nobles, así como injertar membrillos, perales o nísperos en ellos o perales.

Empleo: los membrillos son los últimos en dar frutos durante el año. Nosotros los rallamos en todos los mousses o los mezclamos con requesón, cuajada o yogur. El jugo del membrillo tiene buenas propiedades y sabe bien. Asimismo lo podemos preparar para hacer mosto y vinagre. El mosto lo hemos utilizado como elemento básico para hacer aguamiel.

Las rosas

Aunque los arbustos de rosas dan como mucho algunos escaramujos son muy importantes en todo el ecosistema. Se darán cuenta de este modo y con lo que mencionaré a continuación en mis descripciones que construir nuestro sistema Isla Paraíso se basa principalmente en la plantación de los más diversos tipos de arbustos. Quien instale mi sistema u otro similar tendrá que ocuparse del cultivo de arbustos frutales durante años e idear todo tipo de combinaciones de plantaSupongo que en realidad existe parentesco entre muchas de las setas consideradas de distinta clase, que las innumerables clases intermedias se suceden sencillamente por medio de cruces.

Las fotos 1 y 2 muestran una posible cadena de parentesco entre la amanita rojiza y las rúsulas. Las relaciones de parentesco no se pueden apreciar fácilmente en las fotografías como se aprecia en el verdadero lugar en que se encuentran. Dependiendo de su ubicación se hacen más evidentes las matizaciones y los grados que las diferencian. Sin embargo, tenga en cuenta los escasos restos de pintas en el sombrerete de la segunda seta, pues representan un signo de herencia de la primera amanita, a la izquierda del todo. La tercera pariente la han clasificado los expertos como una rúsula, aunque la última seta posee una típica tendencia de rúsula. Para saber si una rúsula roja, azul, verde o amarilla es comestible deberá comprobarlo usted mismo preferiblemente en el lugar en que las vea probando un poco de ella.

La foto 3 muestra diversos tipos de boletos, los cuales se diferencian considerablemente en la coloración y forma del sombrerete, así como en las laminillas y en el estilo, por eso es posible suponer que otros tipos de boletos distintos han sido sus progenitores o sus fecundadores.

En la foto 4 se muestra un grande parasol en la cerca de la huerta de uno de mis hijos. Dejó de trabajar el suelo de este arbusto membrillero y lo abonó con regularidad. Este grande parasol se convirtió en uno de las setas más productivas de nuestra huerta (en la que no muy lejos tenemos robles, a unos 25 m.). Observe el débil y patente escamado en el parasol. Es posible que algunas setas (como el agaricus xanthodermus) les hayan infiltrado sus genes.

La “investigación de los arbustos” no se ha terminado tampoco entre nosotros. Aunque conocemos la mayoría de las funciones y posibilidades de cada uno de los arbustos y de muchas mezclas no hemos podido probar ni estudiar todas las variedades. En cualquier caso, en este tema el rosal es siempre de gran ayuda. Los arbustos que deban ser impenetrables se pueden obtener injertando plantones de rosas. Los largos zarcillos se pueden retirar a ambos lados en lugares altos como si fueran alambre de espino. Y es tan resistente a la sequía como la zarzamora. Incluso en su resistencia al ensañamiento e impenetrabilidad contra los animales útiles se asemeja a la zarzamora. Las grandes espinas de un rosal podado mantienen lejos incluso al ganado vacuno. Por otro lado, las cabras las devoran de forma obediente. Los tallos que están en el interior permanecen intactos. A las cabras les gustan más las hojas del rosal que ninguna otra hoja.

Un rosal puro puede tener problemas de estabilidad, por eso podemos usar el membrillo como estructura de apoyo. Luego podemos plantar a la distancia conveniente árboles frutales estables como ciruelos, perales, cerezos, albaricoques, etc., que más tarde crecerán por encima del arbusto y cuyos tallos estarán protegidos por éste.

Algunas dificultades a la hora de crear casas de madera

Podremos plantar nuestros plantones de rosas a modo de simiente rápida para crear nuestras casas de madera (la frambuesa también es ideal para esto).

Las construcciones de casas a partir de árboles no son otra cosa que arbustos densos, en la mayoría de los casos de un solo tipo y con buenas capacidades de crecimiento, cuyo crecimiento y forma se regula no tanto a través de la poda, sino más bien a través del entrelazamiento y el cruce de sus brotes.

Se debería opinar de forma superficial que la siembra o la plantación de frondosas hileras de árboles (de 10 a 50 cm o a más distancia, dependiendo del tipo de árbol y de la flexibilidad proyectada), como los robles, mimosas, avellanos o los chopos no deberían representar ninguna dificultad para la construcción de viviendas. Y todos los que oyen acerca de esta posibilidad se asombran de que no exista actualmente ninguna casa viviente. Quien quiera planear y llevar a cabo este tipo de construcción pronto se dejará de sorprender. Para empezar, a la hora de sembrar los árboles se pueden cometer muchos errores; luego están los roedores, las gallinas, de vez en cuando las cabras, las ovejas, los caballos y los bueyes. La siembra, la plantación, la fijación, el abonado, y las tareas de asegurar y cuidar más tarde las hileras de los árboles sólo se puede llevar a cabo junto con todos los animales y seres vivos de la parcela. ¡Intente reunir a un grupo de gente para un objetivo similar! Los “adultos” no quieren saber de este asunto para nada, pues tienen cosas “más importantes” que hacer o ya no tienen fuerza para cooperar, no quieren vivir de forma natural, prefieren viajar o “tienen que ganar dinero”. Los equipos que se formen para tales fines se desharán rápidamente. Según mi opinión, los equipos basados en familias son los más idóneos para levantar este proyecto y cuidar de él. Pero hoy día se desmoronan o al menos se les molesta privados de una vida y una conducta natural. Responsable de esto son por ejemplo las escuelas, las ciudades, los ordenadores, la televisión y los miembros familiares absorbidos por el mundo del consumo, abuelos, padres, tíos, tías, novios, novias, etc. La fuerza necesaria para levantar nuestro proyecto y la autoridad del hombre se priva a través de los gobernantes, gobernantas feministas y anticristianos del mundo entero, a través de sus leyes injustas y su maquinaria propagandística de los medios de comunicación. ¿A quién le sorprende que después de dos benditas y sangrientas guerras mundiales, en las que sólo venció la injusticia, y en la tercera que está a punto de empezar ya no queden en pié casas a partir de robles milenarios?

Otra vez las rosas

Su olor es maravilloso, su aspecto fascinante, y se puede vivir de ellas si dormimos en un jardín de rosales (dicho un poco exageradamente). En un tiempo en el que estamos rodeados de fealdades y de hedor se puede llegar a apreciar bien los rosales. Los capullos de rosa en ensalada o recién secados en té con agua fría producen un poco de ambiente de rosas. Los rosales producen una buena cantidad de rocío y humedad, y son muy estimadas por las cabras y las ovejas, las cuales pueden encargarse de podarlas.

Quien sea capaz de prever para qué pueden servir estos arbustos y cercas naturales estimará al rosal igual que a la zarzamora y al alquejenje como el material natural más valioso con el que construir vallados sin tener que utilizar el feo alambre de espino u otros tipos de cercas. Con la división artística en parcelas nuestra parcela podrá funcionar sin problemas. Los arbustos artificiales representan feos obstáculos artificiales porque al contrario que los arbustos no poseen ningún valor ecológico, sino que son elementos de construcción muertos y peligrosos que causan daños a los hombres y a los animales y que pueden incluso costarles la vida.

Los tomates

Aquí hay que tener un cuidado especial a la hora de elegir la variedad. El mercado se ve inundado por innumerables clases. Hemos probado tantas clases de mala calidad, incluso de vendedores de productos biológicos, que ya no queremos seguir experimentando más.

Nosotros criamos principalmente las siguientes clases:

Tomate de ensalada para sopas y consumo natural.

Tomate de botella que dejamos secar.

Y una clase de tomates de invierno que se conservan hasta febrero con un olor muy intenso para comidas pasadas por mortero (mus de nueces, volován), conservas a base de leche cuajada, pizza cruda, etc.

Solemos dejar crecer las clases silvestres y comestibles de color amarillo y rojo. Asimismo otros tipos de hierba moras, como el physalis, también llamado membrillo. Pero hay que tener cuidado de no mezclar nuestra simiente. Conserve sus propias semillas, pues éstas se amoldarán al lugar y se desarrollarán mejor cada año.

Los tomates saben mejor cuando tienen espacio y reciben mucho sol. Por eso es importante colocarlos a los pies de los árboles jóvenes o plantar en el suelo plantones frescos de arbustos. En cuanto se sostengan, sobre los arbustos de membrillos por ejemplo, son más fáciles de recolectar y no se pudren tan rápidamente. Sin embargo, es conveniente emplear el tomate de botella si se trata de una cosecha en masa. El suelo mullido y profundo será enriquecido con mucho abono al igual que se hace para las patatas. Los excrementos de las gallinas, cabras u ovejas son muy apropiados. Plante los tomates que haya seleccionado en hileras dobles (con una distancia entre hileras y plantas de 50 cm) en los surcos hechos con la azada. Estos serán más tarde aporcados de tal forma que justo después de las hileras haya un surco de irrigación. Si regamos entre cada hilera el riesgo de que las sustancias nutritivas se escapen es muy alta, pues todos los canales de riego se llenan completamente y la tierra se empapa de tal forma que durante un tiempo considerable no hará falta regar más. Los canales de riego son lo mejor para las plantas que arraigan profundamente, sobre todo para los tomates y las patatas (así como para los árboles jóvenes) en oposición al riego con manguera, a través del cual la humedad se evapora rápidamente existiendo el riesgo de erosión y moho (pues hay que regar diariamente). El moho aparecerá inmediatamente en los pepinos y calabazas si el agua con la que regamos está sucia o lo están las hojas de las plantas.

Entiendo que a los jardineros les parezca más práctico regar con la manguera de agua a presión, pero con este sistema se puede hacer mucho daño a las plantas y al suelo, y aunque se trate de buena agua nunca será posible obtenerla de forma óptima. La calidad del agua se deteriora al pasar por conducciones artificiales, aunque sólo sea por poco tiempo. Hay plantas que prefieren ser “llovidas” a ser regadas; y en ningún caso con fuertes chorros de agua. Entre ellas están todas las verduras.

Sobre los tomates: cuando nuestros tomates de botella empiecen a madurar colóquelos cuidadosamente en la misma dirección para que se cree en los canales de riego un camino para la siembra. Estos campos de tomates se podan, sino que crecen en las zonas cálidas como los arbustos. En Portugal no es normal atar el ramaje y podar los tomates y sin embargo es necesario en los países con poca luz solar porque de lo contrario los tomates desarrollan más la hoja, echan moho y con lluvia frecuente se pudren.

El empleo que podemos darle al tomate es muy amplio. Por ejemplo, con aceite, sal, y yema de huevo; con queso; en sopas, en conservas de verduras. (Ver el capítulo sobre alimentación).

El topinambur

No nos podemos imaginar un invierno sin la ración diaria de topinambur para el hombre y para los animales. Solemos plantar un “bosquecillo” de topinambures al menos cada año lo más lejos posible del lugar anterior (para que los roedores no se alimenten abusivamente). Deje una distancia de 1m en todas las direcciones. El rendimiento incluso de las superficies pequeñas es considerable pudiendo sustentarse de él personas y animales. Lo que solemos hacer es dejar los topinambures en la tierra y cosechar de ellos con regularidad tanto cuanto necesitamos. Los topinambures completan o sustituyen de octubre a marzo a las patatas. Durante el resto de las estaciones del año los consumimos en rodajas secas como patatas fritas o molidas.

En tiempos actuales y futuros de escasez de buenos alimentos el topinambur posee un puesto extraordinario. No sé si usted desconoce lo limitado e insuficiente que es el abastecimiento de alimentos en casos de necesidad en la República Federal Alemana. Por motivos de rentabilidad el mercado renuncia completamente al almacenamiento y sólo pocos hogares privados conservan o confitan. El autoabastecimiento y la pequeña agricultura están prácticamente extinguidos.

De todas formas, una sola planta de topinambur da, cultivada correctamente y sin la presencia de roedores, un cubo entero de frutos que superan en contenido y en poder nutritivo a las patatas. Por eso hay que considerar si en los momentos de crisis no es mejor cultivar los topinambures en vez de las patatas. El topinambur se digiere mejor, madura de octubre a mayo en cantidades casi ilimitadas, no necesita ser almacenado en la casa y por eso no se puede robar fácilmente. Quien quiera sustraerlo tendrá que conocer primero el lugar en el que la planta se desarrolla hasta el otoño y separar los tallos después de secarlos. Incluso si se conoce su ubicación el ladrón deberá cavar laboriosamente y apenas sabrá emplearlo.

Los topinambures se pueden rayar en finas espigas y aderezar en ensalada o utilizarlos con el rayador como se hace con los tubérculos. Incluso con aceite, sal, hierbas silvestres, un poco de verduras en conserva, incluso con un poco de yema de huevo se pueden crear platos exquisitos y sustanciosos.

El topinambur tiene una gran importancia por su utilización en las conservas en las que son la base. Nosotros las completamos con guisantes, lentejas, maíz fresco (o cereales), setas, cebolla, romero y sal marina.

Mi consejo: aunque no tenga tierra de su propiedad plante topinambures enterrando los tubérculos en todos aquellos lugares en los que nadie pueda sospechar nada y que estén libres de los animales salvajes y de pastos. Venda los topinambures como planta ornamental (si es posible con otro nombre, por ejemplo: “flor de gitano”) a las típicas mujeres de la civilización, enemigas de todo huerto útil y maniáticas de dichas plantas.

El nogal

El nogal posee un puesto destacado sobre todo en las grandes parcelas. Debido a que sus hojas apenas son comestibles están a salvo del ensañamiento mucho mejor, aunque las cabras se permiten de vez en cuando alguna hoja, quizás para experimentar una vez más que este árbol no es comestible. Nuestras plantaciones de nogales las deberemos proteger hasta que adquieran una edad adulta o mantenerlas simplemente fuera del alcance de los animales. Grandes cantidades de abono sólido y líquido no perjudican, sino que ahuyentan incluso a las moscas.

Nosotros solemos plantar los nogales de tal forma que de los caminos y las calles surjan avenidas y paseos. Para nosotros y para los animales estas avenidas son (con robles y castaños) los proveedores de alimentos más preciados y no son eliminados como suele hacerse en la civilización por petición de los conductores de vehículos, ya que se pueden asustar de las nueces que caen al suelo. Para empezar, en nuestros caminos nadie tendrá la necesidad de conducir largas distancias y rápidamente como para que la fruta que cae de los árboles pueda estorbarle. Si tuviera que planear la construcción natural de una instalación mayor, de toda una comarca o incluso de todo un país plantaría a lo largo de todas las calles árboles que conformen avenidas. Aquí en Portugal sería como sigue:

Con castaños toda la cara norte y las zonas frutales, profundas y con sombra.

Con robles todas las zonas soleadas y secas.

Con nogales las zonas no muy frías, las aldeas y las zonas habitadas.

Con avellanos o arbustos de avellano a lo largo de todos los caminos pequeños o medianos y estrechos.

Las avenidas más anchas (las calles principales) se deberían desarrollar de tal modo que a ambos lados de los árboles quede aún espacio para el tránsito de peatones, jinetes, carruajes, carretillas y como mucho bicicletas, es decir, para todos los vehículos no motorizados. Deberá quedar una pista en el medio, fuera del espacio donde puede caer la fruta de los árboles, para los automóviles y otros tipos de vehículos rápidos autorizados.

Un proyecto como este resulta apenas realizable debido a la situación actual y al enorme volumen del tráfico. Sobre este punto se debería reflexionar por qué conduce como loca por ahí toda la gente y luego se dan cuenta de que precisamente esa necesidad hacia el automóvil no procede con el sistema Isla Paraíso, es decir, con el abastecimiento autárquico. Sin la utilización de una plantación tan razonable como esta como esa con árboles vivos no existe la más mínima probabilidad de que el volumen del tráfico padezca una merma en un futuro próximo en la circulación por tierra, agua y aire.

Empleo: es el tipo de nuez más importante que hay, fácil de partir, el mejor productor de aceite en invierno por su gran contenido en grasa, fácil de prensar y con muy buen sabor. Con las nueces podemos mejorar y complementar casi todas las verduras. Son ideales para los platos de mortero y para hacer muesli, volovanes y embutido vegano. Durante el invierno incluso para las gallinas son importantes las nueces, junto a las pipas de girasol.

Con las nueces podemos disminuir nuestra necesidad por los cereales de forma drástica. Pero hay que tener cuidado sobre todo a la hora de secarlas. Si dejamos secar las nueces al sol, o si reposan en un país cálido aunque sólo sea por poco tiempo sobre un suelo caliente con el sol dándolas directamente se tostarán dentro de la cáscara o su temperatura vital sobrepasará la admisible. Nosotros llamamos a estas nueces tostadas “nuez del miedo”, “nuez de la disputa”, “nuez de la contrariedad”, “nuez de la preocupación” o “nuez de la pesadilla” con lo que se describen y se advierte de sus efectos.

Observación: otros tipos de frutos similares a la nuez bajo las mismas condiciones tienen efectos tipo “blues”, como las castañas y las bellotas.

La vid

A lo que ya he dicho acerca de la vid no hay mucho más que añadir. Por supuesto que no vamos a plantar un solo tipo de uva en los terrenos de nuestra Isla, sino que plantaremos vid según sus características y según nuestras necesidades para largos periodos de cosecha. Nosotros poseemos las variedades blancas, negras o rosadas, uvas tempraneras y tardías, uvas de mesa y para vino, duraderas y delicadas, etc., en definitiva, para cualquier propósito y habitante, incluso para las abejas, avispas, avispones y pájaros. En nuestra Granja Paraíso no hay razón por la que privar a los pájaros y a los insectos de su parte de cosecha. Instalar espantapájaros, puestos de tiro o redes es algo, al menos mientras no haya periodos de necesidad, mezquino y de miras estrechas. En nuestro terreno tenemos uvas en todos los sitios posibles y frutas a montones para todos.

No todas las clases son preferidas por los pájaros o los insectos. Por norma general, una plaga significa que se ha llegado a la maduración y a un alto contenido en azúcar y que es hora de cosechar. Las uvas de piel fina suelen ser devoradas antes que las uvas negras de piel más gruesa, pues no les resulta fácil a los pájaros picotearlas.

Los morangueiros (también llamadas uvas americanas) dan buena cosecha si los dejamos sin cortar durante algunos años siempre que no les amenacen periodos largos de lluvias y la humedad. Otros tipos de clases con calidad necesitan ser podadas y a menudo revientan y echan moho si el tiempo es desfavorable; asimismo se descomponen gracias a las moscas del vinagre.

Si queremos emplear la clase más adecuada nos deberíamos de abastecer de las propias del lugar. De lo contrario tendremos que probar el cultivo de la vid en los lugares secos y cálidos. Debido a que la vid puede arraigar profundamente suele cultivarse en superficies lejanas y no frecuentadas, tanto es así que incluso se las podría cultivar en zonas desérticas. En cuanto la vid goza de aguas subterráneas crece incluso en los lugares donde casi ninguna planta prospera.

Un vino auténtico, natural y sin aditivos artificiales o prensado sin calentamiento y cultivado sin ningún tipo de tratamiento es, sobre todo a partir de las uvas rosadas, un refresco comparable a un regalo de Dios que no tiene que ver ni en lo más mínimo con un estupefaciente.

Observación: nosotros diferenciamos las bebidas fermentadas sanas y naturales como el vino y el mosto sin ningún tipo de aditivo artificial de aquellas bebidas alcohólicas desnaturalizadas que hacen adicto al consumidor como los destilados, todo tipo de cervezas, así como todos los vinos, mostos y vinagres tratados con calor, pasteurizados antes o después de su fermentación. En el mercado de bebidas de Alemania sólo se pueden adquirir estos últimos.

Reproducción: a través de plantones con forma de T o injertadas en la base de las cepas vírgenes o de las uvas americanas. Los plantones de cepas vírgenes echan raíces fácilmente al primer año. En invierno habrá que transplantarlas al lugar correspondiente y dejar que se robustezcan durante el segundo año. A principios del invierno o de la primavera siguiente los injertos se habrán consolidado por completo.

Si queremos colocar uvas americanas u otra clase en las zonas dedicadas a pastos o bosques tome tres o cuatro plantones de membrillo y coloque el plantón de vid en el medio de estos. En el centro de un seto de membrillo, en el que podrá poner también zarzamoras y ciruelas silvestres, la vid tiene posibilidades de crecer aunque sea una zona dedicada al pasto del ganado.

Colocar plantones de vid no daña en absoluto ningún tipo de arbusto que usted quiera plantar. Puede durar algunos años hasta que pueda verlos en la superficie. En un momento dado aparece la vid, de modo que el arbusto pasa a funcionar simplemente como estructura trepadora para la vid.

La poda de la vid. Generalmente se poda en enero. Cortamos la hoja de la vid a menudo durante la cosecha. Como en nuestros terrenos tenemos vid creciendo por todos lados tenemos que liberar de ella a los árboles continuamente. La hoja de la vid la recolectamos como alimento para las cabras y las vacas. En el caso de podar mucho demasiado pronto existe el riesgo de que los brotes nazcan en otoño, mientras deberían hacerlo en primavera. La última poda, en enero o febrero, así como después de las primeras heladas y periodos fríos, debería servir como “corrección final”. Piense que de cada pequeño capullo que permanece quieto, crecerá al año siguiente uno trepador más grande. Calcule y limite el crecimiento de la vid mediante el número total de los capullos que queden. Los capullos de las ramillas más finas apenas dan uvas y se deben cortar. Lo mismo con los capullos que crezcan mucho en las partes de sombra, así como las ramas viejas y secas. Así quedarán en cada una de las ramas principales los brotes más resistentes que estén orientados hacia el sol. Sería también recomendable podarlos hasta dejarlos con los capullos, puesto que de otra forma la fuerza del brote se desgastaría en exceso. Para mayor seguridad cuente antes de la poda el número total de ramas trepadoras y deje un número aproximado de capullos.

Si deseamos prolongar toda una cepa en un árbol, en espalderas o en pérgolas deberemos dejar que una o dos ramas enredaderas, sin importarnos en número de capullos que contenga, alcancen la distancia o altura deseada.

También podemos trabajar con los animales en viñedos bajos después de la cosecha. Las ovejas y las cabras, al igual que para la poda de las bayas, son ideales para esto. Antes de la cosecha, así como durante el periodo de crecimiento, podemos alimentar a las gallinas de la hierba que haya crecido entretanto.

Empleo: se pueden consumir solas, secas (sobre todo las que no tienen pipos como las sultanas), como zumo, vino, champán y vinagre.

Para la elaboración de vino separe las uvas a mano. Rechace las que estén demasiado verdes, las aún no maduras o las podridas y de comer a los animales. Después prense las uvas y vierta el contenido en un cubo donde casi de inmediato comenzará la fermentación. Remueva y machaque el contenido diariamente para que las uvas que se hayan quedado en la superficie se vayan hacia abajo y se mezclen en la fermentación. Cubra el recipiente para que no entren las moscas del vinagre. Después de una semana o más el jugo se ha disuelto en su mayor parte de la pulpa. La piel de la uva se separa cada vez más del zumo, el cual se deberá recoger y cerrar en un recipiente de piedra, cristal o madera de donde apenas pueda salir o entrar aire. Prensaremos también el resto del mosto. Los restos contienen una gran cantidad de pepitas que podremos prensar a su vez para la obtención de aceite. Los portugueses hacen orujo de los restos del mosto (también llamado purrela).

Después de unos dos meses (antes de Navidad) podremos embotellar y encorchar el vino fermentado y almacenarlo.

Los cítricos

Son la fruta más importante del invierno. Maduran de diciembre a abril aproximadamente. Quien los coma con la piel se llenará rápidamente (naranjas, mandarinas marroquíes, mandarinas, etc.).

El jugo del limón sirve, al igual que el vinagre, para neutralizar la grasa de las comidas y los aliños con aceite en las verduras. La piel de los limones es muy importante y muy sabrosa en mueslis y ensaladas.

De las naranjas dulces se puede obtener vino de naranja (nosotros lo llamamos cerveza de naranja porque da espuma). Pero aquí hay que señalar que no son recomendables todos los usos que le dan a los cítricos, incluso el de la piel, con el que las cadenas de comercio los suplantan y los venden en los supermercados. Comparado con lo que el horticultor de la Isla Paraíso recolecta del árbol la mercancía artificial que encontramos en el mercado es una pura “enfermedad” empaquetada. Esto es algo de lo que el consumidor debería defenderse, al igual que de toda manipulación, intoxicación y devaluación de los productos alimenticios. La mejor forma de defenderse es creando un sistema Isla Paraíso.

Al jugo exprimido de las naranjas le añadimos la mitad de leche fresca o cuajada. De este modo se neutralizan los ácidos sobrantes y los efectos del enfriamiento. Como en invierno solemos preferir comidas ricas en grasas los cítricos, ricos en ácidos y agua son de gran importancia.

Los árboles de cítricos no son muy difíciles de cultivar en las zonas cálidas con buen abastecimiento de agua y en las que las noches no sea muy frías, así como en lugares protegidos del viento. En las zonas con un clima extremo (fríos inviernos y cálidos veranos) habrá que elegir con cuidado el lugar donde vamos a plantar. Plantaciones de naranjos se cultivan bien en las pendientes con diversos niveles o en valles protegidos. En el sur, en cada casa pequeña o tapia de jardín podemos encontrar árboles de cítricos. En las zonas más nórdicas sólo existe el cultivo en macetas o en invernaderos.

En el sistema Isla Paraíso a menudo hay que esperar hasta que las tapias de los jardines y de las casas estén construidas. En el mejor de los casos podrá intentar plantar previamente los cítricos en los grandes árboles como los alcornoques o las mimosas. No necesitarán muchos árboles de cítricos. Media docena de árboles desarrollados podrá cubrir las necesidades de una finca durante todo el invierno (si quiere hacer jugo con ellos entonces necesitará un número mayor). Los que plante deberán estar bien erguidos y regados habitualmente.

Después de tratar las plantas más importantes que necesitamos para sobrevivir libres y dignamente, sin tener que esclavizar, robar y secuestrar, es decir, sin cazas ni matanzas, sin explotación en el más amplio sentido de la palabra, me gustaría señalar brevemente aquellas que, sin designar por su nombre, considero su cultivo y utilización demasiado conocidas:

Todas las hierbas, especias y hojas para nosotros y nuestros animales.

Todos los tipos de verduras que no se han citado hasta ahora, sobre todo las patatas, la lombarda, la col de Milán, la coliflor, el nabo, el colinabo, el hinojo, el apio, la zanahoria, el nabo para cocinar y todos los tipos de lechugas.

Todos los tipos de verduras afrutadas como el pimiento, el pimiento picante, la berenjena, el pepino.

Todos los tipos de judías, guisantes, lentejas, garbanzos y cacahuetes.

Todos los tipos de puerros, y sobre todo las cebollas.

Todas las lechugas y verduras silvestres de la región como el sombrerillo europeo, los berros de arroyo, líquenes, los álsines, las ortigas, etc.

Otros muchos tipos de árbol como los tilos, los chopos, los eucaliptos, las mimosas, los pinos, etc.

Todas las bayas no mencionadas antes y los arbustos silvestres, así como el resto de los árboles frutales.

Tengamos en cuenta que nosotros y nuestros animales nos desarrollamos junto con estas plantas o variedades similares en total harmonía y salud y nos mantenemos vivos durante mucho tiempo. Lo que ocurre cuando alguien decide poblar una Isla sin los animales y las plantas que se mencionan en “Nutrición y vida” o no dispone de ellos es de sobra conocido. No se es consciente de que devorar carne, rebajarse a semejante barbarie, incluso al canibalismo no es otra cosa que las consecuencias inevitables del progreso hacia la negación de la simbiosis psicológico alimentaria, verdadera y firme entre plantas, animales y personas.

Si queremos poblar nuevamente la tierra o tenemos que desarrollar algún día nuestra tierra empobrecida y depauperada por medio de los viejos sistemas deberíamos utilizar toda la información aquí nombrada para nuestra Isla Paraíso personal.

Quien impida a los pobladores recolectar y multiplicar sus plantas y animales útiles está impidiendo la creación de verdaderas civilizaciones. Igualmente reprochable es distraer y desviar de cualquier forma a los pobladores y a sus hijos de su tierra y sus obligaciones. Ya sea por fuerza directa, como suelen hacer las autoridades, o bien de forma indirecta a través del sistema financiero, escuelas, medios de comunicación, la industria alimentaria, etc. Me refiero aquí a todo el arsenal de decretos de la típica sociedad maniática que cree poder aumentar cada vez más sus presunciones y sus equivocaciones.

Visto de una manera objetiva y real no hay ningún otro cometido más importante ni más instructivo para el hombre que el de construir y mantener sus tierras productivas. Y quien se dé cuenta de esto estará de acuerdo conmigo tanto en mi forma de consideración como en mi exigencia de que todos los impedimentos actuales para los potenciales pobladores y personas autosuficientes deberán de ser puestos fuera del ya de por sí duro camino.

Un impedimento es, bien mirado, todo lo que obliga a cualquier miembro de una familia a abandonar su Isla Paraíso aunque sólo sea por una hora.

No puede ser que por ejemplo, los pobladores alemanes de las Azores tenga que viajar a Lisboa para ir a la Embajada Alemana cada vez que se les requiera por motivos burocráticos (pasaporte, etc.). De esta forma uno no se siente en absoluto libre en un mundo en el que todos tenemos que poseer un carné de identidad o una cuenta bancaria a los que cualquier tipo de autoridad tiene acceso constante. Esto es una prueba más de que los hombres de hoy en día no son más que un número con el que controlan, explotan y llaman al orden el cada vez más creciente poder de las autoridades.

Pero no son sólo las autoridades las que limitan nuestra vida en libertad. A menudo son también vecinos burgueses que denuncian a los pobladores porque por ejemplo caminan descalzos, su ropa no es blanquísima ni huele a venenos tóxicos, porque duerme al aire libre, posee animales, desconoce lo que son las baldosas, los coches nuevos, la ropa a la moda, el cortacésped, etc., y se mantienen lejos de todos los celosos, avaros, egoístas, ostentosos del dinero, de todos los remilgos y tonterías falsas y absurdas de la modernidad. O también porque no quiere que sus hijos se infecten teniendo la casa libre de televisiones, aparatos de video, ordenadores, teléfonos móviles, etc.

El poder del sistema de consumo creció y crece hasta el infinito precisamente a través de estos burgueses incluso en nuestras Islas Paraíso y amenaza brutal y mortalmente con sus normas destructoras basándose en la presión neurótica. En este sentido querría aludir brevemente a los neuróticos de las bacterias y de la higiene. Como todos los poseedores de altos cargos no sólo toleran la difusión de chismorreos, de la limpieza y la higiene, sino que apoyan con empeño y forman parte del imperio del consumo mundial, nuestra situación en muchos lugares es realmente como en el Tercer Reich.

Nunca se sabe cuando aparecerá la “Gestapo” delante de nuestra casa. Se nos da tratamiento médico obligado a nosotros y a nuestros hijos, alimentación, escolarización forzosa, etc. Se nos adapta a la fuerza a través de las llamadas instituciones sociales y sus empleados, o a través de los médicos, psiquiatras y hospitales que viven de las manías higiénicas, de todas las normas burguesas y por supuesto de las ideas absolutamente falsas acerca de las causas de distintas enfermedades y de sus terapias.

Muchos de los usos forzosos del sistema consumista no siempre significan una muerte psíquica inmediata, pero en nuestro caso sí la extinción de un ecosistema desarrollado durante años, cuyo valor y esencia no es valorado y comprendido por los desalmados pobladores de la civilización, un ecosistema que aquellos a los que hayan lavado el cerebro e integrado en el sistema de opresión, los psiquiatrizados, no podrán volver a levantar jamás.

Hoy, al igual que en el pasado, ocurren detenciones, encarcelamientos, trabajos forzosos en campos de concentración, pero sobre todo procesos de despersonalización, o mejor dicho, asesinato de la personalidad con medios y métodos refinados y sutiles que harán que consideremos países enteros y muy pronto a todo el planeta como una prisión.

Cita de R. Steiner, 1916. Discurso nº 167

“No faltará mucho para que el año 2000 sea escrito. No un pensamiento directo, sino una forma de prohibición a todo pensamiento vendrá de América; una ley que tendrá como objetivo reprimir todo raciocinio”.

A este punto se podría añadir que efectivamente hoy día no sólo el razonamiento natural, sino también el de los actos están siendo reprimidos con eficacia. Igualmente hay que preguntarse cómo es posible que Steiner conociera entonces de forma tan clara el plan de los internazis. Según mi opinión esto no es una profecía, sino más bien una muestra de que Steiner fue miembro inaugural de la llamada Logia Negra”.

¿Quién sospecha hoy día de los efectos fatales que pueden causar la exposición a las microondas, las vacunas, los empastes, la contaminación radioactiva del planeta, la desastrosa calidad y devaluación de los alimentos, el enclaustramiento en edificios (en particular en colegios, oficinas, fábricas, talleres, automóviles, etc.) y otros muchos más factores de la contaminación general del planeta en la psique y en la personalidad, en el desarrollo y fuerza vital espiritual de las personas?

Quien pudiera huir aunque sólo fuera un poco de este gran manicomio vería inmediatamente que los efectos de los factores antes mencionados son, considerados de forma espiritual, desastrosamente mortales.

En todo caso, nos ha llegado en momento a todos y cada uno de nosotros para cambiar el curso de las cosas y navegar rumbo a la Isla Paraíso y a al autoabastecimiento. A lo mejor, con mis escritos podremos detectar y desenmascarar los efectos ocultos y secretos de los impedimentos antes mencionados y hacerlos así más inofensivos.

Objetivo: tenemos que conseguir vivir durante muchos años y decenios en nuestra tierra imperturbados y sin tener que habernos separado de ella ni siquiera una vez.


[1] Taberna donde se toma el vino nuevo de la casa (N. del T.).

[2] Clase de manzana típica de Suabia en Alemania, (N. del T.).

[3] La grasa de cerdo también sirve para tales fines.

[4] La Jostabeere es una mezcla de grosella y casis (N. del T.).

[5] Una variedad de ciruela propia del norte de Suabia con sabor parecido al mango (N. del T.).

Advertisements

Written by paradiseislandfamily

September 8, 2008 at 4:25 pm

Sistema e una isla paradisiaca/ traducciones espanolas/ recuerdos del futuro

leave a comment »

Reinhold Schweikert,   email: paradiesinselfamilie@gmail.com

Sistema de una isla paradisíaca

Contribución a una solución de los problemas urgentes de nuestro tiempo

Recuerdos del futuro ampliados y actualizados


Contenido:

Cómo un día les aclararé a mis nietos esta época y este mundo:

Descripción del mundo feliz y sus problemas a la vuelta del cambio de siglo. Todas las técnicas de manipulación diferentes, en especial las que afectan a los niños, la falsa educación mediante una enseñanza obligatoria, los medios de comunicación,… El miedo a los bacilos mediante la higiene como pretexto para una intoxicación/mutilación psiquiátrica, operativa y medicamentosa. Los peligros que médicos y grupos farmacológicos significan para la humanidad. Ateísmo, satanismo, ansias de grandeza, falsas doctrinas de la gracia, psicopolítica, destrucción de las familias, diversos casos de corrupción, destrucción de la Iglesia, fascismo de izquierdas universal, dictadura del fin de los tiempos, dominio internazi del Cuarto Reich, prohibición de la libertad de pensamiento, obstáculos en la difusión del sistema de una isla paradisíaca (sistema IP)

Pequeña aclaración del sistema IP como alternativa liberadora y camino a la “Edad de Oro”.

Ponencia 2002 podría considerarse como un resumen comprimido de mi obra principal “Das Narrenzeitalter” (La edad de los locos). ¡Repártala en reuniones y úsela como base de discusión…para instruir al pueblo!


Sistema IP/ Ponencia

Recuerdos del futuro

o:

Cómo un día les aclararé a mis nietos esta época y este mundo

a la vuelta del cambio de siglo

(por Reinhold Schweikert, escrito en enero de 1995,

completado y trabajado de marzo a junio de 2002, en Portugal)

Entonces a la vuelta del cambio de siglo nos hallábamos en el término de una época que transcurría muy lentamente hacia su desarrollo hacia adelante. El diablo volvía a creer que había ganado la partida y que ahora podría poseer el mundo entero por siempre jamás. Todo estaba bajo su orden. Esclavizaba y mantenía atados a los hombres, con destreza, con un orden erróneo antinatural, que con gran astucia y alevosía combinaba con la propia voluntad de los malhechores.

En esta época los hombres creían que podían pasar sin Dios, el Señor, que ellos mismos debían ser Señores, que podían entenderlo todo, que todo lo sabían, lo dominaban, lo tenían bajo control. Porque, sin embargo, los ciudadanos, debido a la inversión pública de la verdad y manipulación de la opinión de aquel entonces, así como a un distanciamiento general de Dios y de la naturaleza, no conocían absolutamente nada real ni verdadero, ni lo sentían, ni lo podían comprender, sino que todo lo que aún sentían y conocían, mejor dicho querían sentir y conocer, procedía de su amor propio y consentimiento, o, si lo consideramos de forma general, de una mentira colectiva sobre sí mismos. Los menos dudaban de lo oficial, de su rumbo. Para ningún ciudadano, entoxicados todos en alma y cuerpo, era posible ya una introspección, una conversión, el arrepentimiento, la conversión al Señor y Su ley natural. La religión cristiana verdadera estaba mal vista, se la consideraba poco moderna, de ayer, anticuada. Cualquier esfuerzo e inconveniente, cualquier sacrificio, cualquier encrucijada, sí, incluso cualquier palabra verdadera era evitada y temida como la peste por estos caídos. Y de esta manera se consideraba imposible, incluso liberar a alguien de las zarpas del diablo. El diablo atraía con comodidad y aparente progreso, con bienestar, dinero y prestigio. Todos vivían en el estrés más terrible. Bajo una presión esclavista total y perpetua, dirigidos por lo ajeno en todos los ámbitos, tenían que llevar a cabo todos los días los trabajos más descabellados bajo condiciones agotadoras, hasta el colapso. Y lo más raro de todo era: ninguno de estos prisioneros del mundo consumista era consciente de su miseria moderna, ni siquiera en parte. De hecho estos depravados ya no podían realizar comparaciones, es decir, hacía tiempo que no sabían lo dulce y realmente agradable, justa, honrada y buena que es una vida auténtica en el paraíso de Dios, según SU orden, y que todo lo que entonces consideraban bueno y valioso, en realidad no era más que engaño, malicia y falsedad, veneno y bilis.

De esta forma ya no se percataban de que toda su vida, debido a su transgresión y perversión, no era más que un montón de sandeces, basadas en nada más que sufrimiento y miseria. Esta sociedad apocalíptica era absolutamente perfecta, basada en la mentira sobre sí mismos, en un autoengaño colectivo, en la intoxicación y destrucción personales. Gustaba creer, debido a una obstinación egoísta y un enfriamiento del corazón, en todas las mentiras e inversiones cotidianas y oficiales de aquel entonces, y se reprimían rigurosamente los impulsos y las voces más exquisitos o se desviaban a mundos ilusorios, fetichismos y cultos de todas las formas imaginables. Si lo que hoy os estoy contando lo hubiera presentado entonces, nadie me habría entendido. Según el razonamiento de los zombis consumistas, como los llamábamos, no había cabida para pensamientos ni sentimientos. Seguramente habrían intentado tildarme de “enfermo mental” para posteriormente hacer pedazos mi personalidad en uno de los campamentos disciplinarios más temibles que haya existido jamás en la historia de la humanidad por medio de toxinas químicas, electrochoques o incluso mediante “cirugía” cerebral (¡los psiquiátras consideraban la extracción o mutilación de partes cerebrales una medida terapéutica!) y conseguir de esta forma violenta que encajara. A lo largo de su falso desarrollo, esta sociedad, que se presentaba tranquila de puertas para afuera, se fue volviendo cada vez más violenta y brutal. Cuando los psiquiátras y psicotácticos lograron difundir su idea de los hombres como una mera acumulación de células, se intentó, en el curso de esta “ciencia”, ir acercando paulatinamente incluso la religiosidad hacia el ámbito de las enfermedades mentales.

Pero realmente yo quería narrar esto solamente a modo de ejemplo para indicar cómo y por qué por aquel entonces la trampa quedaba perfectamente cerrada, el camino descendente estaba escrito de forma ineludible. Debido a que el ya considerable número de decadentes se sentía en peores condiciones que nunca antes en la historia de la humanidad de mantenerse en pie, de abastecerse de forma independiente según las leyes del orden natural y divino, o de volver a regenerarse, prácticamente nadie podía escapar del círculo vicioso. La utilización de máquinas había atontado completamente a la humanidad, la había incapacitado, incluso hasta para hacer las cosas más normales de una vida y una supervivencia naturales de forma independiente. La cantidad de elementos nocivos y toxinas creados por aquel absurdo mundo tecnológico llegó a ser tan elevada y peligrosa que en algunos países ya no quedaba persona sana alguna. Sí, era imposible que quedara alguna. Incluso todos los animales estaban enfermos porque en ese absurdo mundo deshonroso ya no quedaba ni alimento sano ni agua pura. Tras siglos de mala gestión y uso de productos químicos en la tierra, de ésta sólo podía esperarse carencia de alimentos. Cosa que, por supuesto, a los ciudadanos “limpios” no les interesaba en lo más mínimo. No deseaban pensar más allá, pensar que el agua que, por ejemplo, contaminaban con detergentes ultratóxicos, más tarde la destinarían a animales y plantas, incluso a ellos mismos. ¡Lo importante es que uno iba vestido de forma tan “limpia” como los demás y apestaba a los mismos detergentes tóxicos que los demás! Era increíble el nivel de sordera y absurdidad que alcanzaron la concienca y el pensamiento de los ciudadanos. Habían desarrollado cierta psicotécnica apaciguadora de la conciencia, con la que algunos gritaban y protestaban intensamente contra un inconveniente, pero sólo eso, por lo que la crítica nunca alcanzaba la causa, al causante, es decir al ciudadano, de forma que los malhechores podían avanzar impunemente.

Pero me gustaría mencionar un ejemplo para que también los jóvenes puedan hacerse una idea: existía un gran número de monitores que avisaban contra las radiaciones procedentes de microondas, radio, radar y teléfono móvil, pero éstos reconocían sólo en parte que toda radiación técnica es enormemente perjudicial o, en caso de sobredosis, incluso mortal. Nosotros lo teníamos claro desde hacía tiempo. Observábamos el elevado porcentaje de criaturas deformes en cabras expuestas, nos zumbaban los oídos o padecíamos palpitaciones en cuanto nos acercábamos al área de alcance de una potente radioemisora de teléfonos móviles. También reconocíamos en seguida que las radiaciones nos estresaban y agitaban; incluso nuestro sosiego, meditación y hasta facultades musicales se veían afectados. Y no necesitábamos instrumento de medición alguno o investigadores que nos lo aclararan sobre el papel. ¡Simplemente con ir a la montaña o a un desfiladero desaparecían los síntomas! De acuerdo, pero ¿¡cómo podríamos haber aclarado todo eso a los ya decadentes M.M.s?! (M.M. de mega memos, mentecatos del móvil). Éstos no percibían absolutamente nada de las radiaciones, para ellos su estado era normal, huían de la naturaleza y de todo lo natural y nos habrían acabado enviando al médico o al psiquiatra para que hicieran algo contra la “hipersusceptibilidad”, de esta forma llamaban estos lerdos a la sensibilidad normal de las personas sanas. El zumbido en los oídos procedente de una radioemisora incluso solían diagnosticarlo como la enfermedad auditiva “tinnitus”. Y os podréis imaginar que el tratamiento propuesto por los ciudadanos para combatir estas molestias no consistía en desconectar las radioemisoras o trasladarse a un país sin nieblas tóxicas electrónicas, sino en suministrar a los enfermos tantos productos químicos hasta alcanzar el cerebro, es decir, hasta destruir y embotar su sistema corporal y celular de tal manera que éste ya no pudiera registrar ni sentir más, que el “enfermo del medio ambiente” ya no pudiera reaccionar de forma negativa ante ningún tipo de perversidad.

De esta manera, el M.M. ya adaptado ya no podía, eso si es que lo deseaba, llegar al fondo de las causas de todas estas miserias de su mundo. Muchos de los críticos de radioemisoras de teléfonos móviles permitían que se les llamara desde estos teléfonos o ellos mismos llamaban a estos números. Se dejó de poseer la agudeza visual para reconocer que cada una de estas llamadas era transmitida mediante radiaciones y que, a continuación, se acababa irradiando con ayuda de una técnica especialmente perjudicial. Es significativo indicar que los críticos de radioemisoras de teléfonos móviles jamás manifestaron dejar de llamar a estos teléfonos o sencillamente boicotear estas llamadas, sino que simplemente se discutía acerca de la situación de las radioemisoras. Probablemente la mayoría pensaba que ya no dependía de un crimen más o menos, pues los datos por ordenador, los mensajes electrónicos, los programas televisivos o radiofónicos también eran transmitidos mediante dichas radioemisoras. Sin embargo, por aquel entonces había notables diferencias en lo referente al perjuicio de las radiaciones. No se tenía que ser muy listo para darse cuenta de que la técnica más moderna era la más perjudicial. Con las antiguas líneas telefónicas aún se podía vivir. Incluso con los tocadiscos y los magnetófonos. Los reproductores de CDs modernos ya implicaban una técnica infinitamente más perjudicial en forma de alta tensión y rayos láser. Algo similar sucedía con los automóbiles, que acababan asemejándose a radiantes centros computerizados o laboratorios electrónicos, complementados por olores a plástico que aprisionaban al conductor, aturdido como por una droga, en su moderno y tóxico mundo de las apariencias.

En este absurdo mundo tecnológico no había escapatoria, ni salvación, precisamente porque se trataba de un mundo de adicción, de un proceso adictivo, del que ya nadie podía desear alejarse. Por lo tanto, se ignoraba y ocultaba diligentemente todo aviso y signo patológico, en especial por parte de los doctores, gracias a sus productos tóxicos. El cuerpo médico se esforzaba inútilmente hasta el final en eludir las leyes de la naturaleza y en mantener en vida a sus pacientes, es decir, a la humanidad, los animales y las plantas, a pesar de las intoxicaciones, carencias y pecados contra la vida. Esta huida de los crímenes atroces cometidos contra Dios y la naturaleza con cada vez más violencia contra sí mismos y el medio ambiente conducía a una degeneración celular total y, como consecuencia, de la personalidad de los “muertos vivientes” y, en relación a ello, a un terror y unas atrocidades inefables entre todos los partícipes, que, además, ya no podían ni querían reconocer sus pecados y atropellos como tales, sino que los describían como “normales”. -¡Porque todos hacían eso, porque todos eran así!

Os seguiréis preguntando hoy cómo el sistema de aquel entonces pudo lograr llevar a casi toda la población del planeta a la decadencia, a difundir ideologías erróneas y doctrinas engañosas de forma interrumpida y creíble por todo el mundo. Os lo tengo que aclarar: la alimentación decadente, las materias elaboradas de forma artificial (en el siglo XX la materia natural modificada brutalmente por medio de brujería y alquimia satánica aún recibía la inofensiva denominación de “elementos químicos”), sobre todo también las radiaciones técnicas, en el ámbito intelectual los llamados “medios de comunicación”, creaban un tipo de presión participativa inevitable hacia la decadencia, de forma que ningún animal salvaje de la selva virgen lograba escapar, y las especies se extinguían en masa.

Además, el perverso sistema consumista también usaba esta técnica infernal para, con una perfección diabólica y con ayuda de innumerables máquinas electrónicas, en las que se podían almacenar datos de todos los ciudadanos, finalmente hacer encajar a todos en un mismo esquema de perversión.

(Ir haciendo pequeñas interrupciones, pausas para preguntas y comentarios de asentimiento. Comprobar si los oyentes quieren o pueden seguir entendiendo. Si no, finalizar la ponencia. Decir algo así como: “¿Queremos seguir profundizando en las antiguas aguas pantanosas? Bien, entonces sigo contando:”)

– Como ya he señalado anteriormente, las generaciones de finales del siglo XX vivían una lamentable vida intelectual de apariencias llena de falsedad y mentiras, llena de toxinas y esclavitud. La vida de la humanidad se veía controlada por máquinas que medían el tiempo, por innumerables e imposibles trabajos absurdos que ninguna persona podía superar. Aniquilaban de tal forma hasta que, o bien morían de muerte corporal en su estado trastornado de esclavitud, o bien quedaban en estado senil y enfermizo, de forma que ya no podían realizar las cosas más sencillas, por lo que se los encerraba en casas de la muerte. Dichas casas recibían el nombre de residencias para ancianos u hospitales. A los enfermos se los separaba y aislaba de los sanos (en apariencia), a los pobres de los ricos, a los jóvenes de los ancianos. Incluso a los hermanos se los separaba por clases en la escuela. Cada uno por su lado, ese era el lema. La sociedad estaba estructurada de forma que ya no existía estabilidad alguna en familias y matrimonios. Y las relaciones madre-hijo que aún quedaban cada vez se rompían antes, pues se dejaba a los niños a la merced de influencias foráneas de guarderías y casas cuna, y finalmente incluso quería prohibirse la lactancia materna. Los psicopolíticos internacionalistas-comunistas (los llamábamos “internazis”) hacían creer a las madres que eso era bueno e importante, y a las mujeres absurdas del mundo consumista, capturadas ya por el egoísmo y la frialdad de corazón, no les importaba dejar a sus hijos bajo la merced del sistema para, de este modo, poder volver a vivir “libremente”.

Mediante todas estas separaciones violentas y crueles se podía atontar, manipular y malcriar con mentiras a las generaciones jóvenes fácilmente. La visión de futuro y del mundo de cada una de las clases escolares se aislaba totalmente de las experiencias anteriores. De esta manera, no se advertía a la juventud cuando ésta se encontraba en el camino equivocado con las experiencias y las miserias de los mayores, sino que ésta sucumbía, casi sin poner resistencia, ante la propaganda oficial de los medios de comunicación y se perdía en el mundo ilusorio de las apariencias, mientras la industria filmográfica o los consorcios ofrecían y fomentaban este mundo al mismo tiempo que aumentaban su volumen de negocios. En general se ocultaba, disimulaba, negaba y sofocaba todo lo desagradable, toda consecuencia mísera de pecados y mentiras, hasta que era ineviable. A continuación, como ya he aclarado, se criticaba y mejoraba, en apariencia, o sencillamente se acababa apartando, eliminando, internando…sobre todo, cuando los críticos y exhortadores amenazaban con ponerse en demasiada evidencia.

Asimismo se era maestro en no inmiscuirse en temas ajenos. Pondré un ejemplo: por doquier, desde lo lejos, luchaban los héroes del medio ambiente y se obstinaban de forma lucrativa, por ejemplo, contra la destrucción de la selva virgen. Al mismo tiempo, en Europa se subvencionaba la labranza y la roturación de la tierra conforme a la ley, de forma que los granjeros cobraban importantes sumas de dinero, mientras destruían todo tipo de flora, todo tipo de vida en su tierra, es decir, que producían desiertos sin el mero propósito de obtener beneficios de las cosechas mediante la siembra.

Como ya he indicado, apenas existían familias intactas. Debido a que la caridad bien entendida empezaba por uno mismo y a que no nadie era totalmente libre por “voluntad propia”, voluntad que se adaptaba a la del sistema forzoso o a la de la sociedad, no existía matrimonio alguno que funcionara. A las mujeres se les decía que no debían estar más con sus maridos, sino contra ellos, que no debían escuchar más a sus maridos, que no debían creer más en la verdad y bondad del hombre justo que toma la voluntad directamente de Dios y la transmite a la mujer. Naturalmente estos hombres intoxicados tampoco se encontraban en condiciones para ello. Se fomentaba la desobediencia por doquier, sí, incluso por medio de las “leyes”. Las mujeres, con una insolencia, desfachatez y tenacidad hoy inimaginables y blasfemas, creían ser la medida de todas las cosas, poseer la sabiduría, conocer el camino. Querían ser hombres y cada vez se atribuían más cosas, para, disimuladamente, poder determinarlo y dirigirlo todo. Realidad o ilusión-ficción, eso no desempeñaba ningún papel. Lo que las damas malcriadas deseaban que fuera, ¡simplemente así tenía que ser! Se dejó de creer que la mujer poseía el polo del amor de forma natural, que sólo puede y debe comprender y vivir con el corazón. ¿Como podía creerse en algo de lo que ya nadie podía darse cuenta que sentía? Paradójicamente, en aquel entonces hablaban muchos de “amor”, aunque a lo que se referían era a algo totalmente diferente, es decir, a difrutar de su vida instintiva, pervertida por células animales y proteínas muertas. Las mujeres eran las que llevaban los pantalones. Así de afeminados eran muchos hombres de aquel mundo invertido. La inversión general de los sexos debido a las obsesiones (los hombres estaban asediados por las mujeres, las mujeres se veían bombardeadas por ideas masculinas) muy a menudo llevaba a la homosexualidad. Por ello, el sexo, y no hablemos de la propia personalidad, ya no podía desarrollarse de forma libre y natural.

Desde muy temprana edad se arrancaba a los niños de las casas paternas de forma atroz (se había dejado de ser sensible al delicado mundo de las sensaciones de los niños) y se los encerraba en las llamadas escuelas, donde se los agasajaba durante muchos años, para que se hicieran cargo de todo este desatino, de todas estas absurdidades y complicaciones innecesarias, del ingenio absurdo de sus vanidosos padres y, alcanzaran, siempre que fuera posible aún de jóvenes y en dichos centros de falsa educación, el mismo estado de muerte interior intelectual totalmente difundido, estado con el que a los adolescentes lo malo se les presentaba como bueno y lo falso como verdadero, y que era indispensable para pertenecer con éxito a aquella comunidad infernal. Existían “colegios” con objetivos y para edades distintos donde los hombres, que de otra forma habrían podido encontrar la libertad y la vida, encontraban su “rumbo”, mejor dicho el rumbo de la confrontación contra todo lo que tenía que ver con la voluntad de Dios y la vida natural y libre relacionada con dicha voluntad. – ¡Porque Dios no nos ha creado como esclavos!

En aquellos colegios para los más mayores se aprendía, entre otras cosas, a matar, estafar mejor, mentir, ser hipócrita, fingir, trapichear, ser tacaño y mezquino, luchar los unos contra los otros, ir dando codazos por la vida, …además de falta de naturalidad y cosas inútiles de todo tipo, mientras que en los colegios para niños se trataba más del encarcelar y esclavizar la esencia y el desarrollo libres e infantiles. Allí los niños debían “aprender”, mejor dicho, mediante múltiples métodos de tortura y de lavado cerebral se les instaba y obligaba a hacer cosas que, de ser hombres unidos a Dios y con una vida libre y natural, no habrían hecho jamás, cosas que quedaban muy lejos de una vida natural y por ello del sustento de nuestros fundamentos y por último de nuestro planeta por completo. Imagináoslo, diariamente se encerraban por docenas a los niños más pequeños en asfixiantes habitaciones cerradas donde ellos mismos tenían que devanarse los sesos y atormentar sus almas muy lejos de casa con cualesquiera teorías y prácticas abstrusas de la insensatez. No se les permitía aprender o practicar ninguna actividad importante para ellos o que ayudara a sostener la vida, actividad típica de una vida libre. Al que no obedecía se le forzaba y separaba. En esto los ciudadanos eran perfectos. Finalmente, incluso con ayuda de psicodrogas, que recibían el nombre de fármacos, se les conseguía ¡“amoldar”!

¿No sabéis exactamente lo que son las drogas? Oh, claro, disculpadme si no dejo de utilizar expresiones para cosas de un mundo que en el nuestro ya no hay o que para nosotros significan cosas muy diferentes. Hoy día, bajo el término de drogas se entiende todo lo que ha sido modificado de forma prohibida de su estado natural y por lo tanto pasa a ser impuro, decadente, tóxico, …y a continuación se consume, es decir, se ingiere, se inspira, se absorbe a través de la piel o los sentidos. Algo así como todo alimento cocinado o calentado, o todo lo que entonces se incluía bajo la denominación de cosméticos, detergentes y productos de limpieza, los llamados medicamentos y productos químicos, radiaciones técnicas, las inhalaciones de toda materia, utensilio, mueble, etc. elaborado de forma “artificial”, mejor dicho, mediante alquimia/brujería/fuego… Entonces no se conocían los efectos nocivos para el cuerpo, la mente y el alma de todos estos productos, ofensas a Dios y pecados contra la naturaleza, porque todos estos elementos tóxicos habían quedado grabados en uno mismo y en la propia personalidad y uno hasta se había vuelto adicto a sus efectos distanciadores de la realidad.

Para el ciudadano consumista de aquel entonces, las drogas eran sólo algunas sustancias. Sin embargo, dichas sustancias, de las que se sabía ocasionaban efectos perjudiciales en el cerebro estaban, junto a muchas otras absurdidades permitidas, al alcance especialmente de los jóvenes, y se trataban en los centros educativos obligatorios. Dichas “drogas alteradoras de la conciencia” estimulaban o destruían lentamente un centro sensorial determinado y finalmente hacían que justo esta capacidad que originalmente prometían, tal vez sentimientos de felicidad, se perdiera para siempre. Con gran parte de los psicofármacos ocurría algo similar. Dichos medicamentos no eran más que toxinas, que actuaban sobre un sector determinado del cerebro y del cuerpo, maltratándolo, para que una enfermedad desapareciera y se trasladara a otro lado. Durante décadas traté de divulgar que mediante este proceso se impedía la eliminación depurativa de una toxina, a menudo incluso las de los propios medicamentos, y de esta manera la salida del ciclo adictivo, es decir, la salvación. No podían comprender que lo que les provocaba enfermedades no eran los bacilos o virus, o cualquier otro chivo expiatorio externo, sino su vida y alimentación antinaturales, así como que determinadas enfermedades elaboraban sistemas de depuración, mientras que otras, en cambio, se originaban debido a situaciones carenciales. Con nuestro sistema de la vida se habrían eliminado ambas causas principales en pocos años. Los enfermos no querían escucharnos nunca. Y los grandes comerciantes y grupos farmacéuticos capitaneaban agresivas guerras psicotácticas para vender sus toxinas. El simple hecho de que finalmente la mayoría de estas toxinas médicas consiguieran justo eso, cuando originalmente debían ser beneficiosas, habría demostrado la certeza de mis afirmaciones a cualquier persona juiciosa. Desafortunadamente ya nadie se encontraba capacitado para inferir de forma lógica el sencillo estado de las cosas. El ciudadano degradaba a sus víctimas física y mentalmente de forma perfecta. En aquella guerra mundial permanente contra Dios y la naturaleza los ejércitos médicos de los grupos farmacéuticos luchaban de forma demoladora contra los pueblos de todo el mundo. Se diagnosticaban peligros o enfermedades mortales contra los que poder administrar toxinas mortíferas o totalmente idiotizantes. En aquellos lugares donde los individuos o pueblos no se lanzaban a este consumo tóxico o de drogas forzosas, o donde no consentían dejarse jeringar o tomar medicamentos que destruían sus células, y donde los farmacólogos no lograban administrar sus tratamientos forzosos mediante violencia “pública”, se destruía a la población de formas distintas. Mediante mezclas entre pueblos, una mala alimentación, pero también mediante guerras con soldados y armas devastadoras. Cada vez que los grandes, con alguna excusa incomprensible, empezaban a bombardear a los países pobres e indefensos se trataba de una injusticia y mentira que aclamaban al cielo. La nación dirigente y su “Gran Hermano Norteamericano” lo denominaban “terrorismo”, contra el que se pretendía luchar en todo el mundo, donde hubiera prebendas que asegurar u otro pueblo que someter. Ciertamente había reacciones desesperadas por parte de los llamados autores de atentados suicidas, por ejemplo en Palestina. Sin embargo, atreverse a denominar eso terrorismo era de lo más osado, pues los internazis trataban de robar a todos los pueblos la tierra y la identidad, la ley y el orden, su moral y religión en su forma psicotática secreta. A aquel que se rebelara contra el nuevo orden o no lo quisiera aceptar por las buenas se le robaba y privaba de sus derechos, se le torturaba, maltrataba y asesinada de una forma tan brutal que algunos hombres, tal vez en Palestina, preferían dar la vida mediante hechos desesperados a querer seguir viviendo bajo este régimen de terror.

Con esto os comento un poco el contexto, para mostraros de qué manera y hasta qué punto la locura general, de forma más simple, el diablo se había hecho dueño de todo el planeta. A vosotros, los niños, os interesa menos lo que por aquel entonces recibía el nombre de “política”. Vosotros queréis saber cómo vivían los niños. Os sigo contando con gusto:

Ningún niño vivía como vosotros, sano y feliz en su jardín, en su casa, con los que le querían. Nadie más sabía que sólo allí el niño podía aprender y desarrollarse de forma libre, creativa e inspirativa hasta llegar a ser una persona completa. Debido a su distanciamiento de la naturaleza e intoxicación, ofuscados como estaban y con su delirio de grandeza, incluso llamaban a su complicado mundo artístico y de las apariencias “real” y “normal”. No podían imaginarse ninguno otro, en caso de pequeñas alteraciones de la libertad de algunos pocos se ponían fuera de sí, y finalmente acababan urdiendo las guerras y acciones violentas más destructoras. Pero no sigamos hablando de esto.

El creador de la mayor parte de creencias erróneas, sobre todo de las escuelas de entonces, era un diablo superior llamado ciencia, que se ocupaba de que el conocimiento verdadero del Señor fuera sofocado y tergiversado, y se inundara el cerebro de los hombres con un sinfín de absurdidades incomprensibles e irrelevantes, hasta que ya no pudieran diferenciar entre arriba y abajo, detrás y delante. De forma similar como ocurría con las toxinas medicamentosas, también se podía decir aquí que todas las intituciones educativas de entonces conseguían o hacían totalmente lo contrario que se proponían hacer. De esta manera, los colegios mal-educaban a las personas, las hacían incapaces de aprender, no aptos para la vida natural en el jardín paradisíaco. La ciencia destruía, tergiversaba o reprimía el conocimiento. Muchas iglesias habían sido infiltradas por satánicos y cada vez socavaban más la creencia en Dios, la importante unión irremplazable del hombre con el Señor Jesucristo, por lo que de hecho habían dejado de ser iglesias; se trataba de asociaciones anticristo. Los médicos y hospitales, como ya hemos dicho, intoxicaban a la humanidad y, para colmo de males, la volvían aún más enferma y deplorable. Existían también miles de leyes que, sin embargo, no lograban evitar lo malo y falso, sino que impedían lo bueno y verdadero.

Esta “ciencia” incluso llegaba a introducirlo todo y a todos en los ordenadores. El conocimiento de datos creció hasta el infinito. De esta forma resultaba la funesta creencia en el propio conocimiento del hombre. Éste creía en su propia creación, en la información reunida a partir de la pantalla y “veneraba”, como si de la palabra de Dios se tratara, al “animal 666”. ¡Menudo error! Ahora sólo faltaba que la información del ordenador, introducida por idiotas de la pantalla con gafas asociados, sustituyera al infalible Papa de la Iglesia católica (es decir, universal) del Señor, iglesia ya subarrendada o casi destruida. A nadie le importaba que alguien que permanece sentado frente a la pantalla ya está enfermo, pues está siendo irradiado, y por lo tanto ya no puede ser exacto ni evitar cometer errores. Con los ordenadores se trataba de que cada red internazi junto con sus burócratas como gobernantes totales del mundo podían empezar a controlar y gobernar nuestro planeta de arriba a abajo. Muchas de las laboriosas entradas eran indicios perfectos que podían utilizarse en las futuras “limpiezas” y unificaciones de opinión contra todo pensador por sí mismo que aún no hubiera sido amoldado completamente al sistema hasta alcanzar el estado de Orwell que todo lo controla. Alcanzar la independencia y libertad de los internazis ya era imposible, pues ya hasta el dinero en metálico había sido suprimido, debido a que finalmente, mediante la espiral de intereses, toda propiedad había acabado en manos de unos pocos recaudadores de intereses y de esta forma habían dejado al ciudadano consumista tanto sin propiedades como sin poder.

Durante mucho tiempo, todo sistema infernal basado en los intereses se ocupaba de que sólo tuviera éxito aquello que produjera más dinero. Cómo, por qué y para qué este dinero podía obligar, me gustaría comentarlo brevemente: por aquel entonces se le había robado al hombre su derecho básico a un terreno gratis para la construcción de su casa y el cultivo de su sustento. La más bella de todas las actividades, es decir, plantar su propio huerto del paraíso, y vivir allí, era considerado fútil, cansado y apenas digno de esfuerzo. Y de esta manera se maltrataba a nuestra madre Tierra con enormes máquinas y cientos de productos químicos, se encerraba a miles a nuestros amigos los animales en los establos más estrechos, con poca y repugnante comida. La gente tenía que “ganarse” las cosas de calidad inferior que se obtenían de esta “agricultura” mediante trabajos forzosos. Si alguien no realizaba las actividades antinaturales ofrecidas, dirigidas todas sin excepción contra el orden divino universal, dejaba de percibir “dinero” alguno, y por lo tanto ya no podía alimentarse y defenderse.

En algunas épocas, sobre todo mientras los métodos de manipulación y lavado de cerebro aún no se encontraban tan perfectamente desarrollados, se daban movimientos (juveniles) contra el evidente rumbo equivocado de los “establecidos”. Sin embargo, mediante drogas y el consumismo, pero también mediante ideologías erróneas, los “internazis”, que entonces se mostraban más abiertamente como comunistas, en seguida los volvían iguales y peores, más que los mayores, es decir, muertos vivientes sin sentimientos ni razonamiento, criminales contra Dios y la naturaleza.

¡Pero de qué les servía a los jóvenes que se movían, si por un lado podían reconocer fácilmente que los “mayores” de aquel tiempo eran hipócritas y mentirosos, enfermos de cuerpo, mente y alma, pero a los que al mismo tiempo se ocultaba cómo podían evitar volverse tan malos o peores! Ya no se sabía que la comida muerta, es decir, hervida o frita, todo lo muerto, pero especialmente los cadáveres animales, es decir, todo lo anti y contranatura enfermaba y mataba al hombre tanto física como mental e intelectualmente. Por lo tanto, en aquel entonces estaban todos enfermos y achacosos, pletóricos de locura, enojo, sufrimiento y miseria, pero se creía que este estado era normal.

Como ya sabéis, estimados míos, entonces habría intentado decirles y escribirles a los hombres lo que sabía sobre las causas verdaderas del sufrimiento y la miseria durante dicha época de anarquía divina y natural de la civilización. Habíamos realizado tantos descubrimientos buenos e importantes con los que el mundo podría haber preparado un futuro feliz. Sólo el descubrimiento de las verdaderas causas de las enfermedades y el sufrimiento físico, o cómo podían vencerse dichas causas mediante una alimentación natural, mediante una vida según el orden divino y natural, habría sido de hecho el avance del siglo. No obstante, por aquel entonces existía tal número de falsos curanderos cuyos mensajes e ideologías decepcionaban, que acababan resultando ser timadores o errores peligrosos, que la mayoría, simplemente mencionando nuevas doctrinas de la gracia o promesas políticas decían no querer saber nada y empezaban a hablar de sectarismo de forma peyorativa, sin ni siquiera haber verificado la situación. Aunque, si hubieran verificado nuestros consejos, seguramente el resultado habría redundado en nuestro perjuicio. Porque en realidad estos seres no deseaban avanzar hacia Dios y la naturaleza, sino retroceder hacia el infierno y la perversidad. También había personas que trataban de protestar contra todo descarrilamiento, de señalar cualquier tontería descomunal o, finalmente, autodestrucción que cometieran las personas, que cada vez respetaban menos el orden divino y natural. Pero a la vuelta del cambio de siglo existía tanta degeneración celular, se estaba tan lejos de la naturaleza y tan mimado dentro de dicha civilización consumista, que ya no podía comprenderse ningún tipo de aviso, ya no podía verse solución y escapatoria abierta y clara alguna. Mejor dicho, ya no quería verse. ¡Quien no quiere ver, reconocer, comprender algo, no puede verlo ni acabará viéndolo, jamás! – El mundo se encontraba entre el ser natural y los ciudadanos, entre nosotros y los demás. Aquéllos ya no podían alcanzar nuestros niveles del corazón y el razonamiento, inspirados, dirigidos y gobernados por el Señor y Dios Jesucristo, porque su cuerpo ya estaba constituido por chatarra celular intoxicada y decadente, y como consecuencia también su mente e intelecto se encontraban subdesarrollados o se habían desarrollado de forma incorrecta, pisoteaban todo lo verdadero y bueno y, en su lugar, corrían en busca del engaño público. Hoy día sólo podemos aclarar la imbecilidad colectiva, la tontura y crueldad increíbles, el anticristianismo de aquella época con aquella decadencia celular general debido a una vida y alimentación antinaturales.

Paradógicamente, la “educación” tenía mucha importancia. Aunque vista de cerca se trataba más bien de una catastrófica falsa educación. En las escuelas comunistas y anticristianas de los internazis finalmente ya no interesaba la educación o la transmisión de aparentes contenidos científicos. – En estas aulas asfixiantes, tras el viaje en autobús y por la ciudad, los niños no podían aprender de verdad, pues la auténtica capacidad de asimilación sólo se consigue con pureza y renovación celular, es decir, con el grado de vida pura y libre de toxinas de un aire limpio y una alimentación natural. Sólo en caso de que los niños puedan construir diariamente nuevas células de forma natural se encuentran capacitados para asimilar y almacenar cosas de elevado contenido mental e intelectual, o para desarrollarse artística y musicalmente. Todo esto no era posible en aquellas escuelas. Por ello aquí y ahora tenemos que hablar de aquella destrucción y falsa educación intencionadas del psique y la capacidad infantiles. Los partícipes psicopolíticos del mundo comunista internacional-socialista no tenían propuesto producir seres, pueblos y culturas nobles. ¡Todo lo contario! Los gobernantes hacían uso de estos colegios para sembrar y criar ruina y decadencia. – Por ello la conciencia pública de la población se manipulaba de tal manera que ésta creía que se podía, que se debía arrancar a los niños de la casa paterna lo antes posible y dejarlos a la merced del sistema. Mediante esta anexión forzosa de los niños más pequeños, los dictadores ya podían destruir las familias y las casas paternas desde dentro. A los niños ya no se les permitía crecer en sus familias, como preveían Dios y la naturaleza, sino que desde pequeños debían mezclarse con desconocidos, y ya en las escuelas, vejarse y consumirse con las peores intrigas, violencia y presión, con suciedad e inmundicia, con la mayor degeneración, toxinas y drogas. Los representantes psicopolíticos de la dictadura internazi comunista denominaban esta seducción y envenenamiento planificados de la juventud “socialización” y hacían creer a todos, incluso a los jueces de entonces, que dicha adaptación forzosa en el sistema (de Orwell) era de gran utilidad, que de no ser así los niños no tenían ninguna “oportunidad” y sin “título escolar” no tenían “libre elección” para su “profesión”. ¡Menudo chiste macabro! ¡Qué niño desarrollado y con una vida natural querría aceptar un trabajo en esta repulsiva cárcel social! ¡Y aunque así fuera! Entonces los empresarios, o mejor dicho los esclavizadores salariales, sabían muy bien que las notas y los queridos “diplomas”, en todo caso de una falsa educación, sin embargo, ¡no manifestaban el estado real y las capacidades esenciales de una persona!

Incluso yo obtuve una vez uno de esos “títulos escolares”, por lo que durante mi juventud sólo aprendí tonterías y sólo con un poco de suerte y la ayuda de Dios pude volver a encontrar el camino correcto, aunque muy tarde. Incluso aprendí la “profesión” de maestro de escuela, por lo que conocía la empresa desde ambos lados. Fue de esta manera que en seguida me di cuenta de la ineficacia e imposibilidad didácticas de este sistema educativo carcelario. Se aprende realmente en y durante una vida natural. Los niños deben ser libres para realizar diariamente con amor todo lo que les ordena la Divina Providencia. Nosotros, las víctimas escolares, también podíamos adquirir nuestras pocas capacidades esenciales fuera de la escuela, casi al mismo tiempo. Aunque la mayoría de adultos de entonces sólo recordaba su época escolar durante sus pesadillas, y durante toda su vida se tenían que preguntar qué habían aprendido entonces, enviaban de buen grado a sus propios hijos a estos centros asesinos de mentes y almas. A los que lo hacían de mala gana se les obligaba la escolarización mediante castigos o incluso secuestro infantil estatal.

¿Por qué ya nadie más reconocía que todos estos colegios no eran más que creaciones, instrumentos de represión y manipulación de los comunistas y anticristianos internacionales, que a partir de la revolución francesa, mediante asesinatos, violencia, engaño e intrigas…, incluso el secuestro de niños y una educación errónea, por medio de las escuelas, cada vez usurpaban más poder e influían más en todo el mundo? Al fin y al cabo se tenía que saber que en ningún país libre existían ni debían existir estos colegios y cárceles infantiles. La existencia de centros educativos estatales era y es un distintivo seguro para el dirigismo estatal y el comunismo forzado, sin importar si el sistema de antaño así lo llamara o no. Dichas escuelas y la asociación forzosa dictatorial de todos bajo un mismo estandarte suelen surgir cuando sistemas estatales parasitarios disponen ya de ciudades poderosas o de personas que se han desprendido de su país y de esta forma pueden pretender dominar el mundo con delirio de grandeza. A este respecto se entiende y considera también el imperio romano ya casi “internacional socialista” como sometedor de las tribus nórdicas.

¡Tampoco en la Biblia se dice que los niños deban ir a la escuela! En la antigüedad existían los conocidos colegios de la vida para adultos, y más tarde, en los países libres, las escuelas conventuales para los aspirantes a eclesiástico, ¡donde, sin embargo, ni mucho menos se trataba de empollar como tontos como ocurre hoy día!

Naturalmente, nuestros hijos de la época moderna podrían haberse desarrollado mucho mejor sin estos colegios obligatorios estatales implantados por los dictadores de forma clandestina para manipular mejor a la población. Sin un aprendizaje y desarrollo libres, calmados y pacíficos en el entorno familiar y en su círculo de personas de confianza no sólo tenía lugar una merma de la capacidad de aprendizaje, del desarrollo y el conocimiento, sino que durante la ausencia de la casa paterna debido a la permanencia en los colegios, así como durante la mezcla forzada de todos los niños, en parte de niveles inferiores, también se acababa destruyendo forzosamente la homogeneidad interna de las familias. Ya a una temprana edad tenían lugar relaciones confusas y falsas con desconocidos, así como decepciones, y se arruinaba la confianza, se sembraba el miedo, se incentivaba el fracaso y se coaccionaba en todos los ámbitos. Tenía lugar totalmente lo contrario de lo que hacía propaganda la “socialización”. ¡Estas guarderías y escuelas malcriaban en corazón, mente y alma a las piltrafas humanas de la socialización, empobrecidas, confundidas y rotas, asustadizas y decepcionadas! Estos colegios satánicos tenían sobre la conciencia la felicidad por la vida, las familias, lo arraigado, la tradición, todos los estamentos, todo arte verdadero, la artesanía, los usos y costumbres, todo orden de vida cristiano. Y duraba eternamente hasta que un pequeño grupo lograba, tras una larga peregrinación y nuestra ayuda espiritual, hacer pública finalmente la monstruosidad de estos centros y la injusticia allí cometida a los niños y los padres por parte del estado. Habría durado mucho más hasta que se hubiera puesto fin a las fechorías de estas instalaciones manipuladoras y de falsa educación de los comunistas y anticristo. El estado de funcionarios de entonces estaba formado casi exclusivamente por neuróticos que se controlaban los unos a los otros. Nadie más hacía lo que debía hacer, es decir cultivar su tierra y ganarse el alimento de forma natural, sino que nadie tenía nada más que tonterías en la cabeza, corazones muertos y crispados, opiniones e ideas equivocadas… Todo aquello que abordaran y todo trato con quien fuera lo revestían con sus ideas forzosas. La arrogancia y el poder del estado comunista moderno y su dictadura de funcionarios creció hasta niveles realmente inconmesurables en los últimos tiempos. Los ciudadanos, la mayoría sin ser conscientes de ello, no eran más que esclavos del sistema. De hecho, deberían haberse dado cuenta. Cuando a los niños ya no se les consideraba como hijos e hijas de sus padres, sino que evidentemente pertenecían al estado dictatorial, que de esta manera echaba en saco roto descaradamente incluso las leyes de la naturaleza por todos conocidas, entonces esto anunciaba una privación total de los derechos mediante presiones sociales, es decir un comunismo forzoso en forma pura. La privación de derechos de los padres y del pueblo por parte del estado ya fue horrible durante el Tercer Reich bajo Hitler, sin embargo, bajo el Cuarto Reich se siguió practicando considerablemente. Al menos Hitler mantenía a niños y familias a medio camino, para conseguir suficientes soldados. Aunque también él enviaba a las muchachas del campo a la ciudad, a las fábricas, empezó a construir este aparato administrativo y de funcionarios que más tarde acabaría perfeccionándose, con el que los pueblos (hasta finalmente sofocar el mundo entero), los seres podían pasar a ser números, cosas, propiedad del estado, con el que éste podía obrar a su gusto. Asimismo el feminismo, que los comunistas anticristianos del mundo habían desarrollado ya antes de la II Guerra Mundial, no pudo evolucionar totalmente con Hitler, sino más tarde. Esta teoría errónea que acabaría enterrando definitivamente el derecho paterno, sin embargo, se desencadenaba con furia y de forma nefasta en las familias y asesinaba incluso a los niños en el seno materno. Tras muchos años de maduración y desarrollo, los hombres están en este mundo para ser padres y esposos. Su cometido no consiste sino en dirigir, educar y enseñar a sus familias, su mujer e hijos, en transmitir su ancestral herencia de sabiduría. De esta forma, en la actual sociedad forzosa sin padres no hay lugar para una educación buena y verdadera, la transmisión de auténtica sabiduría y de la tradición, el desarrollo de profesiones o de capacidades y habilidades especiales para las que normalmente son necesarias varias generaciones hasta que se pueden desarrollar en el seno de la familia, y sólo ahí. Los centros y colegios públicos no producían nada más que copias frías de una cultura pasada, no podían ni formar ni educar, y finalmente hasta defendían su educación errónea a conciencia y la seducción de la juventud contra los padres, que acababan queriendo volver al orden natural y divino.

La época de la autodestrucción de la civilización, o de la destrucción de los pueblos por parte del estado, del sistema, empezó definitivamente con el Concilio Vaticano II de 1965, en el que las fuerzas comunistas masónicas también se apoderaron del último bastión de tradición y costumbres, verdad y vida. Me refiero a la Iglesia católica, que, igualmente, cuando se vio succionada por las ideologías erróneas libertinas, acabó con su liturgia o la cambió, e incluso actuó y predicó contra su propia doctrina, es decir, que de alguna forma empezó a destruirse desde dentro, después de que el Papa masónico comunista elegido en este concilio ya entonces se quitara la tiara en señal de protesta y contribuyera en algún tipo de actividad “social”.

De esta manera, tras dejar anticuadas las doctrinas de la Iglesia y ridiculizarlas, paso a paso y en los años siguientes, en el curso de la “liberación” libertina general, también se pudo desarmar el derecho paterno natural, siempre respetado hasta entonces, y adjudicar a las madres todos los derechos sobre los hijos. A las mujeres, más fácilmente manipulables hacia el sistema por medio de la seducción consumista, se las incitó, mediante el feminismo y los falsos modelos de los medios de comunicación, a dejar a sus maridos, romper el matrimonio, envilecerse, tentar a los niños con toda la porquería consumista y ofrecerles una falsa educación. Los psicotácticos internacionalistas, con las manos sobre las palancas de mando, sabían de antemano que la moderna mujer absurda estaría más fácilmente disponible para el mundo consumista y consentido, y que gracias a su egoísmo desenfrenado entregaría a sus “hijos” al sistema con gusto y lo antes posible.

A los padres se les fue quitando poder de forma calculada y sencilla, judicialmente y mediante leyes injustas y propaganda psicopolítica, y se les separó brutalmente de sus hijos y, de esta forma, de los herederos de sus almas, de su futuro, y sobre todo también de su cometido educativo. Mediante la educación errónea comunista- feminista estatal se dotó a la generación descrita por Orwell de una falsa educación, generación totalmente fría de corazón y con la mente subexpuesta y orientada al error, y finalmente se arruinó todo el planeta.

Ya era demasiado tarde cuando finalmente pudimos demostrar la total incapacidad e imposibilidad del sistema formativo y educativo de entonces, y finalmente aclarar al público en general qué es el derecho de los padres, que los niños son los herederos de las almas de sus padres y que su educación es mil veces mejor que la proporcionada por los centros estatales, que todos estos colegios faltaban drástica y permanentemente a su obligación de vigilancia y que estaban totalmente incapacitados para conducir a los niños por la vida de forma saludable tanto para su cuerpo como para su alma. Imagináoslo, en estas cárceles educativas ya ni se podían abrir las ventanas ni mirar por el hueco de la escalera, porque todo tenía que estar construido ¡de forma que los niños no pudieran tirarse o que no los tiraran! Asesinato y suicidio entre niños. Esto no se había dado nunca antes, excepto en este horrendo fin de los tiempos, en este estadio final de la civilización forzosa, en y de la que ni los niños veían salida alguna.

A finales de siglo la tierra se parecía cada vez más a una gran cárcel o casa de locos. Ya nadie podía vivir allí dentro de forma realmente libre e inspiradora. Todas las actividades estaban reguladas, todo estaba limitado y debía pagarse. Día tras día, todos tenían que contar, calcular, luchar, eran tacaños y mezquinos en relación a su porción, tenían que asegurarse y satisfacer todo tipo de impuestos y gastos. Lo peor de este sistema era que dentro de este ámbito de la civilización antinatural de final de los tiempos más o menos todas las actividades y profesiones ofrecidas estaban contra Dios y la naturaleza, es decir, se trataba de profesiones absurdas, de actividades innecesarias, contra natura, contra el prójimo y los bienes de la tierra, pecaminosas y criminales. Directa o indirectamente, activa o pasivamente, todos colaboraban en el fin del mundo, serraban las patas de las sillas sobre las que se sentaban y, de esta forma, arruinaban, atormentaban, agotaban su salud física y mental, su vida y la de los demás.

Al parecer, para todas las mujeres de esta época este mundo era el mundo deseado. La mujer absurda de esta época final anhelaba “liberarse” del hombre y, gracias a este sistema decadente que parasitaba en el mundo, finalmente gobernar de forma “matriarcal”. De hecho, estas mujeres “vencían” contra sus propios maridos y creían gobernar. Sin embargo, en realidad los internazis encontraron en estas mujeres absurdas, mimadas y educadas falsamente a más no poder, junto con sus pupilos sin padre, a las mejores cómplices y colaboradoras para sus satánicos planes de dominio universal. Debido a la intoxicación y decadencia celular generales, las mujeres no tenían posibilidad alguna de descubrir el juego perverso. Todas estas mujeres absurdas separadas de sus maridos no eran “ellas mismas”, sino marionetas dominadas por el diablo y el campo de acción de todas las mentes imaginables que ocupaban. Se es mujer sólo con, y no sin o contra, un hombre. Los internazis habían disuadido de raíz a la mujer de su única posibilidad vital real como mujer de un hombre y madre de familia, pues querían dominar a estas mujeres emancipadas, subyugar y arruinar a la población. Allí donde estas mujeres llevaran la voz cantante dominaba Satán de forma directa y segura sobre la obstinación, el egoísmo, la soberbia, el orgullo, el sexismo, la represión, la mentira femeninos,… sobre todos estos rasgos infernales.

Ya en los setenta del pasado siglo los comunistas dirigieron decisivas guerras psicológicas de exterminio contra la población haciendo una astuta propaganda de la profanación de la mujer como “libertad sexual”. Debido a la inseminación y relacionadas con ésta, la creación, la impregnación y la codificación genética por medio de hombres distintos, las mujeres de entonces perdían rápidamente su pureza y sobre todo también la pureza hereditaria, a partir de ese momento pasaban a ser prostitutas de alguna forma y finalmente se enfriaban por dentro. El movimiento de emancipación consistía en que ya no permanecía el primer hombre, sino que varios hombres inseminaban a una mujer, sin quedarse con ella y sin responsabilizarse para toda una vida. Las relaciones sexuales transmisoras de semen significan matrimonio. Abandonar a una mujer tras ello significa, en sentido genético, adulterio. Asimismo aceptar sexualmente a una mujer abandonada por su primer marido por parte de otro hombre. En caso de omitir estas leyes ancestrales resultan consecuencias biológicas y físicas en la mujer y su descendencia. A este respecto la Biblia habla de sexo adúltero. Bajo las condiciones de la civilización, la impregnación femenina por medio del semen de un hombre permanecía durante toda la vida. Bajo nuestras condiciones de regeneración natural en el plazo de aproximadamente siete años es posible eliminar una impregnación y poco a poco volver a estar capacitado para el matrimonio.

No obstante, todo esto se evitaba de forma consciente. Ya no existía mujer alguna capaz para contraer matrimonio. Los hombres que, sin embargo, se atrevían a casarse, quedaban amargamente decepcionados. Las combatientes contra el hombre, que se habían vuelto totalmente incapaces para el compromiso y tóxicas debido a la pérdida de su pureza hereditaria por poliandria, solían estar masculinizadas, es decir, eran furias poseídas por espíritus muertos masculinos, cuyo contenido vital o afición consistía en arruinar a sus maridos.

Algunas se hacían “lesbianas”, y algunos hombres, “gays”, cuando dicha posesión, que dominaba absolutamente al ciudadano de final de los tiempos, era antisexual.

Asimismo se ridiculizaba la creencia, que hasta entonces todavía se difundían en las iglesias, en el significado decisivo de la virginidad o del compromiso único con un sólo hombre para convertirse en esposa, con el único propósito de desacreditar a la iglesia y la religión ante la juventud. Desde hacía tiempo que los internacionales satánicos asociados se habían propuesto minar la auténtica religión cristiana y el pueblo alemán. Para ello se dedicaron, además de la tentadora propaganda ideológica y otras medidas idiotizantes (mencionaré, por ejemplo, la vacunación, los empastes dentales y las posteriores radiaciones de microondas), tres guerras mundiales. Ya antes de la segunda no se quería/podía diferenciar entre hijos de herencia mixta como resultado de la poliandria e hijos de herencia pura de mujeres primerizas, sino que estas cosas se confundían con la nada pertinente mezcla entre razas. De haberse leído la Biblia se habría dado cuenta uno de cómo y por qué los pueblos antiguos llamaban hijos e hijas canallas a los hijos de madres que habían tenido varios hombres y por lo tanto se las describía como de herencia mixta, por lo cual significaban el inicio de la decadencia de aquel pueblo. Porque dichos hijos e hijas canallas más adelante no se encuentran en condiciones de llevar una familia y educar a sus hijos o de vivir de forma pura, de padecer carencias, de estar ahí obedientemente ante el orden natural y divino todos los días para sus hijos, huerto y animales, sino que, especialmente en el curso de una creciente urbanización se convertirían en simples parásitos, en compradores, en egoístas y satánicos notorios, que finalmente, por puro odio, envidia y malicia, lo destruían todo y a todos los que les mostraban en parte lo bueno y verdadero.

No fue hasta que brotó esta siembra infernal de los internazis, hasta que estas generaciones sin padre procedentes de la seducción de las mujeres obtuvieron el mando, que se originó la cárcel total de Orwell de final de los tiempos, en la que todo hijo e hija empezó a vengar todos los pecados de los padres con una crueldad fría como el hielo, falsificó la verdad y quiso derogar toda ley natural y de esta forma acabar con Dios, desintegró y destruyó todo pueblo imponiendo a todos la herencia mixta y la mezcla entre razas.

La mezcla entre razas habría sido poco problemática de por sí, de haberse mantenido las leyes ancestrales. En caso de que toda mujer de un hombre de otra raza se hubiera ido a su país, y sobre todo, si toda mujer se hubiera quedado con su primer hombre. Así, al menos siguiendo una vida natural y nuestra práctica alimentaria, se podrían haber logrado nuevas raíces e incluso razas humanas fuertes. Sin embargo, mediante dicha práctica adúltera con varios hombres, se fueron destruyendo y desintegrando nuestras mujeres y nuestro pueblo. Antes de que la propaganda internacional-socialista se ocupara de introducir más y más pueblos y razas extranjeros en el país y de animar a las mujeres a tener tantas relaciones sexuales como fuera posible, esto ya había ocurrido en la mayor parte del pueblo alemán. De hecho se podría haber reconocido a partir de la historia que con esta impregnación genética extranjera de nuestras mujeres por parte de hombres extranjeros se había empezado a robar a nuestro pueblo alemán no sólo su espacio vital sino también su subsistencia genética. Pues, tras cada guerra, el venceder desintegraba al vencido matando a los hombres y violando a las mujeres. No se mataba directamente a los hombres alemanes de entonces, pero, por decirlo así, se los castraba mediante la propaganda, se los llamaba personas absurdas, se los incapacitaba y se les privaba de sus derechos mediante innumerables leyes feministas injustas de la forma más descarada, y finalmente se les impedía liberar a las mujeres alemanas. Con este feminismo las mujeres se destruían a sí mismas. Todavía recuerdo cómo fue que estas mujeres empezaron a identificar este fracaso y autoengaño que aclamaban al cielo mediante el feminismo y las mujeres emancipadas. De repente el feminismo y la emancipación de la mujer “dejaron de estar de moda”. No se quería ni se debía hablar de ello. Después de que los hombres alemanes se vieran totalmente privados de sus derechos y se convirtieran en unos blandengues degradados, incomodaba la discusión sobre estos fenómenos apocalípticos, así como sobre las causas secretas de la miseria de esta época. Acostumbrada a disimular y maquillarlo todo, la mujer sólo quería escuchar cosas agradables y se propuso esconder bajo la alfombra el hecho de que todas las mujeres de entonces eran sencillamente mujeres archiemancipadas y prostitutas.

Todo lo que os cuento hoy libremente entonces no podía revelarlo ni siquiera en parte. Los internazis habían prohibido la libertad de expresión y pensamiento como hicieran en su momento los nazis durante el Tercer Reich. Y todos estos muros, invisibles para casi todos, de esta gran cárcel llamada mundo consumista estaban formados por muchas piedras. Existían innumerables látigos esclavistas, es decir, recursos de propulsión y métodos forzosos. Se obligaba a todo el mundo a formar parte del sistema monetario. Aquello era el infierno. Allí sólo se podía elegir entre actividades puramente falaces, criminales, viles y falsas, y el resto, impuestas; la mayoría, además, totalmente descabelladas e idiotizantes. Después, tras haber elegido dicha actividad, tenía que practicarse durante toda la vida, de forma totalmente anormal y extrema. Aparte de esto, supuestamente uno se sentía “llamado” a dicho trabajo absurdo antinatural, a dicho crimen, y ya durante la época escolar debía trabajar/tontearse en ello, para, a continuación, debidamente formado/atontado, “poder” practicar dicha profesión idiotizante o explotadora/infame elegida. ¡Tal vez penséis que exagero! Pero no lo puedo contemplar de otra forma. Ninguno de estos “profesionales” modernos creaba nada realmente esencial o importante de una forma natural y buena como para poder haberlo aceptado, considerado bueno o incluso para querer haberlo comprado, tenido.

En aquel entonces ya había también algunos que se negaban. Sin embargo, a éstos sólo les quedaba el papel de víctimas, en el que los otros, los autores o supervisores de esta comunidad carcelaria, los empujaban astutamente hacia la misma. Aquél que viera el juego del sistema difamatorio y no deseara seguir jugando, o se volviera depresivo o enfermo, acabaría siendo atendido por toda una armada de terapeutas, y “socializado” y “rehabilitado” de distintas formas. Por otra parte, esta armada social terapéutica médica y psiquiátrica dependía de muchas víctimas por motivos de autoconservación, y sabía muy bien cómo conservarse uno el último e incluso buscar y convertir a nuevas víctimas. Éstas eran aisladas atrozmente del hogar, el país y la familia por esta mafia social, y forzosamente integradas en un entorno extranjero y artificial. Dichas víctimas de los llamados departamentos sociales de los estados aceptados furtivamente por el comunismo forzoso, estados para los que durante mucho tiempo se utilizaba el paliativo de democracias, por norma general debían tomar cantidades absurdas de pastillas tóxicas y soportar mutilaciones atroces. En los hospitales y centros psiquiátricos se maltrataba lentamente a todo aquél que se negara, entre los que principalmente se encontraban enfermos y ancianos. Más tarde, sin embargo, a medida que se desmoronaba el pseudo-bienestar de los países consumistas, se los maltrataba precipitadamente hacia la muerte. Al que ingresaba no se le solía reconocer tras pocas semanas de lo desfigurado que quedaba. Lo que no sorprende, pues allí nadie tomaba nada que condujera a la vida y la curación. Además del repugnante arsenal de miles de toxinas químicas administrado, se añadían operaciones o mutilaciones, transplantes, radiaciones radioactivas, etc., es decir, todo tipo de torturas del Dr. Eisenbart o Frankestein. ¡La cirugía cerebral, la destrucción de masa cerebral, se consideraba la principal medida terapéutica contra la “locura”! Asimismo la tortura del electroshock se consideraba un remedio. Sobre todo en las casas para locos se encontraban montones de víctimas desfiguradas y despersonalizadas de por vida tratadas por torturadores en bata blanca. Sin embargo, nadie se percataba de que dichos “locos” habían sido creados, es decir, que eran víctimas del tratamiento de las medidas “terapéuticas” anteriormente mencionadas de doctores y psiquiátras que, con cada enfermo o “loco” que producían mediante toxinas, radiaciones, electricidad y bisturí, se aseguraban una clientela duradera, a la que le retrasaban la muerte por motivos económicos.

No obstante, no se diagnosticaban mediante toxinas y operaciones dichas lesiones corporales como tales, sino que se acompañaba a la víctima sin relativo dolor, mediante anestesia. Se provocaba la adicción a determinadas toxinas químicas sin las que el paciente no podía o quería seguir viviendo. ¡Debían soportarse dichos procedimientos de tortura, dichas lesiones en los órganos del cuerpo, dichas toxinas “en pro de la salud”!

Como véis, en esta forzosa y apocalíptica sociedad de las mentiras no era aconsejable desobedecer y unirse a las víctimas.

¿Te preguntas por la influencia de los cristianos en esta época? Aún cuando se llamaran cristianos, lo que representaban, hacían y pensaban no solía tener absolutamente nada que ver con una religión cristiana verdadera. ¿Cómo puede vivirse totalmente separado de la naturaleza, hacer caso omiso a las leyes y el orden natural de Dios y querer seguir llamándose cristiano? ¿Y cómo podían tener la osadía de pedirle y rogarle al Señor que les liberara de sus cargas y sufrimientos provocados por una vida llena de crímenes contra el orden natural y divino? Sin embargo, la mayoría ya no profesaba nuestra religión cristiana, sino que adoraba a ídolos de forma más o menos abierta, era esclavo de todos los cultos y dioses falsos imaginables, de falsas doctrinas orientales, ateas, comunistas, feministas, pseudocientíficas, etc. Los cultos religiosos de entonces tenían que ser lo más desconocidos y erróneos posible para que el mayor culto erróneo, el racionalismo y la cientología, la doctrina de la no existencia de Dios y del pensamiento y la sabiduría humanas que todo lo dominan, pudiera acabar imponiéndose por sí mismo, mejor dicho por medio de los medios de comunicación internazis, y desplazando todas las religiones deístas! Después de esta batalla de destrucción moderna contra la auténtica religión cristiana, lo que aún quedaba en pie de estas ovejas pseudo-religiosas, descarriadas por los cultos, de forma consciente o no, practicaba magia y conjuros diabólicos. Es decir, que estaba igualmente poseído, teledirigido, ocupado por todos los demonios muertos y vivos del globo terráqueo, incluso de otros planetas. Por todos los pueblos se difundían prácticas y cultos demoníacos mágicos y ocultos procedentes del lejano oriente. Sin embargo, entonces no se los llamaba ni reconocía como tales y tampoco se conocían las asociaciones mentales que de ellos se derivaban. De haberse quemado a toda bruja y brujo como antaño, la mayoría de zonas habrían quedado despobladas.

Todo el que conoce la Biblia o las leyes espirituales debería haber sabido que toda esta apostasía, que el anticristianismo acaba significando la autodestrucción. Sin embargo, en aquel entonces los materialistas con orientación científica no tenía idea alguna de legitimidad espiritual. Ya no conocían las asociaciones propias con el mundo de los demonios y las obsesiones. La oscuridad espiritual significa ceguera de corazón y de entendimiento. Y la “vaca dorada” de la ciencia, mejor dicho el animal 666 de la revelación, como se puede designar a esta oscuridad científica difundida por todo el mundo y reunida por medio de los ordenadores e “Internet”, ya no podía seguir pensando, ni mejor ni de forma más correcta, sincera o sensible, al igual que ocurría con las personas limitadas de esta época.

Por aquel entonces nombré hasta el final todas las atrocidades de la época con la esperanza de que al menos algunos pocos pudieran regresar al buen camino. Hablaba y escribía de forma clara, aunque las palabras directas, las verdades incómodas estaban mal vistas y acabaron siendo imposibles. La absoluta gran mayoría de mentirosos conscientes y sobre todo inconscientes de aquel tiempo reprimían y acababan prohibiendo frases enteras y conceptos de nuestro idioma y de esta forma de la mente del pueblo. Se me dejó de comprender. Ya no se tenía la capacidad de entender mis contenidos de forma pura, y, debido a la decadencia celular, sólo se captaban construcciones oracionales simples. Incluso a mí se me hacía cada vez más difícil mantenerme a flote, y formular y unir mis contenidos de forma clara y sencilla. Porque en 2002 incluso a nosotros nos alcanzaban las radiaciones de microondas. Cada vez me resultaba más difícil escribir. Por suerte, por aquel entonces ya tenía bien desarrollado mi sistema IP.

Seguramente me puse y os puse en peligro mediante mi exposición, “inoportuna” entonces, del estado real de las cosas. Por otro lado, por miedo se evitaban mis escritos, desagradables para casi todos los ciudadanos, por lo que finalmente se nos consintió ir a una isla lejana en medio del océano y establecernos allí. No se quería saber ni oír nada más de nosotros, y también nosotros queríamos dejar atrás tanta influencia ruinosa, aquel negro remolino de la civilización. Al igual que en una ocasión el faraón tuviera que dejar que Moisés se marchara, también de esta forma se le había informado a este Egipto o Babilonia modernos, a esta civilización, de que alguien construye y conserva un contrapeso positivo para el planeta. También se quería ignorar esta ley fundamental del orden natural y divino. Sin embargo se tuvo que admitir su eficacia durante el transcurso de los acontecimientos hasta la III Guerra Mundial y finalmente se comprendió que nuestro planeta estaría totalmente destruido de no haber vivido nadie según la ley divina.

Para ambas partes fue mejor y más aconsejable que nos fuéramos. Así fue como nos establecimos con la familia en otra parte de la Tierra. Debido a mi honradez, habría sido muy difícil para mí tener que vivir en medio de esta sociedad explotadora y deshonrosa, en este Cuarto Reich, y sin embargo haber tenido que callar y observar el transcurso fatal e inevitable de las cosas, aún a sabiendas de que conocía una salida. Sin embargo, tenía que admitir que mis oyentes y lectores no querían más que robarme “las fresas del huerto”, es decir, que esperaban que mi sistema de vida les resolviera los problemas porque sí. Cuando algo no funcionaba, porque un usuario estaba a millas de distancia del orden natural y divino, en seguida se me echaban las culpas y se me reprochaba no haber transmitido toda mi sabiduría. Por ello callar acabó siendo lo más sencillo y aceptable, sólo después de que mi familia y yo tuviéramos la oportunidad de crear nuestra isla de la vida lejos de la civilización y aceptar a otras personas que podieran llevar una vida natural. De esta forma, incluso servíamos al estado de forma considerable, pues alejábamos del mundo consumista a gente desagradable para el sistema sin derramar sangre y de forma pacífica. Éstos jamás habrían logrado poder vivir allí; habrían sido totalmente inservibles y caros de mantener. Al fin y al cabo, el mundo consumista producía cantidades enormes de enfermos incurables, de piltrafas humanas. Y éste, al contrario que el nuestro, era incapaz de regenerarlos y reinsertarlos.

Lo cierto es que tras abandonar Europa, Alemania estaba densamente poblada. Había pocos que realmente quisieran y pudieran marcharse, mejor dicho, que pudieran querer marcharse. La tarea de seleccionar a los adecuados me era muy difícil e ingrata, hasta peligrosa. Especialmente a los hombres era extremadamente difícil desintoxicar, pues debían abandonar todos los vicios, dejar de creer que lo hacen todo mejor, que son los más grandes y puros, dejar de hacer intrigas, comportarse de forma violenta y agresiva, seducir a las mujeres, etc. Al menos sabían leer y podían crearse su propia isla paradisíaca a partir de mis lecturas. De esta forma no me veía obligado a tener que dar de comer directamente de mi mesa a estos hijos de extranjeros. No formábamos parte de ninguna comuna o comunidad. Teníamos la intención de formar familias y echar raíces. Al principio sólo podía haber un padre procreador por granja. Podían admitirse otras personas, que recibían el estatus de escolares o voluntarios. Nuestro sistema social se asemejaba al de las antiguas granjas. Sin embargo, éste había mejorado mucho para los escolares de la vida, pues éstos, más tarde, tras una maduración y desarrollo propio suficientes, podían formar sus propias familias en su propia tierra. Ya no queríamos ningún empleado o súbdito más. ¿Personas que se cuelan en un puesto de trabajo, que suprimen a los buenos, que roban el conocimiento y que con él se hacen grandes, van desencaminados y distorsionan, trapichean y traicionan? No, gracias, ya he aprendido la lección. Aunque así hubiera sido, que el mundo y la sociedad antiguos se fueron a pique, porque ya no quedaban dirigentes y reyes de verdad que pudieran haber apartado nuestro barco del curso hacia una colisión, a los reyes dotados por la gracia de Dios ni se habrían aceptado ni se les habría reconocido como tales. En caso contrario, seguramente se habría acabado con ellos immediatamente o se los habría manipulado o idiotizado.

De todos modos, yo jamás deseé ser empleado o jefe, ni tener poder ni hacerme rico, sino simplemente vivir de forma natural y establecerme junto a mi familia y mis amigos más allegados en paz y lejos de la civilización.

Ya he aclarado que y por qué casi nadie podía desear vivir y saber bajo el dominio de los adictos y decaídos del mundo consumista, lo que yo tenía que decir y aconsejar. No obstante, la civilización tenía, gracias a nosotros, una buena coartada y conciencia, pues podía ofrecer nuestro camino a los que no conseguía amoldar, y los afectados tenían que volver a permanecer en las antiguas cárceles o tenían que volver allí cuando se había demostrado que las leyes naturales no eran de su agrado.

Por un lado desafortunada, pero tal vez por otro lado afortunadamente, en el sistema consumista ya nadie podía entender completamente lo que hacíamos, hacemos y podemos hacer, y por lo tanto que sólo podían concederse pocos fondos, necesarios y mesurados, de forma vacilante, para la construcción de suficientes grandes islas paradisíacas. Asimismo, tras la compra de la tierra, necesitábamos algo de dinero para poder construir de forma rápida y efectiva las plantaciones de autoabastecimiento necesarias, y sobre todo para salvar el tiempo que los candidatos necesitaban para regenerarse y convertirse en pobladores independientes y dispuestos a trabajar. La necesidad monetaria era tan pequeña que quedaba cubierta por la ayuda social y el subsidio familiar por hijos. De hecho, el internacionalismo nos venía bien, ya que de esta forma al menos podíamos abandonar Alemania sin problemas y convertirnos en ciudadanos del mundo y establecernos fácilmente allí donde quisiéramos.

Por cierto que algunos pertenecientes a la civilización hicieron suyas algunas ideas de nuestro sistema de vida, aunque ignoraron y ocultaron algunos puntos importantes. En su mayoría, las cosas que les eran desagradables y de sus propios ámbitos erróneos. Como por ejemplo, que una vida y alimentación naturales no son posibles en una ciudad; que el sistema IP, es decir, la vida en el campo, sólo es posible con la condición de abandonar las ciudades; o que no es posible una regeneración natural con empastes dentales o implantes. La persona que desee ser auténtico, sólo puede estar formado por células propias. Además, básicamente se ocultaba el hecho de que el Señor viene a nosotros diaramente en forma de comida y bebida naturales, que lo asimilamos de esta forma tan sencilla y que de esta manera nos podemos comunicar con ÉL, porque las células de una alimentación natural llevan SU orden y SU alma. Sólo de esta manera, formados por piedras de construcción celular naturales, podemos, también de forma mental e intelectual, asimilarLO de forma verdadera y no adulterada y desarrollarnos según ÉL, según SUS ideas y propósitos “conforme al original”. Hacía ya mucho tiempo que no se quería saber nada de este contexto y alcance decisivos del lazo divino cristiano con nuestro Señor Jesucristo en relación con el cumplimiento de todas las leyes de la naturaleza. Existía una gran mancha negra y oscura en la conciencia colectiva de los asesinos de Dios tras la crucifixión de Jesucristo. Aunque con el cumplimiento del orden divino y natural todos los pueblos y el planeta entero podrían haber conseguido volver a estar sanos de cuerpo y alma, las profundas cargas de conciencia psicológicas de los peores criminales de todos los tiempos conseguían evitar un mayor conocimiento y reorientación hacia camino hacia el paraíso.

También los instructores de higiene, curanderos y médicos preferían utilizar innumerables de las artimañas y manipulaciones más oscuras y provechosas de aquel tiempo, en lugar de considerar nuestro sencillo camino de una vida natural.

Naturalmente, a muchos egoístas consumistas mimados no les venían bien otras de nuestras reglas. Así, debían cumplirse leyes morales y del orden naturales para lograr una vida futura conforme a la naturaleza. En principio, con nuestro sistema vital volvía a ser posible regenerarse poco a poco y curar todas las lesiones, incluso las hereditarias. Sin embargo, la mayoría subestimaba considerablemente su grado de regeneración o pureza ya alcanzado. Había más factores que provocaban las lesiones de lo que se suponía, y apenas se disponía del conocimiento práctico necesario para vencerlos. Imaginaos simplemente el bombardeo continuo del microondas. Su efecto es el mismo que si uno no deja de lesionarse levemente el organismo. De forma tan leve que uno no se lo toma en serio, pero tan seria que se utilizan plenamente o se sobrecargan los mecanismos de regeneración del cuerpo en cuanto aparecen otras lesiones. De esta manera también os podéis imaginar por qué bajo estas condiciones ya nadie más podía desarrollar la fuerza y energía necesarias para enfrentarse a ellas o para crear su propio sistema de autoabastecimiento.

Bajo estas condiciones de la mayoría de países industrializados apenas era posible la autocreación y convertirse en un ser humano auténtico y natural, por lo que no era de extrañar que tardara mucho o no llegara a tener lugar recuperar la madurez para contraer el matrimonio mediante la regeneración celular. Sin embargo, en nuestro círculo no queríamos más aventurillas o deshonras de mujeres por inmadurez. ¡Y no quería sentir que los niños abandonados y echados a perder, resultado de un producto no deseado derivado del disfrute de la vida de la así llamada sexualidad, eran de mi competencia! Aún así, uno debía soportar indignación y cólera cuando se le decía a un aspirante que debía renunciar a tener “relaciones” hasta que no alcanzara la regeneración, entre otros motivos porque, de no ser así, su educación y desarrollo se verían interrumpidos. Cada uno de los aspirantes debería haberse dado cuenta de que primero debía poseer las aptitudes necesarias para la autoconservación en su propia tierra antes de querer ocuparse de la pareja y, a continuación, de la educación de los hijos. De no ser así, según el orden natural, sencillamente acabaría muriendo de hambre o como mínimo sufriendo tantas privaciones, que, por falta de suficiente consumo proteínico, acabaría dejando de ser, o bien potente, o bien conceptiva. La población de un país se regula muy fácilmente según el orden natural y divino, tomando como base el potencial alimenticio disponible. Contrariamente a lo que ocurre en la civilización, nadie “muere de hambre”, sino que, en caso de carencia alimenticia, “se debilita”, se mueve hacia ámbitos espirituales, se aleja de la materia y de lo femenino y sexual, es decir, también de la reproducción. De esta manera, en una vida natural no se muere de hambre, sino que uno simplemente se disuelve hacia lo espiritual, realiza un “viaje hacia la luz”, que no se percibe como muerte, o incluso resucita físicamente, donde, bajo condiciones de pureza, se puede llevar consigo el cuerpo espiritual y transfigurado.

Sin embargo, nadie conocía ninguna de estas cosas francamente maravillosas, ni siquiera los dirigentes a la sombra de entonces. No obstante, en algún momento se acababan dando cuenta de que el mundo consumista había creado pueblos decadentes a más no poder que querían arruinar el planeta. Ellos eran la causa por la que se intentaba destruir a los seres humanos de forma sistemática y cada vez más evidente. Las guerras ya no bastaban. Se utilizaba la esterilización forzosa, se trataba a los hombres y mujeres con medicamentes letales contra enfermedades que no existían o que se originaban debido a una carencia o mala alimentación, se envenenaba la comida y la bebida, en ocasiones se pulverizaban toxinas incluso de forma intencionada sobre las ciudades, se transmitían radiaciones letales y se tomaban todas las medidas imaginables para incapacitar a los hombres para reproducir sin que ellos ser dieran cuenta directamente. Incluso puede pensarse que toda esta civilización tóxica no era nada más que un intento de algunos dirigentes enajenados de reducir el número de habitantes de este planeta.

Debido a la interrupción total de todo contacto con la vida natural en y del la isla, había dejado de existir conocimiento alguno de otros, de nuestros caminos y soluciones. Ya nadie sabía en qué consistía una alimentación natural y una vida natural. Existía, sin embargo, un llamado movimiento del régimen crudo, aunque estos instructores de la alimentación cruda y natural en realidad sabían demasiado poco. Estaban muy ocupados escribiendo, viajando y asistiendo a conferencias en la civilización, y, de esta manera, también ellos intoxicados. Prometían el oro y el moro, pero escondían demasiado el oro, por lo que no se informaba lo suficientemente bien al público meta de cómo podían alcanzar una alimentación y vida satisfactorias siguiendo nuestras directrices. Ya sabéis que incluso yo escribí entonces más de una docena de libros para finalmente aclararlo todo ampliamente y acercarlos a todos a una alimentación natural en relación con una vida natural, a la ley, al orden natural y divino. Sin embargo, incluso este movimiento del régimen crudo (entonces “régimen crudo” venía a ser la alimentación natural del ser humano) me limitaba, en cuanto algunos representantes económicamente fuertes de una determinada variante escéptica que yo no podía aprobar por ser carencial, o mejor dicho por no nutrir en lo más mínimo, conseguían el monopolio de las opiniones del sector mediante sus revistas. Debido a que la mayoría no realizaba una propaganda tan buena de la alimentación de frutas, algunos de estos pseudo-crudívoros intentaban, con gran lujo, incluso demostrar a la gente que el ser humano necesita comida cocinada para vivir. Otros querían hacer propaganda para el consumo de cadáveres animales.

Naturalmente, mediante sus “investigaciones”, los “científicos” tenían que ayudar a pleno rendimiento para falsearlo todo. Muchos de estos científicos de entonces fabricaban coartadas y pruebas pagadas por estos consorcios económicamente fuertes. Demostraban todo lo que pudiera pagarse. ¡Realmente no es fácil probar que el ser humano es el único ser vivo de la Tierra que debe ingerir comida cocinada! Lo que sí que podía ser evidente es que también los animales enferman más cuanta más comida desnaturalizada ingieren y cuanto más alejados se encuentran de la naturaleza. ¿Y por qué sólo estaban enfermos los animales que vivían con las personas y no los que vivían de forma libre y natural? ¿Por qué estos “animales domésticos” acababan contrayendo exactamente las mismas enfermedades que sus dueños cuando se los nutría con la misma comida cocinada? ¡Cualquiera con dos dedos de frente se habría dado cuenta! Sin embargo, ninguno entonces consideraba ni en lo más remoto que la enfermedad podía tener algo que ver con ellos, con las toxinas, cosas indignas y desnaturalizadas que ingerían, ¡es decir con todo aquello que comían y aspiraban! La mayoría ni siquiera conocía este contexto relacionado, es decir, que una alimentación desnaturalizada crea personas desnaturalizadas. ¡Incluso los doctores y profesores “mejor instruidos” estaban ciegos y sordos ante esta verdad tan sencilla! Seguramente por ser tan sencilla y porque las consecuencias derivadas habrían hecho totalmente superfluos los “métodos curativos” practicados entonces por estos hombres.

Parte de la población conocía su juego y trataba de abrirse paso a través del ciclo adictivo de las mentiras mediante la comida cocinada y una vida antinatural. Sin embargo, los propios “Papas del régimen crudo” los volvían a apartar de su meta. Debido a que la mayoría de ellos no sabía cómo obtener comida de la naturaleza, de los cultivos, o leche, miel y huevos de los animales, prepararla y combinarla de forma natural y poder vivir de ello, sino que sólo buscaba el reconocimiento, le “vendía” a los iniciados una doctrina ascética que en la práctica no llevaba a la regeneración, sino al estancamiento, a menudo a una alimentación carencial o la extenuación, a menudo incluso al colapso y la locura, es decir, que en la civilización estaba totalmente contraindicada.

Para poder resistir todas estas desgracias invasoras procedentes de la civilización, uno debería haber ingerido diariamente grandes cantidades de alimentos naturales fácilmente digeribles y ricos en proteínas. Sin embargo, incluso para nosotros, en nuestras islas, en nuestras granjas de autoabastecimiento, era difícil hacer frente a los ataques invasores de la civilización. Recuerdo una mañana de Año Nuevo en Portugal, en que de repente empezaron a zumbarnos los oídos. Una nueva radioemisora de teléfonos móviles había empezado a operar y no cesaba de bombardearnos. Transcurrido un mes, todas las personas mayores se encontraban moribundas. También nosotros empezamos a padecer palpitaciones, nos zumbaban los oídos sobremanera, más o menos dependiendo de las horas de llamadas punta, y nuestra concentración y sosiego naturales se vieron alterados. Tras varios meses decidimos tomar las medidas necesarias: simplemente comer más, para mantenernos sanos. Sólo gracias a una alimentación óptima, nutritiva y abundante procedente de nuestras granjas, basada en la regeneración y la creación celular, pudimos aguantar. ¡Con ascetismo no lo podríamos haber logrado! También por este motivo, por el bombardeo de onda media, empezamos a ampliar nuestra escuela y nos hicimos con tierras en ultramar, que complementaban nuestro emplazamiento en Portugal, es decir, que nos podía ofrecer más campos naturales destinados a la formación. De esta manera, nuestro sistema educativo ecopráctico basado en la vida y lo espiritual podía ir difundiendo su plan de estudios por todas las zonas del planeta, de forma que pudieran investigarse los métodos de cultivo más adecuados para cada una de las regiones y se dispusiera de todos los componentes nutritivos necesarios.

Pero volvamos al tema del ascetismo, de una nutrición deficiente: en 1987, con mi primer libro “Das Narrenzeitalter”, aún no había desarrollado este movimiento ascético. A continuación mejoré mi primera obra, pero las siguientes no fueron publicadas durante mucho tiempo. Tal vez tengas razón al pensar que también yo pude haber inducido al error a aquellos seres mediante mis escritos. Por otro lado, no podía hacer nada para que aquella sociedad aceptara con los brazos abiertos y creyera palabra por palabra lo escrito por el jovenzuelo que yo era entonces. Sin embargo, más tarde, cuando ya había aprendido a escribir mejor y de forma más exacta, no se me quería oír. Entonces el criterio de valoración para publicar un libro se basaba en la cantidad de mentiras y caminos falsos que contuviera. Nadie sabía ya que los hombres no podían alcanzar los grados de iniciación antes de los 35 años de edad, que sólo a partir de los 42 se podía dirigir una familia y que hasta los 49 no se alcanzaba la madurez necesaria para construir y dirigir un pueblo.

También es cierto que de todas maneras haber sabido esto no le habría servido a nadie en la civilización, porque allí ya nadie podía alcanzar estas edades y grados de iniciación con la salud e integridad espiritual correspondientes.

Entonces el ayuno me hizo un servicio relativamente bueno, pues durante esta fase de mi vida ascética pude vivir en un bosque bajo condiciones inigualablemente paradisíacas y en gran parte autoabastecido. La devastación y despoblación que existía ya en el planeta Tierra se encontraba en un estado tan avanzado; la abundancia de especies, la oferta nutritiva había disminuido tanto y su calidad había menguado de tal forma, que la oferta de los mercados ya no alcanzaba. Con el tiempo me fui adelgazando cada vez más y me fui quedando en nada, hasta que la leche de nuestras cabras me rescató del viaje carencial. Pero, ¿quién poseía cabras entonces? ¡El ciudadano civilizado ya no podía o no quería autoabastecerse, vivir de los frutos de los árboles, de las verduras de sus cultivos, de la leche, huevos y miel de sus animales! Mediante la esclavitud salarial y el trabajo absurdo por medio de la sustracción de la propia tierra, ya nadie disponía de “tiempo” para tener un huerto. No se lo podía “permitir”. (Entonces solían escucharse estos términos muy a menudo). Por supuesto que estos prisioneros de la civilización habrían logrado sobrevivir con lo necesario si hubieran aprendido a preparar los platos de verdura cruda más sencillos. Me refiero por ejemplo al simple plato de patatas crudas: se mezclan las patatas ralladas con cereales triturados, verduras silvestres a pedazos y un poco de aceite y sal marina. Esto, acompañado por yema de huevo, queso fresco o queso de leche fresca, elaborada por uno mismo, y la mayoría de estos ascéticos, que solían sentirse por encima de todo, no habrían querido probar nada más. Cierto es que el sabor de tales alimentos importantes para mantener la salud en este período de intoxicaciones se veía aguado por el maltrato en masa de los animales. Solía estilarse alimentar a los pollos con los peores desperdicios industriales. Se suministraban medicamentos y se lastimaba sobremanera a los animales mediante vacunas. Los doctores Eisenbart y compañía también obligaban a los seres humanos a “vacunarse”, es decir, que se los lastimaba con vacunas hasta que alcanzaban el estado de tontura media o completa. Especialmente entre los más pequeños se administraban las peores toxinas y más perjudiciales para el cerebro, tales como aluminio, mercurio y formaldehído, junto con esencias producidas a partir del maltrato de los animales, además de tejido celular destruido genéticamente. Entre los niños mayores el efecto idiotizante se habría notado de forma más drástica. ¡A los padres se les hacía creer que esta mezcla, que paralizaba, bloqueaba y traumatizaba a los seres humanos de forma duradera, podía prevenir enfermedades! ¡Sin embargo, el efecto de la vacuna era mucho peor que la enfermedad contra la que se vacunaba! Evidentemente la vacuna no la suavizaba o afectaba de ninguna forma. No se solían entender las causas de la enfermedad como resultado carencial, de desintoxicación o de intoxicación. Una vacuna no podía evitar una enfermedad, sino, en todo caso, posponerla o cambiarla de lugar, y de esta manera, empeorarla. Los médicos definían el resultado de este proceder simplemente como “epidemia incurable”, “contra” la que no se disponía de “medio” alguno. A continuación se declaraba la pena de muerte a todos los animales y seres humanos “infectados”, de manera que se sacrificaban animales en masa. A los hombres condenados se los “trataba” en centros hospitalarios hacia la muerte, hacia el más allá.

Nos queda la cuestión siguiente: ¿cómo conseguía permanecer sano, mejor dicho, sanarse el ciudadano de entonces? A los cultivos no se acercaban. Y en la alimentación vegetal de las empresas agrícolas no se encontraba nada diferente o mejor que en los animales fabricados. ¿Por qué a nadie se le ocurrió criar pollos? ¿Habría sido más difícil mantener y criar pollos o incluso cabras que los inservibles perros y gatos, que se habían extendido como una plaga?

En aquella época de enajenación mental se creía, por ejemplo, ¡que no se podían comer patatas crudas, que eran tóxicas! ¡Os podéis hacer una idea de lo poco que sabían de sus propios medios nutritivos!. De hecho se podría haber sobrevivido con yema de huevo, leche no pasteurizada de cabras y vacas, incluso con setas del bosque, con toda hierba y verdura del huerto y del campo. Incluso había frutas, lo que hacía que ya no se dependiera del agua mortal de las cañerías. Asimismo se transportaba agua pura de manantial de lugares lejanos a las tiendas. Incluso se disponía de sal cristalina del Himalaya para enriquecer el agua potable con minerales. Pero en el agua éstos no se encontraban. Este era el motivo por el cual la gente, desde hacía tiempo, ya no vivía de forma suficientemente natural, no cultivaban ellos mismos y por lo tanto no podían consumir suficientes proteínas, de manera que los organismos realmente no podían renovarse, sino que pasaban hambre y privaciones.

La conserva de cereales y verduras, importantísima para el mantenimiento de la salud durante el invierno en este país, era totalmente desconocida. En lugar de mostrar que toda verdura y cereal sólo necesitaba conservarse con sal natural y con su propio jugo, determinadas empresas de confituras hacían creer a los ciudadanos que ninguna confitura podía conservarse cruda de forma duradera, sino únicamente mediante la cocción y la esterilización. ¡Menudo error y tremendo perjuicio contra la salud de la población, el que sólo se alimentara de ello!

Algunos de estos instructores del régimen crudo vendaban los ojos de las personas acerca del posible surtido alimenticio para fomentar la renuncia a toda fuente alimenticia desintoxicante y regeneradora. El adicto del mundo consumista vive más cómodamente sin desintoxicación de forma transitoria. Así era cómo gustaba aceptar estas doctrinas. De esta forma, a pesar de la cantidad de toxinas externas, los partidarios del régimen crudo evitaban la leche desintoxicada de los animales. E incluso privaban a sus hijos de la leche, ¡más tarde, incluso de la leche materna! Muchos temían la leche no pasteurizada debido a las falsas doctrinas bacterianas difundidas por los grupos farmacéuticos. La pasteurización y homogenización, y por lo tanto la transformación de la leche obtenida a través de seres vivos de un recurso vivo a uno muerto estaba incluso regulada por el Estado. Finalmente más o menos todas las fuentes proteínicas acababan siendo mal vistas, debido a que, tras su consumo, el cuerpo, altamente intoxicado, padecía reacciones de desintoxicación, y se le echaba la culpa al régimen proteínico, es decir, al régimen curativo y del amor. Acabar con el sufrimiento, la penitencia y el pecado, la introspección, el arrepentimiento, la búsqueda sincera de la verdad, esforzarse por una vida natural eran cosas que entonces nadie deseaba realmente. Al menos no, si esto conllevaba tener que arrastrar su propia cruz y tener que seguir al Señor. Por ello todos padecían su propia absurdidad, maldad y tontura, o sus consecuencias como unos campeones.

En esto o en algo similar se convertía todo aquél que quería trepar el árbol de la vida o pasarse a una nutrición natural. Poco después se dejaba llevar por la corriente de los devoradores de cadáveres o descendientes de Caín, que entonces empezaron a comer animales muertos (incluso cerdos) crudos, lo que les conducía a una práctica cercana al canibalismo. De hecho comer carne cruda es la peor forma de comer carne. Uno se traga células animales vivas, las transplanta, y de esta manera se convierte en animal y previene la formación de células humanas, en última instancia la encarnación.

Los ascetas anteriormente descritos, a los que llamábamos “crudívoros con carencias proteínicas” se encontraban paralizados en su desarrollo y solían adelgazar hasta quedarse en los huesos. Su situación de intoxicación empeoraba, pues se quedaban sin los elementos que permitían la eliminación de toxina intrusas y reparaban las lesiones cerebrales. Los organismos de no pocos se iban adaptando a una nutrición basada en el aire que respiraban, el cual en las ciudades y comedores estaba por lo menos tan contaminado y era aún más deficiente que la alimentación fijada entonces. Mediante una alimentación tóxica e insuficiente sus células se alteraban rápidamente e incluso estos ascetas acababan volviendo a las manos de los médicos. Algunos de estos artistas del hambre acababan aterrizando en algún momento en la UCI de un hospital, donde se les obligaba a comer, o en un manicomio, después de espiritualizarse en su mundo interior aún no purificado mediante esta forma nutritiva antimaterial.

Como consecuencia del entonces absoluto desconocimiento de lo espiritual solía declararse “estar con el pensamiento” y finalmente incluso la religiosidad propio de locos. Naturalmente, sentir, percibir las cosas creadas entre Dios y el mundo, pensar con el corazón, … todo esto entonces no lo conocía ni lo podía lograr nadie más. Y todo lo que fuera más allá del horizonte del entendimiento limitado de los ciudadanos o de los creadores de la opinión pública era declarado erróneo, solía prohibirse, en el mejor de los casos, se tomaba a risa y se condenaba.

Sólo puedo deciros que no podéis haceros una idea cómo era esta época moderna. La gente se consideraba la más grande, la más lista, la más desarrollada de todos los tiempos, cuando en realidad eran lo más tonto y decadente sobre la Tierra. No sabían nada porque habían dejado de vivir o experimentar lo real de forma natural. Su mundo era un mundo de las apariencias; sus “realidades”, irrealidades ilusorias de un mundo artificial alejado de la naturaleza. En este mundo absurdo, debido a su decadencia celular, eran incapaces de desarrollar personalidades libres y creativas, vivas e inspirativas, de alinearse según el espíritu de Dios, hacia arriba, de nuevo hacia el orden espiritual natural. Lo que creían saber, lo que circulaba por sus cabezas lo adquirían a partir de fuentes de información totalmente alejadas de la realidad, de un aluvión de libros, periódicos, películas, datos computerizados, de los llamados medios de comunicación. Por ello su esencia y sabiduría no eran más que pura especulación o teoría; no provenía de forma alguna de la experiencia y percepción reales. Tras la falsa educación adquirida en las escuelas, todas las manipulaciones deshumanizadoras por medio de una mala alimentación, medicamentos, vacunas, radiaciones provinentes de innumerables radiotransmisores, monitores, bombas y reactores atómicos, aparatos de rayos X y sabe el diablo qué más, no podían percibir lo interior y espiritual, lo delicado y superior, y, por lo tanto, dirigían su vida y sus esfuerzos principalmente a ser groseros y saciar sus instintos animales, respondiendo a las falsas ideologías presentadas por los medios de comunicación. Conocemos siete cualidades infernales. Éstas predominaban en todos sus matices. Con los corazones fríos y los sentidos embotados, y con sus enfermizos, intelectualizados y neurotirizados rasgos esenciales y característicos, dominados por la adicción, el egoísmo, la envidia, la codicia, el orgullo, el miedo, el sexo y el exceso, el hombre civilizado era totalmente incapaz de criticar y juzgar a pesar de sus actividades intelectuales exclusivas; sólo podía, quería percibir y considerar lo que se le había implantado en y del mundo artificial. Así era como este tipo de ser absurdo respondía a la imagen deseada y la meta ya mencionadas de los primeros satánicos marxistas, de las sociedades secretas y los revolucionarios en la clandestinidad y posteriormente, en segundo término, de los asesinos que aspiraban a dominar el mundo, asesinos de lo noble y de los reyes, finalmente de los creadores, orientados por lo materialista, de la cárcel del mundo consumista moderno y de la imagen humana más denigrante, imagen que degradaba al ser humano hasta convertirlo en animal o en cosa, en un simple modelo de reacción a los estímulos, en un perro de Pavlow. Precisamente este ciudadano unitario y gregario modernista, anticristiano y apocalíptico fue el que finalmente se propagó por todo el mundo sobre el poder del sistema monetario, el que se crió a través de la degradación, la seducción, la intoxicación, la expulsión del país y todos los factores decadentes ya mencionados. De esta manera estos poderosos de entonces, al servicio de lo moderno pero también de la violencia de la manipulación y del poder absolutista y comunista, podían irse adueñando de toda la Tierra. Este comunismo forzado, disimulado por Occidente, esta hegemonía absoluta del estado intervencionista administrado burocráticamente, y la resultante unificación y privación de derechos del ciudadano (principalmente del hombre y el padre), la desintegración de las familias y las clases sociales, finalmente también de los estados, la destrucción de la religión y muchas otras cosas ya no respondían al nombre de comunismo. Cuando el dominio por la fuerza de los anticristianos de izquierdas o comunistas occidentales se había establecido en este mundo de forma definitiva, ¡incluso se hacía ver que se había acabado con el comunismo y los países comunistas lisa y llanamente!

Asimismo nadie era capaz de relacionar a los primeros de estos izquierdistas, los nacionalsocialistas de Alemania con el comunismo de Orwell o con el subsiguiente internacionalcomunismo. Nadie vio que los nazis habían establecido el inicio de un desarrollo hacia un estado intervencionalista modernocomunista que los internazis perfeccionaron con ayuda de la técnica electrónica y bajo banderas izquierdistas con estrellas de cinco puntas. A nadie le molestaba que este símbolo fuera un pentagrama o señal del culto satanista. Se veían por doquier. Casi todos las llevaban en la ropa.

Con los términos “comunismo” y “democracia” se ejercía una política psicológica mediante el uso de estas palabras como contrarios aparentes. Gracias a ellos podían crearse imágenes enemigas y tramarse guerras. En Occidente se le sugería al ciudadano la palabra comunismo como lo “malo” y democracia como la libertad. Sin embargo, se trataba de lo contrario: en realidad no existía libertad en ningún ámbito, y el lazo entre ambos lados cada vez se estrechaba más mediante estos conflictos y guerras alimentados artificialmente, hasta que la variante oriental del comunismo forzoso, algo más evidente, se descompusiera al gusto de la occidental, que funcionaba tal vez de manera más oculta, pero que era más efectiva mediante las leyes de mercado y las obligaciones materiales y monetarias, mediante la seducción adictiva y un tutelaje psicopolítico refinado. De hecho, el ciudadano no captaba estas maquinaciones. Cuando se interesaba por la política y consumía otros medios de comunicación se le tomaba el pelo de la forma más audaz, o los internazis lo infiltraban y utilizaban mediante la propaganda. Si se me hubiera ocurrido afirmar que Hitler había sido un izquierdista, un comunista, seguramente se me habría tomado por loco. ¿Pero acaso no encerró al pueblo en todo tipo de instituciones estatales y colegios obligatorios, no descompuso familias y estratos sociales enviando a las personas a las ciudadades, lejos de sus hogares, y metiendo a las mujeres en fábricas? ¡Resulta muy sencillo hablar del carácter alemán, las costumbres y el derecho de los padres, y encauzarlo todo de forma muy diferente! Los políticos de izquierdas de entonces sabían exactamente con qué debían engatusar al pueblo para alcanzar el poder.

Algo decisivo que todos estos dirigentes de dudosa reputación de la época postmonarquista tenían en cuenta para ser o no elegidos era estar rodeado de eminencias conservadoras y canosas, capitalistas y cerebros. Éstos elegían entre el derrumbamiento o la caída, la guerra o la paz. ¡Nadie más! Sin ellos todos los pueblos conservarían sus monarquías, el mundo podría haber vivido en paz y orden hasta hoy, si no hubieran existido el fascismo, comunismo, liberalismo, feminismo y otras ideologías erróneas.

En un estado posterior de decadencia civilizada ningún monarca, aún cuando hubiera podido gobernar libremente, habría tenido la posibilidad de dar la vuelta a la rueda de la historia hasta volver al estado y las costumbres iniciales. La decadencia celular de los pueblos era una realidad reversible únicamente mediante una vida y alimentación naturales, y el que no cumpliera esta condición al pie de la letra no era más que otro dirigente equivocado de la serie que conocemos, que tras la abdicación del último emperador alemán conducía nuestro país cada vez más cerca del abismo, que permitía que las tinieblas espirituales e interiores de esta época oscurecieran cada vez más, la úlcera cancerosa fomentaba el crecimiento de una civilización consumista antinatural y anticristiana.

¿Pero cómo hallar el camino de vuelta a, mejor dicho, el camino hacia la naturaleza? En este absurdo mundo moderno autoesclavista, contagioso recíprocamente, totalmente obstruido, echado a perder por culpa de miles de planificadores, bloqueado por miles de leyes e innumerables funcionarios, sí, incluso se encontraba regulado perfectamente por burgueses de miras estrechas, ¡ya no se podía vivir de forma natural, colocar su estiércol delante de la puerta y dejar que las gallinas escarbaran en él! Afortunadamente no tenéis idea alguna de todo eso, de lo bloqueados, obtusos, precintados y estandarizados que eran estos tontos del culo de entonces, lo que es una jungla de artículos y el enredo inútil al que tenía que hacer frente aquél que deseara avanzar. Realmente abandonar Alemania y construir nuestro reino natural lo más lejos posible fue lo mejor que nos pudo pasar. Allí los cabezacuadrada de la administración obligatoria no podían dar con nosotros.

De todos modos, como ya se ha indicado, especialmente Alemania fue internacionalizada de manera forzosa, es decir, se le impedía la subsistencia étnica y tradicional hasta llegar a su disolución. Me gustaría ahorrarme/ahorraros la miseria que conllevaba la disolución de los pueblos.

En aquella época existían ya las señales más claras de la decadencia. Sin embargo, se tardó mucho en reconocer que el mundo consumista, sus metas e ideologías modernistas, neomarxistas, internacionalistas, feministas,… de aquella época eran caminos equivocados y doctrinas engañosos y finalmente hasta condujentes al suicidio. ¡A quién le asombra que la única fuente de sabiduría real y verdadera, es decir, el espíritu divino vivo, proviniera del ser humano de la época tecnológica como el único ámbito de trabajo, vida y aprendizaje real y duradero, es decir, la naturaleza, el propio jardín paradisíaco!

Tratemos de resumirlo de nuevo: ¿Qué habrían alcanzado y mejorado el mundo moderno, el tan aclamado progreso, la técnica superdesarrollada, el uso energético y de máquinas? ¿Podíamos o queríamos instalarnos en la Luna? ¿O cultivaban los ordenadores verdura de calidad? ¿Significaba aquella vida febril, superflua, enferma, vaga y paranoica de parásito urbano internacional realmente un adelanto? ¿Y para qué valían los estudios interminables en colegios y universidades, los inteligentísimos doctores y profesores? ¡Se vio luego, cuando el sistema se vino abajo! ¡El “saber público” ya no servía para nada! Entonces podrías haber revuelto bibliotecas enteras y no habrías encontrado ni un solo libro que no estuviera plagado de falsedades. Todo lo contradecía todo. ¡Algunas “mentes” muy ingeniosas se las apañaron para que no existiera verdad ni sabiduría alguna! De haber sido así, entonces tampoco habría Dios, igualdad, amor, nada más. Incluso los intelectuales de izquierdas medio calvos y con gafas de níquel de los años 70 no se veían capacitados para reconocer lo verdadero. Más tarde todos poseían un conocimiento intuitivo y natural del corazón. De hecho, desde su punto de vista, todos tenían razón, porque entonces entre aquéllos ya no se percibía realidad e igualdad alguna, ni Dios o Su amor. Para la civilización, “lo verdadero” era lo que se hacía en los medios de comunicación y con lo que, mediante la manipulación, se debía alcanzar este u otro efecto en la conciencia, en la conducta de la población. Quienes trabajaban en los medios de comunicación, creadores de opinión, podían hacer caso omiso de cualquier ley u orden divino sin resistencia alguna de los pueblos aturdidos, tergiversarlo e invertirlo todo a su gusto, incluso confundir a malhechores con víctimas mediante refinadas manipulaciones de la palabra. Así, todo aquél que se opusiera a lo impuesto, a la privación de derechos, el asesinato, la expropiación de tierras, la seducción y el secuestro, la extranjerización, el terrorismo consumista, la tortura, la intoxicación forzada, las bombas, la nutrición mortífera, …es decir, a toda injusticia que aclamaba al cielo ejercida por el sistema mortífero y consumista de los internazis o que descubriera su falso juego y reconociera al propio diablo era estigmatizado como separatista, guerrillero, rebelde, fundamentalista, religioso, fanático, incluso como sectario, y sobre todo como ultraderechista y terrorista. Las ciudades y países de origen de los que no estaban conforme se definían como “nidos de incubación del mal” o incluso como “estados infames” y se ponían en la lista negra. Paradójicamente, los comunistas del mundo internazi justificaban sus terribles guerras económicas y represivas conducidas por todo el mundo (en ocasiones se luchaba simplemente por el control del petróleo o las drogas), al igual que sus grandes actos terroristas como medidas defensivas necesarias contra el terrorismo, el cual, en caso no ir bien a los sometidos, era provocado o llevado a cabo por sus propios agentes de los servicios secretos, principalmente para lanzarse al ataque.

¿Por qué nadie de la civilización se oponía ante tanta injusticia? Uno podía volver a preguntarse por qué todos formaban parte de aquello. Tontura, manipulación, decadencia y seducción de la población no lo disculpaban todo. De hecho el público en general debería haber reconocido al menos la punta del iceberg, una parte de la injusticia en este “Cuarto Reich”. Cuando los seres humanos incluso se atan cargas explosivas al cuerpo y ofrecen resistencia contra la injustica como bombas humanas, no se puede y no se debe partir de la base de que sus motivos no son insuficientes, ¡de que su desesperación, situación, sumisión, tortura, … no es terrible! De hecho, el mundo de entonces era un campo de batalla, un matadero permanente.

Aún cuando algunos conocían o sospechaban lo mencionado anteriormente, no tenían posibilidad alguna de seguir controlando e influyendo en los acontecimientos reales del planeta. Además, el ciudadano consumista sólo veía lo que se presentaba en las pantallas o los periódicos, y tenía que creer lo que pasaba a considerarse opinión pública, segura e indiscutible, e incluso lo que aparecía en los libros de historia. Y cuando empezó la época del último y más perfecto dominio comunista forzoso y de repente sólo llegaban noticias positivas, tuvo que aceptar que finalmente el mundo se encontraba en orden. La identificación de la propia personalidad con la pantalla se desarrolló de forma tan perfecta que, cuando una persona vivía de otra forma y veía otras cosas que las mostradas por la pantalla, se ponía en duda a sí mismo y dudaba también de sus ojos. Precisamente aquella última dictadura modernista, originada a partir de una secta que se había ido infiltrando en la sociedad consumista desde hacía ya siglos y predicaba una ciencia y racionalismo ateístas, se hacía cada vez más poderosa. Era entonces cuando dicha dictadura entendía a la perfección su actividad manipuladora. Dicha dictadura podía adormecer hasta convertir en moribundos a los pueblos de la Tierra, al mismo tiempo que lo mostraba todo en positivo y resplandeciente. Simplemente se prohibió escribir y hablar de cosas negativas.

A mí hacía tiempo que esta dictadura apocalíptica me reprochaba haber escrito de forma demasiado “negativa”, de manera que ya nadie encontraba mis libros leíbles o aceptables. Como pedagogo cualificado sabía perfectamente que la llamada motivación negativa, aplicada de forma continua, puede conducir a que los escolares abandonen su meta como aprendices, es decir, puede desmotivarles. No obstante, yo no quería mentir, presentar el estado de las cosas de forma diferente a como era en realidad. Quería mostrar las causas del caos, despertar las conciencas endormecidas y dar a conocer a todos y a todo los continuos pecados y delitos cometidos por todos. Asimismo no deseaba dar coba a mis lectores y oyentes como entendían que tenían que hacer de forma magistral los profesores de los cultos orientales o más tarde “Gran Hermano”. Yo quería fijar metas verdaderas que pusieran de manifiesto los auténticos obstáculos tan claramente que se pudieran justipreciar y aceptar. Además, con mi forma de escribir quería llegar a las pocas personas a las que aún no se les hubiera enfriado el corazón y el alma, que aún no hubieran escondido la cabeza bajo el ala, bajo la red electrónica y que pudieran reconocer lo que había escrito como realidad y, a continuación, pudieran empezar a vivir a nuestro modo.

Simplemente no me habría sido posible o habría sido demasiado agotador teñir de rosa todos los hechos más macabros acontecidos en la civilización. Porque, a fin y a cuentas, yo había vivido y conseguido cosas mejores, aunque tuve que dejar atrás mucho de lo antiguo.

Me gustaría ejemplificar por qué habría sido incorrecto haber utilizado “lengua hipócrita” en lugar del término orwelliano “neolengua”: supongamos que quisiera explicar cómo el internacionalismo y los individuos modernos habían puesto patas arriba a los pueblos y las clases sociales, y todo en general, de manera que al final ya nadie conociera a nadie y básicamente sólo existiera desconfianza y enemistad entre las personas, desconocidas entre sí y no hechas las unas para las otras. Ante esta situación, ¿debería haber escrito lo fantástico que era poder viajar a todos lados, quedar con todos estos desconocidos, convesar y hasta emparejarse con ellos? ¿Acaso no habría mentido de haber presentado como positivas tales opciones, aunque en especial bajo las condiciones de entonces sólo crearan caos, desgracia y decadencia en ambas partes? Tampoco los internazis, que querían unificar el mundo entero, eran capaces de reducir al mundo a un denominador común de forma pacífica. Porque no conocían las leyes originales, no vivían según el orden natural y divino. Por ello, ¿no era mi obligación ilustrar el otro lado de la moneda, en este caso, por ejemplo, del turismo o las importaciones del extranjero, callados hasta entonces? Por supuesto que bajo nuestras condiciones de vida, en nuestros jardines paradisíacos podría haber unido a todo el mundo, o incluso haber convertido a una mala mujer en una auténtica. La regeneración mediante una vida y alimentación naturales, siguiendo el orden natural y divino, hace posible que el mundo se unifique de forma pacífica, sin manipulación ni decadencia, sin nivelación popular en el denominador inferior.

Es fundamental preguntarse si era necesario y digno de esfuerzo tal despliegue de transformación y adaptación mutuas. No se necesita hacer injertos a los árboles que dan buenos frutos. De todas formas, bajo las condiciones de la civilización no era posible una ampliación y mejora de las razas mediante la mezcla.

En este final de los tiempos me sentía obligado a escribir lo que otros no habían escrito, es decir, a acabar tapando grandes agujeros del conocimiento que nadie antes podía o estaba dispuesto a llenar. Es comprensible que dichos agujeros contuvieran mucho de negativo, si sabemos que los llamados esotéricos habían empezado a pensar en “positivo”, creyendo absurdamente que de esta manera lo negativo, los errores y delitos contra Dios y la naturaleza acabarían perdiendo su efecto fatal y dejarían de existir, y que precisamente los que recuerdan lo falso y malo, y exigen la conversión, serían los culpables al entrar en la escena del orden natural y divino los resultados inevitables y la desgracia de los innumerables delitos y pecados. Yo, nosotros, que nos queríamos salvar y mejorar, deberíamos haber entregado a los culpables al fin del mundo. Sin embargo, hacer lo bueno y verdadero implica no hacer lo malo y falso, y esto no es posible sin la descripción y el reconocimiento exactos de lo llamado negativo. Reconocer lo malo y falso significa el primer peldaño hacia lo bueno y verdadero en nuestra escalera hacia el cielo; la abstención, el segundo y el reconocer, hacer y realizar lo bueno y verdadero, el tercero.

A pesar de todo, a todas estas marionetas, a estos presos y miserables mediante la intoxicación y la adicción, el egoísmo y la envidia, a los locos de esta época, deformados y desfigurados en cuerpo y alma, trazados ya por la muerte, que vivían en casas deslumbrantes y contaminaban el entorno conduciendo coches deslumbrantes, que deseaban hacer carrera y fortuna, y que finalmente, a la edad de cuarenta o cincuenta años, se los atiborraba de morfina con destino al más allá como a un miserable montón de chatarra, sin haber alcanzado el más mínimo desarrollo metal e intelectual, … a todos estos, ¡aún me sentía con la obligación de decirles la verdad! Si lo entendían, aún tenían una oportunidad de volver a encontrar su vida. Si no, aún existía la posibilidad de que quizás otros pudieran reconocer y probar mi mensaje. Todo aquél que conociera mi sistema de escritura y pudiera mejorar mediante el reconocimiento y la corrección de sus errores contribuía ya a la construcción de una época realmente nueva y mejor.

Sin embargo, no se trataba de la “edad de oro”. Eso quedaba muy, pero que muy lejos. Se trataba del más allá, de la vida eterna del ser humano. Para los prisioneros de las dictaduras consumistas satánicas ya no existía resurrección espiritual alguna hacia la vida eterna, es decir, que se encontraban prisioneros sin esperanza por lo menos al final de su vida terrenal en el infierno, en su estado decadente. Ninguno de ellos sabía ya que se estaba consumiendo, enfermando, envejeciendo y matando al ingerir alimentos tratados por el fuego, por el fuego infernal. Tampoco sabían que este fuego y todo lo antinatural creado por su efecto está prohibido, sólo vive matando, y que nutriéndose con esta comida muerta también se iba enfriando y muriendo su vida interior y eterna. El fuego infernal toma su calor de los corazones, que transforma en bloques de hielo; prende porque destruye vida, amor, bondad; y echa humo porque tergiversa la verdad. Los seres humanos que ingerían comida muerta y cocinada, sobre todo comida decadente, y vivían de forma extremadamente antinatural, perdían todo tipo de cielo en ellos mismos, se unían a todo tipo de espíritus del infierno imaginables y los gobernaban desde allí. Ya no eran ellos mismos, sino obsesos, prados recreativos, herramientas, teatros de guerra del pasado, del reino de los muertos, del infierno. Debido al estado de obsesión generalizado de todos los pueblos consumistas de entonces, se creía en la transmisión de las almas e incluso llamaban “alma” a su espíritu de obsesión. Cada vez más había “almas” que habitaban “en un pecho”, sobre todo en la cabeza, los llamados “tumores”, lo que a nadie le asombraba, pues, en lo relacionado con la equivalencia entre cuerpo, mente y alma dominaba una confusión y enajenación totales.

Sabíamos que esta humanidad, como había pasado ya en la historia, se volvería a destruir en un futuro próximo. Ya no había pueblo alguno en la Tierra que viviera de forma natural y conforme a Dios. Hacía tiempo que se había olvidado qué, quién y cómo era y es Dios. Además, dominaba una oscuridad intelectual, porque las iglesias y clérigos infiltrados por el adversario solían presentar falsedades como religión y se tragaban lo importante. Florecieron todo tipo de doctrinas falsas porque, debido a la situación de intoxicación general y extraordinaria, el conocimiento divino o bien sólo era posible mediante falsedades o ya no era posible.

Todos los pueblos que vivían cercanos a la naturaleza consumían cadáveres animales y eran más o menos bárbaros. Nosotros sabíamos ya que los espíritus muertos no pueden mejorar, se quedan rígidos y entumecidos, muertos, y que una humanidad dirigida por éstos no puede aprender de los errores, acabaría eliminándose a sí misma. Por eso contábamos siempre con la “III Guerra Mundial”, el impacto, la caída, la catástrofe final total. Sin embargo, no éramos pesimistas, sino simplemente realistas, conocedores de la ley del mundo. Y según ésta, era evidente que en esta ocasión, ante una inminente limpieza general de la Tierra, todo acontecería de cualquier forma menos tranquila. ¡En caso de que no se pudiera mejorar nada decisivo entre los seres humanos!

Qué otra cosa mejor podíamos hacer en esta situación que intentar construir y ampliar nuestro sistema de vida, nuestras islas paradisíacas según el orden divino lejos de la civilización, y alcanzar un estado de acuerdo a Dios en nosotros mismos, con la esperanza de poder lograr un equilibrio con el que pudiera detenerse la dureza mortal de las leyes. Tampoco perdí jamás la esperanza de hacer llegar mis escritos y el sistema IP a los seres humanos. No obstante, debido a todo tipo de trabajo práctico organizativo, cada vez podía dedicarme menos a su publicación.

Por ello dejé mi sabiduría por escrito a los seres más capacitados en Alemania para que pudieran publicarla llegado el momento o en la medida necesaria.

De haberse construido a tiempo nuestro mundo saludable y haberse protegido contra las influencias de la civilización, el incorregible ciudadano consumista podría haber hecho lo que hubiera querido en su mundo artificial; por mí, podría haber sido “feliz” a su manera, o por lo menos haberlo imaginado mejor sin mi crítica. ¡Allá cada uno con su mundo! Finalmente ya no veía motivo alguno para seguir escribiendo a este mundo consumista, para desvelar secretos profundos pero sencillos, que de hecho ya nadie podía comprender. Seguir difundiendo tal conocimiento en aquella época sólo habría conducido a que los plagiarios, mentirosos y falsificadores, a que todo falso dirigente pudiera haber producido mejores falsificaciones y se hubiera hecho aún más poderoso de lo que ya era. Sólo aquéllos que también practicaran nuestra idea, es decir, sólo los que construían sus islas paradisíacas podían hacérsela suya.

Como ya he mencionado, había creado un método innovador para alcanzar una vida y nutrición naturales, gracias al cual, tanto en la distancia, como en cursos activos en todo el mundo podían superarse las lesiones producidas por la civilización, volver a ser una persona capacitada y formar colonias libres e independientes. En otra obra aparece todo lo necesario. Ayudé a formar colonias donde y como pude. Para todo aquél que no quisiera leer irigí edificaciones para el sistema IP, algo así como una vivienda natural combinada para seres humanos, plantas y animales, incluso con teléfono. Las ideas y construcciones naturales, en principio, no son demasiado difíciles ni complicadas.

Bien, creo que ya he contado suficiente. Pienso que estáis bastante cansados. Lo dejaremos por hoy y daremos gracias por haber superado sanos y salvos esta época horrorosa del sufrimiento infinito, tal vez el sistema más injusto y miserable en la historia de la humanidad llamado civilización consumista, la época de lo antinatural y lo anticristiano. Seguramente habría muchas otras cosas más interesantes e instructivas. Algunas cosas sólo las pude mencionar. Sin embargo, podéis echar un vistazo a mis libros si estáis más interesados en saber por ejemplo por qué y de qué manera gobernaban las mujeres y ocupaban el lugar de los hombres, o si deseáis saber más sobre el tema de la obsesión. También es interesante seguir cómo extendimos nuestra práctica de alimentación natural y la confeccionamos de manera más sabrosa y paradisíaca. También es digno de mención nuestro trabajo de planificación y metodología gracias al cual podíamos construir nuestras islas de autoabastecimiento. Hoy podéis observar cómo todo prospera y da su fruto. Sólo tenéis que ir al huerto u ordeñar a las cabras para nutriros. Al fin y al cabo este huerto solía ser un tierra baldía y estéril, e incluso yo fui en una ocasión prisionero del mundo consumista y pude vivir y describir cómo pude ir mejorando mis chifladuras bajo una vida y alimentación naturales, cómo, mediante nuestra propia regeneración celular, yo/nosotros logramos recuperar, de forma sencilla y natural, la vida, los sentimientos, el corazón y la inteligencia del Señor en armonía con el orden natural y verdadero del cosmos. Fue y es un maravilloso camino de la vida el que hemos recorrido y aún recorremos. Le estamos eternamente agradecidos a Dios nuestro Señor de que ÉL nos haya salvado a nosotros, SU pueblo, de la decadencia y la muerte seguras. Tenemos que colocarnos ante los ojos todos los errores del siglo XX de forma exhortatoria, de manera que no los olvidemos nunca, para que no los volvamos a cometer jamás y no tengamos que volver a padecerlos nunca más.

Literatura del sistema IP recomendada por el autor:

Gesammelte Kleinschriften Bände 1-4 (Recopilación de escritos, tomos 1-4)

Das Narrenzeitalter – Von der Hölle zum Paradies. Kap. 1-11 neu (La edad de los locos – Del infierno al paraíso. Cap. 1-11. Nuevos)

Rohkost Praktikabel – Die Zivilisation überleben (Régimen crudo practicable – Sobrevivir a la civilización)

Natural Farming in Portugal (Vida natural en la granja en Portugal)

P.i: System/Forum 1 (Sistema I.P. / Foro 1)

Nahrung&Leben Band 1 (Nutrición y vida Tomo 1)

Formato en Din A4, autoencuadernado

Written by paradiseislandfamily

September 8, 2008 at 4:11 pm